El Estado mexicano reconoce que falló y se disculpa con la periodista Lydia Cacho
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

El Estado mexicano reconoce que falló y se disculpa con la periodista Lydia Cacho

Esta es la primera vez que el Estado mexicano emite una disculpa pública en el caso de una periodista que sufrió violaciones a sus derechos humanos.
Cuartoscuro
Comparte

El Estado mexicano ofreció una disculpa pública por fallar en su responsabilidad de proteger la libertad de expresión de la periodista Lydia Cacho, quien sufrió tortura y otras represalias tras dar a conocer una investigación sobre la trata de personas, que está en el libro Los Demonios del Edén.

“Ciudadana Lydia María Cacho Ribeiro, a nombre del Estado mexicano le ofrezco una disculpa pública por la violación a sus derechos humanos”, dijo el subsecretario de Derechos humanos, Población y Migración, Alejandro Encinas, en las instalaciones de la Secretaría de Gobernación.

Encinas reiteró que esta disculpa es “por la detención arbitraria a la que fue sometida por diversas autoridades del Estado mexicano, por la utilización de tortura como instrumento de investigación, intimidación y castigo a la que fue sometida por agentes del Estado mexicano, durante su detención, así como la violencia y discriminación que sufrió”.

La secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, señaló que “a 13 años de este lamentable suceso estamos aquí, siendo consecuentes como gobierno, con nuestra historia, con las omisiones y errores del pasado. Hoy, estamos aquí para ofrecer disculpas a nombre del Estado mexicano a Lydia Cacho, pero también para reiterar que el gobierno de la república de Andrés Manuel López Obrador no estará supeditado a intereses particulares”.

Además, enfatizó que en este nuevo sexenio “el poder público y el poder político no estará subordinado al poder económico y, para enfatizar que estaremos protegiendo a quienes con su pluma o con su voz denuncien cuando la dignidad humana corra peligro o cuando el silencio sea cómplice de la injusticia”.

“He perdonado a mis torturadores”

En compañía de su familia y amigos, la periodista Lydia Cacho Ribeiro presentó a la audiencia las grabaciones de conversaciones entre el exgobernador de Puebla, Mario Marín, y el empresario Kamel Nacif, hablando de las agresiones a las que fue sometida la también defensora de derechos humanos, tras ser detenida.

“Pocas veces tenemos la oportunidad de escuchar la voz de los autores intelectuales de uno o varios crímenes, cómo planean y solidifican la corrupción entre servidores públicos de los más altos niveles hasta llegar a ordenar a un policía o militar que viole, torture o desaparezca, asesine o encarcele a una persona inocente”, señaló la periodista.

A casi 14 años y considerándola la batalla más grande que ha dado en su vida, enfatizó que este gobierno tiene la responsabilidad de utilizar los próximos seis años para crear un verdadero Estado de derecho, “eso solo será posible si los líderes en cada área del Estado asumen que deben admitir la verdad y no crear realidades alternativas y complacientes.

“Esta disculpa es solo el primer paso de la reparación integral… yo he perdonado a mis torturadores, no porque sea una buena persona ni que el presidente nos pida a todas y todos que los perdonemos. Los he perdonado porque no permití jamás, como me enseñó mi madre, que colonizaran ni mi cuerpo ni mi espíritu”, señaló.

A 14 años de la tortura

En mayo de 2005 la periodista y defensora de derechos humanos, Lydia Cacho Ribeiro, presentó el libro Los demonios del Edén, en el que denuncia por los delitos de explotación sexual infantil y trata de personas a Mario Plutarco Marín Torres, exgobernador de Puebla del 1 de febrero 2005 al 31 de enero de 2011 y, a su amigo, el empresario de origen libanés Kamel Nacif, así como a Succar Kuri, quien actualmente cumple una pena de 102 años de cárcel.

Siete meses después de publicarse la primera edición de esta investigación, en 2005, Cacho fue detenida arbitrariamente en Quintana Roo para ser trasladada al estado de Puebla, en un transcurso de 20 horas, camino en el que fue torturada y agredida sexualmente.

La periodista fue acusada, en ese momento, de difamación y calumnias a empresarios y funcionarios que aparecen en Los demonios del Edén; incluso, circularon grabaciones en las que el entonces gobernador de Puebla, Mario Marín, ofrece a su amigo Kamel Nacif castigar a Cacho por lo publicado en el libro.

“Acepto esta disculpa y exijo que cumplan con todas las víctimas, absolutamente todas a las que hoy represento, y a quienes daré voz hasta que la vida me alcance”, sentenció  Lydia Cacho.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

¿Realmente se puede detectar el covid-19 con una imagen térmica?

A medida que se relajan las medidas de confinamiento en distintos lugares del mundo, han empezado a aparecer en espacios públicos cámaras para medir la temperatura corporal. En esta guía examinamos qué aportan y cuáles son sus limitaciones.
15 de junio, 2020
Comparte
Cámara termal usada en China

Getty Images
Las cámaras solo detectan la temperatura de la piel, que no es lo mismo que la temperatura corporal.

Con la flexibilización de las cuarentenas han empezado a usarse en numerosos espacios públicos cámaras o escáneres térmicos para evaluar el estado de salud de la gente.

En esta guía exploramos qué detectan exactamente y cuán útiles pueden ser para evitar la propagación de la covid-19.

¿Qué hace una cámara térmica?

Mediante tecnología infrarroja, las cámaras térmicas detectan el calor que irradia un cuerpo —generalmente de la frente— para estimar la temperatura corporal.

Estas cámaras son una herramienta extremadamente poderosa, utilizada con frecuencia por los bomberos para rastrear brasas y por la policía para buscar sospechosos en un entorno en el que no son visibles.

Pero estas cámaras no están diseñadas como instrumentos médicos. Entonces ¿cuán útiles son en la actual pandemia?

Los escáneres térmicos miden la temperatura de la piel, con una variación de medio grado. Sin embargo, esta no es igual a la temperatura corporal.

Cámara termal

Getty Images
La fiebre es uno de muchos síntomas del coronavirus. También es posible estar infectado y no tener fiebre.

“Estos dispositivos, en general, son menos precisos que los termómetros médicos como los que uno se pone en el oído”, explica Derek Hill, profesor del University College de Londres y especialista en temas de imágenes médicas.

¿Cuál es la temperatura corporal normal?

Alrededor de 37ºC. Se considera alta cuando es de 38ºC o superior.

No obstante, la temperatura puede variar de persona a persona y cambiar a lo largo del día.

También puede variar en las mujeres durante el ciclo menstrual.

Tomar la temperatura corporal exacta no es fácil. Si bien puede medirse en la frente, en la boca, el oído y la axila, el método más preciso de medirla es tomándola en el recto.

¿Pueden las cámaras detectar el coronavirus?

No, solo miden la temperatura. La temperatura alta, o fiebre, es solo un síntoma común del virus.

Otros incluyen náuseas, dolores de cabeza, fatiga y pérdida del sentido del gusto o el olfato.

Termómetro

Getty Images
Por encima de los 38ºC se considera que la temperatura es alta.

Pero no todas las personas con coronavirus tienen fiebre, y no todas las personas con fiebre tienen coronavirus.

Por esta razón, las cámaras térmicas por sí solas no detectarán personas infectadas pero con otros síntomas o asintomáticas (lo que se conoce como falsos negativos).

También identificarán personas que no están bien y tienen fiebre por otros motivos (falsos positivos).

Entonces ¿sirven o no las cámaras termales?

Por sí solos, los escáneres de temperatura “pueden no ser muy efectivos“, dice la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Las cámaras deben programarse correctamente y tomar en cuenta la temperatura ambiental.

Aeropuerto

Getty Images
En muchos aeropuertos se les toma la temperatura a los pasajeros al llegar.

El riesgo es que puedan darle a quienes las operan una falsa sensación de seguridad.

“Son solo una herramienta entre muchas otras”, dice James Ferryman, de la Universidad de Reading, en Reino Unido.

¿Y qué pasa si tengo puesta una mascarilla facial?

“El calor que irradia la piel se verá afectado probablemente por el uso del tapabocas”, señala Ferryman.

Por eso, generalmente se mide la temperatura de la frente, que por lo general está expuesta.

¿Estaré más caliente si vengo de hacer ejercicio?

No necesariamente. De hecho, la temperatura de la piel baja durante el ejercicio, cuando aparece la transpiración.

Mujer con mascarilla

Getty Images
El uso de mascarilla facial puede afectar la medición, por eso lo importante es registrar la temperatura en la frente.

El cuerpo es muy bueno para regular su temperatura incluso después de hacer ejercicio, así que la temperatura tiene que ser muy alta para que sea detectada por la cámara.

¿De qué otra manera se puede tomar la temperatura?

Con termómetros portátiles enfocados a la frente. No hace falta que toquen la piel, pero tienen que estar a pocos centímetros de ella.

Si bien son precisos (con una diferencia de una fracción grado sobre la temperatura de la piel), detectan correctamente la fiebre en cerca del 90% de los casos, dice Hill.

Enlaces a más artículos sobre el coronavirus

BBC

Visita nuestra cobertura especial


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=0LMiekyc95A

https://www.youtube.com/watch?v=zdkwo02LwCs

https://www.youtube.com/watch?v=lu1IxGRfsyM

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.