#SemáforoEconómico: 52% de los mexicanos laboran en la informalidad; estados del sur, los más afectados
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

#SemáforoEconómico: 52% de los mexicanos laboran en la informalidad; estados del sur, los más afectados

10 estados lograron disminuir la informalidad de sus trabajadores, sin embargo 15 registraron niveles mayor al promedio nacional, el número uno es Oaxaca
Cuartoscuro
20 de febrero, 2019
Comparte

El 52% de los mexicanos labora en la informalidad, de acuerdo a datos del cuarto trimestre de 2018 de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo. 

Se clasifican como trabajadores informales aquellos que laboran en negocios informales o aquellas que trabajan sin un vínculo laboral reconocido, como son trabajadores de servicio doméstico no protegido o aquellos que trabajan en empresas formales fuera del sector agropecuario sin hacer cumplir sus derechos laborales.

La la organización México, ¿cómo vamos? da seguimiento al indicador a nivel estatal con el #SemáforoEconómico, el cual permite evaluar el progreso, o falta del mismo, que cada estado ha tenido en la materia.

Lee: Si no se combate informalidad, para 2050 México tendrá una población adulta en pobreza

Al evaluar la información estatal para el último trimestre del año, la organización México, ¿cómo vamos? observó que 10 estados del país no sólo tienen niveles de informalidad laboral menores al nacional, sino que han logrado disminuir la tasa más de lo que se ha disminuido en todo el país.

Entre el cuarto trimestre de 2017 y el mismo periodo de 2018, la tasa de informalidad nacional disminuyó en 0.1 puntos porcentuales, estados como Coahuila, Baja California Sur y Baja California lograron mayores caídas en sus niveles de informalidad laboral, los cuales además son inferiores al nacional, ubicándose en 33.8%, 35.8% y 38.5%, respectivamente.

Sin embargo, 15 estados tuvieron niveles de informalidad mayores al nacional, y los 7 estados restantes registraron tasas menores a la nacional, pero menor progreso durante el periodo.

Lee también: Informalidad, base de la pobreza y la desigualdad

Oaxaca volvió a ser el estado con la mayor tasa de informalidad, con un 74.3% de la población ocupada no agropecuaria trabajando sin vínculo laboral reconocido.

La tasa, 22.3% mayor al nivel nacional, posiciona al estado en el último lugar en la materia por doceavo trimestre consecutivo. Después de Oaxaca se ubican Hidalgo y Guerrero, con tasas de 71.8% y 70.5%, respectivamente. Por otro lado, Chihuahua tuvo la menor tasa de informalidad en el periodo, 33.4%, seguido de Coahuila, cuya tasa fue de 33.8%.

La informalidad ha sido un problema persistente para muchos estados del país, particularmente en estados del sur.

Lee: Seguro voluntario del IMSS, inaccesible para adultos mayores y trabajadores informales

El tener a tantas personas trabajando en la informalidad trae consigo diversas consecuencias que afectan el desarrollo económico de los estados, y del país.

Los trabajadores informales carecen de acceso a los derechos laborales de los cuales los empleados formales gozan.

Esto significa que no tienen acceso a la seguridad social ni a beneficios no salariales; además, los trabajadores informales tienden a tener menos acceso a capacitaciones profesionales y a herramientas de innovación, por lo cual mayores niveles de informalidad frecuentemente llevan a menores niveles de productividad. La baja productividad laboral, en turno, inhibe el crecimiento económico de los estados.

Lo anterior se vuelve evidente al observar el desempeño económico de los estados con mayores avances en materia de informalidad laboral; Guanajuato, cuya tasa de informalidad ha disminuido en 7.5 puntos porcentuales en los últimos 5 años, ha crecido a una tasa promedio de 4.5% anual durante el mismo periodo.

Aguascalientes ha disminuido su tasa de informalidad en 6.6 puntos porcentuales y ha crecido 6.0% promedio anual en los últimos 5 años. Por otra parte, estados como Tabasco y Veracruz, cuyas tasas de informalidad han aumentado en 2.6 y 2.9 puntos porcentuales en el periodo, han crecido a tasas promedio de -2.5% y 0.5% anual.

Si bien hay otros elementos que son necesarios para detonar el crecimiento económico de los estados, la informalidad laboral es una parte importante del problema.

Es necesario atender el problema mediante reformas al sistema de seguridad social de México y a la política fiscal que proporcionen incentivos al empleo formal.

Un avance significativo en materia de informalidad en el país no sólo daría un impulso al crecimiento económico mediante mayores niveles de productividad laboral, sino que permitiría a una mayor proporción de la población acceder a sus derechos y tener certidumbre en su situación laboral, mejorando así su nivel de vida.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

5 mitos sobre la pérdida de peso desmentidos por la ciencia

Frente al temor de engordar con motivo de las fiestas, es fácil caer en la tentación de seguir consejos para bajar de peso que no tienen fundamento científico. Destacamos cinco muy difundidos que no sirven a este fin.
17 de diciembre, 2019
Comparte

En época de fiestas se hace más difícil cuidar la dieta. Cenas, despedidas de año, almuerzos… las ofertas de comidas deliciosas, pero ricas en calorías, sobran.

Tantas cosas se dicen sobre qué tenemos que hacer para perder peso que, por el afán de cuidarnos, a veces resulta difícil distinguir entre información fiable y falsa y acabamos poniendo en práctica cosas que no tienen ni pies ni cabeza.

Para evitar estos consejos que pueden ser erróneos, compartimos aquí cinco falsedades muy extendidas sobe la pérdida de peso.

1. La única manera de perder peso es con un régimen radical de ejercicios

Esto es falso. Bajar de peso involucra hacer cambios pequeños que puedas mantener a lo largo del tiempo.

Mujeres en bicicleta

Getty Images
Andar en bicicleta es una buen ejercicio para mantenernos en forma.

Esto quiere decir ser físicamente más activos. La recomendación general para un adulto es hacer al menos 150 minutos de actividad física -puede ser caminar rápido o andar en bicicleta- por semana, según recomienda el NHS, siglas del Servicio Nacional de Salud de Reino Unido.

Se trata, en síntesis, de quemar más calorías de las que consumimos y eso puede lograrse mediante una combinación de las dos cosas.

2. Evita los carbohidratos para bajar de peso

Las dietas bajas en carbohidratos, muy de moda en la década de los 90 y en la de 2000, hicieron que estos se ganaran una mala reputación.

Sin embargo, cuando se ingieren en la cantidad adecuada como parte de una dieta balanceada, estos no conducen al aumento de peso (siempre y cuando no les añadas a los carbohidratos mantequilla, salsas de crema, etc.).

Siempre es recomendable comer granos y carbohidratos integrales como el arroz integral o pan negro, y en el caso de la papa, por ejemplo, es bueno dejarle la piel para aumentar así el consumo de fibra.

3. Ciertos alimentos queman grasas y aceleran tu metabolismo

Hay dietas que recomiendan ciertos alimentos como los pomelos, la pimienta de cayena o el uso de vinagre, con el argumento de que su ingesta puede contribuir a perder peso porque queman grasas.

Pomelo

Getty Images
No hay alimentos -como se dijo muchas veces del pomelo- que quemen grasas o aceleren el metabolismo.

De acuerdo a la Clínica Mayo, una prestigiosa organización sin fines de lucro estadounidense dedicada a la práctica clínica, la educación y la investigación, no hay alimentos que quemen grasas, te hagan perder kilos más rápido o aceleren tu metabolismo de modo tal que esto tenga un efecto en tu peso.

“Las dietas que se centran en alimentos únicos, como los mencionados anteriormente, son muy restrictivas y carecen de los nutrientes que el cuerpo necesita”, dice la clínica en su página de internet.

Por otro lado, cualquier pérdida de peso que se produzca como consecuencia de la restricción de calorías se revertirá una vez que abandones este régimen.

4. Los alimentos etiquetados con “bajo en grasas” o “sin grasas” son siempre una opción saludable

El problema con esta clase de productos es que muchos de ellos pueden contener más azúcar o sodio para compensar la pérdida de sabor que se genera al reducir las grasas.

Por otro lado, dice la Clínica Mayo, la grasa nos proporciona sensación de saciedad, haciendo que nos sintamos llenos por más tiempo.

“Elegir un producto sin grasa para reducir las calorías puede jugar en contra, porque puede hacer que comamos un refrigerio poco después”.

5. Eliminar los refrigerios entre las comidas te ayudará a perder peso

En realidad, cuando se trata de perder peso, el problema no son los refrigerios en sí, sino de qué tipo son.

Mucha gente necesita ingerir algo entre las comidas para mantener sus niveles de energía.

“Elige frutas o vegetales en vez de papas fritas, chocolates y otros tentempiés ricos en azúcar, sal y grasa”, recomienda el NHS.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=NTwPW3APLBo

https://www.youtube.com/watch?v=chiWVxreqhU

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.