Trabajadores despedidos del SAT exigen reinstalación o ser liquidados conforme a la ley
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Manu Ureste

Trabajadores despedidos del SAT exigen reinstalación o ser liquidados conforme a la ley

Empleados de confianza del Servicio de Administración Tributaria denuncian presiones para firmar la renuncia voluntaria. El Gobierno federal promete que revisará caso por caso, para evitar despedir a trabajadores que llevan muchos años laborando y que, además, ganan sueldos bajos.
Manu Ureste
25 de diciembre, 2018
Comparte

La noche aún no se despereza y el zócalo de la Ciudad de México permanece vacío y en un silencio nada habitual para uno de los puntos más bulliciosos y concurridos de la ya de por sí ruidosa capital mexicana.

Todavía no dan las siete de la mañana. Pero a un costado de la plancha capitalina, por la que lentamente y entre sonorosos bostezos comienza a desplegarse el personal de la brigada de limpieza de la alcaldía Cuauhtémoc, un grupo de unas setenta personas rompe a gritos el sueño profundo en el que se halla inmersa la ciudad, para protestar por los despidos de empleados de confianza que, desde el viernes pasado, realiza el Servicio de Administración Tributaria (SAT).

“Somos SAT, somos SAT, somos SAT…” –gritan, mientras despliegan coloridas pancartas de protesta frente a la majestuosa puerta del Palacio Nacional, donde el presidente Andrés Manuel López Obrador ofrece su ya habitual conferencia mañanera ante los medios de comunicación.

Lucero Robles Guzmán, es una de las empleadas del SAT despedidas. Ella trabajaba en la unidad de la Torre Caballito, en la alcaldía Cuauhtémoc, de la Ciudad de México, aunque junto a ella vienen otros empleados de las delegaciones de la agencia tributaria en Veracruz, Guanajuato, y Guerrero, que también fueron despedidos de manera injustificada, según denuncian, y sin recibir como compensación lo que les responde por ley.

“Estamos viviendo una situación muy injusta”, comienza a narrar Robles Guzmán, que está rodeada de pancartas de sus compañeros que rezan: ‘No a las renuncias obligatorias’, ‘Andrés, para ti feliz Navidad, para nosotros, tu plan de austeridad’, y ‘Empleados de confianza no es alta burocracia’.  

“Nadie nos avisó de esta situación. Llegué a mi trabajo el miércoles pasado, como cualquier otro día. Y entonces, me habló mi jefe, me encerró en una habitación con tres abogados, y me dijo: aquí tienes tu renuncia, fírmala”.

Lucero, que subraya que no es una alta funcionaria –dice que cobra 11 mil pesos mensuales en el área de enlace del SAT-, se negó a firmar ningún documento, porque, además, denuncia que la presionaron para que aceptara la renuncia voluntaria, sin poder acceder a las prestaciones que les corresponden por ley en caso de despido.

“Me negué a firmar lo que me pedían –dice rotunda-. Pero al día siguiente me presenté a mi puesto de trabajo, y ya no me permitieron la entrada a las instalaciones del SAT”.  

El testimonio de Lucero es muy parecido al de otros manifestantes. Por ejemplo, José Alberto Guillén Jiménez, empleado de la delegación del SAT en la Avenida Hidalgo, muy cerca del Palacio de Bellas Artes, narra que después de 29 años de servicio como trabajador de confianza, también lo presionaron para que firmara su renuncia.

El miércoles pasado, antes de partir a su casa tras la jornada laboral, José Alberto cuenta que recibió la llamada de su jefe inmediato, y que éste le pidió sin darle mayor detalle que acudiera presto a una sala de juntas, donde ya lo esperaba un equipo de abogados del SAT.

“Me dijeron que, derivado del recorte presupuestal, y de la orden de López Obrador de ajustar gastos, mi plaza ya había quedado sin sustento, y que solo tenía dos opciones: firmar de inmediato mi renuncia, o bien firmar un oficio en el que se me informaba del cese de mis funciones. Si me negaba a firmar, entonces me advirtieron que me levantarían un acta administrativa”.

José Alberto analizó el documento de la renuncia que le pusieron delante los abogados, y asegura que lo rechazó de inmediato: “el documento ya venía preparado por los abogados. Decía que yo renunciaba a mi plaza de confianza porque así convenía a mis intereses, y pues eso no es cierto. Por eso me negué a firmarlo y acepté el oficio del cese de mis funciones”.

No obstante, según el testimonio del exempleado, la firma del cese de funciones lo ha dejado, por ahora, sin trabajo y también sin acceso a ningún tipo de compensación de ley.

“No me han dado mi liquidación. Incluso, me dijeron que, si no firmaba la renuncia, no me pagarían esta quincena”, recalca José Alberto, quien denuncia “una fuerte presión psicológica”.

“Te intimidan encerrándote en una habitación con tres abogados, sin previo aviso, y sin saber nada, para que firmes lo que ellos quieren”, insiste.

Jorge Cortés, que llevaba 18 años como empleado de confianza del SAT en la alcaldía Cuauthémoc, corrobora el mismo modus operandi en su despido.

“Me dijeron que tenía de dos sopas: o renuncia voluntaria, o cese. Pero si te niegas, te encierran en una habitación con los abogados y no te dejan salir de ahí hasta que firmes una de las dos opciones”, señala Cortés, que era jefe de departamento en el SAT, con “un sueldo normal”, aunque no precisa cuánto.

“Muchos aquí (en la protesta), somos jefes de departamento, o enlaces, que ganan entre 4 mil y 17 mil pesos. Son puestos normales, que no tienen salarios onerosos. Hay mucha gente que gana mucho más que nosotros y que, sin embargo, ahí siguen”, añade el exempleado.

Se revisará caso por caso: López Obrador

Mientras transcurre la protesta en las inmediaciones del Palacio Nacional, al interior del inmueble los periodistas cuestionan al presidente López Obrador por los despidos de personal de confianza en el SAT.

Durante la conferencia, el presidente inicia diciendo que los trabajadores inconformes tienen el derecho constitucional de manifestarse, y que comprende sus quejas porque se están llevando a cabo cambios. Por lo que promete que su gobierno analizará la situación para que no se cometan injusticias.

“Algunos trabajadores de confianza han dejado de laborar en el gobierno. Vamos a revisar esta decisión que se ha tomado por un mandamiento en el sentido de que debemos de evitar duplicidades y ajustar el número de funcionarios públicos de confianza”, asegura, para, a continuación, prometer que se revisará caso por caso, “porque puede ser que se trate de un trabajador de confianza, pero que lleva 15 o 20 años laborando y que, además, gana muy poco”.

“Lo que estamos buscando –añade- es hacer el ajuste arriba, en los altos funcionarios públicos, no en los trabajadores de base, no en los que ganan muy poco. Eso se va a revisar”.

Por su parte, el pasado 21 de diciembre, el vocero de Presidencia, Jesús Ramírez, recalcó que ningún trabajador de base del gobierno federal ha sido despedido, solo personal de confianza y eventuales, cuyas labores no son imprescindibles.

Mientras que el SAT, informó en un comunicado que se están haciendo reajustes en sus unidades administrativas, en especial en áreas y plazas que se podrían compactar, previendo no impactar en la calidad de los servicios, ni en los procesos recaudatorios.

“No somos rateros ni corruptos”

A la par de las palabras del presidente ayer lunes, una comitiva de diez manifestantes accede al Palacio junto a Leticia Ramírez, de la oficina de atención ciudadana de López Obrador.

Allí, le entregan al nuevo gobierno otro pliego de peticiones –el primero se lo entregaron el viernes pasado-, y salen del recinto histórico con las promesas de que el documento llegará a manos del presidente, y que en las próximas horas les tendrán una respuesta.

Entre las peticiones, dos son las principales: que reinstalen a los empleados de confianza despedidos de manera injustificada, o bien, que se les liquide y compense conforme a la ley.

“Lo mínimo que esperamos es que se nos dé un trato justo, y nuestra compensación por ley. Que no se nos quiera obligar a firmar una renuncia injusta, y que no se nos dé un trato humillante después de tantos años de trabajo al servicio del SAT”, expone Elizabeth Montalvo, quien llevaba 23 años trabajando en la agencia tributaria, en el área de Tecnologías de la Información, cuando también el miércoles pasado se le pidió que recogiera todas sus pertenencias y se marchara, porque su relación laboral ya había terminado.

“Si el gobierno no nos va a reinstalar, al menos que nos dé un trato justo –pide por su parte Erick, de la delegación SAT Sur, de Iguala, Guerrero-. Porque somos trabajadores, no rateros, ni corruptos. Y lo que está haciendo este nuevo gobierno con nosotros no se vale”.

José Alberto Guillén dice no muy convencido que aún tiene la esperanza de que todo esto se trate de otro “error” del gobierno, como el que admitió la semana pasada el propio López Obrador sobre el recorte presupuestal a la UNAM.

Sin embargo, advierte que, de seguir adelante los despidos en el SAT, tomará acciones legales para defenderse.

“Ojalá que esto también sea un error. Pero si no, interpondremos una demanda de amparo, para ver si en los tribunales podemos lograr que nos indemnicen lo que nos corresponde según la ley”, concluye José Alberto.

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Gambito de dama: 4 claves para quienes no son expertos en ajedrez

La serie Gambito de dama ha despertado el interés por el ajedrez. Aquí te ofrecemos algunos datos que quizás no conoces y que te pueden ayudar a entender mejor la trama y los personajes.
16 de noviembre, 2020
Comparte
Gambito de dama

PHIL BRAY/NETFLIX

AVISO IMPORTANTE: Esta nota contiene detalles de la trama de la serie Gambito de dama, de Netflix.

Para ver la serie “Gambito de dama” no es necesario ser un maestro del ajedrez, pero conocer algunas claves de este deporte sin duda la hacen más interesante.

La serie de Netflix es una historia basada en una novela del mismo nombre, del escritor Walter Tevis.

Aunque es una serie de ficción, los conceptos del juego y varios de los personajes que ahí se mencionan son reales. Y ha recibido buenos comentarios de la crítica, en parte por ser fiel al ambiente y a los detalles del juego.

De hecho, Garry Kasparov, quien fuera el mejor jugador del mundo, fue uno de los asesores de la serie.

Si Gambito de dama ha despertado tu interés en el ajedrez, en BBC Mundo te damos algunas claves elementales que te pueden servir para sacarle aún más provecho.

1. El nombre de la serie y de los episodios

Una partida de ajedrez es literalmente una batalla, con un inicio o apertura, un desarrollo y un final.

Antes de esa batalla, cada jugador ha preparado la estrategia con la que comenzará el duelo.

Imagen de una partida de ajedrez de la serie Gambito de dama.

PHIL BRAY/NETFLIX
Antes de la partida, cada jugador ha preparado su estrategia con la que comenzará a jugar.

El gambito es una de ellas, y como todas las aperturas, revela mucho del estilo y la personalidad del jugador. Es una manera de “mostrar los dientes” y de enfilar a su ejército para la guerra.

En general, la estrategia de gambito consiste en que durante la apertura de la partida, el jugador sacrifica algunas de sus piezas a cambio de lograr una mejor posición en el tablero.

Hay varios gambitos, el gambito de dama, en particular, se caracteriza por abrirle camino rápidamente a la dama, que es la pieza más poderosa del ajedrez ya que puede moverse en todas las direcciones, sin límite de casillas.

Seguro has visto que el título original de la serie en inglés es Queen’s Gambit, que literalmente traduce “Gambito de reina”.

En español, sin embargo, los jugadores prefieren llamarle dama, entre otras cosas, para que al momento de anotar las jugadas no se confunda con la “r” de rey.

Si te fijas en el nombre de cada episodio, verás que siguen el orden de la batalla que mencionamos al principio.

Primero está la apertura, luego el intercambio donde ambos jugadores capturan piezas del contrario; luego el medio juego, y el final de la partida.

El episodio 3 se llama “Peones doblados”, haciendo referencia a una posición en que dos peones de un mismo color están ubicados en una misma columna. Esto puede considerarse una debilidad, pero no es necesariamente así.

El episodio 4 se llama “Ataque doble”, eso se refiere a cuando una sola pieza está amenazando a dos piezas del oponente al mismo tiempo.

2. Las jugadas

A lo largo de la serie, los jugadores comentan las estrategias de ataque o defensa de sus partidas.

Tablero de ajedrez

Getty Images
Los conceptos del juego que se mencionan en la serie son reales.

Los jugadores profesionales de ajedrez estudian estas jugadas, ya sea para tratar de seguirlas al pie de la letra o para intentar variantes que sorprendan al enemigo.

Una de las primeras jugadas de las que nos enteramos en la serie es el “mate pastor”, con el que el conserje del orfanato vence a Beth y que es una manera rápida de ganarle a un principiante en solo cuatro movidas.

Si la serie te motivó a aprender ajedrez, intenta el jaque pastor con las blancas, pero también aprende a evitarlo si juegas con negras, así te ahorrarás una humillante derrota como la de Beth.

Más adelante, los jugadores mencionan la “defensa siciliana” o la “defensa Caro-Kann”, ambas para jugarse con las negras.

En general, se dice que quien juega con blancas tiene una ligera ventaja, por eso el jugador de negras siempre prepara una defensa poderosa de acuerdo al juego que le planteen.

La defensa siciliana es lo que los jugadores llaman una defensa “semiabierta”, es decir, propone un juego más agresivo, aunque como lo menciona Beth, también puede tener una versión más cerrada.

La Caro-Kann, por su parte, es una estrategia mucho más conservadora, con la que el jugador muchas veces aspira a lograr tablas, que es como se le llama a un empate en ajedrez.

Otras estrategias famosas que menciona la serie son la apertura Reti o la apertura Ruy López.

Todas estas aperturas y defensas se analizan en libros extensos que son parte del entrenamiento cotidiano de los profesionales.

3. Los grandes maestros

Como en cualquier deporte, Beth aprende de los mejores.

José Raúl Capablanca

Getty Images
El cubano José Raúl Capablanca fue campeón mundial de ajedrez entre 1921 y 1927.

A estos jugadores que alcanzan el máximo nivel de juego se les llama “gran maestro” y acumulan un puntaje con el que se ubican en un ranking mundial.

A ese puntaje que acumula cada jugador en ajedrez se le llama “elo”, como se ve en los primeros capítulos de la serie.

Estos son algunos de los grandes maestros que se mencionan en Gambito de dama:

  • José Raúl Capablanca (Cuba): fue campeón mundial entre 1921 y 1927. En la serie comentan su forma instintiva de jugar. Se le recuerda por sus habilidades en los finales de las partida y las posiciones sólidas que lograba.
  • Paul Morphy (EE.UU.): el sitio especializado chess.com lo describe como “la encarnación del ajedrez romántico de ataque” y como el jugador más fuerte del siglo XIX. Su apellido da nombre a una popular defensa.
  • Alexander Alekhine (Rusia): en una escena Benny Watts dice que Beth “ataca como Alekhine”. Se le recuerda por su habilidad táctica y es autor de libros que se consideran clásicos entre los ajedrecistas.
  • Boris Spassky (Rusia): es una de las leyendas del juego. Junto al estadounidense Bobby Fischer protagonizó quizá el duelo más famoso de la historia del ajedrez. Ambos se enfrentaron en plena Guerra Fría, en lo que se vio como una medición de fuerzas entre ambas potencias.

4. El ajedrez es un juego dominado por hombres

La historia ficticia de Beth refleja una triste realidad: el ajedrez ha sido un deporte en el que las mujeres no han logrado el mismo protagonismo que los hombres.

Incluso, aunque luego se retractó, Garry Kasparov llegó a decir que el ajedrez no era un deporte para mujeres.

Una de las jugadoras más destacadas es la húngara Judit Polgar, quien se convirtió en gran maestra a los 15 años, rompiendo un récord que había tenido Bobby Fischer durante tres décadas.

Polgar venció a estrellas como Vladimir Kramnik o Viswanathan Anand, o al mismo Kasparov, y aunque se retiró en 2014 sigue siendo la única mujer en colocarse en la lista de los 10 mejores ajedrecistas del mundo.

Polgar recuerda que a menudo sus oponentes hombres la subestimaban.

“Tuve que ponerme a prueba y competir por décadas para obtener el respeto de los otros jugadores”, dijo Polgar en 2018 a la BBC.

Por su parte, la china Hou Yifan, es la actual número uno en el ajedrez femenino.

En un artículo para la BBC, señaló que aunque ahora hay más participantes femeninas que hace décadas, todavía hay margen para animar a más chicas a que empiecen a jugar al ajedrez y competir.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=W3yHdmZ_rF8

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.