Renta básica en Finlandia: por qué fracasó este experimento de dinero gratuito para desempleados
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Getty Images

Renta básica en Finlandia: por qué fracasó este experimento de dinero gratuito para desempleados

Dos mil personas recibieron dinero durante dos años, sin condiciones, como parte de una investigación que buscaba determinar si ese tipo de ayuda les permitiría conseguir un nuevo empleo.
Getty Images
11 de febrero, 2019
Comparte

El experimento finlandés de renta básica para desempleados arrojó su primera conclusión: no los ayudó a encontrar trabajo.

“El impacto en el empleo parece modesto”, dijo Pirkko Mattila, ministra finlandesa de Salud y Asuntos Sociales.

El proyecto consistió en que 2.000 personas desempleadas recibieran durante dos años un ingreso básico de US$685 al mes, sin ningún tipo de condiciones.

El objetivo era saber si ese mínimo garantizado de protección, los ayudaría a encontrar trabajo y les daría un apoyo, en caso de que se vieran obligados a tomar empleos esporádicos.

Pese a que los niveles de empleo no subieron, los participantes reconocieron sentirse más felices y menos estresados.

Cuando lanzó el programa en 2017, Finlandia se convirtió en el primer país europeo en poner a prueba la idea de un ingreso mínimo incondicional.

En ese momento el gobierno seleccionó aleatoriamente a las personas que recibirían beneficios de desempleo.

Inmediatamente atrajo interés internacional.

Sin embargo, estos resultados preliminares han generado dudas sobre la efectividad de este tipo de sistemas.

¿Qué es la renta básica universal y cómo funciona?

La renta básica universal es un ingreso mensual que reciben todas las personas, independientemente de sus recursos.

El experimento finlandés no siguió exactamente este modelo, dado que puso el foco en personas que no tenían trabajo.

Desempleados

Getty Images
Los beneficiarios recibieron US$685 al mes.

Otra variante popular del concepto son los “servicios básicos universales”, esquema bajo el cual la salud, la educación y el transporte son gratuitos para todos.

Aunque la idea ha experimentado un resurgimiento en los últimos años, no es algo nuevo.

De hecho, fue descrito en la Utopía de Thomas More en 1516, hace 503 años.

Actualmente este tipo de modelos están siendo sometidos a prueba en distintas partes del mundo.

En un pueblo de Kenia, por ejemplo, los adultos reciben US$22 al mes durante 12 años, hasta el 2028, mientras que el gobierno italiano está trabajando en un proyecto de “ingreso ciudadano”.

La ciudad de Utrecht, en Holanda, también está llevando a cabo un estudio sobre ingreso básico hasta octubre.

¿Para qué se hacen?

Los partidarios del ingreso básico suelen plantear que una red de protección incondicional puede ayudar a sacar a la gente de la pobreza, al darles el tiempo para postular a trabajos o para aprender nuevas habilidades.

Esto es visto como algo esencial en la era de la automatización, cuando los trabajos menos calificados han comenzado a desaparecer.

Y eso era precisamente lo que el gobierno finlandés quería explorar con el experimento, con miras a diseñar potenciales reformas al sistema de seguridad social, le dijo a la BBC Miska Simanainen, uno de los investigadores que participó en el estudio.

¿Funcionó?

Eso depende de cómo se defina el éxito o el fracaso.

¿Ayudó a que los desempleados consiguieran trabajo? No.

Helsinki

Getty Images
Los 2.000 participantes del experimento fueron seleccionados aleatoriamente.

Simanainen dice que algunos individuos consiguieron trabajo, pero no lo hicieron en una proporción mayor que el grupo de control utilizado en el experimento, compuesto por personas que no recibieron ningún dinero extra.

El equipo aún está tratando de identificar las razones precisas del fenómeno, algo que será parte de un informe final que se publicará en 2020.

Otros piensan que el propósito original del estudio tenía imperfecciones. Argumentan que si el objetivo hubiera sido hacer a la gente más feliz, el modelo habría sido considerado un triunfo.

Uno de los participantes en el experimento, Tuomas, un ex editor de noticias, le dijo a la BBC que no había logrado conseguir un nuevo trabajo.

“No puedo decir que el ingreso básico haya cambiado mucho mi vida. Sí lo ha hecho psicológicamente, pero no mucho financieramente“.

¿Qué es lo negativo de la renta básica?

La renta básica es uno de esos temas que genera polémica en todo el espectro político.

Para muchas personas de izquierda, la renta básica se focaliza demasiado en los ingresos personales de la gente y su poder adquisitivo, sin hacer nada para detener a las empresas que derrochan recursos produciendo en exceso y haciendo trabajar excesivamente a sus empleados.

Euros

Getty Images
“Esto no es un éxito o un fracaso”, dice uno de los investigadores.

“Sin una reforma estructural del sistema económico, esto es solo papel adhesivo sobre las grietas“, dijo Grace Blakely, escritora de asuntos económicos en la publicación New Socialist.

Otros consideran que la renta básica será utilizada para abaratar costos y reducir otros beneficios.

Sin embargo, a muchos del ala política de derechas o de centro les preocupa exactamente lo contrario. Dicen que es una iniciativa demasiado costosa que terminará incentivando una cultura de “conseguir las cosas sin ningún esfuerzo”.

Ulrich Spiesshofer, director ejecutivo de la empresa de ingeniería ABB, se hizo eco de este sentimiento en 2016, cuando le dijo al Financial Times que “los premios económicos deberían estar basados en la creación de valor económico”.

¿Qué viene ahora?

Los investigadores finlandeses están ahora estudiando todos los detalles del experimento para obtener más conclusiones.

Simanainen dice que no le gusta pensar en el proyecto como un “error”.

Desde su punto de vista, “esto no es un éxito o un fracaso; es un hecho”.

“Nos aporta nueva información que no teníamos antes”, destaca.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Patricia Ordaz

Darán hasta 10 años de cárcel a quien ataque con ácido o químicos a mujeres en el Edomex

Estos cambios en el Código Penal también fueron impulsados por Carmen Sánchez, quien fue atacada con ácido por su expareja. El sistema de justicia minimizó sus lesiones y no ha llevado aún a la cárcel a su agresor.
Patricia Ordaz
2 de julio, 2020
Comparte

El Congreso del Estado de México aprobó este jueves una reforma al Código Penal local para castigar, hasta con 10 años de cárcel, a quien arroje ácido o sustancias corrosivas, químicas o flamables a una persona.

La iniciativa fue presentada por la diputada de Morena, Mariana Uribe Bernal, quien consideró que en materia legislativa existían vacíos legales que dejaban expuestas a las víctimas de estos ataques, en particular a las mujeres, lo que permitía que sus agresores burlaran el sistema de justicia.

“No hay pena que alcance a cubrir todo el daño que le han hecho a estas mujeres atacadas con ácido ya que destrozaron su vida, su integridad, su posibilidad de poder encontrar empleo al tener que someterse a tantas cirugías”, sostuvo la legisladora.

Lee: Retomar la vida tras un ataque con ácido, el largo y difícil proceso para la recuperación

La reforma agrava las penas por el delito de lesiones cuando se cometa con ácidos o material corrosivo o químico. La reforma fue llevada a cabo al adicionar la fracción XI al artículo 238 del Código Penal del Estado de México para quedar de la siguiente manera:

“Cuando las lesiones se produzcan dolosamente mediante el uso de ácidos, sustancias corrosivas, o químicas o flamables, se aplicarán de cinco a diez años de prisión y de 100 a 200 días de multa”.

Actualmente, el delito de lesiones es sancionado con tres o seis meses de prisión, además de 30 a 60 días multas.

El Código Penal del Estado de México, hasta hoy no tenía tipificadas las agresiones provocadas por ácido, razón por la cual el Ministerio Público llegaba a clasificar estos ataques como “leves”, argumentando que las lesiones tardaban en sanar hasta en 15 días, cuando en realidad la recuperación lleva años, e incluso pone en riesgo la vida de la víctima.

La diputada Mariana Uribe dijo que esta reforma representa un gran avance porque da la bases para que se haga justicia cuando ocurra un ataque y no se califiquen las lesiones como “leves”, ya que sí hay secuelas de por vida y daños irreversibles.

El caso de Carmen Sánchez impulsó los cambios

En entrevista, la legisladora comentó que una de las cosas que la motivaron a presentar la iniciativa de reforma fue el acercamiento que tuvo con Carmen Sánchez, una mujer atacada con ácido en el Edomex en 2014. El sistema de justicia minimizó sus lesiones y no ha llevado aún a la cárcel a su agresor. Junto con otras mujeres que pasaron por la misma situación han impulsado la lucha para el cambio en las leyes.

A Carmen su expareja le roció una botella con ácido en la cara y en el cuerpo. Eso ocurrió hace seis años y aún su agresor no ha sido detenido. Ella sigue exigiendo justicia.

El ácido dañó la mitad de su rostro. Carmen tiene injertos en brazos, piernas, pecho, tórax y cara, su cuello fue severamente dañado. Su párpado todavía no está reconstruido y existe el riesgo de perforación ocular porque éste no cierra. Lleva más de 55 cirugías y aún le faltan más.

“El Estado no ha hecho nada por mi caso, mi agresor sigue libre. Hay una recomendación de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH)  y la Fiscalía del Edomex no la ha cumplido. Ya estoy desesperada, en verdad ya estoy desesperada de que no puedan detener a mi agresor y que la Fiscalía tenga todo parado”, comentó Carmen a Animal Político.

“Sé y entiendo que ahorita todos estamos atravesando tiempos difíciles, pero esto no es de apenas por la pandemia, la Fiscalía no ha hecho su trabajo, mi ataque ocurrió desde el 2014”, dijo.

“Estas leyes no van a ser retroactivas ni para mí, ni para las otras mujeres, pero lo que yo he estado haciendo desde hace varios años, no solo tiene que ver conmigo. Esta lucha que estamos dando es por las mujeres que vienen (…) Ojalá está ley sea un freno y que ninguna otra carpeta de investigación vuelva a presentar las omisiones que tuvo la mía”.

Cuando Carmen denunció el ataque el médico legista determinó que sus lesiones no ponían en peligro su vida y que sanarían en menos de 30 días. Hasta septiembre de 2018 −cuatro años después del ataque−, se concluyó que sus lesiones sí la ponían en riesgo.

La carpeta de investigación de su caso fue extraviada y se mantuvo casi cuatro años sin avances. Un juez otorgó la orden de aprehensión contra su agresor tres meses después del ataque por el delito de lesiones dolosas. Ninguna autoridad le dio seguimiento.

Además, su carpeta de investigación se inició por lesiones simples y no se clasificó como un delito grave.

“La Fiscalía no ha cumplido”, aseguró Carmen quien ve un avance en la reforma a la legislación del Edomex, pero que sigue exigiendo justicia por su caso.

“Ser rociada con ácido es una muerte en vida porque no es la piel la que se daña, sino el alma”, sostuvo.

Los ataques con ácido en México no están considerados como un delito en el Código Penal Federal.

En la Ciudad de México, apenas en enero de 2020 se modificó la legislación para que los ataques con sustancias corrosivas tengan penas que van de los 9 a 12 años de prisión.

En Oaxaca este año también se aprobó una reforma al Código Penal local para castigar, hasta con 40 años de cárcel, a quien ataque con agentes químicos o sustancias corrosivas a mujeres por razones de género. En esta entidad fue atacada la saxofonista oaxaqueña María Elena Ríos.

Aquí puedes leer la historia de Carmen Sánchez, Esmeralda Millán, Martha Ávila y de María Elena Ríos, cuatro mujeres atacadas con ácido en varios puntos del país.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.