close
Suscríbete a nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
close
Contenido patrocinado
Foto: Adobe Stock
México, un líder en reciclaje
Los asociados de ECOCE se han comprometido a impulsar la innovación en el desarrollo de envases y empaques amigables con el medio ambiente.
Foto: Adobe Stock
31 de enero, 2019
Comparte

Los asociados de ECOCE se han comprometido a impulsar la innovación en el desarrollo de envases y empaques amigables con el medioambiente.

Reciclar, según define la Real Academia Española, es someter un material usado a un proceso para que se pueda volver a utilizar. Al respecto, Jorge Treviño, director general de ECOCE, explica que todos los programas de la asociación civil que encabeza están basados en el concepto de responsabilidad compartida. Estos programas de reciclaje se aplican prácticamente en todos los sectores y territorios del país, como en escuelas, en instituciones públicas, en comunidades de escasos recursos y en las principales ciudades del país como Ciudad de México, Guadalajara y Monterrey, además de que cuenta con centros de acopio móviles.

En los últimos seis años, el acopio de PET (tereftalato de polietileno) posconsumo en México ha sido el más alto de América. Este es un tipo de plástico muy usado en envases de bebidas y textiles, y durante 2017 se incrementó su recuperación en 20,000 toneladas por año, con lo que llegó a 445,000, lo que representa 58 por ciento del consumo nacional, un porcentaje similar de recuperación al de la Unión Europea.

Reflexiona el director general de ECOCE: “Cuando piensas en los diferentes destinos que puede tener un envase vacío te quedas con la boca abierta. Desde cobijas hasta energía, puedes reusar los envases o transformarlos en nuevos envases o en fibras textiles, con lo que se evita que pierdan su valor y se alargue la utilidad de algo que en otro momento hubiéramos considerado basura”.

En diciembre pasado, ECOCE se adhirió al Acuerdo Global por una Nueva Economía del Plástico, liderado por la Fundación Ellen MacArthur, en colaboración con la ONU Medio Ambiente y en alianza con más de 250 organizaciones nacionales y globales interesadas en mejorar el ciclo de vida de los plásticos.

En este sentido, con el propósito de fortalecer el desarrollo de la industria y la cultura del reciclaje en México, los asociados de ECOCE se han comprometido a impulsar la innovación en el desarrollo de envases y empaques amigables con el medioambiente a través del ecodiseño e investigación para garantizar que puedan ser reciclados, reutilizados o composteados de forma fácil y segura. Además, el acuerdo propone a la industria del reciclaje como una solución para reducir el impacto ambiental y aumentar así la circulación de plásticos reciclados para la creación de nuevos envases y productos.

Y es que, en el estado medioambiental actual, la disposición inteligente de los residuos de envases y empaques se está convirtiendo en un factor determinante en economías modernas que ayudan a reducir la huella ambiental. Por tal razón, una de las opciones encaminadas al cambio es que la industria incorpore la sostenibilidad como pilar fundamental de negocios. “Cuando ves algo como una oportunidad, más que un asunto que resolver, las cosas cambian. ¡Ese es el sentimiento que buscamos promover!”, opina Jorge Treviño.

ECOCE ha cumplido 16 años de fomentar la cultura de acopio, separación y reciclaje de envases y empaques posconsumo, sobre todo a través de diferentes programas educativos, sinergias con gobiernos y jornadas de limpieza de cuerpos de agua y sitios críticos.

El director general de la asociación considera que toda persona puede hacer algo y que la suma de esfuerzos es más eficaz y eficiente. Y añade que, además de la preservación medioambiental, la responsabilidad compartida produce otros beneficios: un sentido de comunidad, trabajo en equipo, recuperación de la identidad, generación de empleos, bienestar social, ahorros económicos, disminución de la huella de carbono y combate al cambio climático, inversión directa en el país, pago de impuestos, orgullo y otros beneficios sociales.

“En ECOCE creemos que la gestión integral de residuos reciclables, como los envases y empaques, debe ser parte de una política pública integral —concluye Treviño—. Más allá de satanizar o estigmatizar, lo que les da una connotación negativa a los residuos, se debe fortalecer la cultura y fomentar la actividad e industria del reciclaje”.

Comparte