close
Suscríbete a nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro Archivo
65% del presupuesto 2019 iría a bienestar social; protección ambiental y cultura, con menos recursos
De un total de 5 billones 778 mil millones de pesos de gasto neto total para el primer año de gobierno, 3 billones 311 mil millones de pesos van para este rubro.
Cuartoscuro Archivo
17 de diciembre, 2018
Comparte

En el Proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación (PPEF) 2019 que entregó el sábado al Congreso el secretario de Hacienda, Carlos Urzúa, el gasto público tiene directrices principales: paz, Estado democrático y de Derecho, desarrollo económico incluyente, y bienestar social e igualdad.

Para esta última directriz –que incluye promover el bienestar de los grupos vulnerables y del territorio, una educación con calidad, la salud para el bienestar, la alimentación, el deporte, el arte y la cultura, pero también los servicios urbanos y espacios públicos– en el ejercicio fiscal 2019 se destinarán 3 billones 311 mil millones de pesos.

De acuerdo con Alfredo Elizondo, coordinador de Proyectos de Gesoc Agencia para el Desarrollo AC, enfocada en políticas sociales, gestión pública, transparencia y rendición de cuentas, el porcentaje del gasto total dedicado a desarrollo social para este año sería de 65.70%, contra 62.60% de 2018, y 58% de 2012 y 2013.

Las líneas de acción en este ámbito consideran: el bienestar de los grupos vulnerables y en especial de los pueblos indígenas; la promoción del bienestar desde una perspectiva de derechos y de ciclo de vida; la lucha contra la contaminación; la educación, la enseñanza y la investigación; la promoción de la salud, el deporte, el arte y la cultura, así como la garantía del derecho a la alimentación.

Para educación, con enfoque en el bienestar y la igualdad, el PPEF 2019 contempla un presupuesto de 746 millones 742 mil pesos, lo que representa, según se registra en el portal de Transparencia Presupuestaria del gobierno federal, un aumento de 1.2% con respecto al presupuesto de 2018.

A protección social se prevé destinar mil 693 millones 328 mil pesos, lo que representa una variación real de 9.7% más con respecto al año anterior, de acuerdo con la misma fuente. Vivienda y servicios a la comunidad gana 6.2% y registra un total de 234 millones 948 mil pesos. En tanto que salud tendrá un monto de 234 millones 948 mil pesos, una variación hacia arriba de 1.7%.

Los que pierden son protección ambiental, con una variación real a la baja de 48.4%, para quedar en 15 millones 877 mil pesos; recreación, cultura y otras manifestaciones sociales que tienen un descenso de 9.4%, y obtendrán solo 18 millones 474 mil pesos. Y el rubro catalogado como otros asuntos sociales que muestra un descenso de 45.1% con respecto a 2018, variaciones de acuerdo a lo que se registra en el portal de Transparencia Presupuestaria.

Los programas prioritarios contemplados en bienestar social e igualdad son: pensión para adultos mayores, uno de los programas insignia del presidente Andrés Manuel López Obrador, con un monto total de 100 mil millones de pesos; apoyo a personas con discapacidad, con 2 mil 974 millones 577 mil 467; la Beca Universal para Estudiantes de Educación Superior Benito Juárez, con un monto de 17 mil 280 millones, y las Universidades para el Bienestar Benito Juárez García, con mil millones de pesos.

Entre estos programas prioritarios están también: el de becas para niños y jóvenes que estudien, con 2 mil 203 millones 870 mil 618 pesos. Mientras que en atención médica a toda la población, el IMSS-Prospera tiene un presupuesto de 5 mil 487 millones 673 mil 254 pesos.

Además se incluye el Programa Sembrando Vida, con 499 millones 999 mil 995 pesos. Éste fue diseñado para combatir la pobreza en comunidades rurales, contribuir a la preservación de selvas y bosques, generar 400 mil empleos permanentes y fortalecer el comercio nacional.

Esta iniciativa la implementará la Secretaría de Bienestar, encabezada por María Luisa Albores González. Contempla la siembra en 19 estados de un millón de hectáreas de árboles maderables, y milpa intercalada con árboles frutales.

Para armar el presupuesto en materia de bienestar social e igualdad, el sitio de Transparencia Presupuestaria del gobierno federal registra que se hizo una revisión del desempeño de 156 programas del ámbito social y se clasificaron con base en su nivel de (im) prescindibilidad. Los hallazgos reportados muestran que: 48% de los programas analizados se encuentran en la categoría de “altamente prescindible”, entre ellos: Agroasemex, Bansefi y Sectur.

En tanto que 31% fueron clasificados con prescindibilidad media, entre estos está Inmujeres. Y solo 7% se ubicaron en la categoría de imprescindible o imprescindible con oportunidad de mejora, uno de ellos es IMSS-Prospera.

Año Porcentaje para función Desarrollo Social
2012             58%
2013             58%
2014          58.50%
2015          58.60%
2016          61.70%
2017             63%
2018

2019

         62.60%

         65.70%

Fuente: Gesoc

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.
Lisa Marie Shillito Cambridge University
El fascinante hallazgo en unas heces de 8 mil años de antigüedad (y qué revela de nuestros antepasados)
Los coprolitos o excrementos fosilizados fueron encontrados en una aldea neolítica en Turquía. Sus pobladores vivieron 3 mil años antes de que se inventara el retrete o inodoro.
Lisa Marie Shillito Cambridge University
5 de junio, 2019
Comparte

Donde otros ven solamente excrementos, Piers Mitchel ve pistas sobre la historia de la humanidad.

Mitchel es investigador de la Universidad de Cambridge en Inglaterra y uno de los mayores expertos en coprolitos, excrementos humanos fosilizados.

El científico y sus colegas realizaron un extraordinario hallazgo: deposiciones humanas de 8.000 años de antigüedad encontradas en una aldea neolítica llamada Çatalhöyük, en Turquía.

El análisis de las heces no solo mostró aspectos clave sobre la alimentación en una época en la que la humanidad hizo la transición entre la caza y la recolección hacia la agricultura sedentaria.

El estudio también reveló la presencia de parásitos que afectaron a los habitantes de Çatalhöyük.

“Se ha sugerido que el cambio en el estilo de vida resultó en un cambio similar en los tipos de enfermedades”, señaló Mitchel.

“Como el lugar era uno de los más grandes y densamente poblados de su tiempo, este estudio en Çatalhöyük nos ayuda a entender mejor ese proceso”.

Huevos de lombriz

Los científicos analizaron varios coprolitos así como el suelo contaminado con heces en los sitios de entierro. Los coprolitos datan de entre 7.100 y 6.150 a.C.

Entre restos de una dieta omnívora rica en vegetales, los investigadores encontraron huevos de lombriz.

“Fue un momento especial identificar los huevos del parásito con más de 8.000 años de antigüedad”, señalo Evelena Anastasiou, coautora del estudio publicado en la revista Antiquity.

Los investigadores hallaron huevos de parásitos intestinales llamados tricocéfalos o gusanos látigo (Trichuris trichiura).

Se trata de la evidencia arqueológica más antigua de infección por parásitos intestinales en el Cercano Oriente.

Los gusanos látigo pueden alcanzar entre 30 y 50 milímetros de longitud.

Viven adheridos al intestino grueso donde pueden llegar a poner más de 5.000 huevos al día.

La infección puede causar anemia, enfermedades intestinales y dolor, además de defecaciones con sangre.

Antes del retrete

La aldea de Çatalhöyük es famosa por ser uno de los sitios arqueológicos mejor preservados de su época.

La población de la aldea estaba compuesta por agricultores que cultivaban trigo o centeno, y tenían además ovejas y cabras.

El retrete o inodoro fue inventado en Mesopotamia unos 3.000 años después del florecimiento de Çatalhöyük.

Los investigadores creen que los habitantes de la aldea defecaban en montones de basura colectiva.

“Como la escritura se inventó 3.000 años después de la época de Çatalhöyük, los habitantes del lugar no pudieron registrar lo que les sucedió durante sus vidas”, afirmó Marissa Ledger, otra de las investigadoras.

“Este trabajo nos permite por primera vez imaginar los síntomas sentidos por algunos colonos prehistóricos que vivían en Çatalhöyük y fueron infectados por este parásito”.

Los científicos quieren ahora hallar y analizar restos similares de los primeros cazadores recolectores, para determinar cómo el cambio en la alimentación y la forma de vida afectó sus infecciones intestinales.


https://www.facebook.com/BBCnewsMundo/posts/10157613595709665


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=fCqNpL9Nbs0

https://www.youtube.com/watch?v=kw3FYvWT-Po

https://www.youtube.com/watch?v=7Uq1Ahy1828

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.