Sin verdad y justicia la cuarta transformación no será posible, advierten ONG
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Sin verdad y justicia la cuarta transformación no será posible, advierten ONG

Las organizaciones entregaron a la Subsecretaría de Derechos Humanos de la Secretaría de Gobernación un documento trabajado desde septiembre pasado cuando se acordó con López Obrador crear una propuesta de justicia transicional.
Cuartoscuro
22 de enero, 2019
Comparte

Organizaciones de derechos humanos reclamaron al nuevo gobierno que cumpla con los compromisos que Andrés Manuel López Obrador contrajo antes de asumir la presidencia de crear políticas públicas para atender a todas las víctimas de la violencia en el país, o de lo contrario, no habrá una verdadera transformación.

“Sin verdad, justicia y reparación integral y garantías de no repetición, la cuarta transformación no será posible”, sentenció Mariclaire Acosta, activista y presidenta del Comité de Participación Ciudadana del Sistema Nacional Anticorrupción, durante la presentación de una propuesta de mecanismos para la justicia a víctimas.

“De un compromiso de esta envergadura depende que el gobierno pueda convencer a las víctimas de que su sufrimiento y la vigencia de sus derechos le importan efectivamente”.

Lee: Guardia Nacional continuará estrategia que violó derechos humanos, alertan ONU y ONG

Las organizaciones hicieron público y entregaron a la Subsecretaría de Derechos Humanos de la Secretaría de Gobernación (Segob) un documento trabajado desde septiembre pasado cuando se acordó con López Obrador crear una propuesta de justicia transicional. Aunque ya no quisieron utilizar este término, elaboraron un primer diseño de cinco herramientas extraordinarias para la justicia: una Comisión Nacional de la Verdad, un mecanismo internacional contra la impunidad, un nuevo modelo de reparaciones, y una unidad de protección a víctimas y testigos.

El director de la Comisión Mexicana de Defensa y Promoción de los Derechos Humanos, José Antonio Guevara, criticó que la elaboración de estas propuestas fue más un monólogo que un diálogo con el equipo de transición y hoy gobierno. Mientras que Araceli Rodríguez, madre de un policía federal desaparecido, pidió que la verdad y justicia no queden enterradas, “como quizá están enterrados miles de los cuerpos que ahora buscamos”.

En respuesta, los representantes de Segob que acudieron al acto, parte del equipo del subsecretario Alejandro Encinas, aseguraron que en diciembre se complicó avanzar en el tema por el cambio de gobierno, pero que sí han dado seguimiento a todas las propuestas de justicia para víctimas y se comprometieron a integrarlas en los planes del gobierno.

Lee también: Derechos humanos: indispensables e impopulares

“Lo que sigue es que nosotros nos vamos a encargar de difundir el documento para que lo conozcan y nos hagan sus observaciones otros colectivos a nivel local, y nosotros el compromiso es institucionalizarlo, es decir, incorporarlo al Programa Nacional de Derechos Humanos para que esto pueda operar”, señaló en entrevista al final de la presentación Aarón Mastache, director de la unidad de derechos humanos.

La directora de políticas públicas de la subsecretaría, Estefanía Hernandez, precisó que esto tardará alrededor de seis meses, aunque depende del Plan Nacional de Desarrollo (PND), que integra todos los planes sectoriales, y será un plan mucho más realista que los de gobiernos anteriores, partiendo del enfoque de que el Estado reconozca que ha fallado en la promoción de los derechos humanos.

Las propuestas para una política de verdad, justicia y reparación

El primer mecanismo propuesto, del que Animal Político ya había revelado un primer borrador, fue una Comisión de la Verdad, que investigue actos de violencia en el país. Edgar Cortez, del Instituto Mexicano de los Derechos Humanos y la Democracia, explicó que se enfocaría en dos periodos: los hechos de violencia política y represión cometidos entre 1965 y 2006, y lo que ha ocasionado la guerra contra el narco desde 2006 hasta la fecha. La integrarían entre siete y 12 personas, en colaboración con diversos expertos, y trabajarían durante tres años para tener como resultado un gran informe que explique la violencia en esos periodos.

Otro sería un Mecanismo Internacional contra la Impunidad. José Guevara detalló que es necesario el apoyo internacional para hacer investigaciones complejas que las autoridades mexicanas han demostrado no saber hacer, y para que sean capaces de acusar ante los tribunales a altos funcionarios y exfuncionarios de gobierno.

Te puede interesar: EPN simuló cumplir compromisos en pobreza, derechos humanos y corrupción, acusan ONG

“Con ello tendríamos seguridad de que quienes están participando en las tareas de seguridad no están involucrados en delitos del pasado y eso nos ayudaría a recuperar la confianza también en las instituciones”, señaló.

Juan Carlos Gutiérrez, de la asociación I(dh)eas, expuso la necesidad de un nuevo modelo de reparaciones a las víctimas, porque tal como está ahora en la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas (CEAV) no ha funcionado. “No son donativos, ni son becas, ni son programas sociales. La reparación integral es un derecho para las víctimas de violaciones graves”.

Una herramienta más considerada indispensable es la creación de una unidad de protección a víctimas, testigos, operadores de justicia y cualquier persona vinculada a estos procesos. Michael Chamberlin, consultor independiente, fue el encargado de exponer que no ha funcionado el sistema de protección a testigos que colaboran con la justicia, y por eso muchas veces se caen los casos, si no hay garantías para quienes participan en estos procesos.

Por último, los activistas consideran fundamental crear un sistema estructurado de participación de víctimas y sociedad civil para la implementación de estas medidas. Mariclaire Acosta afirmó que si esto se establece con claridad, se puede evitar que sólo se utilice a las víctimas con propósitos de ganar legitimidad, o de crear una especie de clientelismo. Además de garantizar que la presencia de voces de las víctimas sea efectiva, representativa, robusta y sostenible en el tiempo.

El documento completo se puede consultar en este enlace.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Rusia y Ucrania: cómo es la situación en la central nuclear de Chernóbil que estuvo tomada varias semanas por militares rusos

La periodista de la BBC Yogita Limaye fue una de las primeras personas en ingresar a la planta desde que se fueron los rusos.
9 de abril, 2022
Comparte

La antigua central nuclear de Chernóbil, en el norte de Ucrania, fue tomada por las fuerzas rusas el primer día de la invasión. Ahora está nuevamente bajo el control de Ucrania.

Yogita Limaye, corresponsal de la BBC, es una de las primeras periodistas en ingresar a la planta desde que se fueron los rusos.

En la tarde del 24 de febrero, las fuerzas rusas rodearon Chernóbil con tanques y vehículos blindados, ingresando a Ucrania desde la frontera con Bielorrusia, a unos 16 kilómetros de distancia.

Cerca de 170 guardias nacionales ucranianos que vigilaban la planta fueron llevados al sótano y mantenidos cautivos ahí. Luego, los soldados rusos registraron las instalaciones en busca de armas y explosivos.

A los ingenieros, supervisores y demás personal técnico se les permitió que continuaran trabajando. En los dos días siguientes, llegaron operarios de Rosatom, la agencia rusa de energía atómica.

Valeriy Semonov

BBC
El ingeniero Valeriy Semonov, uno de los trabajadores de la planta de Chernóbil.

Al personal de Chernóbil le interesaba mantener el control del mantenimiento de la planta, que, aunque no está en funcionamiento, almacena los desechos radiactivos del peor desastre nuclear del mundo.

Desde el accidente de 1986 se han gastado miles de millones de dólares para limpiar y contener la contaminación.

Si las condiciones en el sitio no se controlan adecuadamente, existe un gran riesgo de liberación de material nuclear.

Evitar una catástrofe

“Querían saber cómo se manejaban las instalaciones. Querían información sobre todos los procedimientos, documentos y operaciones. Tenía miedo porque el interrogatorio era constante y, a veces, fuerte”, dice Oleksandr Lobada, supervisor de seguridad radiológica en la estación.

Un cuarto en la planta de Chernóbil.

BBC
Los guardias de la planta permanecieron cautivos en cuartos como este, en el que se observan sus pertenencias.

En el último piso del edificio principal de la central eléctrica hay salas clave desde donde se controla el sitio, ubicadas a ambos lados de un pasaje largo y estrecho. Algunas de esas salas estaban cerradas.

Los rusos, al no encontrar las llaves, cortaron la parte de la puerta en la que estaba incrustada la cerradura e irrumpieron en las salas.

“Teníamos que negociar constantemente con ellos y esforzarnos por no ofenderlos, para que permitieran que nuestro personal manejara las instalaciones”, dice el ingeniero Valeriy Semonov.

Cuando se cortó el suministro eléctrico a la estación durante tres días, Valeriy dice que se apresuró a encontrar combustible para mantener el generador en funcionamiento e, incluso, recurrió a robarle algo a los rusos.

“Si nos hubiéramos quedado sin energía, podría haber sido catastrófico“, explica Oleksandr.

“El material radiactivo podría haber sido liberado. Ya te podrás imaginar la escala de eso. No tenía miedo por mi vida. Tenía miedo de lo que sucedería si no estaba allí monitoreando la planta. Tenía miedo de que fuera una tragedia para la humanidad“.

Oleksandr Lobada

BBC
Oleksandr Lobada dice que los rusos querían saber todos los detalles sobre el funcionamiento de la planta.

Expuestos a la radiación

El área detrás de la planta, llamada “Bosque Rojo”, es uno de los lugares más radiactivos de la Tierra.

Las imágenes de drones publicadas por el ejército ucraniano muestran que los soldados rusos cavaron trincheras e incluso se quedaron allí. Esto también fue confirmado a la BBC por funcionarios de la estación.

Eso evidencia lo poco que sabían los soldados sobre seguridad nuclear.

Energoatom, la agencia estatal de energía nuclear de Ucrania, ha dicho que los soldados rusos estuvieron expuestos a “dosis significativas” de radiación.

Justo afuera del sarcófago que protege el reactor nuclear dañado, los soldados rusos amontonaron sacos de arena detrás de los cuales podrían esconderse si fueran atacados.

El expresidente ucraniano Petro Poroshenko (izquierda) visitó la planta luego de la retirada de los soldados rusos.

BBC
El expresidente ucraniano Petro Poroshenko (izquierda) visitó la planta luego de la retirada de los soldados rusos.

Valeriy se burla de esto y dice que el ejército ucraniano ni soñaría con disparar contra un reactor nuclear.

Abajo, en el sótano del edificio principal, hay habitaciones estilo dormitorio que fueron saqueadas por completo.

El piso está lleno de alfombras, colchones, ropa, zapatos y otras pertenencias de la guardia nacional ucraniana que estuvo retenida allí.

Funcionarios en Chernóbil dicen que los soldados rusos saquearon lo que pudieron cuando se fueron, y también se llevaron a los miembros cautivos de la guardia nacional con ellos.

“Pudimos mantener el sitio seguro. Pero es inquietante que se hayan llevado a 169 de nuestros militares”, dice Valeriy.

Imagen satelital de la planta nuclear de Chernóbil.

Maxar Technologies
Imagen satelital de la planta nuclear de Chernóbil.

No está confirmado dónde están detenidos los hombres, pero el personal de Chernóbil cree que están en Rusia.

Petro Poroshenko, expresidente de Ucrania, visitó Chernóbil el viernes con alimentos y otros suministros para el personal de la planta.

El acceso a las instalaciones acaba de abrirse a través de una vía alterna. El puente a Chernóbil fue volado para detener el avance de Rusia.

El expresidente Poroshenko tiene una advertencia para el mundo.

“¿Estamos seguros de que mañana las tropas rusas no pueden aparecer aquí? Mi respuesta sería no. Putin es completamente impredecible. Y el humo nuclear no está limitado por las fronteras. Puede llegar a Europa del este, Europa central e incluso Gran Bretaña. El peligro de la contaminación nuclear de Europa es muy alto mientras Rusia continúe esta guerra”, dice.


Con reportería de Imogen Anderson.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=GTEZVo9bOTs

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.