Gobierno de Mancera en la CDMX omitió 392 carpetas por homicidio doloso y 900 casos de ataques con armas
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro Archivo

Gobierno de Mancera en la CDMX omitió 392 carpetas por homicidio doloso y 900 casos de ataques con armas

La nueva administración de la Procuraduría sostiene que se aprovecharon situaciones técnicas y reclasificación de delitos para ocultar casos o presentar informes incompletos.
Cuartoscuro Archivo
31 de enero, 2019
Comparte

Entre 2016 y 2018 el Gobierno de la Ciudad de México reportó oficialmente, a través del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP) y de la página web de la Procuraduría capitalina, la apertura de 3 mil 179 averiguaciones y carpetas de investigación por el delito de homicidio doloso.

Pero esos no fueron todos los crímenes que se registraron. Datos abiertos de incidencia delictiva de la misma Procuraduría, transparentados ahora por la Agencia Digital de Innovación Pública (ADIP) de la nueva administración capitalina, muestran que existen 392 carpetas de investigación iniciadas por homicidio doloso que nunca aparecieron en dichos reportes.

Leer: Procuradora de CDMX acusa que la anterior administración manipuló cifras de delitos

¿Por qué no se revelaron estos casos? De acuerdo con la ADIP y con un alto exfuncionario del gobierno pasado, ello obedece a cuestiones técnicas como cambios en la clasificación de delitos o casos que se dejaron fuera para homologar la información con el reporte nacional, sin embargo, la actual administración de la Procuraduría sostiene que las diferencias se aprovecharon de forma dolosa para ocultar delitos y disminuir la incidencia delictiva.

La información dada a conocer por la ADIP muestra que el gobierno capitalino anterior omitió 1 de cada 10 carpetas de investigación abiertas por homicidio en los últimos tres años.

A ello se suman más de 900 carpetas de investigación iniciadas por casos de personas lesionadas por disparos de armas de fuego.

De igual forma, no se revelaron decenas de carpetas más relacionadas con trata de personas, violaciones, robos de vehículos, robos en el interior del Metro, entre otros.

La Procuraduría capitalina dijo que por este hecho ya se prepara un informe y se estudian acciones legales contra lo que ellos consideran, un posible ocultamiento de casos.

Distintas cifras en expedientes 

Hasta antes de arranque de este sexenio, la forma de conocer la incidencia delictiva en CDMX era a través de dos vías: lo publicado por la Procuraduría de Justicia en la sección de estadística de su página web, y por los reportes que la misma dependencia manda mensualmente al SESNSP. Los números de ambas estadísticas coinciden entre sí.

De acuerdo con ambas bases, en 2016 se registraron 906 averiguaciones y carpetas de homicidio doloso en la ciudad; para 2017 la cifra ascendió a 1 mil 48 casos; y en 2018 fueron 1 mil 225. El total en tres años: 3 mil 179 carpetas de investigación de homicidio dolosos en este periodo.

Pero los datos abiertos de las carpetas de investigación de la misma Procuraduría capitalina, dados a conocer por la ADIP arrojan cifras distintas. En 2016 se registraron 984 casos; en 2017 fueron 1 mil 174 carpetas; y para 2018 subieron a 1 mil 413 homicidios. En total: 3 mil 571 carpetas de investigación.

Lo anterior equivale a 392 casos que no se reportaron en los tres últimos años del sexenio pasado. Ello significa un subregistro de 11%.

Debido a que una carpeta de investigación puede incluir a varias víctimas, no se conoce con precisión el número de personas asesinadas involucradas en esas 392 carpetas.

En el caso específico de los homicidios cometidos con armas de fuego, lo reportado por el gobierno capitalino en la página de la Procuraduría y el SESNSP eran 2 mil 186 carpetas de investigación. Ahora, gracias a los datos abiertos, se conoce que la cifra es de 2 mil 324, es decir, 138 casos más de los reportados antes.

En donde el margen de diferencia es más grande es en los casos de lesiones dolosas cometidas por disparos de armas de fuego, es decir, ataques con armas donde la o las víctimas no fallecieron.

De acuerdo con los reportes que aparecen en el SESNSP y en la página de la Procuraduría, de 2016 a 2018 se iniciaron 5 mil 19 carpetas de investigación por este delito. Pero los datos abiertos publicados por la Agencia Digital arrojan que la Procuraduría inició, en realidad, 5 mil 938 carpetas de investigación en ese periodo.

Lo anterior significa 918 casos más. Un subregistro de aproximadamente 16% del total de la incidencia de este delito.

En el caso del delito tipificado como “trata de personas”, de acuerdo con lo reportado por la administración anterior, se iniciaron 79 carpetas de investigación entre 2016 y 2018; aunque los datos abiertos que hoy se conocen arrojan 208 carpetas iniciadas.

Otros delitos en los que se advierten diferencias son, por ejemplo, en violaciones. De 2016 a 2018 se habían reportado 1 mil 556 casos por este ilícito, pero los datos abiertos arrojan 1 mil 725 carpetas en el mismo periodo.

Esto equivaldría a un subregistro de casi el 10%.

En cuanto a robo de vehículos con y sin violencia, la Procuraduría había informado de 33 mil 958 carpetas de investigación en los últimos tres años, pero los datos abiertos muestran que son 35 mil 669 casos en total.

En cuanto a robos en el Metro se reportaron 382 casos con violencia y 3 mil 76 sin violencia, pero los datos de la Agencia Digital muestran que son 396 robos con violencia y 3 mil 174 robos sin violencia.

Por violencia familiar se habían reportado 56 mil 643 carpetas; los datos abiertos arrojan una cifra mayor: 57 mil 325 casos. Y en cuanto a extorsiones, el gobierno pasado informó de 1 mil 616 casos, y los nuevos datos arrojan que son 1 mil 667 las carpetas iniciadas.

¿Qué hay detrás del subregistro?

Animal Político buscó a las dependencias vinculadas al manejo de estas cifras así como exfuncionarios del gobierno pasado, para conocer las razones detrás de estas diferencias. Todos confirmaron que el subregistro existe o es posible, aunque difieren en las razones.

La ADIP, que se encargó de transparentar los nuevos datos abiertos de la Procuraduría, alude razones metodológicas en las diferencias entre dichas cifras y las que aparecen en el SESNSP. Dice que ello obedece a que los reportes mensuales del Secretariado se elaboran con criterios homologados para todos los estados, lo que excluye del conteo carpetas iniciadas como “denuncias de hechos” o delitos cometidos por menores de edad.

Este criterio homologado sería aplicable para los reportes del SENSP. Pero como ya se dijo, la Procuraduría capitalina optó en los últimos años por publicar en su página oficial las mismas cifras que enviaba al SESNSP, sin detallar que estas tenían algún sesgo para homologarlas con otros estados.

Al respecto se buscó a través de su número telefónico a los exprocuradores del sexenio pasado Edmundo Garrido y Rodolfo Ríos, pero no ha habido respuesta hasta el momento.

No obstante, un alto exfuncionario de la administración pasada coincidió en que dicha diferencia obedece a temas de clasificación de los delitos.

“Algunos casos que inician por homicidio terminan en causas naturales, personas en situación de calle, suicidios o reclasificación de lesión a homicidio. Esas serían algunas causas de las diferencias”, dijo el exfuncionario.

Finalmente se consultó oficialmente sobre este hecho a la nueva administración de la Procuraduría General de Justicia, dependencia que es la fuente de toda la información relacionada con las carpetas de investigación.

De acuerdo con la dependencia estas diferencias obedecen, en efecto, a temas de clasificación de los delitos, pero advirtió que dicha clasificación fue aprovechada premeditadamente para presentar una incidencia delictiva menor a la real.

La postura oficial de la nueva administración es:

“Con relación a las cifras mostradas en las páginas de internet de la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México (PGJCDMX) y del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP), las cuales no coinciden con las publicadas en el sitio “Datos Abiertos de la Ciudad de México”, se informa:

Entre 2016 y 2018 se registraron varias indagatorias con un delito diferente al denunciado por las víctimas, clasificándolas, por ejemplo, como denuncia de hechos, y fueron reportadas al SESNSP.

En su momento, la procuradora informó en conferencia de prensa (10 de enero de 2019) que durante ese periodo las cifras fueron manipuladas para reportar disminución en las estadísticas delictivas. Es por ello que las cifras que se muestran en las páginas de la PGJCDMX y el SESNSP difieren con Datos abiertos CDMX, por las inconsistencias señaladas”.

La Procuraduría capitalina añadió que están culminando un análisis a profundidad respecto a esta presunta manipulación de los datos oficiales de incidencia delictiva, para detallar como se efectuó y posibles acciones legales que se llevarán a cabo.

Violencia récord en CDMX

Los datos abiertos sobre incidencia delictiva confirman que en diciembre pasado se alcanzó una cifra mensual récord de homicidios en la capital y que, con ello, el 2018 se convierte en el año más violento de las últimas dos décadas.

De acuerdo con dicha información en diciembre de 2018 se registraron 161 carpetas de investigación abiertas por homicidio doloso. Con ello se supera, y por mucho, la cifra mensual más alto de asesinatos en el año que era 130. Y en comparación con diciembre de 2017, se trata de un incremento del 50.4% en el número de asesinatos.

Con ellos, la cifra de carpetas de investigación de homicidio en la ciudad (incluidos feminicidios) asciende a 1 mil 451 casos en 2018, una cifra récord y que en comparación con 2017 equivale a un incremento de casi 19%.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

¿Cuándo una persona enferma de COVID-19 deja de ser contagiosa (tenga o no síntomas)?

Existe la creencia de que algunos virus sólo se propagan cuando se están incubando, o de que solo con tos o fiebre puedes contagiar a otros. ¿Qué ocurre con el coronavirus?
17 de noviembre, 2020
Comparte

Quizás todos hemos escuchado alguna vez a una persona enferma, con una gripe o un resfriado, por ejemplo, que dice: “no te preocupes, ya no estoy contagiosa”.

Porque existe la creencia de que algunos virus sólo se propagan cuando se están incubando, es decir, durante el período que pasa desde que te infectas con el virus hasta que aparecen los primeros síntomas.

La creencia, sin embargo, está equivocada.

Muchos virus continúan propagándose tiempo después de que los síntomas de la persona contagiada desaparecen.

Es decir, una tos o una fiebre no son los únicos indicadores de que una persona puede infectar a otros con un virus.

Y ¿qué ocurre con el nuevo coronavirus SARS-Cov-2 que ha demostrado tener características singulares que no se conocían en ningún otro patógeno?

¿Cuánto tiempo dura su contagiosidad?

Y ¿cómo se pueden evitar las infecciones cuando una persona contagiada con el coronavirus no presenta síntomas?

prueba PCR

Getty Images
Las pruebas PCR pueden seguir dando positivas varios días o semanas después del contagio del virus.

Incubación

Desde que el SARS-Cov-2 fue detectado en China en diciembre pasado, varios equipos científicos han estado investigando el período de incubación del nuevo coronavirus.

Uno de estos estudios, llevado a cabo por investigadores de la Escuela de Salud Pública Johns Hokpins y publicado en Annals of Internal Medicine en mayo, encontró que el período de incubación promedio del nuevo coronavirus es de 5,1 días.

Y la mayoría (97,5%) de los contagiados que desarrollan síntomas lo hacen dentro de un período de 11,5 días.

“Desde que una persona se expone al virus a través de la nariz o de la boca pasan de promedio tres días hasta que empieza a desarrollar síntomas, como tos y fiebre”, le explica a BBC Mundo el doctor Vicente Soriano, médico especialista en enfermedades infecciosas y genética clínica y exasesor de la Organización Mundial de la Salud.

“Pero la capacidad de contagiar a otros, de transmitir ese virus a otros se prolonga de 7 a 10 días más“, explica el experto, que también es profesor de la Universidad Internacional de La Rioja, España.

Agrega que a partir de ese momento, cuando los síntomas ya han remitido o desaparecido, también disminuye la posibilidad de contagiar a otros.

coronavirus

Getty Images
Las mascarillas pueden ayudar a reducir el riesgo de que una persona contagiada y asintomática contagie a otras personas.

El experto subraya, sin embargo, que las pruebas PCR, que se usan para detectar el virus, pueden seguir dando positivas varios días o semanas después del contagio del virus.

Pero esto no quiere decir que la persona siga siendo contagiosa.

“La PCR que detecta fragmentos del genoma del virus puede continuar positiva después de una, dos o hasta tres semanas después de que la persona se curó de covid”, señala Vicente Soriano.

“Pero esa PCR positiva no refleja contagiosidad. Lo que detecta la PCR son fragmentos de virus, o ‘secuencias basura”, que son fragmentos del genoma del virus que están en el tracto respiratorio y que expulsamos durante varias semanas después de haberse curado la enfermedad”, explica el experto.

En efecto, la sensibilidad de las pruebas diagnóstico es un problema que se conoce desde que comenzaron a aplicarse e ilustra por qué las estadísticas de la covid-19 están lejos de ser perfectas.

Pero tal como subraya el doctor Vicente Soriano, “la contiagiosidad del coronavirus básicamente son de 7 a 10 días, uno o dos días antes de empezar los síntomas y mientras los síntomas ocurren”, agrega.


¿Cuándo puedo estar con otras personas si tuve covid-19 y tuve síntomas?

  • 10 días después de la aparición de los síntomas y
  • 24 horas sin fiebre y sin usar medicamentos para bajar la fiebre y
  • Cuando ya están mejorando otros síntomas de covid-19

Fuente: CDC


Coronavirus

Getty Images
Se cree que hasta 30% de las personas contagiadas con coronavirus no presentan síntomas.

Pero ¿qué ocurre cuando una persona se contagia con el coronavirus y no presenta síntomas? ¿Cómo saber que no contagiará a otros?

Un estudio publicado en agosto en Journal of the American Medical Association (JAMA) encontró que cerca de 30% de los pacientes que dan positivo con el coronavirus son asintomáticos.

Y los investigadores encontraron que a pesar de no presentar síntomas, los pacientes son portadores de la misma cantidad de virus que los pacientes con síntomas y ambos permanecen con esa carga viral durante el mismo tiempo.

Por eso, señalan los expertos, la importancia de usar mascarillas y observar el distanciamiento social.

Estas dos medidas pueden ayudar a reducir el riesgo de que una persona con covid-19 y asintomática contagie a otras personas.

“Con los asintomáticos no se sabe por cuánto tiempo pueden ser contagiosos”, explica Vicente Soriano.

“Básicamente, las personas asintomáticas pueden transmitir virus a otros durante una semana, igual que los que tienen síntomas, pero a menos que la persona se haga un test de antígeno (para detectar que tuvo la enfermedad) o una PCR, esa persona pasa desapercibida“, le dice el experto a BBC Mundo.

“De allí el interés del rastreo para identificar a las personas que han podido estar en una zona de contagio con gente que aun no ha dado positivo y hacerles el test de antígeno o la PCR, a partir de las 48 horas del evento”.

De esta forma, dice el experto, se puede identificar a los asintomáticos y mantenerlos aislados durante 10 días para evitar otros contagios.

Cuando una persona tuvo síntomas no es necesario realizarse nuevamente la prueba de detección, basta con que se mantenga 10 días aislada para dejar de ser contagiosa.

Pacientes graves

Estas recomendaciones, sin embargo, no se aplican a las personas que tuvieron síntomas más graves de covid-19 y no fueron hospitalizadas.

Tal como señalan los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos, en muchos casos, cuando una persona estuvo grave y no fue hospitalizada deberá permanecer en su casa hasta20 días después de la aparición inicial de los síntomas.

Asimismo, las personas con trastornos del sistema inmune o sistemas inmunes debilitados que tuvieron covid-19, deberán permanecer más tiempo en su casa y consultar a su médico para saber cuándo pueden dejar de aislarse.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=aRHd8bOSTvc

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.