Cómo ocurrió la explosión, antecedentes de ordeña y la actuación del Ejército: Lo que se sabe de la tragedia en Tlahuelilpan
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Carlo Echegoyen

Cómo ocurrió la explosión, antecedentes de ordeña y la actuación del Ejército: Lo que se sabe de la tragedia en Tlahuelilpan

El ducto en el que se dio la toma clandestina, que derivó en la explosión en Tlahuelilpan, es muy importante porque surte a la refinería de Tula.
Carlo Echegoyen
20 de enero, 2019
Comparte

La gente se acercó para tomar gasolina. La tarde del viernes 18 de enero, fue reportada una toma clandestina en el kilómetro 226 del ducto Tuxpan-Tula, en la localidad de San Primitivo del municipio de Tlahuelilpan, Hidalgo. Decenas de pobladores, al ver brotar el combustible, en un chorro que alcanzó hasta los seis metros de altura, se aproximaron para tratar de llevárselo en bidones.

Una escena que se ha vuelto recurrente, en diferentes estados del país, con los casos de ordeña de ductos, aunque esta vez los acontecimientos derivaron en una explosión que cobró la vida de más de 76 personas, y dejó decenas de heridos.

De acuerdo con el gobernador de Hidalgo, Omar Fayad, tras el reporte de Pemex las Fuerzas Armadas acudieron “inmediatamente” y “después de las 17:00 horas” ya se encontraban en la zona donde se registró la toma clandestina, que está a unos 13 kilómetros de la refinería de Tula. También llegó personal de Seguridad Pública del municipio, la Agencia de Seguridad Estatal, personal de Protección Civil y Bomberos.

Ahí, según Fayad, la acción de autoridades locales y militares fue tratar de persuadir a la gente, para que se retirara del lugar, porque corría peligro al estar en contacto con el combustible. Pero la mayoría ignoró ese llamado.

El gobernador de Hidalgo en conferencia conjunta con autoridades federales, el 19 de enero, dijo que Pemex reportó a la Sedena la perforación ilegal a las 16:50 horas, aunque el diario El País citó el testimonio de un militar, mencionando que el ducto fue detectado por una patrulla del Ejército desde las 14:oo horas.

En un conferencia este domingo, el secretario de Seguridad federal, Alfonso Durazo, dio un dato que coincide con el del diario español, respecto a que la Sedena detectó la toma clandestina a las 14:30 horas, aunque según lo dicho por el funcionario en ese momento no era una “fuga relevante”, y fue hasta que se incrementó y se llegaron a ciertos parámetros, que se decidió cerrar la válvula.

A las 15:45 horas, dijo Durazo, se aglomeró la población y el personal militar conminó a la gente a retirarse; a las 17:00 horas, arribó personal de la Gendarmería, a las 17:30 llegaron refuerzos de Sedena, a las 18:20 se cerró la válvula y a las 18:52 horas ocurrió la explosión.

De acuerdo con lo dicho por el secretario, transcurrieron al menos cuatro horas entre que el Ejército detectó la toma clandestina (14:30 horas) y la explosión (18:52 horas); tiempo en que la gente estuvo recopilando gasolina en garrafas, algunos incluso haciendo uno o dos recorridos, para llevarse la mayor cantidad posible, de acuerdo con testimonios.

Foto: AFP

La actuación del Ejército

El secretario de Defensa, Luis Cresencio Sandoval, dijo en conferencia de prensa que el oficial del Ejército que se encontraba al mando de la base de operaciones, encargada de revisar esa zona de ductos de Pemex, tenía 25 elementos bajo su mando, y que detectaron la toma clandestina en Tlahuelilpan “todavía en un momento que no tenía mucha salida el combustible”.

Según el reporte que le dieron al titular de Sedena, “había algunas personas ahí, cercanas a la toma”, y “poco a poco fue incrementando la salida de combustible en el ducto en la toma clandestina hasta llegar a alcanzar seis o siete metros de altura.

Lee: El Ejército actuó oportunamente, pero fue rebasado; plan contra huachicoleo seguirá: AMLO

Cuando empieza a incrementarse esta salida del combustible del ducto también se reúne una mayor cantidad de personas; informa el oficial  que había entre 600 y 800 personas que empezaron a llegar ahí, al área de la toma”.

Según lo explicado por el secretario, cuando llegó la presencia militar a la zona de la toma clandestina, “había algunas personas”, y luego, al observar cómo brotaba el combustible, se congregó más y más gente, hasta ser unas 800. Entonces los elementos del Ejército buscaron persuadir a los habitantes, para que se alejaran, sin tener éxito.

Cresencio Sandoval aceptó que la cantidad de pobladores “obligó” a los 25 elementos del Ejército a hacerse a un costado. Eso dijo en una primera conferencia, que eran unos 25 elementos, aunque un día después, el 20 de enero, dio la versión de que ese primer grupo sí solicitó refuerzos, y que cerca de las 17:00 llegaron otras dos bases, de 30 militares cada una, además de elementos de la Gendarmería.

El presidente López Obrador también dijo que estuvieron en la zona elementos de la Policía Federal y la Marina, aunque no detalló cuántos elementos.

El titular de Sedena también detalló que no detectaron que los habitantes que acudieron por el combustible tuvieran algún tipo de arma.

En cuanto a corporaciones locales, el gobierno de Hidalgo solo indicó que había acudido personal de Seguridad Pública del municipio, la Agencia de Seguridad Estatal, personal de Protección Civil y Bomberos, aunque sin detallar la cifra de elementos, ni la hora en que llegaron.

Te puede interesar: Esta es la lista de heridos tras explosión en Hidalgo y los hospitales donde son atendidos

“Él (el oficial a cargo, del que no dio su nombre) busca evitar que las personas se acerquen al ducto por la peligrosidad que éste presentaba, trata de persuadirlos, a los pobladores, pero hacen caso omiso y se tornan algunos de ellos un poco agresivos, y al verse rebasado por la cantidad de gente que estaba llegando con sus recipientes para llenarlos de combustible, es  obligado a retirarse a un costado, busca no tener una confrontación”, relató el secretario de Defensa.

“No se retira del área, queda ahí a un costado, pendiente de lo que  estaba sucediendo. Y sigue incrementándose la gente, siguen llegando pobladores con los recipientes para llenarlos de combustible. Inclusive, informa que hay personas que se llenan de combustible en sus ropas por la misma presión que tenía la salida”, agregó.

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, consideró que fue correcta la actuación del Ejército.

“La actitud, la acción del Ejército fue correcta, les diría yo que oportuna. No es fácil ante una multitud hacer prevalecer el orden, aun explicando sobre los riesgos”, mencionó el mandatario federal.

“En el caso de que se hubiese pedido auxilio, no se hubiese logrado  mucho, porque todo esto se da también de repente, llega muchísima gente y hay el antecedente que cuando se dan estos casos no se respeta  ni siquiera a los elementos del Ejército, se enfrenta la población. Hay otros casos sobre esto”.

El 13 de enero pasado, se reportó el caso de 10 militares que fueron retenidos durante varias horas por pobladores de la localidad de Santa Ana Ahuehuepan, en Tula, Hidalgo, al realizar un operativo contra el robo de combustible.

Los antecedentes de ordeña

El ducto Tuxpan-Tula, en el que se dio la toma clandestina que derivó en la explosión en Tlahuelilpan, “es muy importante porque surte a la refinería de Tula con gasolinas o con componentes para la gasolina”, dijo el titular de Pemex, Octavio Romero Oropeza.

Según el funcionario, el ducto Tuxpan-Tula estaba suspendido desde el 23 de diciembre, y hasta el 16 de enero había sido reactivado, para el “proceso de empaque” de gasolina Premium y el componente llamado MTB.

El titular de Pemex explicó que cuando detectaron actividad irregular en el ducto Tuxpan-Tula, se redujo la presión aplicando los protocolos correspondientes.

Según el secretario de Seguridad, Alfonso Durazo, la válvula fue cerrada a las 18:20 horas, casi cuatro horas después de que la Sedena detectó la toma clandestina, y media hora antes de que ocurriera la explosión. De acuerdo con lo dicho por las autoridades federales, al estar la toma clandestina en una zona baja, y dada la carga de combustible (el ducto estaba lleno, según dijo la secretaria de Energía), es que siguió brotando el hidrocarburo.

“Se venía operando a 20 kilogramos de presión, y cuando ocurre esto, la suspensión y el cierre en la válvula, ya se queda en apróximadamente cinco o seis kilogramos de presión”, mencionó el director de Pemex.

Romero Oropeza apuntó que en el municipio de Tlahuelilpan, Hidalgo, a lo largo del ducto Tuxpan-Tula, se habían detectado 10 tomas clandestinas de hidrocarburo en los últimos tres meses. 

El 18 de diciembre pasado, dijo, en el mismo municipio ya se había desatado un incendio, por una toma clandestina, y tardó 12 horas en apagarse.

En respuestas a solicitudes de información, Pemex indicó que en Tlahuelilpan, Hidalgo, han sido detectadas tomas clandestinas al menos desde 2011, cuando se registró un caso; luego fueron seis en 2013, ocho en 2014, dos en 2015, seis en 2016, y tres entre el uno de enero y el 16 de febrero de 2017.

Tlahuelilpan, a 70 kilómetros de la ciudad de Pachuca, tenía una población de 19,389 habitantes hasta el registro del Inegi de 2015. De acuerdo con los datos de Coneval, de ese año, la mitad de su población tenía condición de pobreza, y 7.1% pobreza extrema.

La agencia AFP relató que sus periodistas hicieron un recorrió por el poblado cercano al lugar de la explosión, y observaron calles pavimentadas, con servicios y comercios. Los pobladores les mencionaron que se dedican a la agricultura y el transporte.

Un vecino mencionó que, al ganar muy poco, algunos campesinos ven como una oportunidad el involucrarse en actividades como la extracción de combustible de tomas clandestinas, su compra y venta.

“Para muchos como yo, que no acabamos la secundaria, los huachicoleros también generan empleo para las familias pobres, y los políticos no sufren de las carencias que nosotros sufrimos, y además no vamos a comprar la gasolina a 20 pesos, porque no nos alcanza”, dijo a Notimex un habitante de la zona.

Testimonios

“Yo nada más llegué porque me dijeron que estaban regalando gasolina”, relató al diario Reforma un campesino de 37 años, Édgar, quien acudió a la toma clandestina en Tlahuelilpan el viernes. En su caso, alcanzó a llenar un garrafón con gasolina y luego se alejó, por lo que no sufrió heridas.

“Yo me salvé porque ya había sacado un garrafón y lo vine a dejar, y cuando yo regresé por el otro, fue cuando vimos la explosión. Yo vi cuando explotó y apenas iba a entrar otra vez.

“Cuando iba la mitad del camino, que se prende. Aventé el pinche garrafón y a correr. Todavía me jalé a un chavo que iba bien quemado. Lo aventé ahí a la zanja, ahí nos aventamos los dos adentro de la zanja, y ya de ahí otro chavo nos ayudó a salir, pero yo cuando salí ya mi gasolina ya no estaba, o sea no me llevé nada”.

Otro poblador, de acuerdo con testimonios recabados por Notimex, coincidió en el relato de que el viernes comenzó a extenderse el rumor de que “estaban regalando gasolina”, en Tlahuelilpan, aunque “la gente que llegó no sabía (extraer gasolina), venían hasta de Actopan y otros pueblos de por aquí”.

Los heridos

De las personas que fueron hospitalizadas, 49 tienen entre 15 y 34 años, la mayoría de ellos hombres, según dijo el secretario de Salud federal. El gobernador de Hidalgo habló de siete menores de edad lesionados, entre ellos un joven de 12 años. 

Algunos de los pacientes, dijo el gobernador, sobre todo los menores de edad, serían trasladados al hospital Shriners, en Galveston, Texas. En la página del gobierno de Hidalgo, las autoridades han publicado listas actualizadas de los nombres de los heridos, su ubicación y su estado de salud.

Lee: Harán pruebas genéticas para identificar a víctimas de explosión en Hidalgo; trasladan los primeros cuerpos

La investigación 

En cuanto a la investigación sobre la toma clandestina, qué originó el incendio y quiénes son los responsables, el fiscal General, Alejandro Gertz Manero, dijo que policías ministeriales acudieron a la zona, para recabar evidencia, y que ya cuentan, entre otros elementos, con videos de los momentos en que la gente acudía para llevarse gasolina de la toma clandestina.

Sin embargo, dijo, en la investigación hay una serie de limitantes, por lo que se hará lo que sea “humanamente posible” para esclarecer el caso.

“Las personas que estaban más cerca de la explosión fallecieron y eran los que estaban realmente pegados al área donde ocurrió esta desgracia. Entonces, tenemos una serie de limitaciones, de investigación, pero eso no significa que no podamos llenar todo el espectro de investigación alrededor, con todos los peritajes que vamos a levantar de voces, de sonidos, de videos, de toda clase de pruebas y las testimoniales que nosotros ya estamos levantando en la población”, dijo Gertz Manero.

Foto: AFP

En una conferencia de prensa el sábado, el funcionario mencionó que las primeras diligencias ya han dado datos preliminares, respecto a la forma en que ocurrieron los hechos.

Una hipótesis, dijo, es que muchas de las personas que se acercaron por gasolina utilizaban ropa sintética, que tiene la posibilidad de “generar reacciones eléctricas”; esto, mientras el ducto afectado “estaba cargado con gasolina de muy alto octanaje”.

Ese es un principio de investigación, dijo Gertz, “no es una contundencia, ni un resultado final”, que el movimiento de tantas personas en un área cargada  de gases, además del combustible líquido brotando de la toma, “pudo haber generado esa explosión”. 

Gertz Manero, cuestionado por la prensa, mencionó que “evidentemente” alguien hizo de manera intencional una perforación en el ducto, para obtener hidrocarburo de manera ilegal, aunque definir con precisión quién lo hizo tiene las limitantes ya mencionadas.

El incendio por la toma clandestina en Tlahuelilpan, según los datos oficiales, duró unas cinco horas. A las 00:02 horas ya del sábado 19 de enero, Pemex informó que ya había sido sofocado.

El gobernador Fayad, sobre el tema de las indagatorias, dijo que “se cuenta ya con 59 carpetas de investigación iniciadas en las agencias del Ministerio Público, para asentar los datos de las  víctimas”.

La postura de AMLO

El presidente de México, tras la tragedia en Tlahuelilpan, dijo que su gobierno seguirá combatiendo el robo de hidrocarburos, aunque en los casos de perforaciones a ductos y habitantes que acudan a tratar de llevarse el combustible, no se buscará una confrontación.

“Nosotros vamos a seguir convenciendo, persuadiendo a la gente. Nosotros tenemos la convicción de que el pueblo es bueno, que es honesto”, mencionó López Obrador.

“Que, si se ha llegado a estos extremos, a estas prácticas es porque se le abandonó por completo, y esto significa que no han tenido posibilidad de satisfacer sus necesidades básicas, porque hay millones de pobres en el país, gente que no tiene ni siquiera para lo más indispensable. Por eso es que ha proliferado este tipo de actitudes”.

López Obrador ha acusado que en los gobiernos federales previos se permitió el robo de hidrocarburos y pérdidas millonarias para Pemex, el llamado huachicoleo, por lo que activó una estrategia de cerrar ductos en casos específicos y cambiar el sistema de distribución, optando por pipas, lo que ha provocado desabasto en diferentes entidades, entre ellas Hidalgo.

Mientras el mandatario federal ha pedido paciencia y apoyo de los ciudadanos, partidos de oposición critican la estrategia y la afectación a la gente, que no puede recargar con normalidad combustible.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Qué es el “desvelo en venganza” que practican millones de jóvenes trabajadores en China

Para muchos trabajadores jóvenes chinos el tiempo libre es más importante que el sueño después de sus largas jornadas de trabajo, aunque saben que esto no es saludable. ¿Qué impulsa este comportamiento?
7 de diciembre, 2020
Comparte
Trabajadora en China

Getty Images
Muchos empleados en China trabajan el notorio “horario 996”: desde las 9 de la mañana hasta las 9 de la noche, 6 días a la semana.

Emma Rao pasó casi tres años en el notorio “horario 996” en China: trabajando desde las 9 de la mañana hasta las 9 de la noche, 6 días a la semana.

Rao, que es originaria de Nanjing, se mudó al centro financiero de Shanghái hace unos cinco años para trabajar para una compañía farmacéutica multinacional.

El trabajo rápidamente se apoderó de su vida.

“Estaba casi deprimida”, dice. “Me privaron de toda mi vida personal”.

Después de su turno, que a veces incluía horas extra, tenía una pequeña ventana para comer, ducharse e irse a la cama, pero sacrificó el sueño para ganar algo de tiempo personal.

A menudo, Rao navegaba por internet, leía las noticias y miraba videos en línea hasta bien pasada la medianoche.

Tiempo propio a costa de la salud

Rao estaba haciendo lo que los chinos han llamado “bàofùxìng áoyè”, o “procrastinación a la hora de dormir”.

La frase, que también podría traducirse como “la venganza de quedarse despierto hasta tarde”, se difundió rápidamente en Twitter en junio tras una publicación de la periodista Daphne K Lee.

Ella describió el fenómeno como cuando “las personas que no tienen mucho control sobre su vida diurna se niegan a dormir temprano para recuperar algo de libertad durante las horas de la noche”.

Su publicación claramente tocó un punto sensible.

Con más de 4.500 “Me gusta” en Twitter, Kenneth Kwok escribió: “Típico de 8 a 8 en la oficina, (para cuando) llego a casa después de la cena y me ducho son las 10 pm. Repite la misma rutina. Se necesitan unas pocas horas de ‘tiempo propio’ para sobrevivir”.

No está claro de dónde proviene este término.

La primera mención que encontré fue en un blog con fecha de noviembre de 2018, aunque sus orígenes probablemente sean anteriores a esto.

El autor de la publicación, un hombre de la provincia de Guangdong, escribió que durante la jornada laboral él “le pertenecía a otra persona” y que solo podía “encontrarse a sí mismo” cuando llegaba a casa y podía acostarse.

Esta venganza de postergar la hora de dormir es triste, escribió, porque su salud está sufriendo, pero también es “genial” porque ha obtenido un poco de libertad.

Es posible que la frase se haya popularizado en China, pero el fenómeno que describe probablemente está más extendido, con trabajadores agobiados en todo el mundo que posponen la hora de acostarse para reclamar un valioso tiempo personal, aunque saben que no es bueno para ellos.

Límites borrosos

Los expertos han advertido durante mucho tiempo que la falta de sueño es una epidemia mundial de salud pública a la que no se presta atención.

La Encuesta Global del Sueño de Phillips de 2019, que recibió más de 11.000 respuestas de 12 países, mostró que el 62% de los adultos en todo el mundo sienten que no duermen lo suficiente, con un promedio de 6,8 horas en una noche entre semana en comparación con la cantidad recomendada de ocho horas.

Las personas citaron varias razones de este déficit, incluido el estrés y su entorno para dormir, pero el 37% culpó a su agitado horario de trabajo o escuela.

En China, una encuesta nacional realizada en 2018 mostró que el 60% de las personas nacidas después de 1990 no dormían lo suficiente y que las que vivían en las ciudades más grandes eran las que más sufrían.

Las empresas tecnológicas que crearon la cultura 996 suelen tener su sede en las grandes ciudades y sus prácticas laborales han influido en otros sectores.

Un informe reciente de la emisora estatal CCTV y la Oficina Nacional de Estadísticas indicó que el empleado chino promedio solo pasaba 2,42 horas por día fuera del trabajo o dormido, 25 minutos menos que el año anterior.

Gu Bing, un directora creativa de 33 años de una agencia digital en Shanghái, a menudo trabaja hasta tarde y dice que rara vez se va a dormir antes de las 2 am.

“Aunque estoy cansada al día siguiente, no quiero dormir temprano”, señala.

A Gu le encantaba acostarse tarde cuando tenía 20 años, pero ha comenzado a pensar en adoptar hábitos de sueño más “normales”.

Sin embargo, sus amigos también suelen estar despiertos a mitad de la noche.

“Realmente necesito ese tiempo. Quiero estar sana pero ellos (sus empleadores) me han robado el tiempo. Quiero recuperar mi tiempo”.

Dejando a un lado las largas horas en la oficina, otra parte del problema es que los patrones de trabajo modernos significan que a las personas les resulta más difícil trazar límites entre el trabajo y el hogar, dice Ciara Kelly, profesora de psicología del trabajo de la Escuela de Administración de la Universidad de Sheffield.

Los correos electrónicos y la mensajería instantánea significan que los empleadores siempre pueden estar en contacto.

“Esto puede hacer que sintamos que estamos ‘siempre en el trabajo’, porque el trabajo puede llamarnos en cualquier momento”, dice.

Jimmy Mo, de 28 años, analista de una empresa de desarrollo de videojuegos en la metrópoli sureña de Guangzhou, ha descubierto que combinar su pasión por los videojuegos con el trabajo es una espada de doble filo.

“El trabajo también es mi hobby. Me encanta sacrificar mi tiempo libre por esto”, dice, y explica que debe jugar diferentes juegos después del trabajo, y también tomar clases en línea para mejorar sus habilidades profesionales.

También tiene pasatiempos como el yoga y el canto. Poder hacer todo significa que Mo no suele acostarse hasta las 2 am.

Sabe que esta falta de sueño puede exacerbar un trastorno de salud que tiene, y que dormir más podría hacerlo más saludable y feliz, pero dice que siente la presión de sus compañeros para hacer y lograr más.

Un círculo vicioso”

Aunque a la gente le puede molestar que el trabajo exprima su tiempo libre, reducir el sueño probablemente no sea la mejor “represalia”.

La falta de sueño, especialmente a largo plazo, puede provocar una serie de efectos nocivos, tanto mentales como físicos.

En el libro de Matthew Walker “Why We Sleep: Unlocking the Power of Sleep and Dreams”, el neurocientífico es contundente: “cuanto más breve es tu sueño, más corta es tu vida”.

Y la gente, en general, lo sabe: todos los entrevistados para este artículo sentían que sus patrones de sueño no eran saludables, pero aun así se quedaban despiertos hasta tarde en la noche.

La psicología puede explicar la razón por la que las personas optarían por aprovechar este tiempo libre incluso a expensas del sueño.

Una creciente evidencia apunta a la importancia del tiempo libre alejado de la presión laboral; la falta de separación puede provocar estrés, reducción del bienestar y agotamiento.

“Una de las partes más importantes de la recuperación del trabajo es el sueño. Sin embargo, el sueño se ve afectado por la forma como logramos separamos del trabajo”, dice Kelly, de la Universidad de Sheffield.

Es importante, explica, tener tiempo libre cuando podemos distanciarnos mentalmente del trabajo, lo que explicaría por qué las personas están dispuestas a sacrificar el sueño por el ocio después del trabajo.

“Las personas se quedan atrapadas en un círculo vicioso cuando no tienen tiempo para separarse de su trabajo antes de irse a dormir, y es probable que esto afecte negativamente a su sueño”, señala Kelly.

La verdadera solución, sugiere, es garantizar que las personas tengan tiempo para participar en actividades que proporcionen este desapego. Sin embargo, esto a menudo no es algo que los empleados puedan lograr por sí mismos.

Heejung Chung, sociólogo laboral de la Universidad de Kent y defensor de una mayor flexibilidad en el lugar de trabajo, considera que la práctica de retrasar el sueño es culpa de los empleadores.

Abordar el problema beneficiaría a los trabajadores, pero también ayudaría a garantizar un “lugar de trabajo saludable y eficiente”, señala.

“En realidad, es una medida de productividad”, explica. “Necesitas ese tiempo para relajarte. Los trabajadores necesitan hacer otras cosas además del trabajo. Es un comportamiento arriesgado hacer solo una cosa”.

Trabajador en China

Getty Images
En algunos casos, el trabajo desde casa debido a la pandemia ha difuminando aún más las fronteras ya débiles entre el trabajo y el hogar.

Mayor flexibilidad

Desde la pandemia, empresas de muchos países han implementado políticas de trabajo desde casa, lo cual ha significado una mayor flexibilidad en la vida laboral pero también, en algunos casos, difuminando aún más las fronteras ya débiles entre el trabajo y el hogar.

Todavía no está claro cómo esto podría afectar el tipo de cultura laboral donde los empleados tienen que evitar el sueño para recuperar algo de tiempo libre.

Chung dice que un cambio genuino requiere un giro institucional en muchas empresas.

“Es difícil para las personas reaccionar (a su situación laboral)”, señala.

Pero aconseja a los empleados que hablen con sus colegas y se acerquen colectivamente a su jefe, con pruebas, si quieren pedir un cambio.

Sin embargo, esto podría no estar disponible en China.

De hecho, los informes sugieren que las empresas se están atrincherando aún más en lo que se se trata de horas extras mientras intentan recuperarse de las pérdidas causadas por covid-19.

Krista Pederson, consultora que trabaja con multinacionales y corporaciones chinas de Pekín, dice que ha observado esta tendencia.

Las empresas chinas consideran que su cultura laboral tiene ventajas frente a los mercados como Estados Unidos o Europa, donde la gente tiende a trabajar menos horas: “saben que tienen trabajadores dedicados que son despiadados y que harán lo que sea necesario para salir adelante, incluido trabajar todo el tiempo”, asegura.

Con una cultura laboral tan exigente, los empleados seguirán abordando el problema de una manera que les funcione.

A pesar trabajar sin descanso, Gu Bing ama su trabajo y acepta que le roben su tiempo libre.

“A veces, creo que la noche es perfecta, incluso hermosa”, señala. “Mis amigos y yo conversamos por la noche y a veces escribimos canciones juntos. Es tranquilo y calmado”.

Y existe la opción, para los afortunados, de conseguir otro trabajo, que es lo que hizo Emma Rao, cambiando finalmente su trabajo 996 por uno un poco menos exigente.

Sin embargo, Rao ha descubierto que es difícil deshacerse de los viejos hábitos.

“Es una venganza”, dice sobre su hora de acostarse tarde. “Para recuperar algo de tiempo para ti”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=ARrMFeZEfmU

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.