Fentanilo, una nueva droga que enciende la alarma en México
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Fiscalía General de la República

Fentanilo, una nueva droga que enciende la alarma en México

En los últimos meses, autoridades mexicanas han encontrado laboratorios donde se fabrican pastillas de fentanilo, un estupefaciente cien veces más potente que la morfina.
Fiscalía General de la República
10 de febrero, 2019
Comparte

El pasado 12 de diciembre un grupo de agentes federales irrumpió en un predio de la colonia San Álvaro, en la alcaldía Azcapotzalco, CDMX. Todos ellos portaban armas largas, pero, además, vestían trajes especiales para protegerse de sustancias químicas y mascarillas para no inhalar gases potencialmente tóxicos.

Sabían, y así se lo habían notificado al juez que autorizó el allanamiento del domicilio, que este era un laboratorio clandestino donde se fabricaban drogas.

Tras detener a Ramsés Israel, quien custodiaba el sitio armado pero que no opuso resistencia, los policías entraron. Pero lo que encontraron no eran los matraces, frascos o instrumentos de laboratorio que comúnmente se hallan en los sitios clandestinos donde se elabora, por ejemplo, metanfetamina. Lo que había eran básculas, tambos, máquinas similares a prensas y algunas pastillas de color azul.

Se trataba de algo que ya habían visto en los últimos meses en ciudades fronterizas, pero que por primera vez hallaban en la capital del país: una instalación ilegal para confeccionar pastillas de un compuesto denominado “fentanilo”.

Este hallazgo es el último de una cadena de investigaciones y descubrimientos realizados entre 2017 y 2018 en México y que confirman un temor de las autoridades federales: la proliferación de la producción y posible consumo del fentanilo en nuestro país, la más reciente y popular de las llamadas “drogas sintéticas o de diseño”.

El fentanilo, de acuerdo con el último informe sobre amenazas de la droga de la DEA, es un analgésico controlado cien veces más potente que la morfina, y cuyo uso ilegal ha cobrado, solo en el último año, junto con otras sustancias derivadas del opio, la muerte de 174 personas al día en Estados Unidos. Según la DEA, las pastillas ilegales de fentanilo vendrían de China, pero también de México.

En ese contexto, Animal Político y Newsweek México platicaron con Óscar Santiago Quintos, director de la Oficina Nacional de Políticas de Drogas de la Agencia de Investigación Criminal de la Fiscalía General de la República, para conocer sobre el origen y el tamaño real de esta nueva amenaza.

DE MEDICAMENTO LEGAL A DROGA ILEGAL

Santiago Quintos refiere que el fentanilo es un analgésico que se utiliza desde la década de 1960 bajo distintas denominaciones comerciales —una de las más conocidas es Oxitadona—. Además de ser mucho más potente que la morfina es más estable, lo que facilita su uso en procesos quirúrgicos o para el tratamiento de dolores intensos.

Al ser una sustancia psicoactiva derivada del opio puede generar adicción. Múltiples fallecimientos en Estados Unidos y Canadá por sobredosis reportados a partir de 2016 alertaron a las autoridades de salud y seguridad sobre el crecimiento en el uso de fentanilo.

“Había una regulación muy laxa en los países de América del Norte. Ibas por cualquier dolor y con un médico cualquiera y se podría recetar cualquier tipo de medicamentos (…) Se reestructuró entonces el área de salud en Estados Unidos y ajustan sus políticas, lo cual comenzó a generar un mercado ilegal para buscar ese tipo de medicamentos”, sostiene.

LOS BROTES DE LA EPIDEMIA EN MÉXICO

Santiago Quintos refiere que, a partir de 2017, se comenzaron a detectar en México eventos relacionados con el mercado ilegal de fentanilo. Primero se descubrieron en ciudades fronterizas de Baja California y Sonora, pero ahora también en CDMX, laboratorios clandestinos donde se “acondicionan” pastillas “hechizas” de Oxicodona (fentanilo).

“En estos lugares —precisa— hemos encontrado sales de fentanilo y pastillas que se fabrican con ellas. No es que ahí se haga la síntesis de la sustancia para producir el fentanilo. Ya lo tienen, pero fabrican las pastillas junto con otros componentes”.

Estos hallazgos evidencian un peligro serio. No solo por los indicios de una producción ilegal en crecimiento, sino porque al fabricarse pastillas fuera de laboratorios legales y regulados, no hay controles de calidad y, por lo tanto, puede haber impurezas en las pastillas o dosis mayores a 2 miligramos de fentanilo que son letales. “Ingerir una pastilla de esas es como jugar a la ruleta rusa, así de peligroso”, asegura.

A lo anterior se suman decomisos de pastillas ya fabricadas de Oxitadona, traficadas ilegalmente, como el ocurrido recientemente en la aduana del Aeropuerto de Ciudad de México con un cargamento proveniente de Hong Kong.

Santiago Quintos explica que la localización de laboratorios en la zona fronteriza permite presumir que la mayor producción de fentanilo en México tendría como destino Estados Unidos; sin embargo, recalca, el principal consumo de esta droga se ha reportado en ciudades estadounidenses cercanas con Canadá, por lo que habría fentanilo ilegal que tendría un origen distinto al mexicano.

En cuanto al consumo ilegal de fentanilo en México, el funcionario considera que, al ser un fenómeno reciente, no se conoce aún con precisión la gravedad del tema. E indica que se trabaja con la Secretaría de Salud y la Comisión Nacional contra las Adicciones para localizar casos de personas que estén consumiendo en nuestro país esta droga.

¿CÁRTELES INVOLUCRADOS?

De acuerdo con la DEA, existen grandes cárteles mexicanos como el del Pacífico y el de Jalisco Nueva Generación que tienen nexos con pandillas en Estados Unidos, pero también con organizaciones en Asia, lo que les permite lavar dinero y ampliar la capacidad de distribución de varias drogas y sustancias controladas, entre ellas, el fentanilo.

Quinos dice que esta es una de las hipótesis de la fiscalía, sin embargo, no descartan que haya grupos criminales mucho más pequeños que un cártel o incluso grupos de dos o tres personas con la capacidad de fabricar y mover fentanilo, pues se requieren muchos menos recursos para ello.

“La fabricación de drogas sintéticas —explica— ha cambiado la dinámica de los grupos delictivos. No se requieren grandes plantíos en grandes extensiones de terreno que haya que cuidar (…) Son de fácil acondicionamiento. No necesitas un lugar ad hoc y eso hace un cambio dramático en las organizaciones criminales. Incluso puedes traficar estas sustancias usando servicios de paquetería”.

ENFRENTANDO LA AMENAZA

Para tratar de combatir el potencial crecimiento de la fabricación y posible consumo ilegal de fentanilo en México, y evitar que se convierta en un fenómeno como el de las metanfetaminas y otras drogas sintéticas, el funcionario dice que el problema se está atacando en distintos frentes.

En el contexto nacional, señala, las autoridades ya han elaborado un “perfil” tanto químico (sustancias que lo componen) como físico (colores, forma de las tabletas, etcétera) del fentanilo, como se ha hecho antes con otras drogas. Esto para facilitar su identificación y detección, y profundizar en cuanto a las formas de fabricación y distribución en el país.

Respecto al contexto internacional, Santiago Quintos manifiesta que la Agencia de Investigación Criminal se sumó a un sistema de alerta temprana para detectar qué elementos se están usando también en las mezclas, y se regularon cerca de 12 sustancias a escala internacional análogas al fentanilo.

Uno de los principales retos que enfrenta México y el mundo es que el fentanilo se ha convertido en una droga ilegal por su abuso; sin embargo, su fabricación y utilización como un medicamento que se utiliza en la salud es perfectamente legal. Esto imposibilita establecer una prohibición absoluta sobre los precursores de esta sustancia.

“Se tiene que asegurar la accesibilidad a medicamentos para personas que sí lo requieren. Por ello la estrategia va por establecer controles sobre la forma en que se distribuye, los canales para ello. Hay un trabajo interinstitucional, por ejemplo, con Hacienda para verificar todos los pedidos de exportación, el trabajo en aduanas con las sustancias que provienen sobre todo de Asia, entre otros” dice.

En el tema del consumo interno una de las estrategias que México ha puesto en marcha no solo en el asunto de fentanilo, sino de los medicamentos controlados, es la emisión de recetas electrónicas.

“La Cofepris ha expedido un sistema de recetarios electrónicos. Se redujo el universo de posibles médicos que pudieran prescribir ese tipo de medicamentos controlados y es vía electrónica. En ese sentido, México ha asegurado la disponibilidad de medicamentos controlados, pero a su vez se previene el consumo ilegal” añade.

Aun con lo anterior, el titular de la Oficina de Políticas de Drogas reconoce que no es una batalla fácil. Destaca que, en el combate a las drogas sintéticas, la carrera no solo es “legal”, sino también “científica”, pues es común que con la identificación de un precursor los criminales cambien por otro para mantener la producción de las sustancias.

“Pero, a diferencia de otras sustancias en el pasado, creo que ahora la Fiscalía General cuenta con una agencia en donde estamos investigando en distintos frentes y podemos enfrentar mejor el riesgo que tenemos delante”, concluye.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Cómo Chile ha logrado mantener a raya el COVID-19 (y cuál puede ser su talón de Aquiles)

La clave, según expertos, es la alta capacidad de diagnóstico y un sistema que ha podido atender a los pacientes graves.
4 de abril, 2020
Comparte

La pandemia no da tregua y en América Latina los gobiernos tratan a contrarreloj de evitar que colapsen sus sistemas de salud como ha pasado en algunos países de Europa o Nueva York.

En esta lucha, hay naciones que parecen haber logrado establecer estrategias exitosas a la hora de contener y mitigar la transmisión, y la cantidad de muertes a causa del covid-19.

Es el caso de Chile que, si bien ha confirmado un gran número de contagios (el segundo mayor de Sudamérica en términos absolutos), reporta hasta ahora una de las tasas de letalidad más bajas de la región.

Para entender lo que hay detrás del caso chileno, primero es necesario revisar algunos números.

Según cifras oficiales del Ministerio de Salud de ese país, desde que se registró el primer caso el 3 de marzo hasta el 3 de abril había 3,737 casos confirmados de coronavirus y 22 víctimas fatales.

Así, Chile reporta en un mes una tasa de letalidad del 0.5%, similar a la de países como Corea del Sur, Alemania o Japón antes de que llegaran al pico de contagios y que son reconocidos internacionalmente por sus estrategias para hacer frente al covid-19.

Ahora, ¿cuál es la situación de Chile con relación al resto de América Latina?

Tras el estallido social en Chile, miles de personas acudieron todos los días a Plaza Italia para protestar. Hoy luce vacía.

Getty Images
Tras el estallido social en Chile, miles de personas acudieron todos los días a Plaza Italia para protestar. Hoy luce vacía.

Si bien es difícil hacer comparaciones, y las estimaciones tienen márgenes de error, pues dependen de la cantidad de pruebas que se hagan y los casos que existen en todos los países sin haber sido diagnosticados o reportados, Chile junto a Costa Rica son los que presentan las menores tasas de letalidad de la región (ambos de un 0.5%).

Nicaragua, por ejemplo, reporta un 20% de letalidad (el mayor de América Latina); mientras que Brasil, un 4%; Bolivia 6.8% y Honduras 6.7%.

Esto a pesar de que, si analizamos los casos positivos por cada 100, 000 habitantes hasta este 2 de abril, Chile es el tercer país con mayor nivel de contagiadosde la región, sumando una tasa de 18.1.

Panamá y Ecuador lo superan, con 35,3 y 18,5, respectivamente. Luego, vienen países como República Dominicana, con 12.9 por cada 100,000 habitantes; Uruguay, con 10.6; y Costa Rica, con 7.9.

Sin embargo, si se compara el número de muertos de estos mismos países (lo que, según expertos, tiende a ser más certero que el de infectados) la diferencia de Chile es notable.

Panamá tiene 0.88 muertos por cada 100,000 habitantes; Ecuador, 0.7; y República Dominicana, 0.56. Mientras que Chile solo tiene 0.09 víctimas fatales por cada 100,000 habitantes.

Esto, sin duda, lo ubica como una de las naciones que mejor ha logrado contener el porcentaje de muertes por covid-19 de la región.

Enlaces a más artículos sobre el coronavirus

BBC

Visita nuestra cobertura especial


Pruebas, pruebas y más pruebas

Pero ¿cuáles son las razones que pueden explicar la -hasta ahora- exitosa estrategia chilena?

Una de las claves tiene que ver justamente con la cantidad de pruebas que se están haciendo diariamente en el país sudamericano.

Según cifras del gobierno, en promedio se están realizado unos 3,000 pruebas de diagnóstico al día.

Camas de hospital en un centro de convenciones de Chile

AFP
El gobierno ha instalado camas hospitalarias en un centro de convenciones de Santiago de Chile en previsión de la llegada de enfermos.

Esto, según ha dicho el mandatario, representa el mayor número total de pruebas por habitante en América Latina.

Solo por dar un ejemplo, en Ecuador se han hecho 8,521 test en total desde el comienzo del brote, el 29 de febrero, hasta el 31 de marzo. Y empezó abril como entre los que suma más muertos per cápita de Sudamérica a causa del covid-19.

En conversación con BBC Mundo, el representante de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) en Chile, Fernando Leanes, afirma que, efectivamente, en comparación con el resto del continente, Chile está haciendo una cantidad de pruebas “impresionante”.

Me animo a decir es de los pocos países que tiene la capacidad hoy de hacer la cantidad de pruebas que está haciendo. Están con una capacidad de muestreo muy, muy grande”, explica el experto de nacionalidad argentina.

“Es muy importante que Chile se haya podido anticipar, haya podido adquirir una gran cantidad de reactivos y entrenar suficiente cantidad de laboratoristas para poder hacer esto”, agrega.

https://www.youtube.com/watch?v=OkijKj0TIpM

De acuerdo con datos oficiales, Chile cuenta actualmente con 49 laboratorios que tienen la capacidad de realizar diagnósticos.

¿Por qué es tan importante testear?

El hecho de practicar un alto número de pruebas de diagnóstico no solamente entrega una visión más certera de la cantidad de contagios que hay en un país, sino también permite rastrear a quienes contrajeron la enfermedad.

Con ello, se puede tener una identificación temprana de los portadores del virus, lo que frena su expansión.

Por lo mismo, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha sido tajante a la hora de insistir en que esta es una medida vital para enfrentar el covid-19.

En Chile, además de realizar las pruebas, a los contagiados se les está realizando un monitoreo con llamados diarios de parte del ministerio de Salud y controles de la cuarentena que deben seguir de forma obligatoria.

Así se lo explica a BBC Mundo la subsecretaria de Salud de Chile, Paula Daza.

“Nuestra estrategia tiene varios elementos, y la primera es la identificación precoz de una persona que podría tener covid-19, dice.

“El segundo punto es poder tener oportunamente el diagnóstico. Esa es la importancia de las pruebas, porque en la medida que detectamos más personas que tienen covid-19, y las podamos aislar e identificar sus contactos, hemos podido ir conteniendo el brote del virus”, agrega.

Sistema de salud que, hasta el momento, “ha respondido”

Por otra parte, la baja letalidad en Chile se puede explicar porque su sistema de salud, ampliamente criticado por la brutal desigualdad entre los hospitales públicos y privados, hasta ahora ha funcionado.

Pese a que Chile gasta US$2.229 per cápita en salud, el segundo país con mayor gasto de la región en esta materia después de Cuba, su puesto en el ranking de equidad es mucho peor: ocupa el lugar 15.

Y aunque los expertos coinciden en que hasta el momento el equipamiento y las camas que existen en los centros sanitarios han dado abasto, hay quienes creen que hay que esperar a ver que sucederá a fines de abril, cuando se prevé será el pico de circulación del coronavirus en este país.

Personas caminan en un hospital de Chile

Reuters
Chile tiene una de las cifras más altas de contagios confirmados de América Latina, pero una baja tasa de fatalidad.

El sistema sanitario chileno hoy ha respondido. Los pacientes graves han sido detectados y han podido acceder a tratamientos. Tenemos una buena capacidad de camas críticas para el contexto latinoamericano”, explica a BBC Mundo el médico internista y magíster en Salud Pública del Imperial College de Londres Juan Carlos Said.

Además, según afirma Fernando Leanes, de la OPS, Chile tiene experiencia lidiando con enfermedades respiratorias.

El país tiene un sistema bastante reconocido de mucho tiempo de vigilancia de enfermedades respiratorias. Es uno de los más fuertes e incluso se toma como modelo para el resto de los países de Latinoamérica”, dice.

Personas afuera de un hospital en Chile

Reuters
El primer caso de covid-19 en Chile se registró el 3 de marzo.

De acuerdo con la subsecretaria Paula Daza, desde un primer momento Chile se preparó para “la peor situación”.

De esa manera, dice, fortalecieron la red asistencial y capacitaron a los profesionales de salud. También incrementaron el número de camas.

“Adelantamos la apertura de cinco nuevos hospitales que aportan más de 1.700 camas e hicimos la compra de ventiladores y otros insumos”, señala.

No hay que ser triunfalistas

Sin embargo, la demanda por cupos de cuidados intensivos para pacientes graves está en aumento.

Y un “talón de Aquiles” del sistema chileno es, justamente, la disponibilidad de respiradores mecánicos que son claves para tratar a los pacientes más graves.

Según el ministerio de Salud, de los 1.200 que actualmente están operativos, quedan solo 240 sin ser utilizados.

Dibujo de respirador

Getty Images
Los respiradores artificiales son uno de los soportes médicos vitales que más necesitan los hospitales para ayudar a los pacientes de covid-19.

Esto podría ensombrecer el panorama chileno cuando se produzca el peak de casos, momento en el que la demanda puede saturar tanto al sistema de salud público como privado.

Chile no está inmune a que esto evolucione a una situación más dramática, dice Said. “Debemos ser prudentes en calificar la estrategia de Chile como exitosa porque esto está recién comenzando”, agrega.

Una opinión similar comparte Leanes.

“Están bien preparados, definitivamente, yo diría que bastante mejor que otros países, pero todavía hay que ver con qué severidad se propaga el virus acá y cómo responde la población a las medidas que se tienen que tomar”, dice.

“No hay que ser triunfalista”, concluye.

¿Y la economía?

Chile suspendió las clases en las escuelas y universidades el 15 de marzo, 12 días después de que se reportara el primer caso de contagio en ese territorio.

Tres días más tarde, decretó el estado de excepción constitucional que le permitió al gobierno restringir reuniones en espacios públicos, limitar el tránsito, establecer toques de queda y resguardar las fronteras, entre otras cosas.

Tras decretarse el estado de excepción constitucional, los militares están a cargo de resguardar la seguridad en el país.

Getty Images
Tras decretarse el estado de excepción constitucional, los militares quedaron a cargo de resguardar la seguridad en el país.

Además, aplicó cuarenta obligatoria en zonas estratégicas que, según explicó el gobierno, presentaban un mayor número de contagios.

Aunque estas medidas han generado cierta polémica en algunos sectores -con reclamos de líderes locales exigiendo, por ejemplo, que se extienda el confinamiento a todo el país- de acuerdo con un informe elaborado por el banco JP Morgan fueron tomadas de forma “temprana” en comparación a otros países.

Por ejemplo, la firma estadounidense asegura que en Chile la suspensión de clases se implementó cuando había solo 75 casos confirmados de coronavirus, mientras que en países como China o Italia se decretó cuando ya superaban los 2.700 y los 3.000, respectivamente.

Algo similar ocurrió en el caso del cierre de fronteras.

De acuerdo con JP Morgan, Chile reportaba 155 casos confirmados y ninguna muerte cuando tomó esta medida, mientras que Italia decidió hacerlo cuando tenía más de 9.000 casos y 463 víctimas fatales.

Ilustración de cómo lavarse las manos

BBC

El banco concluye en su informe que “si la estrategia chilena continúa mostrando resultados positivos, esto podría terminar implicando una interrupción más corta de la economía en comparación con otros países, lo que sería positivo en este entorno”.

Una visión similar parece tener el Banco Central de este país, que dio a conocer su último informe de política monetaria el miércoles 1 de abril.

Si bien la entidad prevé una caída del PIB de hasta el 2,5% en 2020 -la mayor desde inicios de 1980- también pronostica un “fuerte repunte en el último trimestre de 2020 y todo 2021, con un crecimiento de entre el 3,75% y el 4,75%.

Y así, aunque América Latina siga en pleno desarrollo de la pandemia, el caso chileno parece ser digno de observar.

Al menos por ahora.

* El título de este artículo fue cambiado para reflejar mejor su contenido.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=0LMiekyc95A

https://www.youtube.com/watch?v=Xs_NI20P8DE

https://www.youtube.com/watch?v=GBKVVMpGtnc

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.