Gobierno de Peña gastó 102 mdp en tres años para promocionar en medios el NAIM
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro Archivo

Gobierno de Peña gastó 102 mdp en tres años para promocionar en medios el NAIM

La administración de Enrique Peña Nieto lanzó cuatro campañas en medios impresos, radio y televisión para dar a conocer el proyecto del aeropuerto en Texcoco. Lo gastado es seis veces más de lo que se otorgará en 2019 a la Fiscalía de Delitos de Desaparición Forzada.
Cuartoscuro Archivo
Por Arturo Daen y Lizbeth Padilla
2 de enero, 2019
Comparte

Entre 2015 y 2018, el gobierno de Enrique Peña Nieto gastó 102 millones 103 mil 940 pesos en cuatro campañas de promoción del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM), obra cancelada en noviembre pasado.

Los recursos, ejercidos por la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) y el Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México, fueron utilizados para la producción y difusión de promocionales en medios de comunicación que destacaban las ventajas de la obra.

El NAIM se proyectó como la mayor obra de infraestructura del sexenio de Peña Nieto. Según la SCT era un proyecto admirado en el mundo “por su modernidad, tamaño y complejidad”, además de que sería “un potente motor de crecimiento económico de México y de bienestar de las y los mexicanos”.

En la obra participaban 321 empresas y se proyectaba que tendría un costo de 13,300 millones de dólares.

La Secretaría de Gobernación respondió, en diversas solicitudes de información, los montos ejercidos por concepto de publicidad de 2015 (año en que comenzó la obra), 2017 y 2018. De 2016 no otorgó información.

Del 13 de enero al 1 de marzo de 2015, la SCT gastó 56 millones, 257 mil 980 peso en la campaña de lanzamiento de las obras del NAIM que incluyó dos promocionales: uno sobre Norman Foster, el arquitecto que diseñó el proyecto de Texcoco.

Y otro sobre el lanzamiento de la obra, en el que se destacaba los empleos que generaría y el número de operaciones anuales que albergaría.

La campaña, denominada “Aeropuerto”, fue difundida en parabuses, radio, periódicos, revistas y televisión.

Ese año, las dos principales televisoras fueron las que más recursos recibieron por la difusión del aeropuerto: Televisa recibió 8 millones 500 mil pesos; mientras que TV Azteca 6 millones 85 mil 340 pesos.

En prensa, el diario Excélsior obtuvo 1 millón 500 mil pesos y El Universal 1 millón 30 mil pesos. La compañía 5M2, dueña de los espacios publicitarios en el Metrobús, Mexibús y Tren Ligero, recibió 800 mil pesos, entre otras.

En total, en 2015 la SCT repartió más de 56 millones de pesos entre 86 medios, agencias y periodistas.

Para 2017, el Grupo Aeroportuario erogó 22 millones 619 mil 720 pesos en la campaña “La construcción de la obra de infraestructura más grande de México..es una realidad”, y lo repartió entre 57 medios y agencias.

Esta campaña fue difundida entre el 1 de agosto al 31 de diciembre de ese año.

El GACM gastó 9 millones 255 mil 490 pesos en la producción de promocionales denominados sensibilización, acciones y logros. Las empresas contratadas para realizarlos fueron Estudios Churubusco Azteca, que recibió 8 millones 430 mil 990 pesos en tres contratos, y Roberto Gaudelli y Asociados, que obtuvo 824 mil 500 pesos.

Ese año el mayor monto publicitario se lo llevó la empresa 5M2, encargada de la publicidad en transporte público con un monto de 1 millón 461 mil 630 pesos.

En 2018, el Grupo Aeroportuario erogó 10 millones 650 mil 150 pesos en la campaña llamada “Beneficios”, la cual tuvo tres versiones de mensajes: sectores productivos, sustentabilidad y exportaciones.

Esta campaña estuvo en medios solo 18 días, del 12 al 29 de marzo de este año, y se dieron contratos a 44 medios agencias. El de mayor monto fue el otorgado a 5M2, por 1 millón 218 mil pesos.

Entre el 17 de septiembre y el 31 de octubre se lanzó la campaña “Grandes avances”, la cual tuvo un costo de 9 millones 76 mil pesos, y para la que se otorgaron 48 contratos a medios y agencias.

Para esta campaña el GACM destinó 3 millones 500 mil pesos en costos de producción a través de un contrato con Estudios Churubusco Azteca.

En estas dos campañas se gastaron 23 millones 226 mil 240 pesos.

Durante la campaña, López Obrador prometió cancelar el NAIM por su alto costo y presunta corrupción en los contratos para construirlo. Su opción fue construir dos pistas en lo que ahora es la base militar de Santa Lucía para complementarse con el actual aeropuerto, Benito Juárez, cuya capacidad ya se ve sobrepasada por la demanda de usuarios.

En octubre, tras una consulta ciudadana, se decidió cancelar las obras en Texcoco, que hasta ese momento tenía un 37% de avance.

En qué se pudo gastar ese dinero

El monto que el gobierno federal gastó – en tres años – en publicitar el NAIM es mayor al que se proyecta otorgar en 2019 a diversos programas y proyectos:

El Programa de Recuperación y Repoblación de Especies en Riesgo (PROCER), que busca conservar especies como el maíz criollo o la vaquita marina recibirá solo 87 millones de pesos.

En el rubro de atención a grupos vulnerables, de acuerdo al presupuesto aprobado por los diputados, la Secretaría de Salud destinará 25 millones de pesos al Programa de Atención a Personas con Discapacidad; mientras que la de Bienestar dará 53 millones 911 pesos al

Desarrollo integral de las personas con discapacidad.

Los 102 millones de pesos en publicidad también representan seis veces más recursos de lo que se proyecta otorgar a la Fiscalía Especializada en Investigación de los Delitos de Desaparición Forzada que es de 18 millones para 2019,

Y es el monto que el gobierno de Jalisco anunció será destinado para la búsqueda e investigación de personas desaparecidas en el estado: 60 millones para la Comisión Estatal de Búsqueda y 40 millones para la Fiscalía Especializada en Desapariciones.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

"Pasaron 12 semanas y aún sigo sin fuerzas": qué es el síndrome de fatiga crónica en recuperados de COVID

Como el COVID-19 es una enfermedad nueva, aún no se ha podido estudiar cuánto demora recuperarse de ella, y cuáles pueden ser sus implicaciones a largo plazo.
18 de junio, 2020
Comparte

Doce semanas después de que se tuviera los primeros síntomas de covid-19, Callum O’Dwyer, un escocés de 28 años, sigue sintiéndose mal.

En buena forma y sano, este joven no padecía ninguna condición preexistente antes de contagiarse con el virus.

Sin embargo, tras cinco semanas de luchar contra los principales síntomas, no pudo seguir valiéndose por sí mismo y tuvo que mudarse con sus padres.

La recuperación le ha tomado mucho más tiempo de lo que imaginaba y, debido a los síntomas que aún persisten, sigue sin poder vivir solo o trabajar.

Los médicos le han dicho a O’Dwyer que padece fatiga crónica (también llamada encefalomielitis miálgica, enfermedad sistémica por intolerancia al esfuerzo y en algunos casos síndrome de fatiga postviral), una consecuencia del coronavirus que está afectando a muchos sobrevivientes.

Enfermedad poco comprendida

El síndrome de fatiga crónica es una condición debilitante de largo plazo en la que la persona afectada experimenta una serie de síntomas. El más importante es un agotamiento que no mejora ni con el sueño ni con el descanso y que afecta al paciente en todos los aspectos de su vida cotidiana.

Mujer cansada

Getty Images
El cansancio que provoca el síndrome de fatiga crónica no se pasa con el descanso ni el sueño.

Otros síntomas comunes son el dolor, la falta de claridad mental y problemas con la memoria y el sueño.

Se desconocen las causas de esta poco entendida condición, pero una de las teorías apunta a que puede originarse después de una infección viral.

Según explica la página del Servicio Nacional de Salud de Reino Unido (NHS, por sus siglas en inglés), el síndrome puede también afectar la salud mental y emocional, con un efecto negativo en la autoestima del paciente.

Tampoco hay un tratamiento específico: éste se centra, básicamente, en aliviar los síntomas.

“Nunca me había sentido así”

O’Dwyer empezó a sentirse enfermo unas pocas horas antes que decretaran la cuarentena en Escocia, el 23 de marzo.

Callum O'Dwyer

Callum O’Dwyer
Callum O’Dwyer comenzó a experimentar los primeros síntomas de covid-19 el 23 de marzo.

“Recogí un par de cosas para llevarme a casa y trabajar desde allí”, le cuenta el joven a la BBC.

“Me sentía muy cansando, con náuseas, y hora tras hora aparecían nuevos síntomas: empecé a tener fiebre y luego surgieron más cosas”.

“Por 10 días fue como si tuviese una gripe muy, muy fuerte. Nunca había estado así de enfermo. Desde el principio, sospeché que probablemente fuera covid”.

Otro síntoma que desarrolló fue una falta de aire persistente y, en dos ocasiones, tuvo que llamar a emergencias porque no podía respirar.

Racionamiento de energía

Dos semanas después de que desaparecieran la mayoría de los síntomas, seguía sintiendo falta de aire, fatiga y debilidad muscular.

Paciente con covid

Getty Images
Para algunos pacientes que han estado internados, la recuperación puede ser muy lenta.

Estos últimos eran severos y su médico le dijo que había entrado en la fase post-viral en su proceso de recuperación.

“Me quedaba descansando en la cama por seis u ocho horas al día y me costaba levantar cualquier cosa. Y soy un tipo de 28 años que hasta hace poco corría carreras”, dice.

“Tenía una botella de agua de un litro cerca de mí y me costaba levantarla. Así de débil estaba”.

O’Dwyer racionaba su energía para poder lavar los platos o su ropa. Cuenta que no podía hablar por teléfono sin sentir un dolor en el abdomen por el esfuerzo de hablar.

Y, mentalmente, el no poder conversar con nadie lo hacía sentir muy mal.

Como no mejoraba, aceptó que no podía valerse por sí mismo y, dado que no tenía el virus, se mudó a la casa de sus padres, a unos pocos kilómetros de la suya.

“Estaba muy deprimido. El primer día que llegué allí tenía dificultades y sentía dolor al subir la escalera”.

Después de tres meses, el estado de salud O’Dwyer ha mejorado, pero la falta de aire cada que vez que hace un esfuerzo no ha desaparecido.

“Es muy frustrante. He tenido tantas falsas esperanzas. Actualmente no puede vivir de forma independiente ni trabajar”.

“Cuando hablamos de covid, hablamos de vida y muerte, no se habla de la gente que se ve afectada mucho después”, dice.

Recuperación lenta

Como la covid-19 es una enfermedad nueva, aún no se ha podido estudiar cuánto demora recuperarse de ella, y cuáles pueden ser sus implicaciones a largo plazo.

Según Geraldine McGroarty, un cirujana escocesa que atraviesa una experiencia similar a la de O’Dwyer, “investigaciones muestran que aquellos que han tenido una forma severa de covid, sobre todo aquellos que han estado hospitalizados en cuidados intensivos, tienen a ser más susceptibles a sufrir esta condición postviral, cuyo síntoma más común es la fatiga”.

“Y si miramos estudios hechos en países que se vieron afectados antes que nosotros, podemos esperar que dure hasta unos seis meses en algunos casos, con una recuperación muy lenta”, señala McGroarty.

Enlaces a más artículos sobre el coronavirus

BBC


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=KmgRXXNvokE

https://www.youtube.com/watch?v=L1x85oILvOU

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo.
Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.