close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro Archivo

Gobierno de Peña gastó 102 mdp en tres años para promocionar en medios el NAIM

La administración de Enrique Peña Nieto lanzó cuatro campañas en medios impresos, radio y televisión para dar a conocer el proyecto del aeropuerto en Texcoco. Lo gastado es seis veces más de lo que se otorgará en 2019 a la Fiscalía de Delitos de Desaparición Forzada.
Cuartoscuro Archivo
Por Arturo Daen y Lizbeth Padilla
2 de enero, 2019
Comparte

Entre 2015 y 2018, el gobierno de Enrique Peña Nieto gastó 102 millones 103 mil 940 pesos en cuatro campañas de promoción del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM), obra cancelada en noviembre pasado.

Los recursos, ejercidos por la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) y el Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México, fueron utilizados para la producción y difusión de promocionales en medios de comunicación que destacaban las ventajas de la obra.

El NAIM se proyectó como la mayor obra de infraestructura del sexenio de Peña Nieto. Según la SCT era un proyecto admirado en el mundo “por su modernidad, tamaño y complejidad”, además de que sería “un potente motor de crecimiento económico de México y de bienestar de las y los mexicanos”.

En la obra participaban 321 empresas y se proyectaba que tendría un costo de 13,300 millones de dólares.

La Secretaría de Gobernación respondió, en diversas solicitudes de información, los montos ejercidos por concepto de publicidad de 2015 (año en que comenzó la obra), 2017 y 2018. De 2016 no otorgó información.

Del 13 de enero al 1 de marzo de 2015, la SCT gastó 56 millones, 257 mil 980 peso en la campaña de lanzamiento de las obras del NAIM que incluyó dos promocionales: uno sobre Norman Foster, el arquitecto que diseñó el proyecto de Texcoco.

Y otro sobre el lanzamiento de la obra, en el que se destacaba los empleos que generaría y el número de operaciones anuales que albergaría.

La campaña, denominada “Aeropuerto”, fue difundida en parabuses, radio, periódicos, revistas y televisión.

Ese año, las dos principales televisoras fueron las que más recursos recibieron por la difusión del aeropuerto: Televisa recibió 8 millones 500 mil pesos; mientras que TV Azteca 6 millones 85 mil 340 pesos.

En prensa, el diario Excélsior obtuvo 1 millón 500 mil pesos y El Universal 1 millón 30 mil pesos. La compañía 5M2, dueña de los espacios publicitarios en el Metrobús, Mexibús y Tren Ligero, recibió 800 mil pesos, entre otras.

En total, en 2015 la SCT repartió más de 56 millones de pesos entre 86 medios, agencias y periodistas.

Para 2017, el Grupo Aeroportuario erogó 22 millones 619 mil 720 pesos en la campaña “La construcción de la obra de infraestructura más grande de México..es una realidad”, y lo repartió entre 57 medios y agencias.

Esta campaña fue difundida entre el 1 de agosto al 31 de diciembre de ese año.

El GACM gastó 9 millones 255 mil 490 pesos en la producción de promocionales denominados sensibilización, acciones y logros. Las empresas contratadas para realizarlos fueron Estudios Churubusco Azteca, que recibió 8 millones 430 mil 990 pesos en tres contratos, y Roberto Gaudelli y Asociados, que obtuvo 824 mil 500 pesos.

Ese año el mayor monto publicitario se lo llevó la empresa 5M2, encargada de la publicidad en transporte público con un monto de 1 millón 461 mil 630 pesos.

En 2018, el Grupo Aeroportuario erogó 10 millones 650 mil 150 pesos en la campaña llamada “Beneficios”, la cual tuvo tres versiones de mensajes: sectores productivos, sustentabilidad y exportaciones.

Esta campaña estuvo en medios solo 18 días, del 12 al 29 de marzo de este año, y se dieron contratos a 44 medios agencias. El de mayor monto fue el otorgado a 5M2, por 1 millón 218 mil pesos.

Entre el 17 de septiembre y el 31 de octubre se lanzó la campaña “Grandes avances”, la cual tuvo un costo de 9 millones 76 mil pesos, y para la que se otorgaron 48 contratos a medios y agencias.

Para esta campaña el GACM destinó 3 millones 500 mil pesos en costos de producción a través de un contrato con Estudios Churubusco Azteca.

En estas dos campañas se gastaron 23 millones 226 mil 240 pesos.

Durante la campaña, López Obrador prometió cancelar el NAIM por su alto costo y presunta corrupción en los contratos para construirlo. Su opción fue construir dos pistas en lo que ahora es la base militar de Santa Lucía para complementarse con el actual aeropuerto, Benito Juárez, cuya capacidad ya se ve sobrepasada por la demanda de usuarios.

En octubre, tras una consulta ciudadana, se decidió cancelar las obras en Texcoco, que hasta ese momento tenía un 37% de avance.

En qué se pudo gastar ese dinero

El monto que el gobierno federal gastó – en tres años – en publicitar el NAIM es mayor al que se proyecta otorgar en 2019 a diversos programas y proyectos:

El Programa de Recuperación y Repoblación de Especies en Riesgo (PROCER), que busca conservar especies como el maíz criollo o la vaquita marina recibirá solo 87 millones de pesos.

En el rubro de atención a grupos vulnerables, de acuerdo al presupuesto aprobado por los diputados, la Secretaría de Salud destinará 25 millones de pesos al Programa de Atención a Personas con Discapacidad; mientras que la de Bienestar dará 53 millones 911 pesos al

Desarrollo integral de las personas con discapacidad.

Los 102 millones de pesos en publicidad también representan seis veces más recursos de lo que se proyecta otorgar a la Fiscalía Especializada en Investigación de los Delitos de Desaparición Forzada que es de 18 millones para 2019,

Y es el monto que el gobierno de Jalisco anunció será destinado para la búsqueda e investigación de personas desaparecidas en el estado: 60 millones para la Comisión Estatal de Búsqueda y 40 millones para la Fiscalía Especializada en Desapariciones.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

'Quiero que las tiendas dejen de lucrar con mi foto que se convirtió en un meme'

A la brasileña Fabiana Santoro inicialmente le hizo gracia, pero al descubrir que algunas tiendas están vendiendo camisetas con su imagen, decidió emprender una batalla legal.
23 de agosto, 2019
Comparte

Cuando tenía 10 años, la brasileña Fabiana Santoro posó para una fotografía durante un viaje familiar a Disneyland, en Estados Unidos.

La tomó su padre en 2010 y la niña se muestra un tanto altiva, con una copa de champán en la mano izquierda.

Pero lo que era una inocente foto familiar llegó a hacerse popular en muchos países de manera inesperada: se convirtió en un meme.

“Mi padre había alquilado una limusina para llevarnos al hotel y me pidió que posara para las fotografías. Siempre fui una niña alegre y juguetona, así que hice muchas poses”, dice ahora, a sus 19 años, a BBC Brasil.

La adolescente publicó la foto en 2015 sin saber lo que ocurriría cuando se hizo viral rápidamente.

“Muchas personas publicaban fotos de la infancia, esto me pareció divertido. De repente, varios lugares compartían la imagen”, dice Santoro.

Fabiana Santoro en una foto de redes sociales

Reprodução
“Yo después de conseguir sitio junto a la ventana del bus”, dice esta publicación que utilizó la foto de Fabiana.

“Pensé que era divertido que la gente publicara mi foto. Vi algunos comentarios desagradables sobre mi apariencia, pero los ignoré. Convertirse en un meme no me hizo daño porque no me ridiculizaron por eso”, explica.

El uso comercial

La situación se hizo preocupante cuatro años después, cuando Santoro descubrió que tiendas de internet, sobre todo en Estados Unidos, vendían camisetas con su foto.

Usar la imagen de alguien sin permiso se considera un acto ilegal bajo el Código Civil brasileño.

“Todo el mundo tienen derecho a su propia imagen. Nadie puede usar la imagen de otros sin permiso”, explica el abogado Marcelo Crespo, de la Universidad de Sao Paulo (USP) y experto en derecho digital.

“Estar en internet no hace que la imagen sea de dominio público y de ninguna manera disminuye la protección legal. Ni una tienda ni nadie pueden tomar la imagen de alguien, incluso si es un meme, y convertirla en un producto y aprovecharlo económicamente”, agrega Curly.

Camiseta vendida en tiendas de EE.UU.

Reproducción
“Además de molestarme por sacar provecho de mi imagen, no me gustó la frase que pusieron”, dice Fabiana sobre las camisetas.

Disgustada con la situación, Fabiana Santoro decidió demandar a las empresas que comercializaban las camisetas.

“Nunca me importó que la gente usara mi foto como meme. Pero cuando vi que estaban ganando dinero con ella, me molestó mucho”, dice.

La fotografía

Santoro dice que tras publicar la foto, en octubre de 2015, la reconocían incluso en la calle. Aclara que no estaba bebiendo champán, sino que la copa “era de uno de los adultos que estaban cerca. Solo fue para posar”.

Le sorprendió descubrir que la foto también se había vuelto viral en otros países.

“Estaba asustada cuando vi a extranjeros usando el meme. Tomó una proporción que nunca creí que tendría, pero pensé que era genial“, dice.

En general, la foto se usa en las publicaciones como sinónimo de ostentación: “Es como cuando subes al autobús y puedes sentarte junto a la ventana. Es como un momento de gloria”, lo define.

Las ventas

Pero lo que molestó a la joven fue descubrir que tiendas vendían camisetas con su foto.

En ellas, la imagen de la niña está acompañada de frases en inglés que sugieren que la copa contiene stupid bitch juice (algo como “jugo de perra estúpida”).

Fabiana Santoro

Archivo personal
Ahora con 19 años, Fabiana Santoro ha emprendido acciones legales contra las tiendas que se lucran con su imagen.

“Además de molestarme que se estén lucrando con mi imagen, no me gustó la frase que pusieron porque es irrespetuosa”, dice Santoro.

La joven incluso buscó cuál fue la primera tienda que vendió las prendas.

“Es una empresa estadounidense. Les envié un mensaje de texto para que quitaran la ropa con mi foto, pero no me respondieron”, explica.

Luego se enteró de que una tienda brasileña y otras tiendas estadounidenses también las estaban vendiendo. Entonces decidió acudir a los tribunales.

“Cuando vi que varias tiendas estaban vendiendo la camiseta, me di cuenta de que debía defender mis derechos lo antes posible”, dice.

Hasta la fecha, Santoro ha identificado cinco tiendas que usaban su imagen. En Brasil descubrió solo una, la cual retiró la camiseta y se disculpó por lo ocurrido.

Medidas judiciales

Hace una semana, Santoro inició los procedimientos para demandar a las empresas en Estados Unidos.

Fabiana Santoro

Archivo personal
La joven dice que buscará vender sus propias camisetas y usar parte del dinero para obras benéficas.

Según el Código Civil brasileño, una persona de la que hayan usado y comercializado su imagen sin permiso puede ir al tribunal para cobrar una indemnización y evitar que se continúe usando su fotografía.

Los derechos de imagen también están asegurados en otros países.

El abogado João Victor Priess, quien representa a Santoro, está analizando cómo proceder.

Nadie puede usar la imagen de esa persona, incluso si se ha viralizado. Se están aprovechando de una foto sin permiso. Por lo tanto, hay una alta probabilidad de éxito en la causa”, dice.

Mientras espera ver qué pasa, Santoro no descarta la idea de comercializar sus propias camisetas con la famosa foto que se convirtió en un meme.

“Mucha gente me preguntó eso, así que pienso venderlas”, dice.

Considera ayudar a causas benéficas con parte de los ingresos de las ventas y la cantidad que pueda recibir si gana la demanda.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la última versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=0V3g2-HfkNY

https://www.youtube.com/watch?v=Op_reZynv3o

https://www.youtube.com/watch?v=obfMLsimdy8&t=58s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo.
Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.