La Estafa Maestra: Vinculan a proceso al exsubsecretario de Sedatu por el convenio realizado con una universidad
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro Archivo

La Estafa Maestra: Vinculan a proceso al exsubsecretario de Sedatu por el convenio realizado con una universidad

Un juez federal determinó que la firma inscrita en el convenio con la Universidad Politécnica Francisco I. Madero, que derivó en el presunto desvío de recursos públicos, sí es de “puño y letra” del exsubsecretario de la Sedatu, Enrique González Tiburcio.
Cuartoscuro Archivo
Por Nayeli Roldán y Manuel Ureste
30 de enero, 2019
Comparte

El exsubsecretario de la Sedatu, Enrique González Tiburcio, fue vinculado a proceso por la posible comisión del delito de falsificación de declaración, toda vez que un juez federal determinó que existen pruebas suficientes para considerar que la firma inscrita en el convenio con la Universidad Politécnica Francisco I. Madero, que derivó en el presunto desvío de recursos públicos, sí es de “su puño y letra” y no fue falsificada, como había denunciado el exfuncionario.

A petición de la Fiscalía General de la República (FGR), el juez federal Orlando Íñiguez Delgadillo también impuso medidas cautelares, que consisten en que el exfuncionario acuda a firmar a juzgados cada 15 días y la prohibición de salir del país sin permiso de la autoridad judicial durante los siguientes tres meses, periodo en el que se desahogarán más pruebas.

La vinculación a proceso significa que el juez consideró que las pruebas son suficientes para señalarlo como posible responsable de haber “faltado a la verdad” al decir que su firma fue falsificada, por lo que continuará el proceso penal en su contra y tanto la FGR como la defensa del imputado presentarán más pruebas durante los próximos tres meses, para la próxima audiencia fijada en abril.

El lunes, Animal Político reveló que González Tiburcio, quien fue subsecretario de Ordenamiento Territorial durante la administración de Rosario Robles en la Secretaría de Desarrollo Urbano y Territorial, es uno de los exfuncionarios de más alto nivel implicado en un convenio que derivó en el presunto de desvío de recursos públicos, conocido como La Estafa Maestra.

Sin embargo, su abogado Julio Hernández Barros explicó que el exfuncionario detectó que su firma fue falsificada a raíz de una solicitud de información del 11 de abril de 2017, cuando un ciudadano pidió el documento que de inicio fue declarado como inexistente porque no se encontraba en el archivo de la subsecretaría. Luego de que el ciudadano interpuso un recurso de revisión ante el INAI, y los funcionarios de la Sedatu hicieron una búsqueda exhaustiva, localizaron dicho convenio en otra área.

Por ello, la supuesta falsificación de la firma fue denunciado por González Tiburcio ante el Órgano Interno de Control (OIC) de la Sedatu el 9 de junio de 2017, y horas más tarde realizó una declaración ante la misma instancia.

Un mes después, el OIC interpuso una denuncia ante la entonces Procuraduría General de la República (PGR) por la falsificación de la firma contra quien resultara responsable. Fue así como inició la investigación respecto a ese convenio, según sostiene la defensa.

Este martes González Tiburcio acudió a la tercera audiencia del caso realizada en el Centro de Justicia Penal Federal en la Ciudad de México, Reclusorio Norte, donde su defensa ofreció pruebas para comprobar la supuesta falsificación de su firma, mientras que los abogados de la Fiscalía, la parte acusadora, intentaron demostrar lo contrario.

La Audiencia

Al tratarse de una audiencia pública como parte del procedimiento del nuevo sistema penal acusatorio, Animal Político pudo estar presente y escuchar los argumentos de cada parte y las conclusiones del juez.

Entre las pruebas de la Fiscalía estuvo el dictamen de uno de sus peritos en grafoscopía quien concluyó que la firma sí correspondía al exfuncionario. Además, el exrector de la Universidad Politécnica Francisco I. Madero, Juan de Dios Nochebuena acudió a comparecer y confirmó la realización del convenio entre la dependencia y la institución educativa el 4 de enero de 2016.

La defensa del exfuncionario presentó el dictamen de la perito externa en grafoscopía “Elba”, quien sostuvo que la firma fue falsificada, aunque durante su exposición aseguró que la fecha del documento que había analizado era del 4 de diciembre de 2016, por lo que la Fiscalía señaló el error.

El juez Orlando Íñiguez consideró que dicha exposición y dictamen no estaba bien sustentada pues ni siquiera pudo explicar la metodología que hubiese seguido para obtener la conclusión de que la firma era falsificada, además de que la confusión de la fecha ponía en entredicho su análisis.

Esto, aunado a la declaración del exrector Nochebuena fue prueba suficiente para el juez para vincular a proceso a González Tiburcio. Incluso, en la argumentación de su decisión, el juez explicó que el exfuncionario había “faltado a la verdad” al denunciar la supuesta falsificación de la firma en el documento, toda vez que el perito de la Fiscalía concluyó que la rúbrica sí fue “de su puño y letra”.

Pese a que la denuncia ante el Órgano Interno de Control de la Sedatu ocurrió en junio 2017, el juez consideró que probablemente fue una estrategia del exsubsecretario para exculparse de alguna investigación futura, toda vez que dicho convenio derivó en otro convenio mediante el cual presuntamente se desviaron 185 millones de pesos de recursos públicos de la Sedatu. Por ello determinó que existe materia para seguir investigando al imputado.

En el convenio SEDATU-UPFIM/SOT/05/2016, obtenido por Animal Político vía transparencia, tenía como objetivo “la difusión y aplicación de los conocimientos científicos y técnicos en la implementación de proyectos y acciones en materia de ordenamiento territorial, desarrollo regional, urbano y metropolitano, equidad de género y propiedad rural y desarrollo agrario, en cumplimiento de sus fines institucionales”.

Para cumplir con ello, según establece la quinta cláusula, “las partes” acordaron la realización de convenios específicos a través de sus respectivos representantes. Así ocurrió. El convenio específico SEDATU/DGAPADN-UPFIM/33901.03/2016 fue firmado el 2 de febrero de 2018 entre el rector Juan de Dios Nochebuena y Armando Saldaña, director general de Ordenamiento Territorial de la Sedatu, subalterno de González Tiburcio.

En el anexo a dicho convenio se estableció el pago de hasta 224 millones de pesos, aunque sólo se pagaron 185 millones de pesos. Sin embargo, la universidad subcontrató a empresas para supuestamente realizar los servicios, pero se trató de compañías irregulares, según determinó la Auditoría Superior de la Federación en la auditoría 196-DS.

Al revisar la ruta del dinero, la Auditoría determinó “simulación de contrataciones y presentación de servicios”, comprobantes “apócrifos”, triangulación de recursos con empresas “de papel” involucradas con otras universidades y hasta pagos a funcionarios de 23 dependencias de gobierno.

Por ello, al considerar que hubo un presunto desvío de 185 millones de pesos, la Auditoría, interpuso una denuncia penal ante la PGR en contra de la Sedatu el 29 de octubre de 2018.

Por el convenio específico, Armando Saldaña también denunció ante el Órgano Interno de Control de la Sedatu y ante la PGR que su firma fue falsificada, a la par que su jefe. Sin embargo, su proceso ya concluyó y el juez determinó la falsificación de su rúbrica, según explicó la defensa de González Tiburcio.

El equipo legal del exsubsecretario explicó que las diferencias entre las firmas se nota incluso a simple vista, por lo que continuarán aportando pruebas en los próximos tres meses para confirmar que su cliente no firmó dicho convenio.

Aquí la denuncia que interpuso González Tiburcio ante el OIC 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Panda gigante ya no está en peligro de extinción ¿Cómo le hizo China?

El panda gigante acaba de ser retirado por China de la lista de especies en peligro de extinción tras décadas de trabajo de los conservacionistas, pero ¿cómo lo han conseguido?
9 de julio, 2021
Comparte

Son bonitos, adorables y ya no están al borde de la extinción.

Los osos pandas ya no están clasificados como tal por las autoridades chinas, pero siguen siendo vulnerables, advierten.

La clasificación se ha rebajado porque su número en la naturaleza ha alcanzado al menos los 1.800 ejemplares.

Los expertos afirman que el país ha conseguido salvar a su emblemático animal gracias a sus esfuerzos de conservación a largo plazo, incluida la ampliación de sus hábitats.

China considera a los pandas un tesoro nacional, pero también los ha prestado a otros países como herramientas diplomáticas.

La última actualización de la clasificación “refleja la mejora de sus condiciones de vida y los esfuerzos de China por mantener sus hábitats integrados”, manifestó Cui Shuhong, jefe del Departamento de Conservación de la Naturaleza y la Ecología del Ministerio de Ecología y Medio Ambiente en una conferencia de prensa.

Cachorros de Panda

Getty Images
El nivel de riesgo de los pandas se ha rebajado al alcanzar en la naturaleza al menos 1.800 ejemplares.

La nueva clasificación se produce años después de que la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) ya retirara a este animal de su lista de especies en peligro de extinción y lo volviera a catalogar como “vulnerable” en 2016.

En ese momento, los responsables chinos cuestionaron la decisión y advirtieron de que podía inducir a la gente a creer que los esfuerzos de conservación podían relajarse.

Pero, ¿cómo salvó China exactamente a estos formidables animales?

bambu

Getty Images
Los pandas deben comer entre 12 y 38 kg de bambú al día para satisfacer sus necesidades.

Todo se trata del bambú

China lleva años intentando aumentar la población del panda gigante.

Estos animales estaban antaño extendidos por todo el sur y el este del país, pero, debido a la expansión de la población humana y al desarrollo, se limitan ahora a las zonas que aún contienen bosques de bambú.

El éxito se debe a los esfuerzos chinos por recrear y repoblar los bosques de bambú.

El bambú constituye alrededor del 99% de su dieta, sin la cual es probable que mueran de hambre.

Los pandas deben comer entre 12 y 38 kg de bambú al día para satisfacer sus necesidades energéticas.

“Se trata de restaurar los hábitats”, declaró a la BBC Craig Hilton-Taylor, director de la Lista Roja de la UICN.

“El mero hecho de restaurar el hábitat del panda les ha devuelto su espacio y les ha proporcionado alimento”.

La pérdida de hábitats fue la causa de que el número de pandas descendiera a poco más de 1.200 en la década de 1980, según el especialista.

Panda gigante

Wildlife Reserves Singapore

“Hay que recuperar el bambú y poco a poco el número de pandas empezará a recuperarse”, sostiene.

Ginette Hemley, vicepresidenta senior de conservación de la vida silvestre del Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF, por sus siglas en inglés), se mostró de acuerdo.

“Los chinos han hecho un gran trabajo invirtiendo en los hábitats del panda, ampliando y creando nuevas reservas”, consideró Hemley. “Son un maravilloso ejemplo de lo que puede ocurrir cuando un gobierno se compromete con la conservación”.

Sin embargo, este éxito podría ser efímero.

Se prevé que el cambio climático acabe con más de un tercio del hábitat de bambú del panda en los próximos 80 años.

“Con el cambio climático, va a hacer demasiado calor para que el bambú crezca”, explicó Hilton-Taylor.

Los pandas dependen mucho del bambú para alimentarse y la pérdida de este no vuelve la situación muy prometedora para ellos”.

Entonces, ¿es la cría en cautividad la respuesta?

Muchos zoológicos e instalaciones chinas han apostado por la cría de pandas gigantes en cautividad, a veces con métodos de inseminación artificial.

Tener animales en cautividad es como una póliza de seguro”, afirma Hilton-Taylor. “Pero no queremos mantenerlos en cautividad para siempre”.

El objetivo final de la mayoría de los programas de cría en cautividad es devolver los animales a la naturaleza.

Panda nacido en cautividad

Getty Images
Los pandas nacidos en cautividad parecen incapaces de adaptarse a la vida en la naturaleza.

“Ha habido un par de intentos de introducir pandas en la naturaleza, pero no han tenido éxito”, dice Hemley. “Todavía no estamos fuera de peligro”.

En 2007, el primer panda gigante nacido en cautividad que se liberó en la naturaleza, Xiang Xiang, murió tras ser golpeado por los machos panda salvajes.

Por qué nos obsesionan los pandas

El antílope tibetano es otro animal que también fue eliminado de la lista roja de la UICN, por ejemplo, pero siempre se ha puesto más atención en el panda, que ha llegado a ser visto como un icono de los esfuerzos de protección de los animales.

2 years old Watson Grace from Durham, NC chooses one of the Panda hats at a store during Smithsonian's youngest giant panda cub

Getty Images

¿Pero qué tiene el panda que nos hace suspirar al unísono?

“Sus marcas blancas y negras y sus amplias manchas negras alrededor de los ojos los hacen muy carismáticos. No hay nada parecido en el mundo”, sugiere Hemley.

“Una feliz coincidencia de sus adaptaciones naturales da como resultado lo que los humanos perciben como bonito, y una cara linda y mimosa es mucho más fácil de amar”, considera Cheng Wen-Haur, vicedirector general de Wildlife Reserves Singapur, organización que gestiona la mayoría de zoológicos del país.

“En palabras de Baba Dioum , al final solo conservaremos lo que amamos”.


*El texto es del autor, excepto la parte referida al anuncio de China en julio de 2021.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=4e8yluf4XFY

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.