close
Suscríbete a nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Foto: Francisco Sandoval
Recortes y falta de personal afectan la atención a usuarios en hospitales de alta especialidad
Los problemas "están resolviéndose paulatinamente, pero el tiempo nos ganó", reconoció el titular de la Comisión Coordinadora de Institutos Nacionales de Salud y Hospitales de Alta Especialidad.
Foto: Francisco Sandoval
12 de febrero, 2019
Comparte

Alejandro padece cáncer. En la segunda semana de enero acudió al Instituto Nacional de Cancerología (INCAN) de la Ciudad de México, para realizarse exámenes de laboratorio ordenados por su médico, pero el personal le dijo que regresara hasta febrero, pues no tenían empleados para atenderlo.

“Me dijeron que no había personal. Que no los habían contratado”, dijo el paciente, cuyo nombre fue cambiado para evitar represalias en su atención.

De acuerdo con una revisión hecha por Animal Político a los presupuestos de egresos de la Federación (PEF) 2018 y 2019, en los diferentes centros médicos especializados de la Secretaría de Salud (SSA), como es el caso del INCAN, hubo recortes de hasta de un 85% en el rubro de “compensaciones por servicios eventuales”, destinado al pago de empleados que cubren “suplencias, sustituciones” o relevos.

Leer: El PEF 2019 se aprueba con recortes a programas para niños, mujeres y personas con discapacidad

Esta situación ha provocado quejas de pacientes y personal médico de las instituciones, quienes denuncian “deficiencias” en la atención por la falta del personal eventual.

“Fui a buscar a mi doctor para decirle que me daba miedo que el cáncer me avanzara y me muriera”, añadió Alejandro.

Este caso forma parte de la serie de quejas y fallas reportadas por pacientes y trabajadores, entre enero y febrero, en los 28 centros médicos de alta especialidad del país dependientes de la Secretaría de Salud (SSA) Federal.

Éstas son resultado de la política de austeridad del nuevo gobierno, que ordena no contratar a los empleados eventuales de toda la administración pública federal en tanto no se revise con detalle su cargo y experiencia.

“Están resolviéndose paulatinamente (los problemas), pero el tiempo nos ganó”, reconoció Alejandro Mohar, titular de la Comisión Coordinadora de Institutos Nacionales de Salud y Hospitales de Alta Especialidad.

Más protestas y fallas

Trabajadores eventuales y sindicalizados de cinco diferentes centros médicos de alta especialidad en la Ciudad de México informaron sobre las condiciones que aquejan al sector salud, a consecuencia del plan de austeridad y el recorte presupuestal.

De manera anónima, por temor a represalias administrativas, denunciaron que la atención en los centros médicos se ha visto afectada, pues gran parte de los trabajadores eventuales de la SSA son médicos, enfermeras o químicos muy especializados en su trabajo.

Leer: Pacientes denuncian la suspensión de servicios en Centro de Salud Mental; gobierno niega cierre del hospital

En ese supuesto se encuentra el Hospital Infantil Federico Gómez, ubicado en la colonia Doctores de la Ciudad de México, donde el área de internamiento ha presentado sobrecarga de trabajo ante la falta de este personal eventual o suplencias, de acuerdo con empleados de la institución.

Lo anterior provocó que los trabajadores del centro, con el apoyo del Sindicato Nacional de Trabajadores de la SSA, colocaran cinco lonas, en los principales accesos del hospital, donde cuestionan al presidente Andrés Manuel López Obrador su política de austeridad.

“Los trabajadores del Hospital Infantil de México Federico Gómez lamentan las deficiencias que existen en la atención de nuestros pacientes derivado del recorte de personal e insumos dentro de nuestro instituto”, expone una de estas lonas colocadas a la vista de empleados y pacientes de la institución.

Una de las lonas va dirigida a López Obrador: “Señor Presidente… de a acuerdo a sus propuestas de campaña, solicitamos dotar de personal e insumos para nuestro instituto. No a la disminución de los mismos y mucho menos la violación a los derechos de nuestras condiciones generales de trabajo”, dice la lona.

En el Instituto Nacional de Cancerología, además del retraso de los estudios a pacientes, se han dado paros parciales en su laboratorio de Radio Farmacia Ciclotrón, dedicado a la producción de radiofármacos para el cáncer.

De acuerdo con su página de internet, este  laboratorio “es la única instalación en el país dedicada a la investigación y producción de radiofármacos diagnósticos (SPECT) y terapéuticos (para el cáncer). La Unidad provee de radiofármacos a la mayoría de los hospitales y centros de diagnóstico con unidades PET del centro del país que no cuentan con un ciclotrón para la producción de éstos”, de allí que los paros parciales, por la falta de su personal eventual, afecten a los pacientes de cáncer, dijo uno de los empleados sindicalizados entrevistado por Animal Político.

En el Instituto Nacional de Perinatología, por ejemplo, la falta del personal eventual provocó que, en enero, se perdiera un lote de leche materna de 60 litros.

En el Hospital Gea González también se han cancelado citas médicas por la falta de personal, de acuerdo con empleados eventuales entrevistados.

Reportaron la situación de alrededor de 30 médicos eventuales de la institución que atienden casos de influenza u otro tipo de males respiratorios, quienes a pesar del repunte de casos que se dio en este temporada invernal no fueron recontratados en enero.

Los recortes de la “austeridad”

Una revisión hecha por Animal Político a los PEF 2018 y 2019 detectó que hay centros médicos especializados de la SSA donde se dieron recortes de hasta un 85%, en el rubro de “compensaciones por servicios eventuales”.

Uno de los centros más afectados fue el Instituto Nacional de Cardiología “Ignacio Chávez”, ubicado al sur de la Ciudad de México. La institución redujo en un 85% (diferencia de porcentaje a precios constantes, ajustando inflación) su presupuesto para el pago de “eventuales”.

En 2018, este instituto recibió un presupuesto de 2 millones 106 mil pesos, en tanto para 2019 se le asignaron 326 mil pesos. Una diferencia de poco menos de 2 millones de pesos.

Otra de las instancias afectadas fue el Instituto Nacional de Nutrición: en 2018 tuvo un presupuesto de 9 millones 966 mil pesos, mientras que para este año se le asignaron 4 millones 695 pesos, un 52.89 % menos.

El Instituto Nacional de Cancerología también resultó afectado por la política de austeridad. En 2018, recibió 6 millones 453 mil pesos para el pago de eventuales y, en 2019, se le asignaron 3 millones 691 pesos, esto es 44.93% menos.

“Poco a poco”

Para tratar de contener la crisis en varias de las áreas operativas de los diferentes centros de alta especialidad, la Secretaría de Salud planea contratar a 1,000 de estos empleados eventuales en todo el país.

“La preferencia será el personal médico y de enfermería”, señaló Alejandro Mohar.

El funcionario reconoció los problemas al interior de los centros médicos a su cargo, y dijo que se encuentran gestionando con la Secretaría de Hacienda “para incorporar a este personal poco a poco”.

Sin embargo, explicó Mohar, el limbo en el que se encuentran los empleados eventuales del sector salud no es un tema de hace un mes, sino de “muchos años”.

“No se dieron plazas de enfermeros y médicos. Lo fuimos solventado y solucionando debido al crecimiento de la población que requería atención de alta especialidad, pero aun cuando no era lo ideal para nadie fue la forma de solventar la demanda”, añadió.

Ahora, debido a la política de austeridad se está revisando “más detalladamente” el perfil de estos empleados eventuales, con el objetivo de “irse recontratando, asumiendo estas medidas y optimizando los recursos que se tienen”.

“Antes la recontratación era más en automático cada 6 meses, con 15 días de descanso y luego se reincorporaban; ahora no, ahora se está viendo caso por caso. Estamos revisando dónde se puede reducir este personal… pero el área sustancial no se puede reducir. Estamos en esa negociación”.

Comentó que el presidente Andrés Manuel López Obrador dijo estar preocupado por esta situación, por lo que la idea de la SSA es ampliar sus bases contratando definitivamente al personal que lo merezca, y no tener en esta problemática a todo el sector salud cada 6 meses.

Mohar hizo referencia a la conferencia mañanera del pasado 1 de febrero, donde el presidente López Obrador dijo que el número de eventuales del sector salud, incluyendo el IMSS e ISSSTE, era de 80 mil personas.

No sólo eso. Comentó que para conocer e identificar cada uno de los casos se había  iniciado un censo, porque existían trabajadores que llevaban 20 años en esa situación. “Es totalmente irregular e injusto”, expresó el presidente.

Yo quisiera que a Salud la pusieran en primera fila y la autoridad así ha respondido… pero estamos a la espera de una respuesta más expedita para normalizar la atención médica y los servicios de alta especialidad”, aseguró Mohar.

Con información de Tania L. Montalvo

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.
¿Por qué es importante saber que Jesús no era blanco?
Los historiadores están de acuerdo en que Jesús era un judío de Oriente Medio. Sin embargo, suele representarse como un hombre de raza blanca. La académica australiana Robyn J. Whitaker reflexiona sobre esta cuestión.
18 de abril, 2019
Comparte

Me crié en un hogar cristiano. En la pared de mi habitación colgaba un retrato de Jesús, y allí sigue todavía.

Es cursi y bastante chabacano, como solo algo de los setenta puede serlo, pero cuando era pequeña me encantaba.

En la foto, Jesús se muestra tierno y amable; veo amor en su mirada. Tiene el pelo claro, los ojos azules y la piel muy blanca.

El problema es que Jesús no era blanco. Es normal que la creencia habitual sea la contraria si uno se fija en las iglesias del mundo occidental o visita una galería de arte.

Pero, al no haber una descripción física de Cristo en la Biblia, tampoco hay lugar para la duda: el Jesús histórico, el hombre que fue ejecutado por el Imperio Romano en el siglo I, era un judío de piel oscura procedente de Oriente Medio.

Esta afirmación no es para nada controvertida desde el punto de vista académico.

Sin embargo, es un detalle que parecen olvidar los millones de cristianos que celebrarán la Semana Santa estos días.

En Viernes Santo, los devotos peregrinan hasta las iglesias para adorar a Jesús y recordar su muerte clavado en la cruz.

En la mayoría de los templos, Jesucristo será representado como un hombre blanco, con rasgos similares a los de un individuo anglo-australiano (o europeo).

Piensa por un momento en el apuesto actor Jim Caviezel, quien interpretó a Jesús en la película de Mel Gibson “La Pasión de Cristo”. Exacto, es irlandés-americano.

Recuerda también algunas de las obras pictóricas de mayor renombre que tienen la crucifixión de Jesús como tema central. Rubens, Grünewald, Giotto… en todos los autores se puede apreciar la tendencia europea a representar a Jesucristo como un hombre blanco.

Pero, ¿qué importancia tiene todo esto? Pues mucha, ya que, como sociedad, somos plenamente conscientes del poder de la representación y de la importancia de la diversidad de los modelos de conducta.

Referentes

Lupita Nyong’o saltó a la fama tras ganar el Óscar a la mejor actriz de reparto en 2013. Desde entonces, la intérprete keniana ha confesado en varias entrevistas que cuando era joven tenía un sentimiento de inferioridad debido a que todos los referentes de belleza que veía alrededor eran mujeres de piel clara.

No fue hasta que la modelo sudanesa Alek Wek se hizo un hueco en el mundo de la moda cuando Nyong’o se dio cuenta de que siendo negra podía ser igual de hermosa.

Si somos capaces de reconocer la importancia de la diversidad étnica y física en los modelos de conducta que aparecen en los medios, ¿qué nos impide hacer lo mismo con la fe? ¿Por qué seguimos permitiendo que la imagen del Jesús blanco sea la que predomina?

Numerosas iglesias y culturas representan a Cristo como un hombre de piel oscura o, directamente, negro.

Los cristianos ortodoxos suelen tener una iconografía que difiere sustancialmente de la que exhibe el arte europeo; de hecho, si visitas una iglesia en África, lo más probable es que te encuentres con un Jesús africano.

Sin embargo, imágenes como esa no se ven habitualmente en las iglesias protestantes y católicas de Australia, mi país (ni en las europeas).

Esta diferencia supone una importante pérdida, ya que permite a la comunidad cristiana predominante separar su devoción por Jesús de la atención compasiva que conceden a aquellos que consideran diferentes.

Desconexión cognitiva

Me atrevería a decir, incluso, que la representación tradicional de Cristo produce una desconexión cognitiva en la que un individuo puede sentir un gran afecto hacia Jesús y al mismo tiempo demostrar muy poca empatía por una persona de Oriente Medio.

Asimismo, la afirmación teológica de que los humanos fueron creados a imagen y semejanza de Dios tiene consecuencias: si Dios siempre es representado como un hombre blanco, por defecto los humanos serán blancos, idea bajo la que subyace un racismo latente.

Históricamente, el blanqueamiento de Jesús ha contribuido a que los cristianos hayan perpetrado algunos de los más terribles actos antisemitas documentados. En la actualidad, se continúa manifestando en países como Australia en la frecuencia con que se trata de etiquetar a los australianos no anglosajones como “los otros”.

Dios negro

Esta Semana Santa no podré evitar preguntarme cómo serían nuestra iglesia y nuestra sociedad si se aceptara que Jesús tenía la piel oscura; qué pasaría si nos enfrentáramos a la realidad, que no es otra que el cuerpo clavado en la cruz, abatido, torturado y ejecutado públicamente por un régimen opresor, era negro.

Quizá nuestra actitud cambiaría si comprendiéramos que el injusto encierro, abuso y ejecución a los que fue sometido el Jesús histórico tienen más que ver con las experiencias de los indígenas o de los refugiados que con aquellos que ostentan el poder en la iglesia y que se apropian de la imagen de Cristo.

Puede que suene radical, pero no paro de darle vueltas a qué podría cambiar si fuéramos conscientes de que la persona a la que los cristianos llaman Dios no era blanca, sino que el salvador del mundo fue un judío de Oriente Medio.


*Robyn J. Whitaker es profesora del New Testament, Pilgrim Theological College de la Universidad de Divinity en Australia.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=VtZC2ETz-Mk

https://www.youtube.com/watch?v=p7ZPoLzIEsw

https://www.youtube.com/watch?v=HT9u-MOrhXU

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.