close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

A un mes de la muerte de Alonso y Moreno Valle, no hay conclusiones sobre la caída del helicóptero

Los investigadores tratarán de rescatar la información de diversos componentes físicos de la aeronave para hacer un simulador en el laboratorio y así conocer las posibles causas del accidente.
Cuartoscuro
23 de enero, 2019
Comparte

El helicóptero en el que murió la gobernadora de Puebla, Martha Erika Alonso, su esposo Rafael Moreno Valle, y otras tres personas, se impactó de manera inusual. El impacto fue en posición invertida con un ángulo de 60 grados formando un cráter en donde se enterró la cabina de tripulantes, informó el subsecretario de Comunicaciones y Transportes, Carlos Morán.

“Sí es inusual, no es lo normal, es una de las cosas que llaman la atención, no es normal”, dijo Morán.

Hasta el momento es lo que se sabe y aun no hay ninguna conclusión preliminar sobre las causas por la que cayó el helicóptero.

Lee: Las claves del accidente en el que murieron Martha Erika y Rafael Moreno Valle

Morán destacó que en los primeros análisis encontraron unos tornillos rotos en la turbina, pero fue por el mismo impacto de la aeronave.

“El análisis de los expertos nos dirá si falló una turbina o no, cuál era la temperatura de los motores. Si se puede rescatar toda es información se podrá simular en laboratorio el trayecto del helicóptero e intentar averiguar qué pasó”, sostuvo en conferencia el titular de la SCT, Javier Jiménez Espriú.

No descartó ninguna hipótesis y aseguró que “todo pudo haber ocurrido, no queremos especular”, por lo que aseguró que los investigadores tratarán de rescatar la información de diversos componentes físicos de la aeronave para hacer un simulador en el laboratorio y así conocer las posibles causas del accidente.

Lee: AMLO explica por qué no fue a la ceremonia de Martha Erika y Moreno Valle

El subsecretario de Comunicaciones y Transporte explicó que la torre de control intentó comunicarse sin éxito con el helicóptero nueve veces. “Dio una vuelta, pero no sabemos si fue un problema de maniobra o se complicó con algo meteorológico”, explicó.

La investigación está en curso y está por ahora en su fase de análisis. Carlos Morán detalló que se recuperaron altímetros, pantallas de navegación, velocímetro, radar del helicóptero, el GPS y dos cajas negras.

Diferentes partes del helicóptero, como el rotor, el sistema de transmisión, la unidad de datos, los motores 1 y 2, fueron enviados para su análisis a Estados Unidos, Canadá e Italia.

En la investigación participan los fabricantes de las aeronaves y el colegio de pilotos, la comisión investigadora de accidentes de aviación civil y también se contó con el apoyo de autoridades independientes de investigación de Canadá, Estados Unidos y Europa.

La dirección general de aeronáutica civil será la que emita el informe técnico final del accidente.

Durante la tarde del 24 de diciembre, el helicóptero en el que viajaban la gobernadora de Puebla, Martha Erika Alonso, su esposo, el exgobernador Rafael Moreno Valle, así como otras tres personas, se desplomó a los diez minutos de haber despegado, ocasionando la muerte de los cinco tripulantes.

El helicóptero que cayó era un Augusta 109 modelo 2011 con certificado de aeronavegabilidad vigente con vencimiento 19 de septiembre de 2020, con 2,074 horas de vuelo propiedad de servicios del Altiplano S.A. de C. V.

La aeronave funcionaba como taxi aéreo con base en el aeropuerto de Puebla, su taller de mantenimiento era Rotor Flight Services, ubicado en el aeropuerto de Toluca, que cuenta con categoría tres para helicóptero

Con información de Manu Ureste

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

'Blob', la preocupante masa de agua caliente que apareció frente a costas de California

El océano Pacífico registra un fenómeno que no trae buenos augurios. Entre 2014 y 2015 ya había ocurrido algo similar y los resultados fueron catastróficos. ¿Qué está ocurriendo en la costa oeste de Estados Unidos y por qué preocupa a los científicos?
14 de septiembre, 2019
Comparte

Un fenómeno preocupante que ya había ocurrido en el océano Pacífico en 2014 parece que está de regreso.

Se trata de una gigantesca corriente de agua caliente frente a la costa oeste de Estados Unidos, que amenaza con causar devastación en la vida marina y en la pesca en esa zona.

Hace cinco años, cuando apareció por primera vez, los científicos la llamaron “The Blob” (La Mancha).

El nombre lo tomaron de una película de terror, pero sus efectos en ese entonces fueron bastante reales.

La Mancha creó la mayor floración de algas tóxicas que jamás se haya registrado en la costa oeste de EE.UU. Estas algas dañinas, de la que se alimentan pequeños organismos, a su vez afectan a toda la cadena alimenticia.

Tierra

Getty
En 2015 los satélites registraron un inusual calentamiento de océano Pacífico en la costa oeste de EE.UU.

El aumento de la temperatura también hizo que los jóvenes salmones que entrababan al océano encontraran menos alimento de calidad.

Ese agua más caliente provocó que miles de leones marinos que iban en busca de alimento aparecieran varados en las costas y que varias especies de ballenas, que también se desplazaron más cerca de las costas, quedaran atrapadas en redes de pesca o aparecieran muertas en la orilla.

Para la industria pesquera la situación también fue un desastre. En los estados de Oregón y Washington la floración de algas tóxicas paralizó la industria marisquera.

Ahora, entre Alaska y California, otro inusual calentamiento del agua amenaza con desatar efectos similares.

ballena

Getty
El calentamiento de las aguas pone en peligro la vida marina.

“The Blob” fue la mayor ola de calor que se haya registrado en las aguas del Pacífico Norte, según datos de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de EE.UU. (NOAA, por sus siglas en inglés).

Este nuevo calentamiento va rumbo a ser tan fuerte como el de 2014, según la NOAA.

¿Por qué ocurre?

Esta nueva mancha de calor comenzó a formarse a mediados de junio, exactamente en la misma región que la de 2014.

En esa ocasión, la masa de agua caliente abarcó unos 1.600 km de largo y 90 metros de profundidad. En algunos puntos la temperatura llegó a ser casi 3º C superior a la media.

Según los expertos, el calentamiento se debe a un sistema de alta presión que debilita los vientos que ayudan a mezclar y refrescar la superficie del océano.

mapa

Noaa
En este gráfico, la NOAA muestra cómo las temperaturas del océano durante 2014 son similares a las de septiembre de 2019.

Sin esos vientos el agua aumenta su temperatura y esa corriente caliente se mueve hacia las costas.

El calentamiento de las aguas hace que haya menos nutrientes en el océano, lo que al mismo tiempo altera la cadena alimenticia.

Así, por ejemplo, los leones marinos deben nadar más lejos para conseguir los peces y otros animales de los que se alimentan.

¿Un nuevo Blob?

Los científicos dicen que lo que han observado es un fenómeno similar a cómo nació “The Blob” en 2014, aunque aún es temprano para saber si causará los mismos estragos.

“Pinta mal, pero también podría desaparecer bastante rápido”, dijo en un comunicado Nate Mantua, investigador en el Centro de Ciencias Pesqueras del Suroeste de EE.UU.

Mantua advierte que todo depende de qué tanto cambien los “inusuales” patrones climáticos que causan esta mancha caliente.

Y esa es la gran pregunta.

barco

Getty
Las aguas calientes también perjudican la pesca.

Los pronósticos muestran que la mancha podría tener una intensidad moderada, aunque podría durar meses.

Es año la NOAA ha registrado temperaturas de hasta 5º C por encima del promedio.

La cuestión es saber si durará tanto como para afectar a los ecosistemas marinos, aunque algunos biólogos dicen que ya lo está haciendo.

Por ahora, la NOAA junto a otros laboratorios marinos del Pacífico siguen monitoreando la mancha, y se preparan para poner en práctica las lecciones que les dejó “The Blob” en 2014 para mitigar su impacto.

“Con el Blob y otros eventos similares en otras partes del mundo aprendimos que lo que solía ser inesperado se está volviendo más común“, dijo Cisco Werner, Director de Programas Científicos de la NOAA.

Así, los científicos se preparan para esta visita indeseada que podría ser cada vez más frecuente.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=1n31Ogeuvvw

https://www.youtube.com/watch?v=2UdkGCpO8eU

https://www.youtube.com/watch?v=6AMWU9EbdCU

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.