Pese a promesa de frenarla, gobierno de AMLO presupuestó 3 mil mdp para la técnica de fracking
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Pese a promesa de frenarla, gobierno de AMLO presupuestó 3 mil mdp para la técnica de fracking

Las agrupaciones civiles CartoCrítica y Henrich Böll revelaron que actualmente operan 7,879 pozos petroleros de los que se obtienen hidrocarburos mediante esta técnica.
Cuartoscuro
Comparte

La agrupación civil mexicana CartoCrítica y la fundación ambientalista internacional Henrich Böll dieron a conocer que en México operan actualmente 7,879 pozos petroleros de los que se obtienen hidrocarburos mediante la técnica conocida como fracking, que implica la contaminación de grandes volúmenes de agua durante las operaciones, así como la degeneración ambiental progresiva en las zonas donde se aplica, aún después de concluida la extracción.

Basándose en información oficial obtenida a través de la Plataforma Nacional de Transparencia, ambas agrupaciones civiles revelaron que el fracking es utilizado en uno de cada cuatro pozos petroleros mexicanos, y que en total se han realizado 32,464 acciones de fracturación del subsuelo, al menos desde 1996.

En octubre de 2018, dos meses antes de que asumiera como mandatario (pero siendo presidente electo), Andrés Manuel López Obrador advirtió: “No vamos a utilizar el famoso fracking para explotar petróleo”, sin embargo, desde que entró en funciones, el pasado 1 de diciembre de 2018, el mandatario no ha anunciado ninguna acción tendiente a cancelar las operaciones de fractura en los 7,879 pozos que ya operan con esta técnica.

Por el contrario, a pesar de haberse comprometido a suspender las operaciones de fracking en el país, la administración federal encabezada por López Obrador presupuestó una inversión de 3,351 millones de pesos para la extracción de hidrocarburos mediante fracking, solo para el año 2019.

Ambas agrupaciones civiles destacaron también que, hasta la fecha, se mantienen vigentes 26 contratos para exploración y extracción de hidrocarburos mediante fracking, de los cuales, 25 fueron asignados a Petróleos Mexicanos (Pemex) y en un caso, el contrato vigente fue otorgado a la empresa Operadora de Campos DWF SA de CV.

Estas asignaciones y el contrato, se subrayó, “tendrían que ser revocados”, para dar cabal cumplimiento a la promesa del presidente López Obrador.

Contaminación a perpetuidad

Los problemas ambientales asociados a la explotación de hidrocarburos mediante la fractura hidráulica son diversos, detalló Roberto Ochandio, representante de la Alianza Latinoamericana Frente al Fracking.

Esta técnica, explicó, fue desarrollada ante el agotamiento a nivel mundial de los yacimientos de “petróleo convencional”, es decir, de aquellos en los que el hidrocarburo fluye por mantos permeables.

El fracking, detalló, implica fracturar yacimientos de roca impermeable que están a grandes profundidades, en los que el petróleo está encerrado dentro de pequeños poros aislados unos de otros. La fracturación, detalló, libera ese hidrocarburo y permite hacerlo fluir a la superficie.

Para ello, sin embargo, se requiere inyectar grandes cantidades de agua al subsuelo, adicionada con arena de sílice y cientos de productos químicos.

En una sola operación de fractura, detalló, se usan en promedio 43 millones de litros de agua, de la cual, hasta 80 % reemerge y se deposita en la superficie de los pozos de extracción.
“Esa agua vuelve a salir a la superficie –señaló el especialista–, y cuando lo hace, no solo lleva todos los productos químicos que se usaron para la fracturación, sino que arrastra elementos que estuvieron abajo, enterrados durante millones de años.”

La arena de sílice que se inyecta junto con el agua, por ejemplo, está formada por partículas muy finas y duras, “que se depositan en el fondo de los pulmones y producen una enfermedad crónica que se denomina silicosis”, común entre los obreros que laboran en los pozos de extracción, debido a que están en constante contacto con este polvo, una vez que vuelve a la superficie y se deposita a cielo abierto.

Entre los elementos que emergen como consecuencia del fracking, explicó Ochandio, están también “compuestos volátiles orgánicos, como benceno, tolueno, y xileno, así como elementos radioactivos, tales como el radio 226 que, como todo material radioactivo, se descompone constantemente formando otros compuestos”.

El radio 226, detalló, se descompone formando radón 222, “y cuando uno respira el radón 222, se deposita en el fondo de los pulmones y ahí, a su vez, se descompone formando polonio, proceso durante el cual emite rayos alfa, es decir, genera radioactividad, que ataca las células de los pulmones y produce cáncer”.

Debido a que la descomposición de estos productos radioactivos puede durar miles de años, lamentó el experto, “podemos estar seguros que las actividades de fracking que estamos realizando hoy, aseguran por muchos miles de años la contaminación que sufrirán las futuras generaciones de mexicanos”.

Tal como detalla la investigación realizada por CartoCrítica y la fundación Henrich Böll, de los 7,879 pozos en los que se utiliza el fracking en México, un total de 2,642 se ubican en el estado de Tamaulipas, y otros 2,111 en Veracruz.

Nuevo León, con 1,879 pozos con fractura hidráulica, ocupa el tercer lugar a nivel nacional, seguido de Puebla, con 1,288 pozos.

Los registros oficiales obtenidos por estas agrupaciones civiles, además, revelan que existen actividades de fracking en Coahuila, Tabasco y Chiapas.

La realidad

Manuel Llano, de la agrupación CartoCrítica, destacó que “por supuesto, celebramos la declaración del presidente Andrés Manuel López Obrador, de que ya no habrá fracking, pero las palabras usadas fueron cuidadosas, y engañosas, porque no dijo que se prohibirá, solo dijo que no habrá, y no es lo mismo”.

Ante las palabras de López Orador, destacó Llano, “está la realidad: que toda la normatividad que permite el fracking sigue vigente”, por lo cual, estas actividades pueden continuar “y la autoridad no tiene argumento legal alguno con el cual negarse”.

Solamente una prohibición expresa, destacó, puede detener el fracking, y ésta debe darse “mediante un decreto del Ejecutivo, o mediante una ley, y hasta ahora no tenemos nada de eso: existen cuatro proyectos de ley para prohibir la fractura hidráulica, pero no se están discutiendo”.

Cabe destacar que ninguno de esos proyectos de ley pertenece al partido Morena, el cual posee la mayoría en el Congreso, y al que pertenece el presidente López Obrador.

El representante de CartoCrítica destactó, además, que el fracking no solo se utiliza en los 7,879 pozos de “petróleo no convencional” activos actualmente en México, sino que es una técnica aplicada también en pozos convencionales.

Las palabras expresadas por López Obrador, lamentó, no dejan claro si el planteamiento es suspender totalmente esta práctica, o si solo se prohibirá la perforación de nuevos pozos, permitiendo que los ya existentes sigan operando.

“Cumplir la promesa de López Obrador, de no más fracking, no significa necesariamente el abandono inmediato de estos pozos, significa que éstos podrían seguir extrayendo hidrocarburos hasta que su producción decline, pero sin volver a utilizar la fracturación hidráulica”, posibilidad que, se destacó, podría resultar la más viable.

Aquí puedes consultar la investigación realizada por CartoPública, que te permite conocer la ubicación georreferencial de cada pozo con fracking en México, así como el número de fracturas de cada pozo y su rango de profundidad, entre muchos otros datos.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

3 cambios drásticos que causó la pandemia en el país más rico del mundo

El covid-19 transforma el escenario económico, electoral y exterior de Estados Unidos, el primer país donde la cifra de muertos por el virus llega a seis dígitos según la Universidad Johns Hopkins.
28 de mayo, 2020
Comparte

Cuando el coronavirus se expandía en silencio por Estados Unidos a inicios del año, el constante crecimiento económico del país y un desempleo mínimo eran dos cartas clave en la campaña de reelección del presidente Donald Trump, que firmaba un ansiado acuerdo comercial con China.

Pero aquel panorama varió de forma radical con la pandemia de covid-19 y su efecto devastador en EE.UU., que el miércoles pasó la barrera simbólica de 100,000 muertos por el virus, según el conteo de la Universidad Johns Hopkins.

coronavirus.

Getty
EE.UU. pasó la barrera simbólica de 100.000 muertos por coronavirus.

Se trata de un saldo que ningún otro país ha registrado por el coronavirus hasta ahora, superior también al de otros episodios mortales que marcaron la política doméstica y exterior de EE.UU. en la historia reciente.

Incluso la combinación de estadounidenses muertos en las guerras de Vietnam y Corea, los atentados del 11 de septiembre de 2001 en Nueva York y Washington, y el huracán Katrina de 2005 ya ha es superada por el número de fallecidos de covid-19 en el país.

El virus y las medidas para enfrentarlo han modificado, al menos temporalmente, el ritmo de grandes ciudades estadounidenses como Nueva York, epicentro de las infecciones en el país y donde siguen cerrados restaurantes, bares, teatros, cines y otros comercios no esenciales.

Y, así como la pandemia alteró hábitos y costumbres sociales, también transformó el escenario económico, electoral y de relaciones exteriores de la nación más rica y poderosa del planeta.

Aquí van tres de esos cambios drásticos.

1. Colapso económico, disparada del desempleo

El coronavirus forzó un giro de 180 grados para la economía estadounidense y en particular para su panorama laboral.

A comienzos de 2020, EE.UU. pasaba por su ciclo de expansión económica más largo bajo registro: 128 meses hasta febrero.

Y ese mismo mes la tasa de desempleo del país estaba en su nivel más bajo en medio siglo: 3.5%.

Hombre caminando

Getty Images
El declive económico y desempleo en EE.UU. puede avanzan a niveles desconocidos en décadas.

Entonces estalló la pandemia, los estadounidenses debieron quedarse en sus casas para detener la propagación del virus y la economía de EE.UU. se encogió 4.8% en el primer trimestre del año.

Más aún, los economistas prevén que en el segundo trimestre de 2020, que está en curso, el PIB estadounidense mostrará un declive cercano a 30%, el peor desde la Gran Depresión de 1929.

La tasa de desempleo en el país se disparó a 14.7% en abril y sigue en aumento en mayo, según expertos, con 38.6 millones de personas que han pedido subsidio de desempleo desde mediados de marzo.

“Este momento es único, dada la parada repentina de todo tipo de actividad económica. Por lo general, las crisis económicas comienzan en el sistema financiero y se expanden a otras partes de la economía. Esta vez sufrieron todos los sectores de la economía y en especial el de servicios, que es una gran parte de la economía estadounidense”, señala Jonathan Levy, un experto de la Universidad de Chicago en historia económica.

Agrega que en comparación con otros países, EE.UU. tiene la ventaja estructural de que el dólar sea la moneda más buscada en momentos de crisis.

Pero advierte que la situación sanitaria juega en contra de la potencia americana respecto a otras naciones: “En muchos aspectos, si no todos, EE.UU. está peor y eso tiene un impacto terrible en la actividad económica general”, dice Levy a BBC Mundo.

mapa

BBC

Ahora que la actividad comienza a reabrirse, la pregunta que se plantean los expertos es cuánto demorará en recuperarse la economía estadounidense.

La respuesta depende de factores aún inciertos como el tiempo que el virus siga presente, si habrá una segunda ola de infecciones, si la población se inmunizará por contagio o por una nueva vacuna, o cuán eficaz sea el gobierno en aliviar tanto la crisis sanitaria como económica.

Pero incluso asesores de la Casa Blanca admiten que es posible que la tasa de desempleo continúe en dos dígitos hasta noviembre.

2. Nuevo escenario electoral

Justo antes de la crisis de coronavirus en EE.UU., Trump parecía tener su campaña bien encaminada hacia las elecciones de noviembre, cuando buscará su reelección.

A la situación económica y de empleo favorable para el presidente se sumaba la absolución de Trump en el juicio político que enfrentaba en el Senado por abuso de poder a comienzos de febrero.

Donald Trump

Getty Images
Donald Trump enfrenta crecientes críticas por su respuesta a la pandemia.

Pero el covid-19 no sólo destruyó los índices económicos que el presidente mostraba como grandes logros de su gestión.

También levantó una oleada de críticas a Trump por su respuesta tardía y errática a la crisis sanitaria, aunque expertos del gobierno habían advertido que una pandemia supondría una amenaza seria para el país.

Cuando el covid-19 ya se propagaba por EE.UU., Trump auguró a fines de febrero que el virus iba a desaparecer como por “milagro”.

Y luego descartó que su país pudiera llegar al trágico récord que alcanzó ahora: “parece que nos dirigimos a un número (de muertes) sustancialmente inferior a 100,000”, dijo el 10 de abril.

Todo esto le ha dado munición gruesa a la oposición demócrata, que ahora tiene al ex vicepresidente Joe Biden como presunto candidato y al frente de Trump en algunas encuestas.

Joe Biden

Getty Images
Joe Biden se apresta a enfrentar a Trump en unas elecciones atípicas en EE.UU.

Así, EE.UU. se encamina a una elección muy distinta a las que suele realizar.

“De alguna manera, esta pandemia cambió drásticamente la campaña, ya que (…) los candidatos no están viajando por el país, no están organizando manifestaciones y es posible que ni siquiera puedan celebrar convenciones de nominación”, dice Alan Abramowitz, un politólogo en la Universidad Emory autor de libros sobre elecciones en EE.UU. y el ascenso de Trump.

Añade que, a diferencia de lo que pasó en otros países durante la pandemia, el presidente no logró una mejora sostenida en sus índices de aprobación en EE.UU., que están por debajo del 50% como antes de la crisis.

“(Trump) no está ganando terreno, no está expandiendo su coalición y puede estar alienando algunas partes de ella, particularmente a los votantes mayores”, dice Abramowitz a BBC Mundo. “Está algo más débil”.

manifestantes

Getty
Trump mantiene una base de apoyo pese a la crisis.

Sin embargo, aclara que todo esto está lejos de asegurar un triunfo para los demócratas.

“Sigue siendo una elección cerrada y todavía incierta”, subraya. “(Trump) tiene tiempo para recuperarse”.

3. Enfrentamiento con China

La pandemia también ha elevado la tensión entre EE.UU. y China a su mayor nivel desde que ambos países normalizaron relaciones cuatro décadas atrás, señalan expertos.

A medida que crecieron las críticas por su propio manejo de la crisis sanitaria en EE.UU., Trump ha acusado a China de falta de contención del brote que surgió en el país asiático a fines de 2019.

Trump y Xi

Getty Images
La pandemia de covid-19 ha incrementado las tensiones entre EE.UU. y China.

Estrategas del Partido Republicano de Trump estiman que esto puede favorecer las posibilidades de reelección del presidente, ya que los estadounidenses ven a China de forma cada vez más negativa según encuestas.

Pero también han surgido advertencias de que la fricción entre las dos mayores economías del mundo puede trae riesgos.

“El propósito de EE.UU. en este momento es usar incluso esta crisis para crear una nueva Guerra Fría intencionalmente”, dijo el economista estadounidense Jeffrey Sachs en una reciente entrevista con BBC Mundo. “Lo encuentro peligroso y ridículo, pero especialmente peligroso”.

China tampoco se ha quedado quieta y acusó a EE.UU. de promover “conspiraciones y mentiras” sobre el virus.

La decisión del presidente chino, Xi Jinping, de impulsar en medio de la crisis una ley de seguridad nacional que incluya a Hong Kong marcó otro foco de tensión con Washington en los últimos días.

casos

BBC

Algunos expertos creen que la pandemia ha acelerado la competencia que EE.UU. y China ya tenían en áreas como el comercio, la tecnología y la capacidad militar.

En cualquier caso, el encono actual entre ambas potencias contrasta como el día y la noche con los augurios de una nueva relación bilateral que se hicieron al pactar una tregua a su guerra comercial en enero, justo cuando el virus daba la vuelta al mundo.

Enlaces a más artículos sobre el coronavirus

BBC

Visita nuestra cobertura especial


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la última versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=Ibw92oQE5vc

https://www.youtube.com/watch?v=bDR5eXAxyfs

https://www.youtube.com/watch?v=3FlrsNfKguk&list=PLLhUyPZ7578f0mEhbsSm_1gcFYotscJgl&index=17&t=0s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.