close
Suscríbete a nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
close
Facebook Pumas Blanco Flag
Pagan o se van: UNAM quiere sacar de sus campos a equipo femenil de flag-futbol
El equipo, integrado por mujeres de entre 7 y 55 años, denuncia que la seguridad de la Universidad no les permite entrenar y han sido discriminadas en comparación de los equipos varoniles.
Facebook Pumas Blanco Flag
26 de febrero, 2019
Comparte

Hace diez años, alumnas y exalumnas de la Universidad Nacional Autónoma de México crearon, por iniciativa propia, el equipo Pumas Blanco Flag, para la práctica de tocho bandera, una versión del futbol americano en la que no se realizan tacleadas. 

“Empezamos siendo ocho –recuerda Judith Rodríguez, actual entrenadora del equipo–, y jugábamos en Las Islas (explanada central de Ciudad Universitaria). Poco después, cuando el equipo comenzó a crecer, nos vieron desde Rectoría, y nos invitaron a jugar en las canchas deportivas de la UNAM, y a convertirnos en uno de sus equipo representativos.”

Desde entonces, destaca la entrenadora, Pumas Blanco Flag ha participado en siete campeonatos representando a la UNAM, y en la actualidad, dos de sus integrantes forman parte de la selección nacional de flag-futbol femenil.

Lee: A falta de liga femenil, las Medias Rosas se enfrentan a varones…y al machismo deportivo

Todo el trabajo es colaborativo y solidario: la coach y su asistente no cobran nada a las integrantes del equipo, y todo el material que requieren (uniformes, balones, etcétera) lo adquieren con sus propios recursos.

“Esto lo hacemos como una forma de retribuir a la UNAM y a la sociedad un poquito de lo que nos han dado –explicó–, no somos ricos, trabajamos de sol a sol entre semana, para poder venir aquí los sábados y los domingos, y estar con el equipo.”

Una década después de su creación, destaca Judith, Pumas Blanco Flag está hoy integrado por un centenar de mujeres, cuyas edades van de los 7 a los 55 años, “éste es un equipo para las alumnas, para las exalumnas, para las trabajadoras de la UNAM, y para sus hijas, pero también está abierto a público en general, porque si esta universidad es Nacional, entonces no es sólo para los universitarios, sino para toda la población, porque la gente paga los impuestos con los que la UNAM opera, independientemente de si es parte de la comunidad universitaria o no lo es.”

Estas niñas, jóvenes y mujeres adultas, subrayó su coach, cada fin de semana se congregan, en punto de las 7:00 horas, en el campo 5 de futbol americano de CU, “en cada práctica y en cada juego se rompen el corazón por la Universidad Nacional Autónoma de México”.

Sin embargo, denunció la entrenadora, al iniciar el año 2018, el equipo Pumas Blanco Flag comenzó a sufrir “hostigamiento constante y trato discriminatorio” por parte de las autoridades de la UNAM, las cuales, señaló, intentan imponer un cobro al equipo por el uso de sus instalaciones, que no son más que un reseco pastizal enrejado que nadie más quería usar.

“Hace un año –narró la coach, en entrevista– llegamos nosotras a entrenar un sábado, a las 7 de la mañana, y cuando entramos al campo número 5, que es el que usamos, llegaron cuatro patrullas de la UNAM, mandadas por la Dirección de Actividades Deportivas, eso nos hicieron saber, y nos dijeron que no podíamos entrenar aquí, porque no teníamos permiso.”

La irrupción de las cuatro patrullas, recordó, “le provocó estados de pánico a algunas de nuestras niñas más chiquitas, porque pensaron que nos iban a llevar a la cárcel. Tuvimos que calmar a las niñas, y a la gente de seguridad universitaria les dijimos que teníamos una década entrenando aquí, y ellos nos respondieron que no teníamos el ‘documento’ que lo avalara”.

Te puede interesar: En México hay talento pero no apoyo: jugadoras de americano recurren a ligas amateurs

En el intento de actuar institucionalmente, “porque somos universitarios –señaló la coach–, esa misma semana nos acercamos a la Dirección de Actividades Universitarias a preguntar qué trámites nos requerían, y nos pidieron que entregáramos la lista de las jugadoras que integran el equipo; les entregamos esas listas, las cuales, desde nuestro punto de vista, tenían que ser tratadas con cuidado y seriedad, porque contenían los datos de niñas chiquitas, de adolescentes, datos como sus nombres, sus edades, sus direcciones”.

Aunque el equipo Pumas Blanco Flag entregó la información solicitada por las autoridades de la UNAM, denunció la coach, “nunca nos expidieron el documento (de autorización para usar el campo 5), y luego, por nuestra cuenta, fuimos a consultar con los otros equipos que dan uso a las instalaciones deportivas, y nos dijeron que ellos tampoco contaban con ningún documento. Es decir, nos dimos cuenta que éramos las únicas a las que les estaban imponiendo ese requisito”.

A lo largo del año 2018, señaló la entrenadora, el acoso continuó: “estuvieron viniendo cada fin de semana: nos cambiaron los candados, no nos abrían, nos mandaban gente a sacarnos, tuvimos que entrenar en otros campos, tuvimos que salir a entrenar a Las Islas; a algunas de las jugadoras que tenían beca deportiva, se las cancelaron; y finalmente nos excluyeron de la Universiada (encuentro deportivo universitario)”.

Lee también: Indígena mazahua enseña a niñas a patear la violencia de género

La razón de este hostigamiento, lamentó, es que “nos quieren cobrar, esa es la instrucción que dio la Dirección de Actividades Deportivas, tal como nos informaron. Dicen que el cobro es primero nada más para las jugadoras externas, pero desde nuestro punto de vista eso está mal, porque nosotros, el coach asistente y yo, no pedimos un peso por lo que hacemos, entonces, ¿para qué quieren dinero?”

En temporadas pasadas, lamentó, esta misma imposición de cuotas ya generó la desaparición de la liga de futbol americano “Babys”, y a la liga infantil “le impusieron de una temporada para la otra una cuota de casi cuatro mil pesos por niño, y aunque los papás aceptaron pagar, ese dinero no se ve reflejado en las instalaciones”. 

Para el año 2019, señaló la coach, el equipo Pumas Blanco Flag recibió lo que creyó era una señal positiva, y un anuncio del cese del hostigamiento: una notificación de que sería equipo representativo de la UNAM ante la Liga de Flag-Futbol Femenil Mexicana, a través de un oficio emitido el 12 de enero.

Sin embargo, una semana después, el 19 de enero, cuando el equipo se congregó en el campo 5 de CU para su primer práctica deportiva del año, se encontró con que personal de la UNAM ya los esperaba, para condicionarles el acceso.

Lee: Goles vs el machismo y por la educación: el futbol cambió la vida de niñas Mazahuas en Edomex

“Vino un representante del área financiera a tomar lista de las niñas –denunció la coach–, nosotras le preguntamos para qué querían hacer una lista, si ya les habíamos dado toda esa información, y nos respondió que era falso, que nunca habíamos enviado la lista de jugadoras, lo cual creemos que es muy grave, porque entonces esos documentos que nosotros entregamos, con información personal de las niñas, desapareció.”

Además, denunció, junto con el representante del área de finanzas de la UNAM, se presentó un funcionario de Extensión Universitaria, quien les informó que no podían usar el campo “porque no éramos equipo representativo de la UNAM, aunque una semana antes nos habían mandado un oficio reconociéndonos esa condición, entonces –protestó la entrenadora– ¿a qué estamos jugando?”.

La entrenadora subrayó que la defensa de su derecho a usar estas instalaciones “no es un capricho, los espacios aquí en México para las mujeres son muy restringidos, y que la misma Universidad nos restrinja esos espacios no me parece correcto”.

“No es correcto –destacó– mandar patrullas a sacarnos del campo, prefieren que entrenemos afuera, donde las autoridades no se han encargado de combatir la droga. ¿Por qué se empeñan a sacar un grupo de cien mujeres, abrumadoramente niñas y adolescentes, del lugar en el que hacen deporte, y no a los que venden y consumen droga en la Universidad? ¿Por qué no van y les pasan lista a ellos? ¿Por qué sí les preocupa que un grupo de niñas use un campo cercado, y no se preocupan por el tema de la seguridad fuera de la cerca?”

Discriminación de género

La coach Judith Rodríguez consideró, además, que el trato otorgado por las autoridades universitarias al equipo Pumas Blanco Flag evidencia también un sesgo machista, ya que su actitud con los equipos varoniles es diferente, y puso varios ejemplos.

“A los equipos de hombres, tanto de la liga intermedia como de la liga mayor, les permiten aceptar jugadores externos y no les hacen ningún cobro, ¿por qué a nosotras sí? A los jugadores de la liga mayor les dan alimentación, les dan vitaminas, y para nosotras el apoyo es nulo.”

Esta crítica, subrayó, no va dirigida a los equipos varoniles.

“Nosotras no nos quejamos de que les den esos apoyos a los equipos varoniles, qué bueno, ellos son nuestros compañeros, son nuestros hermanos de institución y los apoyamos en todos los partidos, lo único que pedimos es que el trato sea parejo.”

Lee también: Futbolistas mexicanas se mudan a Islandia para evadir prejuicios en México por su relación gay

De las ligas varoniles, añadió, “muchos integrantes nos han expresado su apoyo. De hecho, los de la liga mayor varonil en alguna ocasión vinieron a ver si (las autoridades) nos estaban molestando, hemos recibido su apoyo en redes, nos han mandado mensajes, y de repente vienen y se dan una vuelta para ver las prácticas, como nosotras los apoyamos a ellos, pero sabemos que ellos no se pueden meter mucho, porque ellos también están enfrentando sus propios problemas en sus equipos”.

–¿Qué esperan de las autoridades? –se pregunta a la coach.

–Nosotras esperamos que el rector de la UNAM, Enrique Graue, pueda escuchar lo que está pasando con nuestro equipo, que conozca el proyecto, que se acerque a nosotras, que conozca a las jugadoras, y si el rector no nos escucha, pedimos al presidente que nos apoye, nosotros estamos a favor de cómo está manejando las cosas: haz más con menos dinero, no quieras lucrar con el deporte, abre los espacios para las mujeres, no discrimines, los espacios para las mujeres no son muchos, y hay mucha violencia, entonces, son los espacios que debemos mantener.

Para conocer la postura de la UNAM en torno a esta denuncia, la UNAM envió a Animal Político la siguiente tarjeta informativa.

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.
Comparte