Se destinarán 10 mil mdp para la reconstrucción en 2019, anuncia presidencia
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Se destinarán 10 mil mdp para la reconstrucción en 2019, anuncia presidencia

El plan de reconstrucción, para atender los daños por los sismos del año pasado, contempla realizar más de 4 mil acciones de vivienda en el estado de Morelos.
Cuartoscuro
Por Redacción Animal Político
11 de diciembre, 2018
Comparte

El gobierno de Andrés Manuel López Obrador anunció este martes que en el presupuesto de 2019 se incluirá un fondo de 10 mil millones de pesos para la reconstrucción de viviendas, escuelas, instalaciones de salud e inmuebles del patrimonio cultural, dañados por los sismos de septiembre del año pasado.

En un evento en Jojutla, Morelos, el equipo de López Obrador detalló que en Morelos se realizarán más de 4 mil acciones de vivienda, y serán llevadas a término todas las obras de reconstrucción de escuelas.

También se involucrará a la Secretaría de Cultura y al Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) para la recuperación de los inmuebles de patrimonio cultural, y en febrero se iniciará la reconstrucción del Palacio Municipal de Jojutla.

“Vamos a manejar el presupuesto con honradez. Este sábado vamos a  entregar el proyecto de Presupuesto a la Cámara de Diputados. En ese presupuesto va a haber dinero para apoyar a los damnificados”, dijo el presidente de México.

“Román Meyer, que es el coordinador de ese plan por parte del gobierno federal, ha dicho que se cuenta con ese presupuesto para empezar a  trabajar en Jojutla, darle continuidad a lo que ya se inició y que se   rehabilite, se mejore, se amplíe, se construyan las viviendas que se  requieren”, agregó.

López Obrador también dijo que se pagarán buenos salarios para los trabajadores que hagan la reconstrucción, “para que haya empleo, que se logre un efecto multiplicador: que se hagan  las obras, que se dé empleo y que el dinero quede en los mismos  pueblos para que se reactive la economía”.

Una Comisión Intersecretarial de Reconstrucción (CIR), detallaron los funcionarios federales, será la encargada de la “coordinación entre distintas  dependencias para dar una respuesta eficaz ante este tipo de eventos naturales”.

La nueva Comisión tendrá como objetivo vigilar el correcto uso de los recursos públicos y evitar esfuerzos “aislados” de cada dependencia involucrada, “enfocándose en la acción conjunta y simultánea”.

Además, esta Comisión tendrá también como tarea “atender a las familias y comunidades afectadas por los sismos que aún no han sido atendidas, o han sido atendidas solo parcialmente”.

Esta nueva Comisión estará encabezada por el propio López Obrador y por Román Meyer. En la Secretaría Ejecutiva estará David Cervantes, subsecretario de la Sedatu, y extitular del Instituto de la Vivienda durante el gobierno de López Obrador en la Ciudad de México, entre 2000 y 2005.

Como vocales están otros personajes clave del nuevo gobierno, como Carlos Urzúa, titular de Hacienda; Alfonso Durazo, secretario de Seguridad Pública; y Esteban Moctezuma, titular de la SEP.

El reto: solventar irregularidades en el censo

Además de estos puntos clave a cumplir, la nueva Sedatu de Román Meyer deberá afrontar otros retos en materia de reconstrucción por los daños del sismo, como solventar las inconsistencias en el censo de viviendas dañadas que la Auditoría Superior de la Federación (ASF) informó el pasado mes de noviembre en su segundo informe de la Cuenta Pública 2017.

En este informe, la ASF señaló que la Sedatu, dirigida en ese entonces por Rosario Robles, reportó como viviendas dañadas por los terremotos de septiembre 44 mil casas que tienen la misma dirección, y dejó fuera del censo de damnificados a más de 8 millones de personas, a pesar de que éstas viven en municipios que fueron declarados oficialmente como zona de desastre.

La Auditoría también detectó un ‘baile de cifras’ en cuanto a las viviendas dañadas por los temblores y los recursos entregados.

Por un lado, la Sedatu reportó al Banco de Ahorro Nacional y Servicios Financieros (Bansefi) 172 mil viviendas afectadas en su diagnóstico definitivo de daños, mientras que los 10 subcomités de Evaluación de Daños que se instalaron para la atención de 401 municipios afectados, reportaron 75 mil 945 casas afectadas, un 126% menos.

En cuanto a los montos entregados por daños, la ASF señala que tras analizar 11 actas de reportes que le entregó Sedatu, documentó 9 mil 442 millones de pesos por daños ocasionados por los temblores en viviendas, cifra que difiere en 688 millones 991 mili pesos respecto de los 10 mil 131 millones que la Sedatu reportó en su diagnóstico definitivo de daños.

Sobre este punto, la ASF denunció que “se desconoce el parámetro para calcular el monto total de daños ocasionados”.

Aquí puedes leer el informe completo de la ASF.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Rusia y Ucrania: ¿Funcionan las sanciones económicas? Lo que dice la historia sobre el éxito de estas medidas

El uso de diferentes sanciones para castigar a un gobierno u obligarlo a cumplir ciertos objetivos se ha registrado desde la antigua Grecia y se ha adoptado durante siglos.
21 de marzo, 2022
Comparte

Las sanciones impuestas a Rusia por Estados Unidos, la Unión Europea, Reino Unido y otros países en respuesta a la invasión de Ucrania siguen una larga historia de uso de sanciones para forzar cambios en el comportamiento de ciertas naciones.

Pero un análisis de medidas del tipo adoptadas en el pasado muestra que no siempre se logra el objetivo.

Además, en determinados casos, se corre el riesgo de que se produzcan consecuencias no deseadas e incluso que el resultado sea contrario al deseado, fortaleciendo al gobierno al que pretenden debilitar y generando un impacto negativo en los derechos humanos, la democracia y otros aspectos.

“Si miras la historia moderna, verás que casi cada vez que un país violó tratados internacionales, o invadió a otro país, o secuestró a ciudadanos de otro país (entre otros ejemplos), se impusieron sanciones”, le dice a BBC News Brasil el economista Paolo Pasquariello, profesor de finanzas de la Universidad de Míchigan, EE.UU.

“Pero la trayectoria (de los resultados) no es muy buena. En las últimas décadas, por citar solo algunos ejemplos, se han impuesto sanciones contra Cuba, Venezuela y Corea del Norte. Pero, en mi opinión, no han producido el resultado deseado”, observa Pasquariello.

Los estudios estiman que solo alrededor de un tercio de las sanciones suelen tener éxito y lograr sus objetivos. Uno de los análisis recientes más completos sobre el tema fue realizado por investigadores de la Universidad de Drexel, con sede en la ciudad de Filadelfia, y confirma esta estimación.

Los investigadores crearon una base de datos con información sobre 1.101 casos de sanciones aplicadas por países, grupos de países u organizaciones intergubernamentales desde 1950, muchas de las cuales siguen vigentes.

Las sanciones se clasificaron según el tipo (comercial, financiera, asistencia militar, armas, viajes y otros tipos) y el propósito (forzar cambios de política, desestabilizar régimenes, prevenir o terminar guerras, proteger los derechos humanos, restaurar la democracia, combatir el terrorismo, resolver conflictos territoriales, entre otros).

El siguiente paso fue analizar el grado de éxito, medido según declaraciones oficiales de los gobiernos o “confirmaciones indirectas en anuncios de prensa internacional”, y teniendo en cuenta que estas declaraciones “pueden ser subjetivas o sesgadas”.

Cuando se incluyen las sanciones aún vigentes, se estima que alrededor del 30% tienen éxito al menos parcialmente.

“Con el tiempo, más y más sanciones fueron calificadas como parcialmente o completamente exitosas, lo que sugiere que las sanciones se han vuelto más efectivas para lograr sus objetivos”, dice el estudio.

Ejemplos históricos

El uso de diferentes sanciones para castigar a un gobierno u obligarlo a cumplir ciertos objetivos se ha registrado al menos desde la antigua Grecia y fue adoptado durante siglos.

A partir de la década de 1950, el período que abarca la base de datos de la Universidad de Drexel, el número de sanciones “aumentó continuamente, y este aumento se ha acelerado desde 2018″, según el análisis.

“Vemos esta tendencia como evidencia de la creciente popularidad de las sanciones como herramienta de la diplomacia coercitiva”, dicen los investigadores.

En promedio, más del 35% de todas las sanciones entre 1950 y 2019 fueron impuestas por EE.UU, el país que más utilizó este tipo de sanciones. El análisis también revela un “aumento significativo y continuo de las sanciones de la UE y la ONU desde principios de la década de 1990”.

Rusia

Getty Images
Cuba enfrenta un embargo económico impuesto por EE.UU.

Hay varios ejemplos de países sujetos a estas sanciones en el período analizado. Sudáfrica fue objeto de sanciones internacionales en la era del apartheid, el régimen de segregación racial que estuvo vigente desde finales de la década de 1940 hasta la década de 1990.

Cuba es objeto de un embargo económico impuesto por EE.UU desde hace 60 años. Irak fue objeto de sanciones tras la invasión de Kuwait en 1990. Corea del Norte e Irán fueron sancionados por sus programas nucleares.

La propia Rusia ya había sido castigada en 2014 cuando invadió Crimea, y muchas de las sanciones impuestas al país en ese momento siguen vigentes.

Sufrimiento de la población

Las sanciones económicas y financieras son las más utilizadas, según la base de datos de la Universidad de Drexel.

Algunas de las medidas están diseñadas para ser lo más específicas posible, castigando solo a ciertas personas. Pero muchos otros, a pesar de ser una alternativa a la acción militar, también causan gran daño y sufrimiento a la población civil, incluidos los ciudadanos que se oponen al gobierno.

Rusia

PA Media
El multimillonario ruso Roman Abramovich, conocido por ser dueño del equipo inglés Chelsea, también fue objeto de sanciones.

Sin embargo, incluso con el impacto a veces devastador, las sanciones no logran su objetivo en alrededor de dos tercios de los casos.

“Por lo general, las sanciones terminan afectando a la mayoría de las personas que viven en estos países”, dice Pasquariello, de la Universidad de Michigan.

“Creo que, aunque esto no se dice explícitamente, el objetivo es realmente dañar a la población del país (objetivo)”.

Según el economista, el propósito es hacer entender a todo el país que sus gobernantes están haciendo algo que las naciones que imponen sanciones consideran incorrecto.

Las sanciones actuales contra Rusia se consideran únicas en el alcance y la velocidad con la que se adoptaron, solo días después de la invasión de Ucrania el 24 de febrero.

Además, se diferencian en que apuntan a una potencia nuclear y a un país que, pese a no ser considerado un gigante económico, tiene un papel geopolítico crucial.

“Las sanciones generalmente se imponen a pequeños actores regionales”, enfatiza Pasquariello, y señala que estos países no son tan importantes para la economía global.

“El caso de Rusia es diferente. Tiene una magnitud y alcance que nunca he visto en otras sanciones en mis 50 años de vida”.

Entre las sanciones ya adoptadas se encuentran las sanciones a los bancos y miembros del gobierno ruso y élite económica, incluida la congelación de activos, restricciones de viaje y la exclusión de los principales bancos rusos del sistema financiero y el sistema de comunicación utilizado para transacciones internacionales.

Otras medidas incluyen restringir las importaciones de petróleo, gas y carbón de Rusia, prohibir la exportación de varios productos al mercado ruso, incluidos los artículos de lujo, gravar la importación de productos rusos y restringir las aeronaves rusas en el espacio aéreo de varios países.

Rusia

Getty Images
McDonald’s fue una de las multinacionales que suspendió actividades en Rusia tras las sanciones.

Grandes empresas del sector privado, como Coca-Cola, McDonald’s, Starbucks y otras, han suspendido sus operaciones en Rusia.

Estas y otras sanciones no solo están sacudiendo y aislando la economía y el sistema financiero de Rusia y sus élites, sino que también afectan a la población en general. El rublo, la moneda rusa, se ha desplomado y la economía se está derrumbando.

“Estas son sanciones económicas devastadoras, que realmente están perjudicando a los ciudadanos rusos”, dice Pasquariello.

“Estamos hablando de 145 millones de personas, muchas de las cuales no pueden sacar dinero de los bancos”.

Los impactos de la crisis económica rusa deberían afectar al resto del mundo, con su alza global en los precios del petróleo y un impacto en la inflación.

¿Éxito o fracaso?

Pero a pesar de este impacto, Rusia continúa con su ofensiva militar y no se sabe si las sanciones ayudarán a Ucrania.

Rusia prohibió la exportación de algunos productos como represalia, impuso sanciones a miembros del gobierno estadounidense y amenazó con nacionalizar los activos de las empresas que se retiraran del país.

También hay temores de que la crisis provoque una profundización de las relaciones con China.

Pasquariello señala que siempre es muy difícil predecir si ciertas sanciones lograrán sus objetivos.

El éxito o el fracaso depende de una combinación de diferentes circunstancias y factores, entre ellos, el grado de integración económica del país objetivo con el resto del mundo.

“Algunos podrían argumentar que ciertas sanciones impuestas contra Irán fueron efectivas para frenar el progreso del desarrollo de armas nucleares y llevar al país a la mesa de negociaciones”, señala, citando un ejemplo en el que los castigos pueden haber tenido éxito.

Las sanciones contra Irán se levantaron después de un acuerdo nuclear negociado durante la administración de Obama en 2015. Su sucesor, Donald Trump, abandonó el acuerdo y reanudó las medidas punitivas.

A principios de este año, el sucesor de Trump, el actual presidente Joe Biden, anunció que aliviaría las sanciones en medio de nuevas negociaciones sobre un acuerdo.

Pasquariello compara a Irán con Corea del Norte, donde la presión internacional ha fallado.

“Corea del Norte ha sido un país aislado del resto del mundo durante décadas y en el que las sanciones no han logrado impedir el desarrollo de armas nucleares”, asegura.

En el caso de Rusia, Pasquariello enfatiza que no se puede analizar un solo factor de forma aislada. Según el economista, el posible impacto de las sanciones debe ser considerado en conjunto con otros aspectos.

“En combinación con el hecho de que Ucrania está aguantando mejor de lo previsto, y que los rusos han sobreestimado claramente su propia fuerza militar”, subraya.

“Creo que todo esto crea una situación muy precaria para (el presidente Vladimir) Putin y las personas que lo rodean”.

Según Pasquariello, queda por ver cuál será la reacción rusa ante esta situación.

“¿Redoblará (su posición)? ¿O vendrá a la mesa de negociación?”, se pregunta.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=JXn5f4aGego

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.