close
Suscríbete a nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Getty Images
Tomar edulcorantes no sirve para tu dieta, incluso te haría subir de peso
Un análisis encargado por la OMS revela la fórmula de los edulcorantes no azucarados y concluye que no hay diferencia entre tomar azúcar o un sustitutivo.
Getty Images
14 de enero, 2019
Comparte

Cuando alguien se pone a dieta, es probable que en lo primero que piense es en reducir y/o sustituir su consumo de azúcar.

El azúcar lleva décadas siendo demonizado por estar fuertemente relacionado con enfermedades tan graves (y extendidas) como la obesidad, la diabetes tipo 2, distintos problemas de tipo cardíaco y otras muchas afecciones.

Y mientras la fama del azúcar (la sacarosa, en esencia) ha ido en descenso, otras opciones como la sacarina y otros edulcorantes no azucarados empezaron a proliferar.

Su consumo se ha disparado en Estados Unidos, el país con el mayor porcentaje de obesos del mundo según la OCDE.

De acuerdo con los resultados de una encuesta nacional sobre el consumo de edulcorantes publicada por el centro de estudios de Salud Pública de Washington, entre los años 1999 y 2012, el uso de edulcorantes se había incrementado en un 54% entre la población adulta y hasta un 200% entre niños en apenas 13 años.

Niño de unos 8 años bebiendo un refresco de cola.

Getty Images
La obesidad infantil en Estados Unidos está en aumento, según un informe de 2018 de la Academia Americana de Pediatría que señala que también afecta más a menores de origen hispano y afroamericano.

Pero el impacto que los edulcorantes sustitutivos del azúcar en nuestro estado de salud, y sobre todo en la pérdida de peso, siempre ha sido motivo de duda.

No hay beneficios probados

La Organización Mundial de la Salud está preparando una nueva guía sobre los edulcorantes no azucarados que deberá estar lista para finales de año. Por ello, encargó a un equipo internacional de científicos que revisara toda la literatura médica sobre los efectos de los edulcorantes.

En total se revisaron 56 investigaciones y la conclusión es que no hay pruebas de que los edulcorantes sean mejores que el azúcar.

Sustitutos del azúcar

Getty Images
Algunos sustitutivos del azúcar son la estevia,el eritritol y el xilitol.

“La ciencia ha demostrado que los sustitutos del azúcar realmente no ayudan mucho y que quienes los consumen a largo plazo terminan con resultados menos saludables que las personas que no los usan”, explicó Susan Swithers, investigadora de la Universidad de Purdue que participó en el estudio.

En efecto, tan solo en “unos pocos” de los 56 estudios revisados, se vio que algunos adultos que consumían edulcorantes perdieron de media 1,3 kilogramos de peso, pero los propios científicos también advierten de que la metodología, la duración y la medición de estos experimentos no permitían arrojar conclusiones.

En el caso de los niños, sin embargo, observaron que el algunos casos estos llegaban a ganar masa corporal.

El efecto contrario

Algunos de los estudios mostraban que las personas que consumían edulcorantes registraban un aumento del apetito. Esto se debe, explican los científicos, a posibles desequilibrios en la microbiotia (bacterias del intestino).

Imagen del intestino y sus bacterias.

Getty Images
En algunas personas los edulcorantes pueden alterar las bacterias de su intestino interfiriendo en la sensación de apetito y saciedad.

Esto quiere decir que los edulcorantes pueden hacer crecer en nuestro sistema digestivo especies de bacterias menos saludables, haciendo que no regulemos bien la relación entre apetito y saciedad. También puede acostumbrar a nuestro cuerpo a demandar sabores dulces.

Otro de los motivos por lo que los edulcorantes pueden resultar en una ganancia de peso, apuntan, es porque la gente que toma edulcorantes crea que puede excederse en otras comidas porque ya está haciendo un esfuerzo al eliminar el azúcar de su dieta.

Los investigadores aseguran que deben hacerse más estudios y análisis sobre los efectos de los edulcorantes y recuerdan que los mejores sustitutos del azúcar son el agua y las comidas no edulcoradas.

Mujer bebiendo agua

Getty Images
Los expertos aseguran que el mejor sustitutivo del azúcar es el agua.

Por su parte, la Asociación Internacional de los Edulcorantes ha destacado la parte del estudio que refleja una pérdida de peso en algunos adultos y ha criticado que la revisión encargada por la OMS no haya incluido algunas investigaciones la relación entre el consumo de refrescos y pérdida de peso en jóvenes.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívala para no perderte nuestro mejor contenido.

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.
Cuartoscuro
80% de los mexicanos trabaja sin contrato, sin seguridad social y con bajos salarios
Los mexicanos trabajan en condiciones precarias, como la falta de seguridad social, de contrato y de salarios suficientes, de acuerdo con el Observatorio Trabajo Digno.
Cuartoscuro
Por Notimex
29 de abril, 2019
Comparte

Muchas estructuras laborales que prevalecen en México son fábricas de pobreza, al propiciar que 7.7 millones de mexicanos permanezcan desempleados, lo que corresponde a 12.5 por ciento de la población.

El coordinador de Acción Ciudadana frente a la Pobreza, Rogelio Gómez Hermosillo dio a conocer estos resultados del estudio hecho por el Observatorio Trabajo Digno y revela que dicha cifra es superior al tres por ciento que reportan las cifras oficiales.

Esta situación es resultado de las inadecuadas condiciones de trabajo de los últimos años que favorecieron las violaciones a los derechos laborales y lagunas legales que posibilitan dichas violaciones.

Por lo que en Acción Ciudadana frente a la Pobreza se dieron a la tarea de encabezar el Observatorio Trabajo Digno que reveló las condiciones precarias que enfrentan los mexicanos en materia de empleo digno.

De acuerdo con seis indicadores, el Observatorio señala que ocho de cada 10 personas que trabajan con salario y para un empleador carecen de condiciones dignas de trabajo, de manera que 25.6 millones de personas, el 80 por ciento, no tienen un trabajo digno.

Poco más de la mitad de las personas que trabaja con salario y para un empleador tienen un salario insuficiente, de manera que el salario de 15.6 millones de personas no es suficiente para el costo de la canasta básica.

Cuatro de cada 10 personas que trabajan para un empleador carecen de seguridad social, por lo que 14.6 millones de personas son forzadas a la informalidad por sus empleadores que no realizan la afiliación obligatoria al Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

Poco más de la mitad de las personas que trabajan con salario y para un empleador, es decir, 17.6 millones de mexicanos, carecen de un contrato laboral estable.

Por lo que la condición más vulnerada es la falta de afiliación sindical, que afecta a 29.5 millones de personas que trabajan con salario y para un empleador, es decir el 87 por ciento.

Gómez Hermosillo propuso a las autoridades aprobar un plan multianual para la recuperación gradual del salario, crear un sistema de seguridad social universal y reformar las disposiciones legales que favorecen la simulación, además de sancionar las prácticas ilegales usadas para violar derechos laborales.

Proponen también promover un mecanismo de diálogo social amplio y democrático para constituir una nueva cultura laboral, y reformar las leyes discriminatorias que persisten en la contratación de personas.

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.