close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

ONG piden a Presidencia evaluar y reestructurar el programa de estancias infantiles

Admiten que el programa requiere mejoras, pero solicitan conocer la información que tiene el gobierno sobre las irregularidades, evaluar sus deficiencias y fortalecerlo.
Cuartoscuro
20 de febrero, 2019
Comparte

Los cambios al Programa de Estancias Infantiles, dependiente de la Sedesol, ahora Secretaría de Bienestar, para Apoyar a Madres Trabajadoras, están adelgazando al Estado y transfiriendo la responsabilidad de la seguridad y educación de los niños a las familias, señalaron en conferencia de prensa representantes de las organizaciones Oxfam, Save The Children y GIRE. “El Estado se está lavando las manos y le está diciendo a las familias: si algo pasa en cualquier sentido con estos menores es tu responsabilidad”, advirtió Regina Tamés, directora de GIRE.

El Estado también está eludiendo con esto otra responsabilidad, agregó Ricardo Fuentes Nieva, Director Ejecutivo de Oxfam México, la de romper estereotipos de género. “La declaración de Carlos Urzúa, Secretario de Hacienda, sobre las abuelitas muestra el análisis de política pública que se está haciendo, y la evasión de responsabilidad no sólo de proveer un sistema de cuidados para la primera infancia, sino también de romper normas que reproducen desigualdades”.

Leer: Encargadas de estancias infantiles de CDMX piden que se informe cuáles son las que tienen irregularidades

Sobre el tema de las irregularidades en estancias que presentó la Secretaría del Bienestar, Tamés recordó que la Auditoría Superior de la Federación (ASF) hizo anotaciones a este programa, “pero son mínimas. Esta corrupción macro de la que habla el gobierno, si la conociéramos nos daría insumos incluso para ver a dónde deberíamos estar apostando en las estancias, pero lo cierto es que lo que tenemos son estas anotaciones y evaluaciones positivas como la del CONEVAL”, subrayó Tamés.

La directora de GIRE reconoció que éste y otros programas sociales requieren de medidas para fortalecerlos, “pero la respuesta no puede ser cerrarlos bajo el pretexto de una corrupción que no está comprobada y de la que no existen datos”.

Leer: Estancias infantiles: ¿bienestar o precariedad?

Por su parte, María Josefina Menéndez, CEO de Save the Children en México, afirmó que el programa sí debe iniciar un proceso de revisión. “Cuando el programa nació, nuestra organización señaló que éste era un programa de generación de empleo para las mujeres y no un programa de derechos de infancia, por eso decíamos que se necesitaba reforzar el perfil de las educadoras, reforzar el sistema de protección, entre otras cosas”.

En la actualidad, prosiguió, “podría haber dos temas críticos, el primero tiene que ver con el tema de registro de niños desde el inicio del ciclo escolar, porque para marzo-abril hay un descenso de hasta 20% en la matrícula, y si creemos que en muchas estancias no se reportaban esas bajas, eso pudo haber sucedido, pero eso tiene que ver con los mecanismos de supervisión y acompañamiento, que han sido deficientes, pero eso es responsabilidad del Estado”.

Otro tema es que estas estancias requieren de financiamiento, “y no se puede señalar corrupción si la aportación del Estado no alcanzaba y se requería pedir cuotas a los padres de familia para lograr una operación adecuada; por eso la postura es revisemos si hay oportunidades de mejora, estamos abiertos a eso, pero no limitemos las oportunidades de desarrollo de los niños en una etapa clave como es de los 0 a los 5 años”.

Leer: Sobornos, capacitación deficiente, e inseguridad, los fallos encontrados por el DIF en estancias infantiles

Lo que se debería de hacer, subrayó Menéndez “es abonar a cómo hacemos para mejorar el programa, cómo lo reestructuramos. Hay que escuchar a los expertos, pero también a las mujeres usuarias de las estancias. Ellas pueden decir esto me afectó, esto me pasó, porque el Estado está presentando información que ellos mismos controlan, y hacemos un llamado a lo ético, a que con responsabilidad y derechos humanos evaluemos realmente lo que está pasando”.

Tamés precisó que un grupo de organizaciones está trabajando con la barra de abogados para presentar amparos y quejas por las modificaciones al programa. “Estamos valorando si las presentan madres y padres o quiénes. Estamos tratando de diseñar una estrategia porque esto es regresivo, contrario a los derechos de niñas, niños, adolescentes y mujeres”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Getty Images

Qué es el “Big One”, el devastador terremoto que espera California en la falla de San Andrés

Los terremotos de mayor magnitud en 20 años que sacudieron el sur de California la semana pasada dejaron a más de uno en estado de alerta ante el llamado "Big One", un terremoto que, según los científicos, puede ocurrir en cualquier momento.
Getty Images
10 de julio, 2019
Comparte

Los terremotos de la semana pasada volvieron a recordarles a los habitantes de California que en algún momento va a llegar el temido “big one”.

Así es como conocen al hipotético gran terremoto de efectos catastrófico que los científicos esperan sacuda la costa oeste de Estados Unidos, específicamente California.

No se trata de si habrá un gran terremoto sino de cuándo ocurrirá“, es lo que dicen los geólogos que han estudiado la zona.

Los sismos de días recientes, los más potentes en 20 años, se hicieron sentir con más fuerza en la ciudad de Ridgecrest, a unos 250 kilómetros al norte de Los Ángeles.

No hubo muertes que lamentar, aunque sí se desataron incendios y hubo daños a infraestructuras y vías.

Un panorama que alarmó a residentes en ciudades como Los Ángeles, que vieron cómo las tiendas de artículos para acampar y kits de primeros auxilios agotaron su inventario durante el fin de semana.

El terremoto de magnitud 7,1 del pasado viernes rompió el suelo en varias partes de la ciudad de Ridgecrest.

Getty Images
El terremoto de magnitud 7,1 del pasado viernes rompió el suelo en varias partes de la ciudad de Ridgecrest.

¿Por qué lo llaman “Big One”?

En inglés, “big one” se puede traducir como “el grande”.

“En California, tendemos a utilizar el término Big One para referirnos a un terremoto muy grande en la falla de San Andrés, un evento de magnitud 7,8 u 8″, declaró recientemente a medios locales Lucy Jones, sismóloga de referencia en la región.

Por su parte, el periodista Jacob Margolis, presentador de un podcast llamado The Big One, le aclara a BBC Mundo que “‘Big One’ quiere decir que no solo debemos considerar la magnitud del terremoto sino el nivel de daño“.

Y es que grandes ciudades como Los Ángeles, San Francisco y San Bernardino han sido construidas en las cercanías de la activa e imponente falla de San Andrés, que recorre California de norte a sur a lo largo de 1.300 kilómetros y delimita la placa norteamericana de la placa del Pacífico.

La de San Andrés es una de las fallas más estudiadas del planeta ya que en su práctica totalidad se encuentra sobre la superficie terrestre.

Fue la causante del terremoto de magnitud de 7,8 que destruyó gran parte de San Francisco en 1906, provocando la muerte de más de 3.000 personas.

La falla de San Andrés atraviesa California y se extiende a lo largo de 1.300 kilómetros.

Getty Images
La falla de San Andrés atraviesa California y se extiende a lo largo de 1.300 kilómetros.

A los científicos les preocupa específicamente la sección sur de la falla pues, según estimaciones, lleva demasiado tiempo sin descargar cantidades grandes de energía.

Estudios geológicos muestran que en los últimos 1.500 a 1.400 años, terremotos grandes han ocurrido con una periodicidad de unos 150 años en la sección sur de la falla.

El sismo más grande ocurrido en esa región fue en 1857, por lo que esa zona se considera un lugar probable para la ocurrencia de un fuerte terremoto en las próximas décadas.

Los sismólogos aclaran, sin embargo, que no tienen manera de anticipar cuándo ocurrirá un terremoto.

Destrucción causada por el terremoto de Northridge

Getty Images
El terremoto de Northridge en 1994 causó daños graves en Los Ángeles, pese a que registró una magnitud de 6,7.

Los cálculos más conservadores apuntan a que, de producirse un sismo de magnitud 7,8 en esa sección -que tendría un impacto directo en Los Ángeles, la segunda ciudad más poblada de EE.UU.- cerca de 2.000 personas morirían y habría más de 50.000 heridos.

Los daños materiales superarían los US$200.000 millones.

¿El “Big One” solo está asociado con la falla de San Andrés?

Por su extensión y por el hecho de delimitar dos placas tectónicas, un terremoto en la falla de San Andrés es a menudo citado como ese Big One que muchos californianos temen.

Pero el término bien puede utilizarse para hablar de otros sismos que, de ocurrir, también pueden causar graves daños.

El sismo fracturó vías en el sur de California.

Reuters
El sismo de 7,1 del viernes fracturó vías en zonas del sur de California cercanas al epicentro.

Por ejemplo, la falla de Hayward, localizada en el este de la bahía de San Francisco fue calificada como “una suerte de bomba de tiempo tectónica” por el geólogo emérito del USGS David Schwartz.

El USGS consideró en un reporte de 2018 que esta falla “es una de las más activas y peligrosas porque recorre una región densamente urbanizada e interconectada”.

En la zona viven unos siete millones de personas.

“Cada quien, dependiendo de en qué zona de California estés, tiene su propio Big One“, señala Margolis.

El periodista hace referencia a otra falla, la de Puente Hills, ubicada debajo de la ciudad de Los Ángeles.

Un incendio desatado tras el terremoto de 7,1 en Ridgecrest, California.

AFP
Uno de los peligros inmediatos tras un terremoto son los incendios ocasionados por fallas eléctricas.

Científicos del USGS enfatizan que una ruptura de esa falla es un evento inusual, que ocurre “cada 3.000 años”.

“Los científicos se preocupan menos por esta porque no es tan activa como la de San Andrés, pero un sismo allí podría ser muy destructivo en Los Ángeles”, advierte Margolis.

Según estimaciones publicadas por el USGS en 2005, un terremoto de 7,5 en Puente Hills podría resultar en la muerte de 3.000 a 18.000 personas y pérdidas valoradas en US$250.000 millones.

En años recientes y para prevenir peores daños, sin embargo, las autoridades de Los Ángeles han requerido que los dueños de edificios fortalezcan las estructuras consideradas como débiles y vulnerables a colapsar en un terremoto.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=-O7sw3Pe5TI&list=PLLhUyPZ7578fM4Kk57tNx01dvsvmI-9TD&index=17&t=0s

https://www.youtube.com/watch?v=kw3FYvWT-Po&list=PLLhUyPZ7578fM4Kk57tNx01dvsvmI-9TD&index=35&t=0s

https://www.youtube.com/watch?v=K1yGOewtx5M&list=PLLhUyPZ7578fM4Kk57tNx01dvsvmI-9TD&index=37&t=0s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

¡Muchas gracias!


Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.