Solos o acompañados, con distintos oficios: ellos son los migrantes de la caravana que quiere llegar a EU

Una encuesta realizada por el Colegio de la Frontera Norte detalla las profesiones, nivel de estudio y si buscan seguir a EU o quedarse en México.

migrantes
Albergue en Tijuana, Baja California. Cuartoscuro

Antes de partir en la caravana migrante desde Honduras, El Salvador y Guatemala, los hombres y mujeres que llegaron hasta Tijuana, Baja California, con la esperanza de cruzar hacia Estados Unidos, trabajaban como artesanos, campesinos, vigilantes, e incluso, como funcionarios públicos.

De acuerdo con una encuesta realizada por el Colegio de la Frontera Norte (Colef) en el albergue para migrantes instalado en el Deportivo Benito Juárez, en la ciudad de Tijuana, la mayoría de los migrantes cuentan con un nivel educativo de entre cero y seis años de estudio en promedio (64.5%), aunque el 15% de ellos tienen diez años o más.

Entre los hombres, el 53.3% viajaban solos, el 27.9% con su familia y un 18.9% con amigos. Las mujeres, en su mayoría (82%) estaba acompañada por familiares, un 3.1% por amistades, y un 16.9% estaban solas.

Las mujeres migrantes dijeron que antes de salir de su país tenían ocupaciones de estudiantes (19.6%), choferes (17.9%), como personal de vigilancia (17.5%), campesinas (5.1%), amas de casa (6%) o artesanas (5.1%).

Algunas también mencionaron que eran profesionistas, funcionarias, auxiliares administrativas, comerciantes y operadoras de maquinaria industrial.

En el caso de los hombres, la mayoría de ellos eran artesanos (25.8%), campesinos (23%), profesionistas (9.5%), choferes (9.5%) y operadores de maquinaria industrial (9.1%).

Otros hombres mencionaron que trabajaban como servidores públicos, técnicos, auxiliares, empleados en ventas, vigilantes, ganaderos, estudiantes y trabajadores del hogar.

A pesar de las dificultades para llegar a los Estados Unidos, el 49.5% de las y los migrantes que se encuentran en Tijuana dicen que piensan intentar cruzar el muro fronterizo, mientras un 21.8% dice que piensa solicitar asilo en dicho país.

El 20% de ellos manifestó a los investigadores del Colef que tiene intenciones de quedarse en Tijuana, y un 6% dice que no sabe qué hará. Algunos otros manifestaron que piensan asentarse en otros estados del país, regresar a su lugar de origen, e incluso hay quienes esperan viajar a Canadá.

Antes de llegar a Tijuana, los migrantes señalaron haber sufrido robos en el camino (76%), algunos sufrieron lesiones (5), fueron secuestrados (3.8%) o fueron víctimas de abusos de las autoridades (2.9%).

Los motivos por los que decidieron viajar en caravana, explica el Colef, es porque esta constituye una opción de movilidad que permite darles visibilidad, acompañamiento y protección por parte de organizaciones sociales, medios de comunicación y organismos de derechos humanos.

Las caravanas “representan un medio de movilidad relativamente seguro y barato en comparación con los muy altos costos del coyotaje”, señalan los especialistas.

Los especialistas explican que la “amplísima difusión” que tuvo la primera caravana de hondureños gracias a que Donald Trump habló de ella en el periodo previo a las elecciones intermedias en Estados Unidos permitió a quienes tenían intención de emigrar hacia ese país se informaran sobre este proceso.

¿Cómo atenderlos mientras permanezcan en Tijuana?

Para el Colef, es importante que el tiempo que los migrantes permanezcan en albergues de Tijuana, cuenten con condiciones de higiene que eviten la propagación de enfermedades, y que tan pronto como sea posible, las autoridades los integren a los esquemas de servicios de salud existentes.

En el caso de la seguridad de la ciudad, el Colef advierte que la presencia de los cerca de 7 mil migrantes centroamericanos representa riesgos de que puedan ser reclutados o extorsionados por grupos criminales, por lo que recomienda a las autoridades de Tijuana que reasignen las tareas de patrullaje y atención a la ciudadanía por parte de las policías.

También recomienda que se emprendan acciones de prevención de actividades vinculadas al crimen organizado, prevenir expresiones de hostilidad contra los migrantes, y que sean protegidos en el albergue donde permanezcan.

La institución sugiere a las autoridades crear un registro de la población, con la finalidad de monitorear sus necesidades, y generar esquemas para que voluntarios y donadores puedan contribuir en áreas prioritarias de necesidades.

Dado que es previsible que un número significativo de integrantes de la caravana migrante decidan quedarse en Tijuana, el Colef señala que es importante apoyar sus esfuerzos de integración con facilidades en los procesos de documentación familiar, instalación de guarderías para las niñas y niños, y con esquemas para encontrar empleos.

De acuerdo con el Colegio, las expresiones de solidaridad y rechazo que han recibido los migrantes en la ciudad fronteriza forman parte de los esquemas “comunes” de encuentros entre personas locales y quienes llegan de otros sitios a establecerse, por lo que son reacciones “previsibles”.

El reto, señala la institución, “es ver de qué manera podemos aminorar las tensiones y los conflictos para convivir en el tiempo que nos toca estar juntos”.

Lee completo el documento La caravana de migrantes centroamericanos en Tijuana 2018, diagnóstico y propuestas de acción en la página web del Colef.

Close
Comentarios