close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Getty Images

George Pell, el cardenal que pudo haber sido Papa y ahora es condenado por abuso sexual de menores

Enfrentando una pena de cárcel, Pell alcanzó los niveles más altos en la jerarquía eclesiástica, fue estrecho colaborador del papa Francisco y, en su momento, estuvo contemplado como posible candidato a Sumo Pontífice.
Getty Images
26 de febrero, 2019
Comparte

En su juventud fue un destacado atleta con perspectivas profesionales en el fútbol de reglas australianas, pero él optó por el sacerdocio y terminó ascendiendo al tercer puesto más poderoso de la iglesia católica hasta llegar a ser mencionado como posible candidato a Papa.

Todo se vino abajo, sin embargo, con su condena por abuso sexual de menores, un escándalo que ha sacudido tanto la Iglesia como su Australia natal.

Y tal vez no fuera casualidad que la reciente cumbre sin precedentes en el Vaticano sobre abuso sexual de menores concluyó el domingo con una homilía de otro prelado australiano, el arzobispo de Brisbane, Mark Coleridge.

“Con el abuso sexual”, dijo el arzobispo Coleridge, “los poderosos colocan sus manos sobre… los más débiles y vulnerables seres del Señor”.

Y Coleridge bien podría estar describiendo a su coterráneo, el cardenal George Pell, pues son pocos los que han sido tan poderosos y luego caídos en desgracia dentro de la iglesia católica.

Ascenso sostenido

Nacido en Ballart, cerca de Melbourne, en 1941 y, tras ser educado en el Convento de Loreto y el Colegio de San Patricio, Pell inició su entrenamiento para el sacerdocio en 1960 en la Universidad de Corpus Christi.

En 1963 viajó a Roma para continuar sus estudios y fue ordenado tres años más tarde en la Basílica de San Pedro.

George Pell besa el anillo del papa Juan Pablo II, durante una ceremonia en la Plaza de San Pedro, en el Vaticano, en 2003

Getty Images
El papa Juan Pablo II ordenó a Pell cardenal en 2003.

Tras recibir un doctorado en Historia de la Iglesia de la Universidad de Oxford, regresó a Australia en 1971 para asumir el cargo de sacerdote asistente en Swan Hill, Victoria y luego parroquias alrededor de Ballart.

Para 1996, ya había ascendido a arzobispo de Melbourne, donde fue responsable de iniciar uno de los primeros programas para abordar directamente los reclamos de abuso sexual de menores.

El programa ofreció modestas restituciones de dinero a las víctimas y fue criticado por algunos que decían que fue diseñado para desalentar que los casos fueran a juicio.

Pero los adeptos lo consideraron una medida proactiva para lidiar con el abuso.

Pell fue después nombrado arzobispo de Sídney, antes de que el papa Juan Pablo II lo nominara al Colegio de Cardenales del Vaticano, en 2003, un puesto que le permitió votar en las elecciones papales.

El cardenal Pell (izq.) se inclina para saludar al papa Francisco, en 2015

Getty Images
El cardenal Pell con el papa Francisco, en 2015. Fue uno de los más estrechos colaboradores del pontícife.

En 2014, Pell regresó a Roma tras ser designado por el papa Francisco como prefecto del Secretariado de Economía, efectivamente encargado de las voluminosas finanzas del Vaticano.

Así le dio inicio a su cargo de cinco años en 2014 con oficinas en el primer piso del Palacio Apostólico.

“Cardenal Rambo”

Pell rápidamente empezó a aplicar nuevos estándares de contaduría: estableció el comité de vigilancia financiera de la Santa Sede para controlar transacciones sospechosas y se aseguró de que las cuentas bancarias del Vaticano fueran auditadas independientemente.

Proyectó una personalidad decidida aunque enfrentó bastante obstrucción.

Y entre algunos funcionarios era conocido como el “cardenal Rambo”, aunque ese apelativo era más cariñoso que peyorativo pues Pell estaba teniendo un impacto positivo en las finanzas de la Iglesia.

El C9

AFP
Pell era miembro del círculo de asesores de confianza del papa Francisco.

El clérigo hizo su nombre como una figura determinada que defendía los valores tradicionales católicos, sosteniendo opiniones conservadoras contra el matrimonio entre personas del mismo sexo, el aborto y los anticonceptivos.

Pero su carrera quedó truncada primera por acusaciones de haber encubierto el abuso sexual de menores por parte de sacerdotes y, luego, ser acusado él mismo de ser un abusador.

Aunque siempre negó los cargos, fue encontrado culpable de abusar de dos niños en 1996.

Golpe para el Papa

La noticia de su condena por abuso sexual de menores es un grave golpe, no sólo para la Iglesia sino personalmente para el papa Francisco, pues Pell era uno de los colaboradores más estrechos del Papa.

No sólo estaba liderando las reformas cruciales de las extensas finanzas de la Iglesia, también ingresó por orden de Francisco al Consejo de Cardenales, un exclusivo órgano de consultoría conocido como el C9, porque sólo tiene nueve miembros.

George Pell

AFP
Pell fue separado temporalmente de su cargo en la Secretaría de Economía en diciembre de 2018.

Fue precisamente el C9 el que exhortó al papa Francisco a que convocara la cumbre sin precedentes sobre el abuso sexual de menores.

Pero este fue tan sólo uno de los muchos departamentos del Vaticano en el que Pell jugó un papel significativo.

Veneno de arriba a abajo

El cardenal Pell era miembro de la Congregación de Obispos, de la Congregación para la Evangelización de los Pueblos, la Congregación para los Institutos de la Vida Consagrada y de las Sociedades de la Vida Apostólica, y el Consejo Pontifical para la Promoción de la Nueva Evangelización.

Su condena confirma que el veneno del abuso sexual ha infectado todos los niveles de la iglesia Católica.

Peter Blenkiron, un superviviente del abuso sexual por sacerdotes en Australia, durante el testimonio del cardenal Pell en 2016

Getty Images
Las víctimas de abuso por sacerdotes en Australia fueron muy críticas de Pell.

En 2012, la entonces primera ministra de Australia, Julia Gillard, estableció una Comisión Real para investigar las respuestas institucionales al abuso de menores en ese país.

Se descubrió que 7% de los sacerdotes en Australia habían abusado de niños.

Las acusaciones contra Pell surgieron de la rigurosa investigación australiana de cada institución que tenía acceso a menores.

El estado empezó un proceso que la propia Iglesia parecía incapaz de manejar y, ahora, este ambicioso cardenal de 77 años estará cambiando el Palacio Apostólico por una celda en prisión.

En diciembre de 2018, el papa Francisco lo retiró del círculo interno del Vaticano.

Pero en un giro final de la providencia, o por coincidencia, ni siquiera será necesario para Francisco despedir a Pell de su cargo.

Sus cinco años como prefecto del Secretariado de Economía llegaron a su fin este pasado 24 de febrero.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
La Maroma estelar

Termina La Maroma Estelar tras reclamos de la oposición y acusación de censura

Hernán Gómez informó en su cuenta de Twitter sobre el fin del proyecto en Canal Once, que fue criticado por legisladores panistas.
La Maroma estelar
8 de julio, 2019
Comparte

El programa La Maroma Estelar llegó a su fin, informó este lunes en su cuenta de Twitter quien era conductor de la emisión en Canal Once, Hernán Gómez.

“Por razones personales he decidido poner término al proyecto de La Maroma Estelar. Mi gratitud hacia el Canal Once, el equipo de producción y todos los que hicieron posible esta gran aventura, incluidos nuestro haters que nos han dado tanta atención. Volveremos y seremos más”, publicó Gómez.

Su mensaje fue retuiteado por la cuenta oficial del programa, que se transmitía los domingos.

Este hecho se da días después de que quien era uno de los conductores de la emisión, el comediante Carlos Ballarta, acusara que fueron censurados algunos de sus comentarios para el programa.

Aunque hizo esa acusación, dijo que esa no era su razón para dejar La Maroma Estelar, sino problemas de agenda y  “diferencias creativas”.

Antes políticos de oposición, del Partido Acción Nacional, habían protestado por el programa, acusando que Canal Once no tenía que transmitir ese tipo de contenido.

Leer: PAN pide renuncia del director de Canal Once; acusa burlas racistas y clasistas al ITAM en programa

Sobre todo reclamaron por una emisión enfocada en el ITAM, que a su parecer fue “ una burla clasista y racista”.

Gómez, en tanto, defendió el programa y dijo que entre otras situaciones tuvo como objetivo resaltar con humor los privilegios que han tenido ciertos sectores, por su color de piel o clase social.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.