close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro Archivo

Gobierno de Mancera en la CDMX omitió 392 carpetas por homicidio doloso y 900 casos de ataques con armas

La nueva administración de la Procuraduría sostiene que se aprovecharon situaciones técnicas y reclasificación de delitos para ocultar casos o presentar informes incompletos.
Cuartoscuro Archivo
31 de enero, 2019
Comparte

Entre 2016 y 2018 el Gobierno de la Ciudad de México reportó oficialmente, a través del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP) y de la página web de la Procuraduría capitalina, la apertura de 3 mil 179 averiguaciones y carpetas de investigación por el delito de homicidio doloso.

Pero esos no fueron todos los crímenes que se registraron. Datos abiertos de incidencia delictiva de la misma Procuraduría, transparentados ahora por la Agencia Digital de Innovación Pública (ADIP) de la nueva administración capitalina, muestran que existen 392 carpetas de investigación iniciadas por homicidio doloso que nunca aparecieron en dichos reportes.

Leer: Procuradora de CDMX acusa que la anterior administración manipuló cifras de delitos

¿Por qué no se revelaron estos casos? De acuerdo con la ADIP y con un alto exfuncionario del gobierno pasado, ello obedece a cuestiones técnicas como cambios en la clasificación de delitos o casos que se dejaron fuera para homologar la información con el reporte nacional, sin embargo, la actual administración de la Procuraduría sostiene que las diferencias se aprovecharon de forma dolosa para ocultar delitos y disminuir la incidencia delictiva.

La información dada a conocer por la ADIP muestra que el gobierno capitalino anterior omitió 1 de cada 10 carpetas de investigación abiertas por homicidio en los últimos tres años.

A ello se suman más de 900 carpetas de investigación iniciadas por casos de personas lesionadas por disparos de armas de fuego.

De igual forma, no se revelaron decenas de carpetas más relacionadas con trata de personas, violaciones, robos de vehículos, robos en el interior del Metro, entre otros.

La Procuraduría capitalina dijo que por este hecho ya se prepara un informe y se estudian acciones legales contra lo que ellos consideran, un posible ocultamiento de casos.

Distintas cifras en expedientes 

Hasta antes de arranque de este sexenio, la forma de conocer la incidencia delictiva en CDMX era a través de dos vías: lo publicado por la Procuraduría de Justicia en la sección de estadística de su página web, y por los reportes que la misma dependencia manda mensualmente al SESNSP. Los números de ambas estadísticas coinciden entre sí.

De acuerdo con ambas bases, en 2016 se registraron 906 averiguaciones y carpetas de homicidio doloso en la ciudad; para 2017 la cifra ascendió a 1 mil 48 casos; y en 2018 fueron 1 mil 225. El total en tres años: 3 mil 179 carpetas de investigación de homicidio dolosos en este periodo.

Pero los datos abiertos de las carpetas de investigación de la misma Procuraduría capitalina, dados a conocer por la ADIP arrojan cifras distintas. En 2016 se registraron 984 casos; en 2017 fueron 1 mil 174 carpetas; y para 2018 subieron a 1 mil 413 homicidios. En total: 3 mil 571 carpetas de investigación.

Lo anterior equivale a 392 casos que no se reportaron en los tres últimos años del sexenio pasado. Ello significa un subregistro de 11%.

Debido a que una carpeta de investigación puede incluir a varias víctimas, no se conoce con precisión el número de personas asesinadas involucradas en esas 392 carpetas.

En el caso específico de los homicidios cometidos con armas de fuego, lo reportado por el gobierno capitalino en la página de la Procuraduría y el SESNSP eran 2 mil 186 carpetas de investigación. Ahora, gracias a los datos abiertos, se conoce que la cifra es de 2 mil 324, es decir, 138 casos más de los reportados antes.

En donde el margen de diferencia es más grande es en los casos de lesiones dolosas cometidas por disparos de armas de fuego, es decir, ataques con armas donde la o las víctimas no fallecieron.

De acuerdo con los reportes que aparecen en el SESNSP y en la página de la Procuraduría, de 2016 a 2018 se iniciaron 5 mil 19 carpetas de investigación por este delito. Pero los datos abiertos publicados por la Agencia Digital arrojan que la Procuraduría inició, en realidad, 5 mil 938 carpetas de investigación en ese periodo.

Lo anterior significa 918 casos más. Un subregistro de aproximadamente 16% del total de la incidencia de este delito.

En el caso del delito tipificado como “trata de personas”, de acuerdo con lo reportado por la administración anterior, se iniciaron 79 carpetas de investigación entre 2016 y 2018; aunque los datos abiertos que hoy se conocen arrojan 208 carpetas iniciadas.

Otros delitos en los que se advierten diferencias son, por ejemplo, en violaciones. De 2016 a 2018 se habían reportado 1 mil 556 casos por este ilícito, pero los datos abiertos arrojan 1 mil 725 carpetas en el mismo periodo.

Esto equivaldría a un subregistro de casi el 10%.

En cuanto a robo de vehículos con y sin violencia, la Procuraduría había informado de 33 mil 958 carpetas de investigación en los últimos tres años, pero los datos abiertos muestran que son 35 mil 669 casos en total.

En cuanto a robos en el Metro se reportaron 382 casos con violencia y 3 mil 76 sin violencia, pero los datos de la Agencia Digital muestran que son 396 robos con violencia y 3 mil 174 robos sin violencia.

Por violencia familiar se habían reportado 56 mil 643 carpetas; los datos abiertos arrojan una cifra mayor: 57 mil 325 casos. Y en cuanto a extorsiones, el gobierno pasado informó de 1 mil 616 casos, y los nuevos datos arrojan que son 1 mil 667 las carpetas iniciadas.

¿Qué hay detrás del subregistro?

Animal Político buscó a las dependencias vinculadas al manejo de estas cifras así como exfuncionarios del gobierno pasado, para conocer las razones detrás de estas diferencias. Todos confirmaron que el subregistro existe o es posible, aunque difieren en las razones.

La ADIP, que se encargó de transparentar los nuevos datos abiertos de la Procuraduría, alude razones metodológicas en las diferencias entre dichas cifras y las que aparecen en el SESNSP. Dice que ello obedece a que los reportes mensuales del Secretariado se elaboran con criterios homologados para todos los estados, lo que excluye del conteo carpetas iniciadas como “denuncias de hechos” o delitos cometidos por menores de edad.

Este criterio homologado sería aplicable para los reportes del SENSP. Pero como ya se dijo, la Procuraduría capitalina optó en los últimos años por publicar en su página oficial las mismas cifras que enviaba al SESNSP, sin detallar que estas tenían algún sesgo para homologarlas con otros estados.

Al respecto se buscó a través de su número telefónico a los exprocuradores del sexenio pasado Edmundo Garrido y Rodolfo Ríos, pero no ha habido respuesta hasta el momento.

No obstante, un alto exfuncionario de la administración pasada coincidió en que dicha diferencia obedece a temas de clasificación de los delitos.

“Algunos casos que inician por homicidio terminan en causas naturales, personas en situación de calle, suicidios o reclasificación de lesión a homicidio. Esas serían algunas causas de las diferencias”, dijo el exfuncionario.

Finalmente se consultó oficialmente sobre este hecho a la nueva administración de la Procuraduría General de Justicia, dependencia que es la fuente de toda la información relacionada con las carpetas de investigación.

De acuerdo con la dependencia estas diferencias obedecen, en efecto, a temas de clasificación de los delitos, pero advirtió que dicha clasificación fue aprovechada premeditadamente para presentar una incidencia delictiva menor a la real.

La postura oficial de la nueva administración es:

“Con relación a las cifras mostradas en las páginas de internet de la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México (PGJCDMX) y del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP), las cuales no coinciden con las publicadas en el sitio “Datos Abiertos de la Ciudad de México”, se informa:

Entre 2016 y 2018 se registraron varias indagatorias con un delito diferente al denunciado por las víctimas, clasificándolas, por ejemplo, como denuncia de hechos, y fueron reportadas al SESNSP.

En su momento, la procuradora informó en conferencia de prensa (10 de enero de 2019) que durante ese periodo las cifras fueron manipuladas para reportar disminución en las estadísticas delictivas. Es por ello que las cifras que se muestran en las páginas de la PGJCDMX y el SESNSP difieren con Datos abiertos CDMX, por las inconsistencias señaladas”.

La Procuraduría capitalina añadió que están culminando un análisis a profundidad respecto a esta presunta manipulación de los datos oficiales de incidencia delictiva, para detallar como se efectuó y posibles acciones legales que se llevarán a cabo.

Violencia récord en CDMX

Los datos abiertos sobre incidencia delictiva confirman que en diciembre pasado se alcanzó una cifra mensual récord de homicidios en la capital y que, con ello, el 2018 se convierte en el año más violento de las últimas dos décadas.

De acuerdo con dicha información en diciembre de 2018 se registraron 161 carpetas de investigación abiertas por homicidio doloso. Con ello se supera, y por mucho, la cifra mensual más alto de asesinatos en el año que era 130. Y en comparación con diciembre de 2017, se trata de un incremento del 50.4% en el número de asesinatos.

Con ellos, la cifra de carpetas de investigación de homicidio en la ciudad (incluidos feminicidios) asciende a 1 mil 451 casos en 2018, una cifra récord y que en comparación con 2017 equivale a un incremento de casi 19%.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Getty Images

La curiosa historia de cómo el sábado y el domingo se convirtieron en "fin de semana"

La jornada de trabajo de cinco días con un descanso de 48 horas entre el sábado y el domingo es un hecho plenamente aceptado en muchos lugares del mundo. Pero esta costumbre no es tan antigua como puede parecer. Te contamos cuál es su origen.
Getty Images
24 de enero, 2020
Comparte

La idea de reducir la semana laboral de un promedio de cinco días a cuatro está ganando terreno en el mundo.

Las empresas y los políticos han estado considerando un cambio hacia menos horas dedicadas al trabajo, aunque más productivas. Sin embargo, la idea también ha sido ridiculizada.

Como historiador del ocio, me parece que hay una serie de paralelismos entre los debates de hoy y los que tuvieron lugar en el siglo XIX, cuando el fin de semana, como lo conocemos en la actualidad, se introdujo por primera vez.

Tener sábados y domingos fuera del trabajo es en realidad un fenómeno relativamente moderno.

La práctica del “Lunes Santo” imitaba las fiestas religiosas para brindar a los trabajadores un descanso prolongado cada semana

A lo largo del siglo XIX, las leyes redujeron las horas de trabajo en las fábricas e introdujeron descansos regulares.

Pero el fin de semana no surgió simplemente a raíz de una legislación gubernamental, sino que fue moldeado por una combinación de campañas.

Algunas fueron liderados por movimientos de vacaciones de medio día, otros por sindicatos, empresas comerciales de ocio y los propios empleadores.

La creación del fin de semana en Gran Bretaña fue un asunto gradual e incluso desigual, que tuvo que superar las tradiciones populares no oficiales que caracterizaron la semana laboral durante el siglo XIX.

El “Lunes Santo”

Durante gran parte del siglo XIX, por ejemplo, los artesanos calificados adoptaron sus propios ritmos de trabajo, ya que a menudo contrataban espacios para talleres y eran responsables de producir artículos para sus compradores semanalmente.

Esto dio lugar a la práctica del “Lunes Santo”. Si bien imitaba las fiestas religiosas, en realidad era una costumbre completamente secular, promovida por los trabajadores para tener un descanso prolongado en la semana laboral.

Trabajadores, ilustración

Getty Images
Para poder disfrutar del domingo y del “lunes santo”, en la industria se trabajaba intensamente a partir del martes para terminar los productos el sábado por la noche.

Tradicionalmente trabajaban intensamente a partir del martes para terminar los productos el sábado por la noche para poder disfrutar el domingo como feriado legítimo. Pero también se tomaron los lunes libres para recuperarse del sábado por la noche y los excesos del día anterior.

A mediados del siglo XIX, el Lunes Santo era una institución popular en la sociedad británica. Tanto así que el ocio comercial -como salas de música, teatros y salones de canto- organizó eventos en estas vacaciones no oficiales para aprovechar la oportunidad.

Inicialmente, las fábricas también adoptaron la tradición del Lunes Santo, a pesar de que los fabricantes se opusieron constantemente a la práctica, ya que perjudicaba la productividad.

Pero los trabajadores tenían una devoción religiosa a esa festividad no oficial, lo que dificultaba que se rompiera el hábito. Así fue como continuó prosperando en las décadas de 1870 y 1880.

No obstante, los organismos religiosos y los sindicatos estaban dispuestos a introducir unas vacaciones más formales en la semana laboral.

Las autoridades religiosas argumentaban que un descanso el sábado mejoraría la “cultura mental y moral” de la clase trabajadora.

Por ejemplo, en 1862 el reverendo George Heaviside registró el tono optimista de muchos líderes religiosos cuando, escribiendo en el periódico Coventry Herald, afirmó que un fin de semana permitiría buenas condiciones para una fuerza laboral renovada y una mayor asistencia a la iglesia los domingos.

Trabajadores, ilustración

Getty Images
Distintos factores confluyeron para permitir que el descanso de la semana laboral se convirtiera en las 48 horas de sábado y domingo.

Los sindicatos, mientras tanto, querían asegurar un descanso más formalizado en la semana laboral que no dependiera de la costumbre.

De hecho, la creación del fin de semana todavía se cita como un logro en la historia de los sindicatos.

Una fuerza laboral sobria

En 1842 se formó un grupo de campaña llamado Asociación de Cierre Temprano. Presionó al gobierno para mantener el sábado por la tarde libre para el ocio de los trabajadores a cambio de un día completo de trabajo el lunes.

La asociación estableció sucursales en ciudades manufactureras clave y sus miembros provenían de las élites civiles locales, los fabricantes y el clero.

Se alentó a los empleadores a establecer sábados de medio día, ya que la Asociación de Cierre Temprano argumentó que fomentaría una fuerza laboral sobria y trabajadora.

Los grupos de abstinencia de los sindicatos también vieron el sábado de medio día como un vehículo para avanzar en la respetabilidad de la clase trabajadora.

Se esperaba que rehuyeran la embriaguez y los deportes brutales como las peleas de gallos, que tradicionalmente se habían asociado con el Lunes Santo.

Trabajadoras, ilustración

Getty Images
Las clases trabajadoras lograron el descanso del fin de semana hace relativamente poco tiempo.

Para estos activistas, el sábado por la tarde fue señalado como el día en que las clases trabajadoras podían disfrutar de “recreación racional”, una forma de ocio diseñada para evitar el desarrollo de malos hábitos e incentivar el desarrollo de actividades educativas y elevadoras.

Por ejemplo, en Birmingham durante la década de 1850, la asociación escribió en el periódico Daily News que los sábados por la tarde beneficiarían a hombres y mujeres. Había recomendaciones como la siguiente:

“Haga un viaje al campo o, aquellos que se deleitan en la jardinería o cualquier otra actividad que requiera luz del día, podrían emplear su medio sábado de manera útil en vez de trabajar, o podrían emplear su tiempo en mejoras mentales o físicas”.

Oportunidad de negocios

En todo el país, una floreciente industria del ocio vio el nuevo medio día del sábado como una oportunidad de negocio.

Los operadores de trenes acogieron la idea, cobrando tarifas reducidas para los excursionistas al campo los sábados por la tarde.

Con un número creciente de empleadores que adoptaban la idea del medio día, los teatros y las salas de música también cambiaron su entretenimiento estelar de lunes a sábado por la tarde.

Quizás la actividad de ocio más influyente para ayudar a forjar la semana moderna fue la decisión de organizar partidos de fútbol el sábado por la tarde.

La “locura del fútbol”, como se la llamó, despegó en la década de 1890, justo cuando la nueva semana laboral comenzaba a tomar forma.

Por lo tanto, los sábados por la tarde se convirtieron en unas vacaciones muy atractivas para los trabajadores, ya que facilitaban las excursiones más baratas y las nuevas formas de ocio.

Personas en la playa, ilustración

Getty Images
La costumbre moderna de hacer paseos al aire libre los fines de semana empezó a tomar forma en el siglo XIX.

La adopción del fin de semana moderno no fue ni rápida ni uniforme, ya que, en última instancia, la decisión de una fábrica de dejar libre la mitad del sábado recaía en el empresario.

Las campañas para un fin de semana establecido habían comenzado en la década de 1840, pero no logró una adopción generalizada hasta 50 años más tarde.

A fines del siglo XIX, hubo un fuerte impulso para marcar el sábado por la tarde y el domingo como fin de semana.

Si bien tenían sus diferentes razones, los empleadores, los grupos religiosos, el ocio comercial y los trabajadores vieron el sábado por la tarde como un descanso ventajoso en la semana laboral.

Esto sentó las bases para el fin de semana completo de 48 horas como lo conocemos ahora, aunque esta práctica solo se estableció en la década de 1930.

Una vez más, el fin de semana fue aceptado por los empleadores al descubrir que el descanso completo del sábado y domingo reducía el ausentismo y mejoraba la eficiencia.

*Brad Beaven es profesor de historia social y cultural de la Universidad de Portsmouth.

Lee la historia original en inglés en The Conversation


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=chiWVxreqhU

https://www.youtube.com/watch?v=YPmLtudnWbo

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.