close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro Archivo

Recta final del juicio del Chapo: Estas son las grabaciones y testimonios que pueden dejarlo en la cárcel el resto de su vida

El Chapo es acusado de traficar más de 155 toneladas de cocaína, heroína, metanfetaminas y mariguana a Estados Unidos durante un cuarto de siglo.
Cuartoscuro Archivo
Por AFP
27 de enero, 2019
Comparte

Durante casi tres meses, un jurado de Nueva York ha escuchado a 54 personas dar testimonio contra el capo mexicano Joaquín “el Chapo” Guzmán. También ha oído su voz en conversaciones telefónicas con socios y amantes, y leído mensajes de texto y cartas suyas que lo incriminan.

El juicio, que está en su recta final, ha ofrecido un fascinante viaje al interior de uno de los mayores y más violentos cárteles de la droga, un drama con un casting impresionante: sus verdaderos protagonistas, la mayoría encarcelados en Estados Unidos.

A continuación, un resumen de la evidencia más dañina para el Chapo, de 61 años, acusado de traficar como jefe del cártel de Sinaloa más de 155 toneladas de cocaína, heroína, metanfetaminas y mariguana a Estados Unidos durante un cuarto de siglo. Según los testimonios, todo bajo la vista gorda de policías, militares y altos funcionarios mexicanos. En el juicio incluso han sido mencionados sobornos a los presidentes Calderón y Peña Nieto, aunque ellos lo han negado.

Si el Chapo es hallado culpable, posiblemente pasará el resto de su vida tras las rejas.

Grabaciones

Gracias a la colaboración del joven colombiano Christian Rodríguez, jefe de comunicaciones del Chapo, el gobierno estadounidense interceptó hasta 200 conversaciones del capo con socios, sicarios y autoridades mexicanas presuntamente corruptas. El jurado pudo escuchar, por ejemplo, al Chapo negociando en 2010 con un integrante de la guerrilla colombiana de las FARC el envío de seis toneladas de cocaína de Ecuador a México.

Espionaje

Con la ayuda de Rodríguez, el gobierno interceptó mensajes de texto cifrados entre el Chapo y sus allegados, enviados por Blackberries a través de los cuales el capo espiaba a sus socios y mujeres. El jurado leyó varios, incluido uno en el cual discute con su amante y socia, conocida como la Fiera, la creación de dos compañías en Alemania y Ecuador para exportar droga a “Europa, Canadá, Australia y también a Estados Unidos”, así como la compra de 700 kilos de cocaína en Belice de una pureza de 95-97%.

El traficante en EU

Pedro Flores, un traficante de Chicago, contó que él y su hermano mellizo Margarito recibieron 38 toneladas de cocaína del Chapo y del Mayo Zambada de 2005 a 2008, que vendieron en Estados Unidos por 800 millones de dólares, así como 200 kilogramos de heroína por unos 10 millones.

Tras comenzar a cooperar con el gobierno, grabaron a escondidas decenas de conversaciones con el Chapo, incluida una de 2008 en la cual Pedro negocia con el capo el precio de 20 kilos de heroína.

El contador

El contador del Chapo y jefe del cártel de Sinaloa en Ciudad de México, Jesús “Rey” Zambada, hermano del colíder del cartel de Sinaloa Ismael “Mayo” Zambada, contó al jurado cómo el Chapo compraba cocaína colombiana a 3,000 dólares el kilo y la vendía en Nueva York a 35,000. “El 100%” de la droga -entre 80 y 100 toneladas anuales- se enviaba a Estados Unidos, aseguró.

El gerente

El expiloto y exgerente del Chapo, Miguel Ángel “Gordo” Martínez, contó que el capo recibía “casi cada mes” hasta tres aviones llenos de dinero de la venta de drogas en Estados Unidos, cada uno con hasta 10 millones de dólares.

También contó cómo el Chapo se asociaba con colombianos para financiar cargamentos de hasta 14 toneladas de cocaína en barcos atuneros y mercantes que se encontraban en aguas internacionales con embarcaciones del mexicano. Dijo que entre 1990 y 1993 importaron entre 25 y 30 toneladas de cocaína por año.

Los proveedores colombianos

Uno de los mayores proveedores colombianos de cocaína del Chapo, Juan Carlos “Chupeta” Ramírez, exlíder del cártel del Norte del Valle, contó cómo con la ayuda del Chapo pudo exportar más de 400 toneladas de cocaína a Estados Unidos desde 1989 hasta 2007.

El Chupeta contó que, en su primera cita, acordaron el envío a Sinaloa de cinco aviones suyos con unos 4000 kilogramos. Para trasladar la droga de México a Estados Unidos, el Chapo cobraba al Chupeta en cocaína, quedándose con un 40%.

Tras el arresto del Chupeta, el Chapo pasó a trabajar con el cártel colombiano de los Cifuentes. Comenzaron con vuelos de 400 kilos de cocaína, pero terminaron con envíos mayores en barcos, desde Ecuador a Sinaloa, por el Pacífico, facilitados por las FARC, contó al jurado el exlíder del cártel Jorge Cifuentes.

El sicario

Un exsicario del Chapo, Isaías Valdez Ríos, alias Memín, aseguró que vio al propio Chapo torturar y ejecutar a tres narcos rivales. A uno de ellos lo enterraron vivo después de que el Chapo le disparó, a otros dos los molió a palos antes de ejecutarlos y lanzarlos a una hoguera.

Aunque el Chapo no está acusado de asesinato, este macabro testimonio -el más gráfico de todo el juicio- puede sellar su suerte.

Varios testigos dijeron también que vieron al Chapo ordenar secuestros y asesinatos de rivales y policías que no se corrompían. Contaron que el Chapo era protegido constantemente por hasta un centenar de sicarios que llevaban pistolas, rifles AK47, AR15 y M16, bazucas, granadas y lanzacohetes.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Área 51: el proyecto que dio origen a la base militar secreta (y por qué inspiró teorías alienígenas)

Desde hace décadas, el Área 51 ha logrado mantenerse en el mayor de los hermetismos que contribuyó a que surjan teorías de la conspiración a su alrededor. ¿Para qué se creó, cuál fue su primer proyecto y por qué inspira a los fanáticos de los extraterrestres?
21 de septiembre, 2019
Comparte

El Área 51 es una fuente inagotable de llamativas teorías de la conspiración, pero lo que en realidad ha ocurrido ahí no es menos fascinante.

El secretismo que rodea esta base militar ubicada en medio del desierto de Estados Unidos es, probablemente, lo que más alimenta su leyenda.

Quienes estudian el Área 51 dicen que los mitos alienígenas que se han tejido en torno a ella sirvieron a los militares y a las agencias de inteligencia para desviar la atención de lo que realmente sucede en sus instalaciones.

¿Para qué se creó el Área 51, cuál fue la primera de sus misiones y por qué los experimentos que alberga se prestan para toda clase de especulaciones?

Campo de entrenamiento

El Área 51 se creó en plena Guerra Fría, cuando Estados Unidos y la Unión Soviética se mostraban los dientes y solo estaban a la espera de ver quién se atrevía a golpear primero.

https://www.youtube.com/watch?v=H8NO-TEa5QQ

Estados Unidos necesitaba un lugar aislado y seguro para probar las armas con las que enfrentarían a los rusos, así que el entonces presidente Dwight D. Eisenhower aprobó que una zona en el desierto de Nevada se utilizara como laboratorio y campo de entrenamiento secreto de la Fuerza Aérea.

De este modo nació la base militar en el Área 51, un terreno de más de 12.000 km2 cerca de zonas donde se realizaban pruebas nucleares.

Misiones de espionaje

En 1955, el gobierno eligió al Área 51 para ensamblar y probar el Lockheed U2, un avión espía al que apodaban la “Dama Dragón”.

Así nació el Proyecto Aquatone, que, según un documento desclasificado de la CIA, tenía el objetivo de hacer vuelos de reconocimiento de “23 objetivos de prioridad extremadamente alta en la Unión Soviética”.

https://www.youtube.com/watch?v=1-CeBS2EFWM

Un documento de la CIA del 3 de febrero de 1958 afirma que cinco U2 serían los encargados de esta misión.

El sigiloso U2 podía volar a más de 20.000 metros de altura y tomar fotografías en alta resolución en los límites de la estratósfera.

Para hacer frente a las suspicacias, el gobierno afirmaba que el avión hacía mediciones meteorológicas, pero en realidad volaba en busca de arsenal nuclear soviético.

En las década de los 50 y 60, el U2 voló en misiones de vigilancia y reconocimiento sobre la Unión Soviética, China y Cuba, donde en 1962 confirmó la presencia de misiles soviéticos en la isla.

u2

Dominio público
El U2 tuvo misiones de reconocimiento en la URSS, China y Cuba.

El U2, sin embargo, no era infalible.

El 5 de mayo de 1960, la Unión Soviética informó que había derribado un U2 que sobrevolaba su territorio, lo que fue considerado un “acto agresivo” de parte de EE.UU.

A partir de los años 80, la NASA comenzó a utilizar aviones U2 modificados para la recolección de datos atmosféricos.

Hermetismo

El U2 es uno de los aviones espías más famosos de la historia, pero no fue el único protagonista en el Área 51.

Otras poderosas aeronaves como el A12 Oxcart y su sucesor el SR-71 Blackbird, así como el sigiloso F117, también hicieron maniobras en medio del desierto de Nevada.

El Oxcart era prácticamente indetectable. Podía volar de costa a costa de EE.UU. en solo 70 minutos, a una velocidad supersónica de 2.350 km/h y tomar fotos en alta resolución desde 27.000 metros de altura.

f 117

Getty
Los pasajeros de vuelos comerciales confundían a los aviones espías con ovnis.

Todas las pruebas realizadas en el Área 51 eran secretas, incluso quienes participaban en ellas tenían información limitada.

Y ese hermetismo fue el cóctel perfecto para que se crearan las teorías de conspiración relacionadas con ovnis y extraterrestres.

La leyenda ovni

Varios de los aviones que se probaban en la base volaban tres veces más alto que un avión comercial y a velocidad supersónica.

El coronel Hugh Slater, quien trabajó en la base, afirma que el Oxcart, por ejemplo, realizó en la década de los 60 2.850 vuelos de prueba.

Cuando los pasajeros y pilotos de aviones comerciales que volaban por la zona veían al Oxcart y a otros aviones supersónicos en acción, gritaban “como locos” y avisaban a la torre de control pensando que era un ovni, según contó Slater en un documental de National Geographic.

MAPA

BBC

Según la CIA, el 50% de los avistamientos de ovnis en el Área 51 en los años 50 y 60 se debieron a vuelos de espionaje.

Annie Jacobsen, autora del libro “Área 51: Una historia sin censura de la base militar secreta de Estados Unidos”, afirma que la CIA sacó ventaja de la confusión y el revuelo que causaban estos avistamientos.

“La CIA se benefició de esa desinformación al alimentar una mitología alienígena“, le dijo Jacobsen a la BBC.

Para la CIA podía resultar mejor que la gente estuviera pensando en extraterrestres en vez de estar pendientes de sus verdaderas labores de inteligencia.

Lo que se sabe del Área 51 se debe en gran parte a que en 2013 el gobierno de EE.UU. liberó unos documentos en los que dejaba entrever qué es lo que ocurre en su interior, pero desde entonces sigue siendo un misterio qué otros experimentos se realizan ahí.

Lo único cierto es que nadie ha mostrado evidencia de que haya extraterrestres en el Área 51, ni en ninguna parte del mundo… al menos, por ahora.


https://www.facebook.com/BBCnewsMundo/posts/10157613595709665


https://www.youtube.com/watch?v=d4L-tZXPhxY

https://www.youtube.com/watch?v=GFJ_N84JzUI&t=

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.