Facebook, Twitter, Instagram: ¿A dónde van a parar tus datos de internet cuando te mueres?
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Facebook, Twitter, Instagram: ¿A dónde van a parar tus datos de internet cuando te mueres?

Para algunos, una buena idea es hacer un testamento digital y tomar decisiones ahora, mientras vivimos, sobre quién será responsable de todos lo bienes digitales cuando fallezcamos.
23 de febrero, 2019
Comparte

Escapar de nuestras vidas digitales se ha convertido en una misión prácticamente imposible. Cada vez son más las tecnológicas que compiten por nuestros datos. Y esa carrera sigue viva incluso cuando nosotros ya no lo estamos.

A nadie le gusta pensar en eso, pero el manejo de la huella digital “póstuma” se está volviendo inevitable.

“Las discusiones en foros de internet sobre el proceso de morir y sobre lo que la gente quiere que suceda al final de sus vidas se han incrementado”, le cuenta a BBC Mundo Mark Taubert, director clínico y consultor en medicina paliativa del Velindre NHS Trust, un centro hospitalario en Cardiff, Reino Unido, especializado en tratamientos de cáncer terminal.

“He tenido muchos pacientes que me preguntan sobre la muerte y sobre lo que pasa después”.

Taubert recuerda “una larga conversación” con un joven en fase terminal que “creó mensajes para sus hijos para cuando él ya no estuviera “y una docena de videos increíbles”.

“Ya murió, pero dejó instrucciones para su esposa. Sus hijos todavía no han visto los videos, pero lo harán en el futuro, cuando se casen o se gradúen, porque son mensajes específicos para esos eventos. El mensaje principal es: ‘Te amo. Y quiero que lo sepas en este día tan importante’“.

Dr Mark Taubert

Mei Lewis
Mark Taubert dice que las tecnologías digitales nos permiten hablar más sobre la muerte.

“Yo diría que ahora mis pacientes me preguntan más cosas. La cuestión del legado digital ha surgido varias veces”, dice Taubert.

¿Qué ocurrirá con todas las fotos que compartiste en Facebook o Instagram? ¿Qué deberías hacer con tu cuenta de Twitter? ¿A dónde van a parar tus mensajes de WhatsApp? ¿Y tus canciones favoritas que almacenaste en iTunes? ¿Qué sucederá con los datos en línea de tu cuenta bancaria?

James Norris, de 36 años, se planteó por primera vez esas preguntas cuando falleció su padre, hace varios años.

“Perdí a mi padre cuando era muy joven. Le diagnosticaron cáncer terminal. En ese momento, atravesé una etapa de cambios”, le cuenta a BBC Mundo. “Descubrí a Guns N’ Roses y escuchaba canciones de bandas de heavy metal que hablaban sobre la muerte. Algunas de ellas están en la lista de mi propio funeral”.

Norris lo tiene todo preparado para ese día. Incluso ha dejado listo un mensaje de despedida que será publicado en internet. También tiene decidido qué pasará con sus cuentas de Facebook,Twitter e Instagram cuando él ya no esté.

"La gente está comenzando a planificar qué pasará con su vida digital"", Source: James Norris, Source description: Fundador de Dead Social y Digital Legacy Association, Image: James Norris

“Reflexioné mucho sobre la muerte durante muchos años. Un día me encontré con un video protagonizado por Bob Monkhouse (un conocido cómico inglés fallecido en 2004). Era un anuncio publicitario que fue creado antes de la era de internet. Él hacía de fantasma y hablaba sobre el cáncer de próstata (la causa de su muerte) sobre su propia tumba”.

El video fue publicado por primera vez luego de que Monkhouse falleciera. “Pensé: si él pudo usar la televisión para decir sus últimas palabras, ahora con internet nosotros también podríamos hacer lo mismo”, dice Norris.

Así fue como tuvo la idea de crear DeadSocial, una plataforma que nació en 2012 para gestionar el “legado digital”.

Perfil de James Norris en DeadSocial

Cortesía de James Norris
Este es el perfil de James Norris en DeadSocial, la plataforma que creó para gestionar la presencia digital más allá de la muerte.

Unos años más tarde, en 2015, fundó la Digital Legacy Association (Asociación del legado digital), una organización con base en Reino Unido para asistir a profesionales de la salud, pacientes y cuidadores sobre cómo gestionar las redes sociales y otros bienes digitales cuando alguien fallece o va a fallecer.

Una caja de recuerdos “digital”

Norris compara su plataforma a una caja de recuerdos digital en la que “en lugar de dejar un video o una foto, puedes dejar mensajes que tus amigos o seres queridos reciben digitalmente”.

“Al principio, había mucho escepticismo”, recuerda. “No había mucho interés en el tema cuando lo lanzamos, era muy pronto. Pero ahora la gente está empezando a tener este tipo de conversaciones y a planificar qué pasará con su vida digital. Incluso los gobiernos han comenzado a abordar esta cuestión”.

“Se está investigando desde una perspectiva sociológica, médica, etc. Y no solo se habla sobre eso, sino que hay quienes ya lo están poniendo en práctica”, asegura.

Pero, ¿por qué debería preocuparnos lo que vaya a ocurrir con nuestros “bienes digitales” cuando ya no estemos?

caja de recuerdos

Getty Images
Muchos datos digitales tienen un valor sentimental, como los objetos que guardamos en una caja de recuerdos.

“Es un asunto importante porque los bienes digitales pueden tener un valor financiero para transmitir a nuestros beneficiarios, o puede que tengan un valor social o sentimental, cosas como fotografías e imágenes que dejamos a nuestros seres queridos, o las redes sociales”, le dice a BBC Mundo Gary Rycroft.

Rycroft es presidente del Grupo de Trabajo de Activos Digitales de la Law Society de Inglaterra y Gales, una asociación que representa a abogados y juristas en Reino Unido.

“Quienes usamos las redes sociales pasamos mucho tiempo tratando de retratar ‘la mejor versión’ de nosotros mismos. Por lo tanto, ¿no deberíamos pensar también con detenimiento nuestro legado digital?”, señala el abogado.

Rycroft opina que es una buena idea hacer un testamento digital y “tomar decisiones ahora, mientras vivimos, sobre quién será responsable de todos esos bienes digitales cuando fallezcamos”.

Tipos de bienes digitales. [ Financieros: datos bancarios, monedas virtuales, cuentas. ],[ Sociales: cuentas en redes sociales como Facebook, Twitter o Instagram. ],[ Sentimentales: archivos personales, como fotos o canciones preferidas. ], Source: Fuente: Gary Rycroft, The Law Society, Image: Manos sobre celular

Pero, ¿a quién pertenecen tus datos?

Sin embargo, la cuestión legal de a quién pertenecen los “bienes digitales” es algo más complicada porque varía según el país.

“En Europa, los datos pertenecen al individuo. Organizaciones como Facebook‘custodian esos datos. Pero en Estados Unidos el enfoque es completamente distinto: las empresas son las propietariasde tus datos personales“, le cuenta a BBC Mundo Gabriel Voisin, del departamento de Protección de Datos de Bird & Bird, un bufete de abogados internacional que asesora a empresas sobre temas tecnológicos.

Voisin pone el siguiente ejemplo: “Piensa en una carta que envías por correo. La compañía de correos no tiene la propiedad de esa carta, tienen la custodia; la carta te pertenece a ti. Lo mismo ocurre con los datos personales si vives en Europa. Por eso puedes pedir a empresas como Facebook, Google, Amazon o Apple una copia de tus datos y mensajes privados si lo deseas, o eliminar toda esa información”.

carta por correo

Getty Images
Cuando envías una carta por correo, la empresa de correos tiene la “custodia” de esa carta. Lo mismo ocurre en ciertos países con tus datos personales. En EE.UU. no es así.

Sin embargo, en América Latina no existe una regulación similar al Reglamento General de Protección de Datos (RGPD) de Europa.

“Cada país latinoamericano tiene su propia regulación”, explica Paula Garralón, abogada de Bird & Bird con base en Madrid especializada en protección de datos.

“Eso genera una falta de homogeneidad normativa que hace que haya países en los que el derecho a la protección de datos goce de un amplio reconocimiento, y que en otros sea inexistente”.

Pero Garralón también dice que “numerosas legislaciones de América Latina se han inspirado en el sistema europeo”.

En términos generales, se “extinguen” los derechos de la persona cuando fallece, aunque “la ley ha tenido en cuenta que los familiares, herederos o terceros pueden ostentar cierto derecho sobre esos datos, y así lo reconocen la mayoría de las normativas”.

En países como Argentina o Uruguay ese derecho corresponde a los sucesores universales de la persona. Y en casi todos los países latinoamericanos “la muerte supone la extinción de la personalidad”, dice Garralón.

“Pero en México el ámbito es más amplio, pues la protección de datos personales no se extingue, por lo que ese derecho lo puede ejercer quien acredite un interés jurídico legítimo”.

huella dactilar - concepto abstracto

Getty Images
La normativa general establece que tus datos “se extinguen” cuando mueres.

“Memorabililización”: un nuevo concepto

Precisamente en México, se acaba de lanzar “la primera plataforma digital para informar de forma más rápida y simple de la pérdida de un ser querido y compartirlo en un par de clics con tus familiares y amigos”.

InMemori es un servicio gratuito desarrollado por la compañía de servicios funerarios Grupo Gayosso a partir de un sistema que fue creado por la emprendedora francesa Clémentine Piazza en 2016. Se trata de una página donde puedes compartir condolencias o recuerdos y fotos de la persona fallecida.

Óscar Chávez Chávez, director de Planeación y Nuevos Negocios de la compañía, cree que “las redes sociales han impulsado en un cambio importante y de fondo”, en cómo experimentamos la muerte.

“Esa comunicación no siempre es efectiva porque no puede traducirse en ‘memorabilización'”, declara.

El uso de herramientas digitales debe servir para comunicar de manera efectiva los puntos importantes de la despedida, acercar a las personas para despedir a ese ser querido y darles la oportunidad de hacerse presentes en el adiós”, señala Chávez.

Sobre el testimonio digital, dice que es “una herramienta de mucho valor para la familia”.

InMemori

Grupo Gayosso
InMemori es la primera plataforma de este tipo en México.

“Toda persona tiene derecho a decidir el destino de la información que ha generado a lo largo de toda su vida”, agrega Garralón.

“Las leyes empiezan a adaptarse a la sociedad en que vivimos, si bien no han llegado a todos los países. Por eso lo más recomendable es configurar las opciones de privacidad de las redes sociales que ya lo permitan y, sobre todo, dejar claro a nuestros allegados qué queremos que hagan con nuestra información cuando nos hayamos ido”.

En ese sentido, Norris ofrece varios consejos sobre qué hacer en cada plataforma.

Entre otras cosas, recomienda hacer una copia de seguridad en Facebook e Instagram y descargar una copia de tus datos para que tu pariente más cercano pueda hacer uso de ellos. También puedes “memorabilizar” la cuenta.

En cuanto a Twitter, recomienda transferir la cuenta a un ser querido o pedir que sea desactivada.

“Conceptualizar la historia”

Mark Taubert opina que además de las razones obvias de seguridad (crédito, identidad, finanzas), proteger nuestros datos más allá de la muerte es importante porque “nuestro legado y recuerdos permanecen con otras personas durante cierto tiempo, y puede que nuestros familiares y amigos quieran conservar los momentos compartidos”.

“Yo mismo pensé en borrar todas mis fotos y videos de Facebook en el pasado, pero después me pregunté: ‘¿Y si Facebook sigue estando en 2119 y mis nietos quieren saber qué hacía yo en marzo de 2019? ¿O qué comí esas navidades? ¿O por qué llevaba puesto ese estúpido gorro?”, dice el médico.

“Si yo hubiera podido hacer eso con mis propios abuelos o bisabuelos, me habría parecido súper interesante. Supongo que podría ser una forma para las generaciones futuras de experimentar y conceptualizar la historia. Puede ser revelador, un nuevo aprendizaje”.


*La BBC no se hace responsable del contenido de páginas externas.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=j2IF5Fav0HA&t=8s

https://www.youtube.com/watch?v=pa__B6ETqpo&t=19s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Cuartoscuro

Lo que se sabe de la mafia rumana que opera hace años en México clonando tarjetas

Se estima que de 2014 a 2019, la banda de rumanos robó alrededor de mil 200 millones de dólares a través de diversos cajeros automáticos.
Cuartoscuro
13 de febrero, 2021
Comparte

Hace casi seis años, en septiembre de 2015, el diario birtánico Daily Mail reveló los primeros indicios de un grupo criminal extranjero dedicado a la clonación de tarjetas a través de cajeros automáticos, en zonas turísticas de Quintana Roo. 

La investigación, hecha por el experto en ciberseguridad Brian Krebs, señala que por lo menos 19 cajeros automáticos ubicados en la Riviera Maya estaban intervenidos con dispositivos de Bluetooth que permitían el robo de los datos bancarios.

Leer más: De Rumania a Cancún: los bandidos globales que roban cajeros en la Riviera Maya

Según el artículo, la información robada era vendida con el fin de clonar tarjetas y efectuar compras por internet. Con este sistema, los criminales habrían obtenido hasta 5 millones de dólares mensuales.

Los dispositivos colocados podían almacenar los datos de hasta 32 mil personas y se encontraban en cajeros de Cancún, Playa del Carmen, Tulum y Cozumel, los sitios más visitados de Quintana Roo. 

En aquel entonces, Daily Mail denominó a este grupo criminal como la ‘Mafia Rusa’ por el presunto lugar de origen de los criminales. 

Tras esta publicación, las autoridades mexicanas iniciaron una investigación sobre el caso descubriendo que en realidad se trataba de una red de criminales rumanos.

En junio de 2020, Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad en conjunto con Organized Crime and Corruption Reporting Project (OCCRP) y la organización Quinto Elemento Lab, presentó una investigación en la que reveló que la organización criminal originaria de Rumania, en realidad llegó a México desde marzo de 2014 y se extendió a otros estados como Jalisco y Guanajuato. 

Desde entonces hasta mediados de 2019, según la investigación de MCCI, el grupo delictivo robó alrededor de mil 200 millones de dólares a través de diversos cajeros automáticos. 

De acuerdo con MCCI, en 2014, la banda rumana se estableció en México como una empresa llamada Top Life Servicios y firmó un contrato con el banco Multiva para instalar cajeros automáticos en diversos puntos turísticos. Fue a través de esos cajeros que efectuaron el robo de datos durante años. 

Las tarjetas clonadas eran usadas para sacar dinero en otros países. Además de México, los integrantes de la banda operaban desde países como Indonesia, India, Barbados, Paraguay, Japón y Taiwán. 

Investigación internacional

Al tratarse de una banda con sede en diversos países y que afectaba a turistas nacionales e internacionales, la investigación del caso la tomó la Fiscalía General de la República, en México, y agencias como el FBI en Estados Unidos. 

En 2019, las autoridades mexicanas clausuraron todos los cajeros automáticos operados por el grupo criminal e iniciaron una investigación en contra del empresario de origen rumano, Florián Tudor, al estar presuntamente relacionado la banda delictiva. 

Tudor fue detenido a mediados de 2019 en Quintana Roo y liberado horas después al no encontrar sustento para retenerlo.

Igualmente, las autoridades de Rumania lograron la detención de algunos de los integrantes del grupo criminal. Uno de ellos declaró a Fiscalía de su país que controlaban alrededor de 10 cajeros y que cada uno de ellos copiaba alrededor de mil tarjetas al mes. 

“Retirábamos alrededor de 200 dólares de cada una de estas tarjetas. 20 millones de dólares retirados cada mes”, se lee en la declaración, a la cual tuvo acceso MCCI. 

Por su parte, el empresario Florián Tudor, a través de una carta enviada a Animal Político en mayo de 2020, negó tener relación alguna con los criminales rumanos y dijo que desde hace años se le ha querido involucrar con la mafia rumana. 

“Ese estigma ha servido para desprestigiarme y discriminarme, desde el año 2015 hasta la fecha, por diversos medios informativos, y que a través de éstos he sido objeto de varias extorsiones a la fecha (…) Esa mafia de rumanos es el grupo de los hermanos Marcu, a los cuales ya he denunciado anteriormente”, se lee en la carta recibida por este medio. 

Incluso, Tudor denunció ante la FGR diversos abusos e irregularidades cometidos por agentes federales durante el cateo hecho a su casa como parte de la investigación.

Los hermanos Marcu a los que se refiere Tudor, son viejos conocidos suyos que con el paso del tiempo se convirtieron en sus rivales. En la investigación de MCCI se menciona que uno de ellos, de nombre Constantin Marcu, fue asesinado en 2018 frente a la casa de Tudor por uno de sus escoltas, quien aseguró haberlo hecho en legítima defensa. 

En ese momento, la versión que Fiscalía General de Quintana Roo dio a los medios locales fue que Marcu fue atacado a disparos porque había intentado secuestrar a un primo de Tudor, además de que se dedicaba a extorsionar a empresarios. 

Al momento la FGR no ha brindado mayor información sobre la investigación de Florián Tudor. 

Retienen a rumanos y congelan cuentas

A inicios de febrero, el caso de la mafia rumana retomó importancia luego de que decenas de ciudadanos de Rumania, que dijeron ser turistas, fueron retenidos en el Aeropuerto Internacional de Cancún. 

Las autoridades mexicanas confiscaron sus documentos y argumentaron que realizaron esta acción porque las personas de origen rumano no pudieron comprobar los motivos de su viaje. 

El Instituto Nacional de Migración señaló que tras la revisión de documentos descubrieron que algunas personas contaban con alerta de viaje. 

Luego de tres días, las autoridades mexicanas permitieron la entrada a nuestro país a 136 turistas rumanos, mientras que 4 fueron repatriados.

Eduardo Albor, cónsul honorario de Rumania en Quintana Roo, agradeció la intervención de la Cancillería de México y del gobernador de Quintana Roo, Carlos Joaquín Gonzalez, para el libre paso de los ciudadanos rumanos. 

En tanto, el encargado de negocios de Rumania en México y Centroamérica, Ionuț Vâlcu, acudió al aeropuerto de Cancún para supervisar que se respetaran los derechos de sus conciudadanos. 

Por su parte, las autoridades mexicanas no emitieron ninguna información sobre el motivo por el cual los ciudadanos fueron retenidos y sus documentos revisados. 

Un día después de la liberación de los turistas rumanos, el titular de la Unidad de Inteligencia Financiera de la Secretaría de Hacienda, Santiago Nieto, habló sobre el caso de la mafia rumana. 

El funcionario informó que por un acuerdo con el gabinete de seguridad nacional del gobierno federal, la dependencia a su cargo bloqueó las cuentas de 79 personas físicas y morales de nacionalidad mexicana y rumana, “que se dedicaban a clonar tarjetas de crédito y débito en los destinos turísticos”. 

En los días posteriores se conocieron algunos nombres de las personas cuyas cuentas fueron bloqueadas. Entre ellos hay empresarios y políticos, de acuerdo con un documento de Hacienda al que tuvo acceso Reforma

Algunos de los políticos, funcionarios y empresarios que aparecen en la lista de la UIF son: José de la Peña Ruíz de Chávez, diputado local de Q. Roo por el partido Verde; José Luis Jonathan Yong, exsecretario de Seguridad Pública del municipio de Benito Juárez; Jonathan Medina Nava, exfiscal del fuero común en el estado, y Adrián Nicolae Cosmin, socio del empresario Florian Tudor. 

Luego de conocer esta información, el Consejo Estatal del PVEM en Quintana Roo anunció la destitución de José de la Peña Ruíz de Chávez, quien también era coordinador de la bancada del Partido Verde y presidente de la Comisión de Hacienda en el Congreso estatal. 

Apenas este jueves, José de la Peña Ruíz de Chávez informó que se encuentra en la Ciudad de México en atención a la notificación de la UIF. 

“Contrario a los que muchos pensarían estoy atendiendo la investigación de manera formal y frontal (…) Una investigación de la cual les digo con la frente en alto; que no tengo, no he tenido, ni tendré relación, amistad o negocios con presuntos grupos y personas criminales”, escribió. 

Otro de los nombres que circuló como unos de los políticos con cuentas bloqueadas fue el de René Bejarano, actual aspirante a diputado federal por Morena, sin embargo esta información fue desmentida por él mismo y por el titular de la UIF, Santiago Nieto. umania

Con información de Reforma (suscripción necesaria), Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad y Por Esto de Quintana Roo.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.