¡Muchas gracias!


Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.

close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Foto: Claudia Altamirano
Promotores del voto para AMLO en 2018, ahora censan y repartirán tarjetas del Bienestar
Diez Servidores de la Nación, como se conoce a estos voluntarios, confirmaron que pertenecieron a los comités de “defensa del voto” de López Obrador y Morena en 2018.
Foto: Claudia Altamirano
Comparte

Voluntarios que hacen el llamado Censo de Bienestar, donde se registra a beneficiarios de los programas sociales del gobierno federal, promovieron antes el voto a favor de Andrés Manuel López Obrador en la campaña presidencial de 2018.

Diez Servidores de la Nación —como se conoce a estos voluntarios— de distintos estados del país hablaron con Animal Político y confirmaron que pertenecieron a los comités de “defensa del voto” de Morena, durante la campaña en la que resultó ganador López Obrador.

Explicaron que gracias al apoyo que dieron al ahora presidente, y a la experiencia en trabajo de campo que adquirieron, fueron convocados tras la elección para apoyar otras actividades del nuevo gobierno, entre ellas el Censo de Bienestar y la logística de eventos públicos.

El exsecretario de Organización de Morena, Gabriel García Hernández, coordinó la estructura de promoción del voto a favor de López Obrador durante la campaña. Después de la elección, fue nombrado coordinador de Programas Integrales de Desarrollo, para operar la política social federal desde la Oficina de la Presidencia.

Dicha coordinación conservó al grupo de ciudadanos que, primero, promovió el voto y luego apoyó al equipo de transición en ejercicios como las consultas ciudadanas —la del NACIM y la del Tren Maya—; y en realizar el censo de los programas sociales.

Ya en el gobierno, ese mismo grupo apoya la logística de los eventos del presidente en los estados y, próximamente, lo hará entregando directamente las tarjetas del Bienestar con las que se entregarán los recursos públicos de los programas sociales.

Carpa instalada en la Alameda Central para la consulta del NACIM.
Foto: Claudia Altamirano

De acuerdo con los testimonios de 10 “servidores” de los estados de Coahuila, Puebla, Morelos, Tampico, Tabasco y Ciudad de México, durante la campaña no recibieron pago por su apoyo en la promoción del voto; sin embargo, para el levantamiento del Censo sí les entregaron contratos que establecían el compromiso de recibir una compensación económica de tres mil 400 pesos mensuales, durante octubre y noviembre, periodo en el que se preveía que concluyera el ejercicio.

Los recursos para ese apoyo se contemplaron en el Fondo de Transición, que fue de 150 millones de pesos.

Aunque algunos Servidores de la Nación no firmaron el contrato y se enlistaron como voluntarios, la mayoría recibió el pago de esos meses; sin embargo, el Censo no concluyó antes de que el nuevo gobierno entrara en funciones, y los coordinadores regionales pidieron a los brigadistas continuar el trabajo hasta terminarlo. Entonces les prometieron un nuevo pago que, a la fecha, no ha sido entregado. Animal Político, desde finales de enero, solicitó a la Coordinación de Programas su versión sobre estas denuncias, pero no obtuvo respuesta.

Sus funciones

Un Servidor de Coahuila que solicitó el anonimato relató que, tras las labores que realizaron durante la campaña, sus coordinadores prometieron que los más destacados podrían tener algún tipo de empleo, sin especificar qué cargo ocuparían ni en qué área de la Secretaría del Bienestar —encargada de la política social federal— o de la Coordinación de Programas de Desarrollo.

“Porque contribuimos al proyecto de la cuarta transformación. Anduvimos en brigadas de las colonias”, dijo en entrevista. “Los invitábamos a votar por Morena”.

Después de realizar la consulta del nuevo aeropuerto, los voluntarios reclutados iniciaron a principios de octubre el levantamiento del Censo: primero casa por casa para ingresar los datos de potenciales beneficiarios de programas sociales (adultos mayores, personas con discapacidad, jóvenes sin empleo ni estudios y productores del campo, principalmente).

Y después, ante la premura por concluir el ejercicio y ante dificultades para acceder a ciertos domicilios, como edificios, ellos mismos crearon puntos de reunión para que los posibles beneficiarios se acercaran a realizar su registro.

Aunque el apoyo económico prometido era a cambio de levantar el Censo, los servidores tienen cada vez más encomiendas. Este medio pudo constatar en dos eventos del presidente en Huauchinango, Puebla y Tulancingo, Hidalgo, cómo los Servidores colocan sillas, dan orientación, filtran el ingreso de las personas, forman vallas y apuntan a potenciales beneficiarios en las listas del Censo.

En Tulancingo, tres servidoras que también solicitaron reservar sus nombres relataron —mientras cuidaban la valla para controlar el acceso al evento del presidente— que colaboraron con el proyecto de López Obrador desde la campaña. Una de ellas, incluso, ya se afilió a Morena.

“Como anduvimos en el movimiento de Morena, pues nos involucramos más, ya estamos adentro. De ahí seguimos, nos invitaron a ser servidores de la nación y le entramos, porque los que realmente estaban de Morena, como no hay dinero, no sirven”, dijo la militante, que se convirtió en una de los seis mil afiliados de ese partido en el municipio de Venustiano Carranza, Puebla.

La siguiente labor de este ejército de Servidores de la Nación será la repartición de las tarjetas del Bienestar, con las que se entregan los recursos de los programas sociales.

“Se nos actualizó la plataforma que usamos para el censo para ahora entregar las tarjetas. En la misma aplicación (Sider) ahora apareció que vamos a entregar también las tarjetas, aunque no se nos ha notificado todavía”, dijo un servidor de Coahuila, y mostró a este medio la aplicación en su móvil.

Esta versión la confirmó la responsable del Censo de Bienestar en la región Centro de Coahuila, Claudia Garza. “Somos este equipo los que vamos a estar entregando las tarjetas una vez que lleguen acá, estaremos haciendo entrega de las tarjetas”, indicó.

En el mismo sentido fue la declaración de la secretaria del Bienestar, María Luisa Albores: “Vamos a buscar ese mismo mecanismo, quienes terminen el censo después nos podrían apoyar en diferentes programas. Entre servidores y gente del programa”, dijo en entrevista.

Posibles irregularidades

Utilizar la estructura de promotores del voto y los comités locales de Morena para repartir las tarjetas de un programa social es, por lo menos, un problema político importante, advirtió Guillermo Cejudo, politólogo del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE).

“Ahí hay un potencial problema legal adicional desde la lógica electoral, porque estás utilizando el tinte partidista de quienes están entregándolo, aun cuando no sea época electoral”, puntualizó el experto.

“La historia de la política social en México ha estado siempre contaminada por el uso clientelar de los programas sociales. El nuevo gobierno debe mostrar que lo está haciendo distinto: que los promotores no son (ni fueron, ni serán) parte de redes partidistas, que los padrones (o censos) no van a estar en manos de quienes quieran sacarle jugo electoral, y que la transparencia de cada programa social permitirá comprobar que no se están usando para promover a nadie. De lo contrario, replicará justo aquellos rasgos de la política social que más criticó y que están detrás del fracaso de muchos programas sociales”, dijo en entrevista con Animal Político el investigador Titular de la División de Administración Pública del Sistema Nacional de Investigadores.

Incluso la realización del Censo por parte de ciudadanos ajenos al gobierno es una práctica irregular, agregó Rogelio Gómez Hermosillo, excoordinador nacional del programa Oportunidades, de la Secretaría de Desarrollo Social (SEDESOL), hoy del Bienestar.

“La identificación de potenciales beneficiarios de recursos públicos tiene que hacerse con procedimientos muy claros, incluida su aplicación bajo la responsabilidad de un servidor público”, dijo el consultor internacional en programas sociales.

En relación con el reparto de las tarjetas, Gómez Hermosillo agregó que es aún más grave por tratarse del medio de pago. “La custodia y responsabilidad de quien tiene esa tarjeta tiene que claramente estar en un servidor público, para evitar que llegue a otras manos o se use para otra cosa”, advirtió.

El especialista sentenció que el gobierno de López Obrador está tratando de justificar, con el beneficio social, violaciones importantes al procedimiento; tanto de identificación y selección de los beneficiarios como de la forma en que reciben los apoyos.

“Hay un gran desprecio por los procedimientos porque claramente han servido para simular y para hacer todas las trampas posibles, pero creo que la solución no era violentarlos, en todo caso mejorarlos”, opinó el consultor y sociólogo.

Para el académico Roberto Duque, el papel de los Servidores es cuestionable más desde la ética que desde la ley, pero sí pone un semáforo amarillo al asunto. “Me da la impresión que no es un problema jurídico sino ético”, dijo el experto en temas electorales.

Sin pago 

Más de 70 días después de inaugurado el nuevo gobierno, los Servidores de la Nación continúan trabajando sin contrato, sin la compensación prometida para diciembre y enero, y en incertidumbre sobre su situación: no saben si les van a pagar ni quién lo haría, pues tras el periodo de transición tampoco ha iniciado ningún proceso de contratación formal.

Los coordinadores —que dependen directamente de la Oficina de la Presidencia vía la Coordinación de Programas Prioritarios, a cargo de Gabriel García Hernández— han prometido que cumplirían con el pago en distintas fechas: 30 de diciembre, 15 de enero y 1 de febrero. Ninguno de esos plazos se cumplió.

“Apúrense con el censo, nada de que ‘está muy difícil, se nos fue quedando, no estaba la gente en la casa, tenemos que regresar’. Nada de que ocho horas, no: son 16 horas para sacar el censo, diario, y ocho horas para descansar. De eso va a depender el apoyo a mucha gente. Recuerden que están trabajando para el pueblo, no hay nada más bello que el amor al prójimo”, dijo en octubre el presidente, en ese entonces todavía electo, a los servidores.

Esa presión para apresurar el Censo ha ido en aumento, los coordinadores están exigiendo a los Servidores más ingresos al padrón, incluso les han pedido cuotas de 25 a 30 personas censadas al día, aseguró el voluntario de Coahuila.

Pero para los brigadistas no hay información, contratos, ni pagos. El tono de las conversaciones en grupos de Whatsapp que cuentan con un centenar de miembros –a las que Animal Político tuvo acceso con autorización del administrador— pasó del entusiasmo y la fidelidad hacia el proyecto del mandatario, al resentimiento por sentirse olvidados por el presidente que ellos mismos apoyaron durante su campaña, aun cuando son los operadores de sus programas sociales.

Una servidora de Michoacán dijo que le parecía injusto que se le vaya a pagar “mejor” a los beneficiarios del programa Jóvenes Construyendo el Futuroque otorga becas a menores de 30 años que no estudian ni trabajan— que a los Servidores, y que incluso se les dé seguridad social.

“Queremos saber cuál será nuestro lugar en el gobierno federal, así como ya dio un sueldo para los piperos, queremos saber cuál será el de nosotros”, agregó una servidora de Morelos refiriéndose a la oferta del gobierno de pagar un salario de 15 mil pesos quincenales a conductores de pipas de gasolina.

A la pregunta de si es ilegal que el gobierno federal mantenga a estas personas realizando labores oficiales sin contratos, el investigador Guillermo Cejudo respondió que sí. “Estás utilizando a unos señores que te encontraste, que no fueron designados ni tienen puesto público, para dispersar recursos públicos”, concluyó.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo independiente.

#YoSoyAnimal
Getty Images
¿Cómo hicieron su fortuna las Kardashian?
La familia que protagoniza el programa de telerrealidad más popular en Estados Unidos logró combinar magistralmente lo profesional y lo personal para generar millones. ¿Cuál es el secreto de su éxito?
Getty Images
8 de abril, 2019
Comparte

La serie de telerrealidadKeeping up with the Kardashians (Las Kardashian) acaba de regresar para su 16 temporada, lo cual significa que vuelven a la pantalla las peleas de familia y las flagrantes promociones de sus productos.

El programa lleva emitiéndose más de una década. Y la fortuna de la familia crece en paralelo.

Kylie Jenner -quien, cuando la serie empezó, tenía solo 9 años- tiene ahora 21 y es multimillonaria.

Con una fortuna estimada de US$1,000 millones, según la revista Forbes, la magnate del maquillaje es, de lejos, el miembro más rico del clan Kardashian, liderado por la “momager” (madre y manager) Kris Jenner.

Pero el resto de sus hermanas no pasan la vida precisamente buscando monedas detrás del sofá.

Kim Kardashian West es multimillonaria gracias a sus propias líneas de belleza, perfumes y sus “kimojis”; Kendall Jenner es modelo internacional de pasarela; Khloe Kardashian tiene su propio negocio de jeans, Good American; y la hermana mayor, Kourtney Kardashian, se beneficia de promociones de productos y colaboraciones con empresarios del mundo de la moda.

Combinar lo personal y lo profesional con su increíble alcance en las redes sociales resultó ser lucrativo. Los seguidores de las hermanas suman un total de US$537 millones, lo cual les permite amasar millones de dólares explotando la cultura pop.

Alexander McKelvie, profesor de negocios en la Universidad de Siracusa en Nueva York, EE.UU., opina que el show está cuidadosamente guionizado.

“Si uno lo analiza, pensaría que es muy espontáneo”, le contó a la BBC.

“Pero es más probable que esté escrito, planificado y muy bien preparado para ofrecer un mensaje claro y convincente sobre lo que los productores y la familia Kardashian quieren que se sepa sobre ellos”.

¿Cómo lograron las Kardashian ganar millones?

Esta temporada de Keeping up with the Kardashiansse basa en un “escándalo” que involucra a Khloe Kardashian, su expareja Tristan Thompson y un supuesto “enredo” con la mejor amiga de Kylie Jenner, Jordyn Woods.

En el programa, Khloe se lamenta: “Es horrible tener que ser tan pública. No soy solamente un show televisivo. Esta es mi vida“.

En el momento en el que surgió el supuesto romance, el precio de Jordy Lip Kit, un lápiz de labios que formaba parte de una colaboración entre Klyie y Jordyn, fue descontado en un 50%,

Pronto se agotó.

En una entrevista con el diario The New York Times, Kylie Jenner dijo que no sabía que el precio había sido reducido, añadiendo: “Yo nunca haría tal cosa”.

Pero el hecho es que el escándalo generó ventas.

“Esencialmente, sus vidas al completo están en pantalla todo el tiempo y creo que eso hace que resulten más confiables para ciertos consumidores”, le dijo a la BBC Alison Gaither, una analista del mercado de la belleza de la firma de investigación Mintel.

En ese primer episodio, las audiencias también vieron una sesión de fotos de Khloe para su empresa de jeans, a Kim y a Kylie discutiendo la colaboración de un perfume y al esposo de Kim, el rapero Kanye West, hablando sobre sus propios proyectos.

Coincidió con todo ello el lanzamiento del blog de Kourtney Kardashian sobre estilo de vida saludable Poosh, similar al sitio web de Gwyneth Paltrow, Goop, pero enseñando mucha más piel.

Al igual que casi todos los productos de los Kardashian, Poosh fue anunciado a través de la cuenta de Instagram de Kourtney.

La firma de jeans de Khloe el año pasado y la línea de cosméticos de Kylie también basan su éxito en esa red social.

“Lo que mejor han hecho fue aprovechar verdaderamente sus seguidores en las redes sociales para crear una marca que ellos quieran, especialmente en el caso de Kylie Jenner”, dijo Gaither.

Cuando Kylie lanzó por primera vez sus lápices labiales en noviembre de 2015 pudo promocionarlos a millones de fans directamente a través de su cuenta de Instagram, lo cual significó que pudo prescindir de costos de marketing y obtener una reacción instantánea sobre lo que a la gente le gustaba y lo que no.

Lewis Sheats, vicerrector adjunto de emprendimiento en la Universidad de Carolina del Norte, EE.UU., dice: “Si pensáramos hace 20 años en que un empresario reciba comentarios de 20 de sus clientes, les invitaría a tocar el producto con sus manos o a probarlo en un puesto callejero, para después entrevistarlos”.

“En las redes sociales puedes llegar a cientos de miles de personas en unos segundos y obtener sus impresiones inmediatas sobre un concepto”.

¿Han hecho dinero las Kardashian?

Algunos de los negocios que la familia forjó en sus primeros días de fama, en especial los que tienen que ver a las hermanas mayores, Kourtney, Kim y Khloe, no siempre obtuvieron buenas ventas.

Las hermanas fueron el rostro de una marca de maquillaje llamada Khroma Beauty. Pero tras su lanzamiento en 2012, la línea pronto fue retirada de las tiendas por reclamaciones de infracción de derechos de autor.

Tomó la forma de Kardashian Beauty, pero aún así los problemas legales continuaron. Fue solo muy recientemente cuando la familia pudo salvarse de la situación.

También lanzaron la Kardashian Kard, una tarjeta de crédito de prepago enfocada en el público adolescente.

Sin embargo, pronto fue desechada luego de que el entonces fiscal general de Connecticut, Richard Blumenthal, dijera que estaba “profundamente preocupado” por las altas comisiones de la tarjeta “combinadas con su atractivo para jóvenes adultos financieramente toscos”.

Pero incluso ahora, no todo lo que tocan se convierte en oro.

La época de Kendall Jenner como rostro de Pepsi colapsó en una tormenta de ira después de que protagonizara un anuncio publicitario que algunos criticaron por trivializar el movimiento Black Lives Matter.

Pepsi retiró el anunció un día después de su publicación.

Kim Kardashian West, madre de tres hijos (pronto cuatro), provocó la ira de la Administración de Alimentos y Fármacos de EE.UU. cuando promocionó un medicamento contra las náuseas matutinas.

Y varios miembros de la familia fueron criticados por recibir dinero por promocionar productos para perder peso.

La presentadora de BBC Radio 1 Jameela Jamil, quien hizo campañas a favor del body positivity -un movimiento en internet para empoderar a mujeres que no tienen “cuerpos perfectos”- describió a Kim Kardashian West como “una influencia terrible y tóxica para las chicas jóvenes”.

¿Qué será lo próximo para la familia?

El actual contrato televisivo de la familia está vigente hasta este año, y en este momento no está claro si la serie continuará.

Las cifras de la última temporada disminuyeron, ya que los 1,3 millones de espectadores que la vieron en su estreno se redujeron a 851.000 al final.

Si el programa está cercano a su fin, ¿logrará la familia conservar el mismo nivel de éxito?

“Sin duda, no tendrán tanta publicidad gratuita”, responde McKelvie.

“Pero tuvieron éxito a la hora de encontrar otras maneras de permanecer en los medios de comunicación con falsos conflictos, ya fueran de fabricación propia o no. Y eso también es publicidad gratuita”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=vtYdfXoK0W0

https://www.youtube.com/watch?v=MCmqUp2XTPY

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo independiente.

#YoSoyAnimal