close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Fiscalía General de la República

Fentanilo, una nueva droga que enciende la alarma en México

En los últimos meses, autoridades mexicanas han encontrado laboratorios donde se fabrican pastillas de fentanilo, un estupefaciente cien veces más potente que la morfina.
Fiscalía General de la República
10 de febrero, 2019
Comparte

El pasado 12 de diciembre un grupo de agentes federales irrumpió en un predio de la colonia San Álvaro, en la alcaldía Azcapotzalco, CDMX. Todos ellos portaban armas largas, pero, además, vestían trajes especiales para protegerse de sustancias químicas y mascarillas para no inhalar gases potencialmente tóxicos.

Sabían, y así se lo habían notificado al juez que autorizó el allanamiento del domicilio, que este era un laboratorio clandestino donde se fabricaban drogas.

Tras detener a Ramsés Israel, quien custodiaba el sitio armado pero que no opuso resistencia, los policías entraron. Pero lo que encontraron no eran los matraces, frascos o instrumentos de laboratorio que comúnmente se hallan en los sitios clandestinos donde se elabora, por ejemplo, metanfetamina. Lo que había eran básculas, tambos, máquinas similares a prensas y algunas pastillas de color azul.

Se trataba de algo que ya habían visto en los últimos meses en ciudades fronterizas, pero que por primera vez hallaban en la capital del país: una instalación ilegal para confeccionar pastillas de un compuesto denominado “fentanilo”.

Este hallazgo es el último de una cadena de investigaciones y descubrimientos realizados entre 2017 y 2018 en México y que confirman un temor de las autoridades federales: la proliferación de la producción y posible consumo del fentanilo en nuestro país, la más reciente y popular de las llamadas “drogas sintéticas o de diseño”.

El fentanilo, de acuerdo con el último informe sobre amenazas de la droga de la DEA, es un analgésico controlado cien veces más potente que la morfina, y cuyo uso ilegal ha cobrado, solo en el último año, junto con otras sustancias derivadas del opio, la muerte de 174 personas al día en Estados Unidos. Según la DEA, las pastillas ilegales de fentanilo vendrían de China, pero también de México.

En ese contexto, Animal Político y Newsweek México platicaron con Óscar Santiago Quintos, director de la Oficina Nacional de Políticas de Drogas de la Agencia de Investigación Criminal de la Fiscalía General de la República, para conocer sobre el origen y el tamaño real de esta nueva amenaza.

DE MEDICAMENTO LEGAL A DROGA ILEGAL

Santiago Quintos refiere que el fentanilo es un analgésico que se utiliza desde la década de 1960 bajo distintas denominaciones comerciales —una de las más conocidas es Oxitadona—. Además de ser mucho más potente que la morfina es más estable, lo que facilita su uso en procesos quirúrgicos o para el tratamiento de dolores intensos.

Al ser una sustancia psicoactiva derivada del opio puede generar adicción. Múltiples fallecimientos en Estados Unidos y Canadá por sobredosis reportados a partir de 2016 alertaron a las autoridades de salud y seguridad sobre el crecimiento en el uso de fentanilo.

“Había una regulación muy laxa en los países de América del Norte. Ibas por cualquier dolor y con un médico cualquiera y se podría recetar cualquier tipo de medicamentos (…) Se reestructuró entonces el área de salud en Estados Unidos y ajustan sus políticas, lo cual comenzó a generar un mercado ilegal para buscar ese tipo de medicamentos”, sostiene.

LOS BROTES DE LA EPIDEMIA EN MÉXICO

Santiago Quintos refiere que, a partir de 2017, se comenzaron a detectar en México eventos relacionados con el mercado ilegal de fentanilo. Primero se descubrieron en ciudades fronterizas de Baja California y Sonora, pero ahora también en CDMX, laboratorios clandestinos donde se “acondicionan” pastillas “hechizas” de Oxicodona (fentanilo).

“En estos lugares —precisa— hemos encontrado sales de fentanilo y pastillas que se fabrican con ellas. No es que ahí se haga la síntesis de la sustancia para producir el fentanilo. Ya lo tienen, pero fabrican las pastillas junto con otros componentes”.

Estos hallazgos evidencian un peligro serio. No solo por los indicios de una producción ilegal en crecimiento, sino porque al fabricarse pastillas fuera de laboratorios legales y regulados, no hay controles de calidad y, por lo tanto, puede haber impurezas en las pastillas o dosis mayores a 2 miligramos de fentanilo que son letales. “Ingerir una pastilla de esas es como jugar a la ruleta rusa, así de peligroso”, asegura.

A lo anterior se suman decomisos de pastillas ya fabricadas de Oxitadona, traficadas ilegalmente, como el ocurrido recientemente en la aduana del Aeropuerto de Ciudad de México con un cargamento proveniente de Hong Kong.

Santiago Quintos explica que la localización de laboratorios en la zona fronteriza permite presumir que la mayor producción de fentanilo en México tendría como destino Estados Unidos; sin embargo, recalca, el principal consumo de esta droga se ha reportado en ciudades estadounidenses cercanas con Canadá, por lo que habría fentanilo ilegal que tendría un origen distinto al mexicano.

En cuanto al consumo ilegal de fentanilo en México, el funcionario considera que, al ser un fenómeno reciente, no se conoce aún con precisión la gravedad del tema. E indica que se trabaja con la Secretaría de Salud y la Comisión Nacional contra las Adicciones para localizar casos de personas que estén consumiendo en nuestro país esta droga.

¿CÁRTELES INVOLUCRADOS?

De acuerdo con la DEA, existen grandes cárteles mexicanos como el del Pacífico y el de Jalisco Nueva Generación que tienen nexos con pandillas en Estados Unidos, pero también con organizaciones en Asia, lo que les permite lavar dinero y ampliar la capacidad de distribución de varias drogas y sustancias controladas, entre ellas, el fentanilo.

Quinos dice que esta es una de las hipótesis de la fiscalía, sin embargo, no descartan que haya grupos criminales mucho más pequeños que un cártel o incluso grupos de dos o tres personas con la capacidad de fabricar y mover fentanilo, pues se requieren muchos menos recursos para ello.

“La fabricación de drogas sintéticas —explica— ha cambiado la dinámica de los grupos delictivos. No se requieren grandes plantíos en grandes extensiones de terreno que haya que cuidar (…) Son de fácil acondicionamiento. No necesitas un lugar ad hoc y eso hace un cambio dramático en las organizaciones criminales. Incluso puedes traficar estas sustancias usando servicios de paquetería”.

ENFRENTANDO LA AMENAZA

Para tratar de combatir el potencial crecimiento de la fabricación y posible consumo ilegal de fentanilo en México, y evitar que se convierta en un fenómeno como el de las metanfetaminas y otras drogas sintéticas, el funcionario dice que el problema se está atacando en distintos frentes.

En el contexto nacional, señala, las autoridades ya han elaborado un “perfil” tanto químico (sustancias que lo componen) como físico (colores, forma de las tabletas, etcétera) del fentanilo, como se ha hecho antes con otras drogas. Esto para facilitar su identificación y detección, y profundizar en cuanto a las formas de fabricación y distribución en el país.

Respecto al contexto internacional, Santiago Quintos manifiesta que la Agencia de Investigación Criminal se sumó a un sistema de alerta temprana para detectar qué elementos se están usando también en las mezclas, y se regularon cerca de 12 sustancias a escala internacional análogas al fentanilo.

Uno de los principales retos que enfrenta México y el mundo es que el fentanilo se ha convertido en una droga ilegal por su abuso; sin embargo, su fabricación y utilización como un medicamento que se utiliza en la salud es perfectamente legal. Esto imposibilita establecer una prohibición absoluta sobre los precursores de esta sustancia.

“Se tiene que asegurar la accesibilidad a medicamentos para personas que sí lo requieren. Por ello la estrategia va por establecer controles sobre la forma en que se distribuye, los canales para ello. Hay un trabajo interinstitucional, por ejemplo, con Hacienda para verificar todos los pedidos de exportación, el trabajo en aduanas con las sustancias que provienen sobre todo de Asia, entre otros” dice.

En el tema del consumo interno una de las estrategias que México ha puesto en marcha no solo en el asunto de fentanilo, sino de los medicamentos controlados, es la emisión de recetas electrónicas.

“La Cofepris ha expedido un sistema de recetarios electrónicos. Se redujo el universo de posibles médicos que pudieran prescribir ese tipo de medicamentos controlados y es vía electrónica. En ese sentido, México ha asegurado la disponibilidad de medicamentos controlados, pero a su vez se previene el consumo ilegal” añade.

Aun con lo anterior, el titular de la Oficina de Políticas de Drogas reconoce que no es una batalla fácil. Destaca que, en el combate a las drogas sintéticas, la carrera no solo es “legal”, sino también “científica”, pues es común que con la identificación de un precursor los criminales cambien por otro para mantener la producción de las sustancias.

“Pero, a diferencia de otras sustancias en el pasado, creo que ahora la Fiscalía General cuenta con una agencia en donde estamos investigando en distintos frentes y podemos enfrentar mejor el riesgo que tenemos delante”, concluye.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
BBC

Guadalajara, la ciudad en México donde "puedes sentir el miedo" en el ambiente

Una de las tácticas de los grupos criminales en Jalisco para ocultar sus asesinatos provoca miedo en los suburbios de Guadalajara, la segunda ciudad más grande de México.
BBC
5 de septiembre, 2019
Comparte

La señal de que algo anda mal en La Estancia, un arbolado suburbio de la ciudad mexicana de Guadalajara, son las decenas de carteles colocados afuera de las casas que dicen “en venta”.

La gente comenzó a irse de ahí en mayo, cuando la policía encontró un cuerpo en descomposición en el interior de una casa de ese tranquilo barrio.

El mes pasado, una víctima de secuestro pudo escapar a sus captores y pidió a la policía entrar a otro domicilio en la misma calle. En el interior fue hallado un cadáver y tres cabezas decapitadas.

En lo que va de año, se han ubicado más de 15 sitios de asesinatos y entierros clandestinos, algunos con docenas de cadáveres, dentro de casas en Guadalajara, la capital del estado de Jalisco.

Este es un acontecimiento aterrador en un país donde más de 40,000 personas han sido reportadas como desaparecidas desde 2006.

Cuando los delincuentes entierran a las víctimas en propiedades privadas, se benefician de barreras legales que impiden a las autoridades llegar hasta donde están los cadáveres.

“Puedes sentir el miedo”

Los grupos de búsqueda en Guadalajara ya no pueden valerse solo de las palas; ahora necesitan excavadoras y taladros para perforar el hormigón.

Una cinta de "prohibido el paso" en una calle de Guadalajara

BBC
Los habitantes de los alrededores de Guadalajara no reportan los crímenes por temor a las represalias.

El silencio de los vecinos alimenta la impunidad. Aunque algunos llegan a escuchar gritos o perciben un olor a carne en descomposición, pocos se atreven a llamar a la policía.

“Nadie reporta lo que sabe”, dijo un habitante de La Estancia que por seguridad pidió no ser identificado.

Puedes sentir el miedo… es palpable”, dice.

Desde que el gobierno de México desplegó tropas para luchar contra los carteles de la droga en 2006, se han descubierto fosas comunes con una frecuencia asombrosa.

Un estudio dirigido por los periodistas Alejandra Guillén, Mago Torres y Marcela Turati encontró que al menos 1,978 fosas clandestinas fueron halladas entre 2006 y 2016.

Las autoridades han hecho poco por encontrar esas tumbas.

Campo exterminio Tamaulipas

Mónica González/Pie de Página
Organizaciones civiles han creado grupos para la búsqueda e identificación de víctimas de fosas clandestinas.

En cambio, los políticos han retratado rutinariamente a los desaparecidos como criminales, a pesar de la abrumadora evidencia de que hay muchos civiles inocentes entre ellos.

Cavando por los muertos

En todo México, muchos padres desesperados han emprendido la tarea de buscar los restos de sus hijos desaparecidos. Estas investigaciones informales han llevado a descubrimientos impactantes.

En 2016, una llamada anónima condujo a un colectivo a una zona boscosa en el estado de Veracruz, en el este de México. Allí fueron desenterrados al menos 298 cuerpos y miles de fragmentos óseos.

Pero los obstáculos para encontrar personas desaparecidas en Guadalajara se han multiplicado en los últimos años, según cuenta Guadalupe Aguilar, miembro fundador de Familias Unidas por Nuestros Desaparecidos Jalisco.

Guadalupe Aguilar sostiene una foto de su hijo José Luis

BBC
Guadalupe Aguilar ha pasado 8 años buscando a su hijo desaparecido, José Luis,

Ella ha estado buscando a su hijo, José Luis Arana, desde que desapareció en las afueras de Guadalajara en 2011.

“En otras regiones, los delincuentes están más cerca de zonas rurales”, indica Aguilar.

Explica que como en la ciudad es mucho más riesgoso transportar un cadáver, los criminales utilizan casas para esconder los cuerpos de sus víctimas.

“Siempre es más difícil buscar en una propiedad privada, porque se necesita una orden judicial para ingresar”, dice.

Una ciudad en guerra

Un funcionario de la policía que habló con la BBC bajo condición de anonimato dice que dos organizaciones criminales están detrás de las fosas clandestinas en las casas de los alrededores de Guadalajara.

El primero es el Cartel Jalisco Nueva Generación (CJNG), que el gobierno considera la organización criminal más violenta del país en la actualidad.

El segundo es Cartel Nueva Plaza, un grupo rival que se separó del CJNG en 2017, una ruptura que ha provocado la violencia en toda la ciudad.

Una puerta con una cadena

BBC
Las autoridades deben obtener órdenes judiciales para inspeccionar viviendas privadas, lo que beneficia a los criminales.

“Estos grupos rentan (casas) a propietarios que no tienen idea de para qué se utiliza su propiedad“, dijo el funcionario.

“También hemos documentado casos en los que simplemente las invaden. Encuentran propiedades deshabitadas y las convierten en casas de tortura o sitios de entierro”, afirma.

Esta estrategia no se había visto en esta escala en México desde 2011, después de una serie de asesinatos masivos en el estado de Durango, ubicado en el norte del país.

Pero el funcionario de la policía advirtió que la táctica del entierro podría extenderse pronto a otras ciudades, ya que los delincuentes de Jalisco, particularmente los del CJNG, están ampliando su control en todo el país.

Las áreas pobres y poco pobladas son particularmente vulnerables a las invasiones de carteles.

Desaparecidos en México

AFP
Las familias de los desaparecidos encabezan las búsquedas en México.

El problema es tan grave en Chulavista, una zona de viviendas en las afueras de Guadalajara, que los lugareños tapan las puertas de las casas abandonadas para evitar que los delincuentes las tomen.

“Nadie está buscando”

La crisis de seguridad de Jalisco fue noticia internacional en septiembre del año pasado, cuando las autoridades dejaron en una calle un tráiler refrigerado con 273 cuerpos de personas no identificadas en los suburbios de Guadalajara.

El gobierno del estado había alquilado el contenedor después de un aumento de la violencia que saturó las instalaciones forenses.

Los políticos atribuyeron el escándalo al mal manejo del entonces jefe de los forenses de Jalisco, Octavio Cotero. Pero Cotero acusó al estado de ignorar sus alertas de destinar fondos para el manejo de cadáveres.

También reveló que había un segundo tráiler que contenía más cuerpos no identificados.

En 2018, hubo cambio de gobernantes tanto en el estado de Jalisco como en el gobierno federal. Pero Cotero dice que estos nuevos liderazgos tampoco están solucionando la crisis de los desaparecidos.

Octavio Cotero junto a una foto de su hija

BBC
Octavio Cotero también busca a su hija desaparecida en 2018.

Según Cotero, el número de cuerpos encontrados en fosas clandestinas en viviendas de los alrededores de Guadalajara excede la capacidad oficial para identificarlos.

“Necesitamos invertir en capacitación (forense)”, argumenta.

Para el exfuncionario, la crisis de seguridad de México también es una tragedia personal.

En julio del año pasado, su hija, Indira Cotero, desapareció sin dejar rastro.

La policía anunció que estaban buscando identificar un domicilio en Guadalajara como parte de la investigación, pero Cotero asegura que no se ha hecho nada desde entonces.

“Lo peor es no saber dónde está. Y el hecho de que nadie está buscando“, se lamenta.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=kFWx2T-_6_I

https://www.youtube.com/watch?v=oDv3GWOZTNQ

https://www.youtube.com/watch?v=_FQKdGuFim4

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.