close
Suscríbete a nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro
#ElCárteldelaComida: La Cosmopolitana tiene 34 sanciones por enfermar a 5 mil reos con alimentos contaminados
A la empresa le han impuesto sanciones económicas y compra de medicamentos, pero pese a ello siguió recibiendo dinero. De 17 contratos que ha obtenido en penales federales, 16 son por adjudicación directa.
Cuartoscuro
27 de febrero, 2019
Comparte

La Cosmopolitana, empresa que desde 2006 es la responsable de la alimentación de personas privadas de la libertad en penales federales gracias a los contratos que ha obtenido (en su mayoría por adjudicación directa), ha sido sancionada en al menos 34 ocasiones por enfermar a 5 mil 271 internos, al darles comida contaminada o en mal estado.

Una empresa monopoliza los servicios de alimentos de presos y enfermos en México

Pero no son todos los casos. A dicha cantidad se suman 5 mil 535 internos más que también han sido víctimas de brotes de enfermedades gastrointestinales en cárceles federales donde esta empresa es responsable de la comida, sin que en esos casos la compañía haya sido sancionada.

En total son 10 mil 806 internos que han enfermado de trastornos estomacales en siete distintos penales federales donde La Cosmopolitana es quien distribuye los alimentos. Hubo un caso, el del Centro Federal de Readaptación Social 5 Oriente, donde en un solo día se enfermó la mitad de la población, que es de 3 mil 300 internos.

Así lo revelan datos oficiales proporcionados a Animal Político por el Órgano Administrativo Desconcentrado de Prevención y Readaptación Social (OADPRS), los cuales confirman además que los 17 contratos por alimentos que dicha dependencia ha concedido en los últimos 12 años para alimentar a los internos federales, han sido, en su totalidad, para La Cosmopolitana.

El 20 de febrero, el presidente Andrés Manuel López Obrador anunció que su gobierno ya había iniciado una investigación sobre las contrataciones de alimentos en los penales federales ante posibles hechos de corrupción, y que los resultados y cambios se darían a conocer en breve.

Quinto Elemento Lab y VICE publicaron el reportaje “El Cártel de la comida” en el que advierten que La Cosmopolitana ha monopolizado las contrataciones públicas sobre alimentos, a pesar de una trayectoria de problemas de calidad e higiene con los alimentos que provee, en específico, a su mayor cliente, las cárceles federales. El reportaje documentó que de 2002 a 2019 la empresa ha recibido 704 contratos por cerca de 29 mil millones de pesos, —la mitad de ellos proveniente de su negocio con las prisiones federales—.

El reportaje revela que la empresa ha obtenido una tercera parte de los contratos por adjudicación directa y que tiene negocios en múltiples dependencias. Es responsable de la comida en penales estatales, donde también se han reportado irregularidades, y además alimenta a los enfermos que duermen en el IMSS, a los niños en guarderías del DIF, a los atletas del alto rendimiento y a trabajadores que pasan semanas en las plataformas marinas de Pemex, damnificados y policías.

La información obtenida por Animal Político confirma que tan solo los 17 contratos relacionados con los penales federales ascienden a más de 14 mil millones de pesos, y que el último de ellos se le adjudicó directamente pese a las múltiples sanciones que ya había recibido y a los internos que se han enfermado.

Vejaciones y comida en descomposición: los motivos del motín en Islas Marías en 2013

Brotes de enfermedad en siete penales

Los datos de la OADPRS muestran que en 7 de los 10 Centros Federales de Readaptación Social (Ceferesos) donde La Cosmopolitana es la responsable directa de surtir los alimentos, se han presentado brotes de enfermedades.

El número total de internos afectados asciende a por lo menos 10 mil 806. En el complejo de Islas Marías no se proporcionó el número de afectados, aunque se reconoció que ha habido casos.

Un total de 5 mil 301 víctimas se concentran en dos Ceferesos: el número 4 Noroeste ubicado en Nayarit y el 5 Oriente ubicado en Veracruz. Es por estos casos donde La Cosmopolitana ha sido sancionada en 34 ocasiones. La información no detalla el monto de las sanciones pero se advierte que algunas son penalizaciones económicas y en otros casos la obligación de adquirir medicamentos.

El Cefereso de Nayarit reporta el mayor número de incidentes con un total de 32. En 17 de estos eventos, La Cosmopolitana fue sancionada luego de que un total de 3 mil 347 internos presentaron cuadros de diarrea. El evento más grave por cantidad de afectados fue el del 26 de agosto de 2015 con un total 529 internos afectados en un solo día. En promedio, fue 1 de cada 6 internos enfermos solo en esas 24 horas.

Las otras 15 sanciones restantes a la empresa fueron por anomalías detectadas en los alimentos antes de que algún interno enfermara, como alimentos en mal estado o con contaminación física.

Por otro lado, en el Cefereso número 5 Oriente de Villa Aldama, Veracruz, las autoridades reportaron dos brotes diarreicos. Uno ocurrió el 5 de septiembre de  2014 con 124 internos enfermos. El segundo y más grave fue 8 de junio de 2015 con 1 mil 800 enfermos, casi la mitad de la población afectada en un solo día.

La sanción impuesta a La Cosmopolitana por estos eventos fue la adquisición de antibióticos y de suero para tratar a los enfermos.

En el Cefereso número 2 Occidente, localizado en Puente Grande, Jalisco, los datos muestran que en 2017 enfermaron 810 internos por trastornos digestivos, mientras que en 2018 la cifra fue de 787; en 2019  ya suman 30. En estos casos el proveedor de alimentos también es La Cosmopolitana, pero no se le ha impuesto alguna penalización.

Una situación similar es la del Cefereso número 9 Norte ubicado en Ciudad Juárez, Chihuahua, donde hubo 3 mil 300 internos afectados por trastornos estomacales entre 2013 y 2018, sin alguna sanción para la empresa. Tan solo en 2015, la cifra de reos afectados ascendió a 1 mil 155, el 100 % de la población de la cárcel en ese año.

En el Centro Federal de Rehabilitación Psicosocial, donde La Cosmopolitana también es responsable de la alimentación, la cifra fue de 481 internos con padecimientos gastrointestinales entre 2012 y 2018. Aquí tampoco se aplicaron sanciones.

Y en el Cefereso número 7 Nor-Noroeste, localizado en Durango, se reportaron 132 casos de internos enfermos solo en enero de este año.

Finalmente, en el caso del complejo penitenciario federal ubicado en las Islas Marías, el reporte reconoce – sin presentar datos – que se han impuesto penas convencionales a La Cosmopolitana por casos relacionados con la entrega de alimentos con ingredientes incompletos o con productos de marcas que no habían sido las autorizadas. También reconoce casos de personas con afecciones estomacales derivados del consumo de los alimentos, sin precisar la cantidad.

En una segunda entrega, Quinto Elemento Lab y Vice documentaron el amotinamiento de reos federales ocurrido en el complejo de las Islas Marías el 1 de febrero de 2013, hecho que dejó 37 internos lesionados. Se trata del último motín oficialmente reconocido en un penal federal y una de las causas, según el informe revelado, fue el mal estado de los alimentos proporcionados por La Cosmopolitana.

Sin competencia pese a quejas

Animal Político solicitó al OADPRS la relación de contratos que desde 2006 se han expedido a proveedores particulares para la preparación y distribución de alimentos en centros penitenciarios federales.

La dependencia entregó una relación de 17 contratos. Todos ellos fueron adjudicados a la misma empresa: La Cosmopolitana, con excepción de un contrato, los otros 16 fueron entregados sin competencia alguna para la ganadora.

El monto de estos 17 contratos alcanza los 14,065 millones 967 mil 978 pesos. El monto se maneja como máximo, dado que la cantidad de alimentos dependen del tamaño de la población penitenciaria.

Aunque en los últimos años el número de internos federales ha decrecido tras la entrada en vigor del nuevo sistema penal, el titular del OADPRS, Francisco Garduño, dijo que se han pagado comidas para 41 mil personas, cuando el número de internos era significativamente menor.

Los dos últimos contratos que La Cosmopolitana SA de CV obtuvo son, por mucho, los de mayor monto. Se trata de contratos multianuales.

El penúltimo lo firmó el gobierno de Felipe Calderón, en julio de 2012, por un monto máximo de 6 mil 493 millones de pesos. Su vigencia se extendió hasta el 30 de abril de 2016.

Y el último contrato, también multianual, se firmó ya en el gobierno de Enrique Peña Nieto el 1 de mayo de 2016 por un monto máximo de 5 mil 729 millones de pesos. Este contrato se mantiene vigente y concluye hasta el próximo 31 de agosto.

Esta última contratación se firmó pese a que el OADPRS ya había aplicado múltiples sanciones a la empresa por alimentos en mal estado y brotes de infecciones entre los internos.

El único contrato de los 17 que el OADPSR no reporta como adjudicación directa, sino como Licitación Pública Nacional, data de 2017 y fue por 161 millones de pesos para la donación de materia para elaborar alimentos en los centros penitenciarios federales.

Y en penales de CDMX también

El gobierno de Ciudad de México reconoció en una solicitud de información que La Cosmopolitana opera la entrega de alimentos en todos los centros penitenciarios de la ciudad desde 2006, y que el monto de los dos últimos contratos que se le han adjudicado alcanza los 3 mil 347 millones de pesos.

Aunque se pidió la relación completa de contratos, el gobierno capitalino solo proporcionó datos de dos de ellos. Uno firmado el 20 de diciembre de 2013 por 1,918 millones 933 mil 481 pesos, y el otro firmado el 20 de diciembre de 2016 por 1,428 millones 163 mil 269. La vigencia de este último contrato concluye el 30 de abril de 2019.

Respecto a internos que pudieran haber enfermado tras la ingesta de estos alimentos, la respuesta oficial es que no se contaba con esos datos pues compete a la Secretaría de Salud local el registro de los mismos.

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.
BBC
"El trabajo está matando a la gente y a nadie le importa"
En su último libro, Jeffrey Pfeffer, profesor de la Universidad de Stanford, argumenta que el exceso de trabajo y el estrés han provocado la muerte de miles de personas en Estados Unidos y el resto del mundo a causa de un sistema laboral que se ha vuelto "inhumano".
BBC
22 de marzo, 2019
Comparte

Cuando Jeffrey Pfeffer afirma que “el trabajo está matando a la gente y a nadie le importa”, no lo dice en un sentido metafórico.

Lo dice tal cual, con todas sus letras, basándose en las investigaciones que ha realizado durante décadas, tanto en Estados Unidos como en el resto del mundo.

Pfeffer, profesor de la Escuela de Postgrado de Negocios de la Universidad de Stanford y autor o coautor de 15 libros en el campo de la teoría organizacional y el manejo de recursos humanos, argumenta en su último libro, “Muriendo por un salario” (Dying for a paycheck, en inglés), que el sistema de trabajo actual enferma e incluso termina con la vida de las personas.

En él relata el caso de Kenji Hamada, un hombre de 42 años que murió de un ataque al corazón en su escritorio en Tokio. Trabajaba 75 horas a la semana y demoraba cerca de dos horas en llegar a la oficina.

Justo antes de su muerte, había trabajado 40 días seguidos sin parar y su viuda declaró que Kenji estaba excesivamente estresado.

Ese es solo uno de muchos ejemplos incluidos en la publicación, donde el autor pone en contexto los efectos de un sistema de trabajo que en ocasiones se torna “inhumano” por la excesiva carga laboral.

fsdf

BBC

Según la evidencia recopilada por Pfeffer, en Estados Unidos, el 61% de los empleados considera que el estrés los ha enfermado y el 7% asegura haber sido hospitalizado por causas relacionadas con el trabajo.

De hecho, sus estimaciones apuntan a que el estrés está relacionado con la muerte anual de 120.000 trabajadores estadounidenses.

Y desde un punto de vista económico, destaca el académico, el estrés tiene un costo para los empleadores de más de US$300.000 millones al año en ese país.

En BBC Mundo hablamos con él.


En su libro usted menciona que existe un sistema laboral tóxico que está matando a la gente. ¿Qué evidencia tiene al respecto y cómo el trabajo moderno afecta a los empleados?

Existe evidencia de sus efectos sobre la salud. Las largas jornadas laborales, los despidos, la falta de seguro médico, el estrés provocan una enorme inseguridad económica, conflictos familiares y enfermedades.

El trabajo se ha vuelto inhumano. Por una lado las empresas, de una manera fundamental, se han desentendido de la responsabilidad que tienen con sus empleados.

Pero también ocurre que así como crece la “economía gig” (de trabajadores independendientes), también crece la inseguridad laboral.

¿Quién es responsable de este fenómeno?

Si piensas en los años 50 o los 60, los directivos decían que era necesario equilibrar los intereses de los empleados, los clientes, los accionistas. Ahora todo está centrado en los accionistas.

Esqueleto

Getty Images
Pfeffer dice que el estrés está relacionado con la muerte de 120.000 trabajadores estadounidenses al año.

En los bancos de inversión, por ejemplo, hay una práctica muy generalizada bajo la cual trabajas, vas a tu casa a darte una ducha y regresas a la oficina.

Bajo ese sistema, muchos empleados se vuelven drogadictos, porque terminan consumiendo cocaína y otras drogas para mantenerse despiertos.

Aunque el fenómeno que usted describe sería transversal, ¿hay ciertos sectores más afectados?

Un empleado de una fábrica, un piloto de avión, un conductor de camión, tiene un límite máximo de horas que puede trabajar.

Pero irónicamente, en muchas de las profesiones no hay límites.

En el caso de Estados Unidos, usted ha escrito que el lugar de trabajo es la quinta causa de muerte en Estados Unidos

Al menos la quinta causa, quizás más.

¿Y quién se hace cargo de esas muertes?

Los empleadores son responsables y los gobiernos son responsables por no hacer nada al respecto.

Enfermera

Getty Images
El 61% de los empleados en Estados Unidos considera que el estrés los ha enfermado.

¿Entonces qué papel juega la política en todo esto?

Tiene un rol enorme. Tenemos que hacer algo para detener esto. Pero no seremos capaces de hacer nada a un nivel individual.

Si quieres resolver el problema de manera sistémica, se requiere una intervención sistémica que debe provenir de algún tipo de regulación.

¿Cómo reaccionan los directivos de empresas cuando usted conversa con ellos?

Nadie argumenta que los datos no son correctos, porque los datos son bastante abrumadores. Pero esto es como el juego de la “papa caliente”: la gente ve el problema, pero nadie quiere hacerse cargo.

De hecho, los costos de salud son enormes. Las condiciones de trabajo causan enfermedades crónicas como diabetes o problemas cardiovasculares.

Pero también hablando de costos, las empresas pueden replicar que hacer cambios al sistema de trabajo afectará las ganancias corporativas

Es que eso no es verdad. Sabemos que la gente estresada tiene una mayor probabilidad de renunciar. Sabemos que los empleados enfermos -psicológica o físicamente enfermos- son menos productivos.

Sabemos, por estudios realizados en Estados Unidos y en el Reino Unido, que sobre el 50% de todos los días laborales perdidos por ausentismo están relacionados con el estrés laboral.

Hombre abrumado

Getty Images
El estrés tiene un costo para los empleadores de más de US$300.000 millones al año en Estados Unidos, según Pfeffer.

El Instituto Estadounidense del Estrés calcula que el costo anual es de US$300.000 millones al año.

Entonces es muy caro tener trabajadores enfermos o empleados que van a trabajar, pero con bajo rendimiento. Esto le cuesta a las empresas una fortuna.

Desde el lado de los trabajadores, usted ha escrito que las personas deberían cuidarse a sí mismas. Pero si un empleado reclama por mejores condiciones laborales, es muy probable que termine despedido. ¿Cómo se pueden cambiar las condiciones de trabajo?

Primero, los empleados tienen que asumir la responsabilidad de cuidar su propia salud.

Si vas a trabajar a un lugar donde no te permiten equilibrar tu vida laboral y tu vida familiar, tienes que irte.

Entonces la gente contesta: “No me puedo ir”. Y yo digo: “Si estás en una sala y esa sala está llena de humo, intentarás salir de ahí, porque las consecuencias para tu salud serán muy severas”.

Lo otro es que la gente tiene que presionar para que existan leyes y actuar colectivamente para protegerse, porque también hay costos para la sociedad.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.