Jóvenes centran sus esperanzas en programa de AMLO; quieren ganar dinero y también experiencia
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Antonio Cruz/Newsweek México

Jóvenes centran sus esperanzas en programa de AMLO; quieren ganar dinero y también experiencia

Rechazados de las universidades públicas, madres solteras, hijos del barrio, chavos y chicas que no consiguen trabajo son quienes le apuestan a la promesa del gobierno federal de recibir una opción de “futuro”. Empero, especialistas piden que la atención no solo sea en el empleo, de lo contrario, el programa quedará incompleto.
Antonio Cruz/Newsweek México
Por Andrea Vega y Ana Ávila/Newsweek México
27 de enero, 2019
Comparte

AQUÍ NO EXISTÍAN CALLES. Las familias se asentaban irregularmente y empezaban a construir cuartos, sobre todo después del temblor de 1985. Hasta el primer lustro de los años 2000 se pavimentó la colonia San Rafael Chamapa, en Naucalpan, Estado de México. Por ello, la orografía de las calles es muy irregular. Subidas y bajadas muy empinadas, calles sin banqueta, sin nombre ni señalización. A cinco minutos de distancia caminando de la casa de Jesús Saucedo, el Chuy, hay una vivienda acordonada con cinta amarilla. Era una casa de seguridad de secuestradores.

Al Chuy le cuesta hablar. Está seguro de que va a equivocarse. Se corrige y se retracta. Tiene escarchitas de sudor en la comisura de la boca. Es uno de los integrantes más nuevos en la agrupación de música urbana Hermanos de Escritura, que han conformado diez jóvenes, todos de la colonia Valle Dorado, de San Rafael Chamapa. Este es su terruño, “el barrio”.

Lee: Apuesta gobierno de México por capacitar a jóvenes para bajar la violencia

El Chuy, de 20 años, pero con el aspecto de un chico de 15, habita aquí solo en un cuartito que renta. Su madre, trabajadora del hogar, solo lo visita unas horas el domingo. A su papá no lo conoció. Sus amigos, sus compañeros de música, son su familia. Por años anduvo de un lado a otro, rentando o de arrimado. Solo pudo estudiar hasta la secundaria. Ha trabajado en obra, como plomero, como electricista. Ahora pinta casas y está “limpio”.

“Cuando llegué aquí a Valle yo me moneaba. Pero no era como luego dicen, porque pinche drogadicto ya no quiso estudiar y le gustó más la fiesta. No, pues qué pasó. Yo llegué aquí a Naucalpan solo y tenía frío. Nada más era eso. Andaba buscando un hogar”.

El Chuy y sus compañeros de Hermanos de Escritura forman parte de la población que busca atender el programa Jóvenes Construyendo el Futuro, el cual se ha convertido en el estandarte del gobierno federal para el que se destinaron 44,300 millones de pesos del presupuesto federal.

Newsweek México entrevistó a una veintena de personas jóvenes que se han inscrito en el programa para conocer quiénes son, cuáles son sus aspiraciones y de dónde vienen. También habló con empresas y especialistas en juventudes para poder comprender, por parte de las primeras, los alcances del programa y, por parte de las segundas, cómo ven a las juventudes que han invertido sus carreras profesionales en ellos.

El programa busca beneficiar a 2 millones 300,000 jóvenes durante el sexenio. Fue creado para que personas jóvenes que no estudian y carecen de un trabajo puedan capacitarse en una empresa hasta por un año. Su sueldo será de 3,600 pesos mensuales y será pagado por el gobierno federal. Mientras estén en el programa, tendrán Seguro Social.

Las empresas que se han apuntado al programa, como Colgate, Bimbo, Kimberly Clark, Phillip Morris y el laboratorio AstraZeneca, tienen que presentar un plan de trabajo para los jóvenes.

Lee: AMLO pide a empresarios moralizar a jóvenes inscritos en su programa de becas

La Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS) podrá revisar cómo se está ejecutando el programa en cualquier momento y los jóvenes también tendrán una función de contralores sociales ante la empresa. Después de un año de entrenamiento, quienes hayan concluido el programa recibirán un certificado. Si la empresa necesita que se cubra ese puesto y el joven lo desempeña bien, podrá ser contratado.

Gustavo de Hoyos, presidente de Coparmex, dice que ha habido un amplio proceso de diálogo con el gobierno y confía en que habrá un proceso de maduración del programa. Sin embargo, comenta, hay algunos elementos en los que no coinciden. Uno es el poco tiempo que dio el gobierno federal para revisar los lineamientos. La ley, explica, establece 15 días para que los interesados o involucrados en el proyecto o política pública den su retroalimentación ante la Comisión de Mejora Regulatoria, pero acá fueron dos o tres días, asegura.

También, agrega, hay puntos del diseño institucional que no comparten. “Nos hubiera gustado que el censo fuera a partir del Inegi porque nos hubiera gustado que se usara institución del Estado para tener mejores procesos y más transparentes”.

El Chuy conoció a Limberth Jareth Cabrera, el Negro, también en Valle Dorado, San Rafael Chamapa. Coincidieron en el gusto por el rap y el hiphop. Después conoció a Eduardo Gutiérrez, Sock, y a los demás integrantes de Hermanos de Escritura.

Eduardo o Sock, a sus 18 años, tiene todas las horas del día ocupadas. En la mañana estudia en el Conalep Plantel 1 Naucalpan. En la tarde trabaja en la empresa SPEM, Servicio de Personal del Estado de México. Ahí se encarga de llamar por teléfono a quienes podrían ser beneficiarios del Programa Jóvenes Construyendo el Futuro. Les cuenta qué es, les pide sus datos y los invita a inscribirse.

Él ya forma parte del programa desde hace mes y medio. Bajo esa figura entró en esta empresa con un doble rol: ser beneficiario de Jóvenes Construyendo el Futuro y también promotor. Le pagan los 3,600 pesos y también capacitación. Eduardo cuenta que hay otros 50 chavos como él en SPEM, con el mismo doble rol.

Eduardo ya le platicó del programa a sus compañeros de grupo, hasta los llevó a que atestiguaran el arranque del programa en Tlalnepantla. El Negro dice que nada más está esperando cumplir 18 años, eso será en mayo, para ver si se inscribe. Él quiere seguir en la música y ayudar a los demás chavos de Valle Dorado, Naucalpan, para que encuentren en el rap y el hiphop un medio para gritarle al micrófono lo que sienten, lo que no le pueden decir a otra persona.

“Estamos en un barrio donde es más fácil ser un adicto que un graduado en algo o un universitario”, dice el Negro.

La casa del Negro la conocen como la Ovni House porque ahí es donde tienen su estudio de grabación HDE Ovni Records (se compone de una silla, una mesa y una computadora dentro de su recámara, la cual comparte con una de sus hermanas). “Yo aquí acepto a todo el que quiera rapear para que encuentren en la música un gancho que los jale de las drogas y la violencia”.

El Negro aprendió solo a manejar los programas de la computadora para producir música. Y a eso está dedicado por ahora, pero no percibe ningún ingreso.

LOS GRUPOS CULTURALES

Grupos como el de Hermanos de Escritura tienen el perfil preciso que busca Jovany Avilés para su Escuela de Cultura Urbana, en donde encauza, y convierte en proyectos sustentables, colectivos de juventudes en riesgo.

Jovany Avilés es un sociólogo con 20 años de experiencia en juventudes, y su organización, Victoria Emergente, ha sido financiada bajo el programa Juntos para la Prevención de la Violencia de USAID, agencia del gobierno de Estados Unidos para el desarrollo internacional.

Jovany considera que el programa Jóvenes Construyendo el Futuro es positivo porque nadie había considerado en sus programas o políticas públicas a las personas de entre los 18 y 29 años. Además, al atacar el desempleo también se combate la violencia que genera la pobreza. Aunque, recalca, para atender verdaderamente la violencia, se deben cuidar el resto de los factores que la generan.

Al reflexionar a profundidad sobre el programa del Ejecutivo federal, Jovany afirma que es seguir reproduciendo un estereotipo de las juventudes, pues se maneja que su condición de pobreza y vulnerabilidad los lleva a la violencia. Se refuerza el binomio juventud-violencia.

La intención es buena. Sin embargo, abunda, es un modelo paternalista porque supone que las juventudes necesitan una guía, un maestro —en este caso, capacitador.

Las juventudes, asegura, siempre están haciendo algo. Tienen múltiples habilidades para resolver problemas, ganarse la vida, sortear los conflictos en casa y en la calle, se pueden encauzar, dirigir y enfocar en lo que les interesa, dice Jovany. Por ejemplo, él y los integrantes de su organización han convertido en microempresarios a malabaristas, raperos, tatuadoras.

Lee: Los puntos clave del programa de apoyo a jóvenes de AMLO que les dará capacitación y becas

PROBLEMAS MULTIFACTORIALES

En opinión de Jovany, para que Jóvenes Construyendo el Futuro funcione deberían atenderse los factores que ponen en riesgo a las juventudes.

Los chicos que viven en San Rafael Chamapa han normalizado situaciones de violencia y consumo de drogas porque es lo que sucede día con día en su entorno. Cuando su colonia sale en las noticias es, siempre, por una situación de este tipo. Basta con hacer una búsqueda sencilla en Google.

Jimena Cándano, directora de la organización Reintegra, posee un modelo de atención a jóvenes que han entrado en conflicto con la ley; su proyecto tiene una tasa de éxito de 96 por ciento.

La evidencia de su éxito está en la atención integral. Cuando llega un joven —casi todos varones— a su organización se le hace un diagnóstico. “Estamos convencidos de que se tiene que trabajar de forma integral: el consumo de sustancias, núcleo familiar violento, deserción, son factores, pero hay muchos otros que se deben atender, no nos podemos quedar cojos, se hace trabajo individualizado e integral”, asegura Jimena.

Luego del diagnóstico, se proyecta con ellos un plan de vida, explica. “Cuando le preguntas a los jóvenes: ¿qué quieres ser cuando seas grande?, te ven con cara de: yo no tengo esa opción. Dicen: yo tengo que vender piratería, vender en el puesto de mi tía, mi destino está en el giro familiar. Por ejemplo, en la Guerrero no hay prepa para el que ya acabó secundaria, pues ya llegó más lejos de lo que llegaron sus papás”.

Jimena dice que cuando se traza el plan de vida, se establecen los pasos que deben seguir para lograrlo y se les acompaña en el proceso; puede ser volver a la escuela, terapias individuales, grupales, etcétera. Un factor para que su plan de trabajo funcione, asegura, es que las personas jóvenes tengan a alguien que las acompañe en el proceso. No necesariamente tiene que ser familiar, puede ser un amigo o amiga, agrega.

Por ejemplo, el Negro cuenta con el apoyo de su familia. Sin embargo, su papá no quiso darle estudios más allá de la secundaria, “porque no creyó que fuera a aprovecharlos”, dice Alejandra, su mamá.

El muchacho manifiesta que sí le gustaría formar parte del programa de jóvenes en el que ya está Eduardo para “salir adelante y poder sacar adelante a los demás chavos del barrio que tienen algún talento, pero no tienen apoyo para demostrarlo”. A él le gustaría capacitase en alguna empresa de producción musical. Solo está esperando cumplir los 18 años.

A diferencia del Chuy y el Negro, para Eduardo la música es solo una parte de sus actividades. Él quiere terminar la preparatoria, pero necesita trabajar para costear sus gastos.

LA ESCUELA O GANARSE LA VIDA

Adolfo Madrigal, de 19 años, vive en Tlalnepantla, Estado de México. Ya se registró en la plataforma de Jóvenes Construyendo el Futuro. Aún no elige centro de trabajo donde capacitarse y solo ha visto la lista de las áreas de interés que hay como oferta, entre las que recuerda: administración, gastronomía, servicios agropecuarios, electricidad, informática, industrial y de servicios y ventas.

Se enteró del programa por redes sociales y va a elegir administración. Quiere capacitarse y ganar experiencia para entrar en una universidad privada a estudiar mercadotecnia, pues a una pública no puede ingresar. Cuando estaba en cuarto semestre de bachillerato tuvo que salirse de la escuela y ponerse a trabajar. Sus papás ya no podían apoyarlo con los gastos.

Después acreditó el bachillerato con la modalidad de examen único, pero obtuvo 6.8 de calificación. Eso se toma como promedio y no le alcanza para poder ingresar en una escuela pública. “Si quiero ir a la universidad tiene que ser a una privada”.

Antes de enterarse del programa estuvo casi un año buscando trabajo, en call centers, en ventas, en un banco, pero no consiguió. “Te piden experiencia y yo no tengo. Solo he trabajado en un café internet y en un Oxxo, y pues no me contratan. A ver si con la experiencia que agarre en la capacitación del programa de Jóvenes ya me contratan y puedo pagarme la universidad”.

Aunque el programa de Jóvenes Construyendo el Futuro tiene espacio para todas las personas de entre 18 y 29 años que no estudien ni trabajen, quienes tienen mayor oportunidad de incorporarse a una empresa son los muchachos, como Adolfo o Lalo, con preparatoria o universidad terminada o con carrera trunca.

En el laboratorio farmacéutico AstraZeneca, por ejemplo, este primer año esperan recibir a nueve jóvenes. “Estamos abiertos para ir incluyendo a más, pero por ahora estamos ya preparados para recibir a ese número”, dice Silvia Varela, directora general en México de esta empresa.

Guillermo Macorra, gerente de recursos humanos y de operaciones del laboratorio farmacéutico, y quien está liderando en su empresa el proyecto para capacitar a los chavos, cuenta que aún no tienen fecha para que lleguen a la compañía.

Explica que en AstraZeneca los becarios estarán tanto en la planta en Guadalajara, con perfiles tecnológicos de analistas juniors de sistemas, como en la parte operativa, en Lomas Verdes, Naucalpan, donde recibirán dos becarios para desarrollarlos como auxiliares de planta, y en la parte comercial, en la que capacitarán a auxiliares administrativos.

Macorra asegura que la Secretaría del Trabajo y Previsión Social ha estado a cargo y al pendiente. “Nos han dado la guía y el soporte desde el registro, aunque la plataforma es bastante amigable; después, en el conocimiento del programa, también en cómo participa el sector privado, y el acompañamiento en la parte administrativa de las certificaciones que nos ofrecen para los jóvenes a través de Conacyt o Conocer, que es el centro de certificación laboral”.

El líder del proyecto afirma que no solo se enfocarán en la capacitación per se, sino que cuidarán también desarrollar la parte socioemocional de los jóvenes. AstraZeneca va a trabajar las áreas sociales y emocionales a través de su proceso de inducción a la empresa, a su filosofía de valores y ética. Macorra dice que “una vez que los chicos estén en la compañía, buscarán un acercamiento más humano para conocerlos a ellos y su contexto y ver cómo apoyarlos”.

El objetivo final del programa, cuenta, es que los jóvenes salgan certificados en al menos dos competencias laborales y con un buen desarrollo socioemocional. Aunque la STPS considerará solo la certificación al final del año de capacitación, AstraZeneca hará una evaluación de los becarios cada tres meses, además de las que harán cada mes los mentores, que en el caso de este laboratorio será uno de sus exempleados, recién jubilado. “La idea es incorporar a más jubilados, hasta emparejarlos con cada uno de los becarios”, comenta Silvia Varela.

Lee la nota completa en Newsweek México

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

El gas usado para "desinfectar" a mexicanos en EU que sirvió como ejemplo a la Alemania nazi

Durante décadas, trabajadores mexicanos que cruzaban a Estados Unidos fueron inspeccionados y fumigados con pesticidas para prevenir enfermedades infecciosas. Décadas después, cientos describieron la experiencia como humillante y vergonzosa.
4 de septiembre, 2021
Comparte

En 1956, los braceros eran fumigados con DDT como parte del proceso de entrada a Estados Unidos.

CORTESÍA, MUSEO NACIONAL DE HISTORIA DE EE.UU

Muchos no sabían qué les estaban rociando, pero era tan extendido su uso que le apodaron “el polvo”.

La fotografía que abre esta nota es especialmente destacada por historiadores en Estados Unidos y algunos describen la escena capturada como “un momento atroz”.

En ella un funcionario enmascarado fumiga la cara de un joven mexicano desnudo con el pesticida DDT en un centro de procesamiento en Hidalgo, Texas, mientras que otros esperan en fila detrás mientras sujetan sus pertenencias.

La tomó el neoyorquino Leonard Nadel en 1956 mientras documentaba el programa Bracero, bajo el que al menos 4 millones de mexicanos migraron temporalmente a Estados Unidos para trabajar entre 1942 y 1964.

El esquema fue inicialmente establecido para compensar la ausencia de trabajadores estadounidenses debido al reclutamiento militar durante la Segunda Guerra Mundial.

Un trabajador se registra en el programa Bracero.

Getty Images
Millones de mexicanos campesinos y obreros participaron en el programa Bracero en Estados Unidos.

El DDT se empleó hasta mediados de los 60 en los inmigrantes para prevenir la propagación de malaria y tifus y su uso fue posteriormente prohibido en EE.UU. en 1972.

Hoy en día está clasificado por el gobierno de ese país y autoridades internacionales como un “probable carcinógeno humano”.

Pero este no fue el único pesticida empleado para “desinfectar” a inmigrantes mexicanos en la frontera entre México y EE.UU. por décadas.

Años antes de la implementación del programa Bracero, otro insecticida fue utilizado en centros de recepción de visitantes y pasaría a servir como ejemplo a funcionarios del nazismo en Alemania.

Zyklon B

David Dorado Romo, historiador y cronista de El Paso y Ciudad Juárez, dio con un artículo en una revista científica alemana de 1937 que lo dejó atónito.

El escrito incluía dos fotografías de “cámaras de despiojado” en El Paso, Texas.

Su autor, el químico alemán Gerhard Peters, destacaba las imágenes para ilustrar “la efectividad del Zyklon B (un pesticida a base de cianuro) como un agente para matar plagas indeseables”, escribe Romo en su libro Ringside Seat to a Revolution (“Asiento en primera fila a una revolución”).

“Peters se convirtió en el director de operaciones de Degesch, una de las dos firmas que adquirió la patente del Zyklon B en 1940 para producirlo masivamente”, describe.

Durante la Segunda Guerra Mundial, los nazis utilizaron el gas en dosis concentradas para matar a millones de judíos.

Un funcionario fronterizo estadounidense les habla a un grupo de refugiados mexicanos en el Puente Internacional de El Paso, en Texas. Año 1916.

Getty Images
Las inspecciones y requerimientos en la frontera entre EE.UU. y México en El Paso se endurecieron a partir de 1916.

Aunque en El Paso no se utilizó para el mismo fin, ya se estaba empleando desde 1929 por funcionarios fronterizos para fumigar la ropa y los zapatos de inmigrantes mexicanos en el Puente Internacional Santa Fe, que conecta esa ciudad con Ciudad Juárez.

Las inspecciones habían iniciado formalmente en 1917, amplía el historiador, cuando las autoridades estadounidenses empezaron a imponer restricciones sobre los cruces fronterizos en sectores como El Paso.

El alcalde de la ciudad en esa época, Tom Lea, se refería a los mexicanos como “sucios piojosos indigentes” que “sin duda, van a traer y propagar el tifus”.

Pero entre 1915 y 1917, menos de 10 residentes de El Paso habían muerto del tifus epidémico, recogió Romo en su libro.

Aún así, los mexicanos considerados de “segunda clase” eran sometidos a exhaustivos chequeos que incluían duchas con agua caliente y revisiones de los migrantes desnudos. A los que le encontraban piojos, “les rapaban la cabeza y les afeitaban todo el cuerpo”, señala Romo a BBC Mundo.

Los braceros eran inspeccionados de la cabeza a los pies en un centro de procesamiento en Hidalgo, Texas.

Cortesía, Museo Nacional de Historia de EE.UU.
Los braceros eran inspeccionados de la cabeza a los pies en un centro de procesamiento en Hidalgo, Texas.

Tan solo en 1917, al menos 120.000 personas fueron examinadas en el centro de El Paso.

Romo y otros historiadores hablan de un contexto en el que las ideas eugenésicas cobraban fuerza y se manifestaban a través de nociones discriminatorias y racistas.

“No hay que comparar peras con manzanas, pero el Holocausto no fue un hecho aislado y la frontera entre EE.UU. y México sirvió como un centro de experimentación importante de esas ideas”, advierte Romo.

“¿Sabe qué es la vergüenza?”

Cuando inicia el programa Bracero en 1942 ya estaba extendido el uso de diferentes químicos como el kerosén en centros de inspección fronterizos.

Aunque el gobierno de EE.UU. alabó a los mexicanos que se enlistaban como “soldados de la producción” y de la tierra en ese tiempo, con los años surgieron cientos de testimonios de trabajadores que señalaron sus experiencias como vergonzosas y humillantes.

La historiadora Mireya Loza recuerda en conversación con BBC Mundo que la imagen del trabajador rociado con DDT en la cara era la que más afectaba a los antiguos participantes del programa con los que habló.

“Muchos decían que sentían los efectos del DDT en los ojos, que tenían reacciones alérgicas en la piel y entendieron que no era un tratamiento humano”, dice la profesora de la Universidad de Georgetown.

Un grupo de trabajadores del programa Bracero alzan los brazos y están alineados contra la pared mientras son inspeccionados en una habitación del Centro de Procesamiento en Monterrey, México.

Cortesía, Museo Nacional de Historia de EE.UU.
Los trabajadores eran inspeccionados a ambos lados de la frontera entre México y Estados Unidos. Aquí, en un centro de procesamiento en Monterrey, México, en 1956.

La académica inició su investigación entrevistando a decenas de braceros para un proyecto llamado Bracero History Archive (Archivo Histórico de los Braceros), impulsado por el Museo Nacional de Historia estadounidense Smithsonian.

“Muchos de estos trabajadores dijeron haber sentido algo feo porque era la primera vez que eran desnudados públicamente y frente a varias personas. Para ellos era un shock tremendo estar ahí y que los doctores les hicieran abrir las pompis, la boca; todo revisaban”, describe.

Los trabajadores eran generalmente inspeccionados en sedes administradas por Estados Unidos dentro de México y en ciudades fronterizas como Hidalgo, en Texas.

Además de las fumigaciones, los vacunaban contra la viruela, les hacían exámenes de sangre y de rayos X y les revisaban las manos en busca de callos que demostraran que tenían experiencia en el campo.

Un bracero es vacunado mientras otros esperan en la fila en el Centro de Procesamiento en Monterrey, México, en 1956.

Cortesía, Museo Nacional de Historia de EE.UU.
Los trabajadores también eran vacunados contra la viruela.
Un funcionario de gobierno revisa las manos de un aspirante al programa Bracero.

Cortesía, Museo Nacional de Historia de EE.UU.
Era común que las manos de los trabajadores fueran revisadas en busca de callos como prueba de que ya trabajaban la tierra.

José Silva, un campesino oriundo de Michoacán que empezó a trabajar desde los 6 años, describió en 2005 con cierto enfado la experiencia que vivió mientras fue bracero durante una entrevista disponible en el Archivo Bracero:

“Por una parte sí fue un buen programa (…) No tuve problema, me ayudé económicamente. Lo que no me gustaba era que nos fumigaron. Sentí vergüenza. ¿Sabe qué es la vergüenza? Todos formados así, sin ropa, y salíamos así caminando y allá en la puerta estaba el hombre con el fumigador. Muy mal. No éramos animales, éramos cristianos, ¿por qué nos fumigaban?“.

Víctor Martínez Alemán, originario de Tlaquiltenango, en Morelos, se enlistó en el programa en 1956 y trabajó en California:

“Nos pasaron, encuerados, delante de todas las muchachas, ya no más nos tapábamos acá pero encuerados para pasar donde nos iban a fumigar, bien fumigados así y todo… A nosotros nos daba vergüenza porque teníamos que pasar como con 20 mujeres (…) Eran todas secretarias. Y con manos atrás, nada de taparse, nada… Nos quería hasta pegar (…) Nunca había yo pasado esas penas pero como yo lo que quería era llegar a Estados Unidos para hacer algo…”.

“Injusticias y abusos”

A través del Archivo Bracero, el gobierno de EE.UU., mediante el Museo Nacional de Historia y diferentes instituciones académicas, reconocen que los trabajadores fueron sometidos a una serie de “injusticias y abusos”.

“Muchos se enfrentaron a alojamiento deficiente, discriminación e incumplimiento de contratos, incluso fueron estafados al recibir sus salarios”, indica el sitio web.

Un grupo de braceros en un cultivo en Salinas, California, en 1956.

Cortesía, Museo Nacional de Historia de EE.UU.
Un grupo de braceros en un cultivo en Salinas, California, en 1956.

Pese a estas investigaciones, ningún presidente o autoridad de alto cargo a nivel nacional en EE.UU. ha ofrecido disculpas públicas ni reparaciones por los efectos negativos que desencadenó el programa, indica la historiadora Mireya Loza.

Tampoco existe una investigación exhaustiva sobre el impacto de pesticidas, incluido el DDT, en la salud de millones de braceros que fueron fumigados.

Aunque el programa culminó hace casi seis décadas, aún queda una generación que vive para contarlo.

Carlos Marentes, activista por los derechos de los campesinos en El Paso, recogió también cientos de testimonios y denuncias de abusos laborales, y las fumigaciones sobresalían entre los recuerdos más amargos de los trabajadores.

“Naturalmente existía un miedo de que trajeran enfermedades contagiosas, pero eso conllevó a una estigmatización“, dice a BBC Mundo.

Para Marentes, el programa Bracero fue un ejemplo claro de “la contradicción en la política de inmigración” de Estados Unidos.

“Por una parte sabemos que los necesitamos (a los inmigrantes), para que hagan todo lo que no podemos o no queremos hacer, pero por otra parte nos han metido en la cabeza que hay que tenerles miedo”, sentencia.



Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=NaF9hGCiqkk

.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.