Pese a denuncias, en 2017 se repitió La Estafa Maestra en la Sedatu y Sagarpa
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Pese a denuncias, en 2017 se repitió La Estafa Maestra en la Sedatu y Sagarpa

Aunque ya había denuncias penales ante la PGR por el desvío de recursos a través del esquema de La Estafa Maestra, Sedatu y Sagarpa hicieron nuevos contratos con universidades. Más de 351 millones de pesos de dinero público desaparecieron.
Cuartoscuro
21 de febrero, 2019
Comparte

El gobierno de Enrique Peña Nieto mantuvo en 2017 el mismo esquema de desvío de recursos conocido como La Estafa Maestra: más de 351 millones de pesos de dinero público desaparecieron en las secretarías de Desarrollo Territorial, que encabezaba Rosario Robles, y de Agricultura, que tenía a José Calzada como titular.

De acuerdo al informe que presentó la Auditoría Superior de la Federación (ASF) este miércoles, las dependencias utilizaron a la Universidad Politécnica de Tlaxcala, la Tecnológica de Campeche, el Instituto Tecnológico Superior de Centla y nuevamente a Radio y Televisión de Hermosillo (Telemax).

Esto demuestra que las dependencias y universidades públicas no cesaron este esquema pese a que en 2015 la Auditoría interpuso seis denuncias penales ante la entonces Procuraduría General de la República (PGR) por el presunto desvío de recursos públicos en la Sedesol, dirigida por Rosario Robles, y las Universidades del Estado de México y la de Morelos, con quienes hizo convenios para supuestos servicios.

Incluso, en 2017 hubo 18 denuncias penales más también contra Sedesol y las universidades Intercultural del Estado de México, la Politécnica de Chiapas, la Tecnológica de Nezahualcóyotl, la Tecnológica del Sur del Estado de México y Radio y Televisión de Hidalgo.

En ese año, Animal Político y Mexicanos Contra la Corrupción publicaron la investigación periodística La Estafa Maestra en la cual se demostraba que 11 dependencias del Gobierno Federal utilizaron a 8 universidades públicas para hacer supuestos servicios entre 2013 y 2014, pero éstas subcontrataron a empresas irregulares o fantasma y, por lo tanto, los recursos públicos desaparecieron.

Además, Telemax ya había participado en este esquema e incluso fue denunciado penalmente por la Auditoría ante la PGR el 24 de octubre de 2018, también por el presunto desvío de recursos a través de convenios irregulares con la Sedatu firmados en 2016.

Las auditorías correspondientes al quinto año de gobierno del expresidente Enrique Peña Nieto, forman parte del Tercer Informe de Cuenta Pública de 2017 y es la primera entrega de la gestión del nuevo auditor David Colmenares, quien asumió el cargo en marzo de 2018.

Por primera vez en este tipo de revisiones, la Auditoría omitió los nombres de las empresas que recibieron los recursos públicos de ambas dependencias.

 Los presuntos desvíos

La Universidad Politécnica de Tlaxcala fue la institución que más recursos recibió ese año: 188 millones 634 mil pesos, de lo que 94% (178 millones 634 mil pesos) fue considerado como “recuperaciones probables” por la Auditoría debido a las irregularidades detectadas.

El 16 de agosto de 2016, la Universidad Politécnica de Tlaxcala hizo un convenio general de colaboración con la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano del que derivaron tres convenios más firmados entre septiembre y octubre de ese año.

El primero tenía como objeto “el Servicio de Investigación de los Programas Prioritarios de la SEDATU”; el segundo, debía “llevar a cabo el Programa de educación cívica para el desarrollo y aprovechamiento de espacios públicos en los estados de Puebla y Tlaxcala” y el tercero fue para el “servicio integral para el diagnóstico y construcción del Programa Vivienda para Prosperar y sus alternativas”.

Sin embargo, la Sedatu argumentó que los pagos a esos servicios los hizo en 2017, aunque las supuestas pruebas de la realización de los servicios confirmaban que éstos se habían hecho en 2016.

Después de las revisiones, la Auditoría detectó que la Universidad “no prestó ningún servicio y su función fue únicamente transferir recursos a los proveedores que instruyó la Sedatu sin que éstos le prestaran los servicios objeto del convenio”.

Además, en el análisis de las cuentas bancarias, se detectó que la institución educativa “pagó indebidamente a una persona moral de las subcontratadas, servicios que no guardan ninguna relación con el objeto del Segundo Convenio Específico, aunado a que dos personas morales a quienes les realizó pagos por servicios, no fueron localizadas en sus domicilios fiscales”.

Una de las empresas subcontratadas por la Universidad entregó supuestos comprobantes de servicios que “no guardan ninguna relación con el objeto del primer convenio”, por lo tanto, dice la Auditoría “se presume que la Universidad distrajo recursos de manera indebida”.

Mientras que en los comprobantes de otro de los convenios, la ASF determinó que “no es posible identificar la participación de los proveedores subcontratados para llevar a cabo los servicios, toda vez que, de los entregables presentados por la Universidad, ninguno de los documentos cuenta con el logo de la universidad, ni de los proveedores que los realizaron, por lo que se desconoce la identidad de quién los realizó”.

En tanto, la Universidad Tecnológica de Campeche recibió 86 millones 716 mil pesos de la Sedatu a través de convenios de colaboración. De lo cual, la Auditoría determinó como “recuperación probable” 85 millones 321 mil pesos.

La Auditoría concluyó que la Universidad no cumplió con las disposiciones legales y normativas aplicables en la materia y pagó 92.0% del dinero “por supuestos servicios prestados en 2016, a cuatro empresas, de las cuales no acreditó la realización de ningún tipo de servicio para cumplir con el objeto del convenio”.  Además, los entregables presentados por la institución “no se evidencia” la participación de dichas empresas.

El Instituto Tecnológico Superior de Centla hizo convenios con la Sagarpa y subcontrató 92.8% de los servicios que sumaron 78 millones 114 mil pesos, lo que significa una violación a la Ley de Adquisiciones, Arrendamientos y Servicios del Sector Público y 4 de su Reglamento.

La Auditoría determinó que realizó “pagos improcedentes” a proveedores subcontratados para la ejecución de los trabajos, pero no presentó la documentación que comprueben la realización de los servicios.

La Televisora de Hermosillo, S.A. de C.V. (TELEMAX) recibió 40 millones de pesos de la Sedatu para “la elaboración del diseño y edición de material en audio, en video y gráfico de comunicación social; evaluación sobre hábitos de consumo de medio y aplicación de sondeos de opinión para medir el posicionamiento de satisfacción e impacto de los programas y acciones relacionadas con la SEDATU y las entidades paraestatales sectorizadas”.

Sin embargo, “no proporcionó documentación justificativa y comprobatoria de la supuesta ejecución de los trabajos que amparen los pagos realizados a las empresas

Subcontratada 1 y Subcontratada 2, ni del remanente del proyecto”.

En el caso de la primera empresa no se encontró en el domicilio fiscal; y en la segunda, su representante legal manifestó haber subcontratado a su vez a la empresa 2, pero ésta empresa tampoco fue localizada.

La Auditoría comprobó que los recursos recibidos por las empresas subcontratada 1 y 2 fueron transferidos a otras empresas que no tuvieron injerencia en los servicios convenidos.

Además, Telemax “no registró en sus estados financieros de 2016, en cuentas por cobrar el saldo pendiente a cargo de la SEDATU, por 40 millones de pesos pagados en 2017; por otra parte, tampoco registró los pasivos (adeudos) con los proveedores contratados por los servicios presuntamente recibidos en 2016”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Getty Images

Cómo es la estrategia del triple confinamiento y qué tan efectiva es para contener el COVID

En la región india de Kerala se implementó una estrategia que incluye la vigilancia estricta de ciertos sectores con tres premisas para contener la propagación del virus, después de un rebrote alarmante de casos en las últimas semanas.
Getty Images
21 de julio, 2020
Comparte

La pandemia del covid-19, que ha causado más de casi 15 millones de contagios y más de 600,000 muertes, ha llegado indistintamente a casi todas las regiones del planeta, pero los países han aplicado estrategias distintas para combatir la expansión del virus en sus territorios.

Mientras algunos prefieren confinamientos severos y cierre de fronteras, otros han optados por medidas más sectorizadas.

Y uno de los casos más llamativos es la estrategia que utilizó la región de Kerala, en la costa suroeste de India: lo han llamado el “triple confinamiento”.

“Es una aproximación sanitaria que toma varios elementos que se han implementado separadamente en otras regiones de India y tiene como objetivo combatir el virus en ciudades densamente pobladas”, explica el periodista del servicio indio de la BBC Inram Qureshi.

Y aunque el modelo se había aplicado primero en abril y mayo, lo cierto es que un grave resurgimiento de casos en los primeros días de julio obligó a las autoridades a introducir esta medida de nuevo.

El gobierno estatal reportó transmisiones locales del virus en las comunidades costeras, en lo que constituye la primera admisión de este tipo de contagios por parte de funcionarios de cualquier estado de India desde el comienzo de la pandemia.

“El real aumento en Kerala está sucediendo ahora. El virus había sido frenado anteriormente en una situación controlada, cuando se cerraron las fronteras del estado”, le dijo a la BBC Lal Sadasivan, un especialista en enfermedades infecciosas que trabaja el tema desde Washington DC.

Por eso, el estado indio decidió recurrir a un modelo que le había dado buenos resultados, al menos en los papeles. Pero, ¿en qué consiste? ¿Y es realmente efectivo?

Mucha gente, poco espacio

Una de las principales variables que tienen que analizar las autoridades de cualquier país a la hora de establecer las medidas de protección es la densidad poblacional.

En líneas generales (y aunque hay excepciones), una mayor concentración de habitantes por espacio entraña mayor riesgo de contagio. Por eso India, un país con cerca de 1.300 millones de personas, ha tenido un desafío importante.

Hasta este martes, y de acuerdo al análisis que realiza el John Hopkins Institute, el país asiático contabilizaba 1 millón 155,338 casos y más de 28,000 muertos por el nuevo coronavirus.

Policía haciendo controles.

Getty Images
Una de las principales características del triple confinamiento es el control de la policía en las zonas cerradas.

En las últimas semanas ha visto un resurgimiento en los contagios, lo que llevó a varias regiones a tomar decisiones localizadas para evitar la propagación.

Kerala entre ellas.

Esta pintoresca región costera, con 34 millones de habitantes, tuvo en principio pocos casos en comparación con otras zonas del país.

Tardó 110 días en reportar sus primeros mil contagios, un logro a los ojos de las autoridades. Pero a mediados de julio, reportaba alrededor de 800 infecciones por día, con un total de 12,000 enfermos y 43 muertes, todavía notoriamente por debajo de otras regiones del país.

Y el estado quiere protegerse frente al avance del virus cueste lo que cueste.

“El triple confinamiento sirve a ese fin, es un proceso de gestión por etapas y muy vigilado por la policía. Primero por sectores, después se focaliza en la casa o el apartamento donde se registra un caso positivo y por último en las personas contagiadas”, señala Qureshi.

El ensayo de Kerala

El pasado 6 de julio, el gobierno regional y la policía local pusieron en vigor este triple plan que ya habían ensayado previamente para contener el virus, durante el primer crecimiento de la curva.

De acuerdo a las autoridades sanitarias de Kerala, el nuevo pico se registró al aliviar las medidas de confinamiento después de que lograron aplanar la curva, en mayo.

No es casual, señalan los expertos: alrededor del 17% de la población económicamente activa de Kerala trabaja fuera del estado y casi medio millón de trabajadores regresaron desde los países del Golfo y otras partes de la India una vez se abrieron las fronteras.

Así, se vieron obligados a utilizar otra vez la estrategia del triple cierre.

Liderado por la policía y aplicado inicialmente en la capital del estado, Thiruvananthapuram, se trata de una medida de tres pasos que intenta contener el virus en medio de una área metropolitana y condados cercanos, en los que hay una población cercana a los nueve millones de habitantes (y que está bajo una oficina administrativa que se conoce como la Thiruvananthapuram Municipal Corporation).

El primer paso, que la policía ha llamado ‘Bloqueo 1’ y que fue impuesto desde el primer día del confinamiento, fue evitar que la gente se moviera dentro del distrito que ha sido cerrado”, señaló Qureshi.

En este caso, el triple confinamiento fue aplicado a ciertos distritos de los 100 que tiene el área metropolitana bajo la Thiruvananthapuram Municipal Corporation, donde se registraron más nuevos contagios.

“La policía bloqueó vías, instaló barricadas y no permitió la salida ni la entrada de personas de esos distritos. Además, se suspendió el transporte público. Y se invitó a la gente a quedarse en sus casas”.

El segundo paso, denominado “Bloqueo 2”, se activa cuando se confirma que un vecino da positivo de COVID-19: la casa del paciente se declara como “zona de contención”.

Esto significa que todas las personas que viven en ese espacio no pueden salir de la vivienda, deben guardar una cuarentena de 14 días y están vigiladas constantemente por la policía.

Ahora, si el paciente vive en un departamento, entonces los pisos que están arriba y debajo del suyo también se declaran como zona de contención.

De acuerdo a los documentos de las autoridades de Thiruvananthapuram, la última instancia del confinamiento es la etapa de “Bloqueo 3”, que consiste en que las personas que dan positivo por covid-19, tengan síntomas o no, son llevadas a un hospital para que cumplan con la cuarentena sin concesiones.

Este lunes se conoció que el triple confinamiento había sido extendido hasta el próximo 26 de julio.

Las autoridades de Kerala anotaron que habían implementado la medida después de que resultó efectiva para controlar los brotes que se habían registrado en abril, cuando se contaron 155 casos en un solo distrito.

Mujeres indias con ni;os

Getty Images
El estado de Kerala tiene cerca de 34 millones de habitantes.

“Hay que señalar que este triple confinamiento es una medida muy similar a otras regiones vecinas de la India, pero lo que ellos han hecho es convertirla en una estrategia mucho más visible y clara para las personas, con pasos precisos y protocolos por cada una de las tres instancias”, anota Qureshi.

¿Qué tan efectiva es la medida?

De acuerdo al reporte de medios locales, la decisión de probar un confinamiento de tres niveles se tomó cuando los oficiales de salud de la ciudad notaron que los casos en la ciudad se habían reportado sin que se pudiese establecer el origen del contagio.

Durante la primera semana de julio se conocieron 43 casos nuevos sin origen claro en Thiruvananthapuram.

Además, desde el 13 de julio, el modelo del triple confinamiento se extendió a otras ciudades ubicadas en la costa sur de India y que pertenecen al estado de Kerala.

Para Abdul Latheef Naha, habitante de Kerala y corresponsal del diario The Hindu, la estrategia ha resultado efectiva por varias razones, entre ellas porque focaliza los controles y no los extiende a toda la ciudad.

“Yo no vivo en una zona que ha sido confinada, lo que nos permite continuar con nuestras actividades diarias. Y creo que eso es una medida que es adecuada para lugares con tanta población como esta región de India”, le dijo Naha a BBC Mundo.

Barco en Kerala

Getty Images
Un barco atraca en un puerto de la región de Kerala y es custodiado por la policía

“Sin embargo, el control policial es muy estricto”, agrega. “Esto que puede causar desconfianza por parte de las personas que viven en las zonas confinadas”, agrega.

En particular, una app desarrollada localmente para controlar a los que cumplen cuarentena, que envía una alerta a la policía si alguien se aleja más de 50 metros de su sitio de residencia, ha despertado críticas y preocupaciones por atentar contra la privacidad, según señalan medios locales.

En tanto, la Organización Mundial de la Salud (OMS) señaló que la respuesta de vigilancia y control contra la enfermedad adoptada por el estado indio son una respuesta apropiada al incremento en el número de casos.

“El rastreo y las pruebas exhaustivas de contactos son la base de la respuesta ante el COVID-19. El estado adaptó la guía de la OMS de rastrear, testear y aislar a la mayor cantidad (de casos) posible”, señala la organización en su reporte “Respondiendo a COVID-19: Las lecciones de Kerala”, del 2 de julio.

Confinamiento

Getty Images
El triple confinamiento logró reducir el contagio en la región de Kerala en el mes de abril.

Una representante de la OMS para India señaló, además, que “este plan podría servir como un gran ejemplo para que otros estados emulen”.

En los confinamientos realizados en abril y junio, de acuerdo al reporte de las autoridades y conocidos por BBC, se había logrado controlar la expansión del virus en las áreas donde se había aplicado el triple cierre.

Y, a pesar del resurgimiento de casos, el estado de Kerala sigue manteniendo la tasa más baja de mortalidad a causa del covid-19 de todo el país

“En gran medida ha sido efectivo. Lo cierto es que las estrategias hechas en los meses anteriores el área de confinamiento tenía un radio de unos tres kilómetros y un anillo exterior de unos cinco kilómetros de la casa o grupo de pacientes positivos”, anota Qureshi.

“Lo que sí hay que decir es que este tipo de medidas hubo violaciones, no solo en Kerala o Karnataka, sino también en otros lugares”, agrega.

“Lo que hace pensar si el bloqueo de la policía es en realidad tan efectivo o si hay otros factores en juego que no vemos. También porque eso permitiría saber si el control policial tan estricto es sostenible y necesario”, concluye.

Enlaces a más artículos sobre el coronavirus

BBC

Visita nuestra cobertura especial


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=kLdwBsIG5bY

https://www.youtube.com/watch?v=QZ9JbrioTiw

https://www.youtube.com/watch?v=bDR5eXAxyfs

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.