close
Suscríbete a nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Facebook de Pumas Blanco Flag
La UNAM se contradice y desacredita a equipo femenil que denunció hostigamiento
Una carta se contradice con otro documento oficial, también elaborado por la Dirección General del Deporte Universitario, donde se establece que Pumas Blanco Flag sí es un equipo formal de la Universidad Nacional, y tiene derecho al uso de las instalaciones.
Facebook de Pumas Blanco Flag
27 de febrero, 2019
Comparte

Luego de que las integrantes del equipo femenil de flag-futbol Pumas Blanco Flag denunciaran que desde 2018 han sido víctimas de hostigamiento por parte de autoridades de la Universidad Nacional Autónoma de México, con el objetivo de imponerles cuotas económicas para permitirles desarrollar su práctica deportiva, esta casa de estudios desacreditó a las jugadoras y, por medio de una misiva enviada a la redacción de Animal Político, informó que no integran un “equipo formal de la UNAM” y que operan “de manera irregular”.

La misiva de la Dirección General de Deporte Universitario de la UNAM (enviada el 26 de febrero, aunque fechada un día antes), establece que este equipo deportivo “sin autorización oficial, desde hace años consiguió la llave del campo 5 de futbol americano (de Ciudad Universitaria) para entrar sin solicitar el campo formalmente”, y asegura que este equipo femenil “ha hecho uso del nombre y los logos de Pumas sin la autorización de la institución”.

Estas acusaciones formuladas por la UNAM en su misiva, sin embargo, entran en contradicción con otro documento oficial, también elaborado por la Dirección General del Deporte Universitario, pero en enero pasado, y al que Animal Político tuvo acceso, según el cual, Pumas Blanco Flag sí es un equipo formal de la Universidad nacional, sí tiene derecho a accesar a sus instalaciones, y sí cuenta con autorización para usar los logos y el nombre “Pumas”.

Según el oficio DGDU/DORD/35/2019, emitido por la Director General del Deporte Universitario el 19 de enero de 2019, la UNAM cuenta “con dos equipos representativos de futbol flag en sus diferentes categorías, Pumas Oro y Pumas Blanco, los cuales participarán en los torneos organizados por las asociaciones afiliadas a la Federación Mexicana de Futbol Americano”.

Este documento oficial establece, además, que en su condición de equipos “representativos” de la UNAM, Pumas Oro y Pumas Blanco Flag “son los únicos autorizados para utilizar el mote, los colores oficiales y las instalaciones de la Universidad Nacional Autónoma de México”.

De hecho, mientras que la carta dirigida por la UNAM a la redacción de Animal Político (en la que formula estas acusaciones contra las jugadoras) no va firmada por nadie, ni cuenta con una clave de identificación administrativa, el oficio DGU/DORD/35/2019 (en el que se reconoce a Pumas Blanco Flag como equipo representativo con derechos plenos) sí va firmado por un representante de la UNAM: el licenciado Alejandro Fernández Varela Jiménez, director general de deporte universitario.

¿Quién dice la verdad?

Tal como reportó Animal Político este 26 de febrero, el equipo Pumas Blanco Flag está conformado por un centenar de alumnas, exalumnas, trabajadoras, hijas de todas ellas, y también por jugadoras externas a la UNAM, y se fundó hace diez años como una iniciativa deportiva de estudiantes de la misma casa de estudios, operando siempre de forma gratuita.

Pese a ello, en la misiva dirigida por la UNAM a Animal Político, esta institución acusó a los entrenadores de Pumas Blanco Flag de mentir al afirmar que realizan esta labor gratuitamente, ya que, aseguró la casa de estudios, a las jugadoras les cobran “una cuota de 4 mil pesos por temporada, sin entregarles recibo alguno, lo cual es un procedimiento a todas luces irregular para la UNAM, pues sin autorización se usan sus instalaciones y una persona ajena a esta casa de estudios hace cobros, supuestamente con su representación”.

La UNAM afirmó en su misiva que la queja sobre esos supuestos cobros irregulares de 4 mil pesos  fue formulada por “algunos padres de familia”, aunque sin dar mayores detalles de los supuestos denunciantes, de la fecha de esa denuncia, ni del folio asignado a dicha queja.

Para poder verificar esta información difundida por la UNAM, Animal Político consultó a padres y madres de familia cuyas hijas son parte del equipo Pumas Blanco Flag, quienes en todos los casos negaron la acusación de la casa de estudios.

Fernando Hernández Cuadros, por ejemplo, es un arquitecto egresado de la UNAM, y su hija de 15 años es estudiante de la Universidad, en nivel preparatoria.

Al ser cuestionado en torno a la existencia de esta supuesta cuota de 4 mil pesos, Fernando tajantemente aseguró que “es una mentira del tamaño del mundo, y es penoso que las autoridades de la uNAM se manejen de esta manera”.

Los padres y madres de las jugadoras, explicó, “pagamos a veces 20 pesos, o 50 pesos, pero se trata de una cooperación que llegamos a hacer entre todos, para pagar a los árbitros cuando llega a haber juego contra otro equipo, o para comprar un balón para entrenar, para usar un campo de juego en enfrentamientos formales, y en cada temporada quizás terminamos pagando 500 pesos, 550 pesos, para estos conceptos, pero no se trata de una cuota, acá no hay un cobro, y menos de 4 mil pesos, eso es falso y estoy molesto por esta respuesta de la UNAM, que es indigna”.

Al difundir esta “mentira” sobre el supuesto cobro de 4 mil pesos por jugadora, explicó el padre de familia, “nos podemos hacer una idea de qué tipo de gente sin escrúpulos está como autoridad deportiva en la UNAM, decir esa mentira nos da una idea muy clara de la calidad moral y ética de estos funcionarios”.

Por su parte, Mariana, también egresada de la UNAM, y con su hija en Pumas Blanco Flag, explicó que “yo nunca he pagado algo así (4 mil pesos por temporada anual). Por el contrario, yo creo que la UNAM está mintiendo, porque con todo, balones, árbitros en los juegos, quizás pagamos 500 pesos por temporada, o menos, porque la coach Judith y el coach Perro (coach asistente) no cobran absolutamente nada por entrenar a nuestras hijas, y ellos son personas muy comprometidas, están todos los fines de semana ahí, no importa si tiene gripa, si se sienten mal, ahí están”.

Mariana, de hecho, se considera a sí misma un ejemplo de la fortaleza que este equipo ha permitido generar en sus integrantes, ya que, señaló, “yo también jugué en Pumas Blanco Flag”.

Hace ocho años, explica, su hija de diez años sufrió un padecimiento de salud, por el que tuvo que ser sometida a una intervención quirúrgica, cuya convalecencia le causó a la menor nuevos problemas de salud.
Ante ello, recordó Mariana, “me recomendaron este deporte, el flag-futbol, porque es una actividad muy completa, y entonces llevé a mi hija a Pumas Blanco Flag… pero mi hija estaba chica todavía, tenía diez años, y no quería participar. Entonces, yo también me integré al equipo, y entrené junto con mi hija, jugué con mi hija, y eso a nosotras nos unió muchísimo”.

Ahora, presume orgullosa, “mi hija tiene 18 años, sigue siendo parte del equipo, y tiene mucha comunicación conmigo, nunca ha tenido problemas de drogas, de alcohol, o de que ya no quiere estudiar, se ha vuelto competitiva, fuerte, nadie la puede manipular, y esas son las enseñanzas que la coach Judith le ha dado”.

A continuación, te presentamos de forma íntegra la misiva enviada por la UNAM a Animal Político, y debajo el oficio DGDU/DORD/35/2019 que pone en entredicho el contenido de dicha misiva:

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.
Reuters
Google rompe con Huawei: ¿qué ocurrirá a corto y a largo plazo con sus celulares?
Google excluyó al segundo mayor fabricante de celulares del mundo de algunas actualizaciones de su sistema operativo Android. ¿Qué significa para la marca china y cómo puede afectar a sus usuarios?
Reuters
21 de mayo, 2019
Comparte

Millones de propietarios de celulares Huawei se enfrentan a un futuro incierto tras el anuncio de Google de que no seguirá proporcionando su software a la compañía china.

Huawei es hoy día el segundo fabricante de teléfonos del mundo y es muy popular entre el público y los especialistas, que elogian especialmente sus cámaras y la durabilidad de las baterías.

Al igual que la mayoría de los smartphones, utilizan el sistema operativo Android de Google, que además de proporcionar la interfaz de usuario les brinda a los clientes acceso a una amplia gama de aplicaciones, entre ellas algunas muy populares como Google Play, Google Mail y Google Maps.

Ahora todo eso está en peligro después del anuncio de Google, que es una respuesta a la orden ejecutiva emitida por el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, hace unos días.

Estas son las consecuencias que puede tener esa decisión:

Ken Hu

PHILIPPE LOPEZ/getty Images
Ken Hu, vicepresidente de Huawei, dijo que la decisión de Google es “el movimiento final en una campaña emprendida por el gobierno de EE.UU. por razones políticas”.

1. A corto plazo: sin cambio real

Lo que más preocupa sobre la noticia es la seguridad.

Android publica regularmente actualizaciones que hacen a los teléfonos más seguros frente a los hackers y solucionan problemas técnicos. Y se teme que se agoten.

Pero no hay que entrar en pánico de inmediato porque Android dijo lo siguiente en un comunicado: “Les aseguramos que mientras cumplimos con todos los requisitos del gobierno estadounidense, servicios como Google Play y la seguridad de Google Play Protect seguirán funcionando en sus dispositivos Huawei actuales”.

Google está trabajando en los detalles, pero le informó a la BBC de que los dispositivos seguirán ofreciendo la experiencia Android al completo, incluido el acceso a la tienda de aplicaciones de Google.

Por eso la compañía está buscando llevar a cabo el soporte de las aplicaciones y los sistemas operativos de usuarios existentes al menos a corto plazo.

Eso significa que las cosas no deberían cambiar en absoluto (al menos, no por ahora).

2. A medio plazo: la incertidumbre

Logo de Google

Reuters
¿Qué ocurrirá cuando se lancen nuevas versiones del sistema operativo de Google?

Hay menos certeza a medio plazo, y es probable que sea ese precisamente el momento más preocupante para la empresa y los usuarios, ya que tienen que esperar para ver qué servicios de Google serán bloqueados y cuándo.

Google todavía no emitió un comunicado con más datos, pero dijo que está “cumpliendo con la orden y revisando las implicaciones”.

De acuerdo con Reuters, el primer medio que publicó la noticia, las aplicaciones que se actualizan a través de Google Play seguirán actualizándose para los usuarios existentes. En cambio, el sistema operativo, que se actualiza a través del propio dispositivo, puede que no esté disponible cuando se lance el nuevo Android OSa finales de este año.

Si la última actualización de Android es bloqueada desde los dispositivos de Huawei, es probable que puedas continuar como hasta ahora y solo te pierdas esa última mejora.

Huawei dijo que seguirá proporcionando actualizaciones de seguridad y servicios postventa a todos sus smartphones y tabletas Huawei y Honor (una marca subsidiaria), cubriendo los que hayan sido vendidos o estén todavía en stock a nivel mundial. Pero no está claro cómo llevará a cabo ese plan.

Sin embargo, la cuestión se complica en lo que respecta a las actualizaciones de seguridad. La manera en la que suele funcionar eso es que Google les da a los fabricantes Android el código para sus mejoras de software aproximadamente un mes antes de que revele los detalles al público sobre las vulnerabilidades que arreglan.

Eso les da a los fabricantes tiempo para comprobar que los parches no causen problemas para su propio software, y después pedir una versión personalizada en forma de descarga.

Ahora Huawei solo podrá saber sobre esos parches el mismo día en que sean lanzados en el Android Open Source Project (AOSP), el portal de desarrolladores, lo cual significa que habrá un retraso antes de que pueda distribuirlos.

3. A largo plazo: los problemas

Logo de Huawei

AFP
Todavía no están claras las restricciones a Huawei por parte de Google.

Las cosas serán mucho más predecibles a largo plazo, una vez esté claro qué servicios de Google podrá usar Huawei.

Al igual que cualquier otra compañía, Huawei tendría acceso al código abierto de Android y podría usar el sistema operativo que se ofrece a través de ese programa.

Pero parece poco probable que lo haga al no tener acceso a las aplicaciones a medida de Google Play, lo cual significa que los usuarios no podrán utilizar la amplia biblioteca de apps disponibles en el ecosistema Android.

Huawei dijo previamente que está trabajando en su propio sistema operativo, basado en una versión pública de Android y que ya lo usa en el mercado chino.

Puede que la próxima generación de teléfonos de la compañía se ejecute en ese sistema operativo, lo cual implica que los clientes tendrán que tomar una decisión difícil: quedarse con sus celulares Huawei y acostumrbarse al nuevo ecosistema, o cambiar de marca y seguir usando Android.

Parece que eso podría tener un fuerte impacto en Huawei como empresa porque los usuarios modernos de smartphones suelen ser más leales a su sistema operativo que a la marca de su teléfono. Hará falta un dispositivo increíble para alejar a los usuarios de Google Maps, Google Mail, Google Chrome y la gran cantidad de apps de Google Play.

4. A muy largo plazo: ¿bueno para los consumidores?

Mujer y logo de Huawei

AFP
El reto para Huawei podría suponer un avance para el mercado de los celulares en el mundo.

El anuncio de Google sin duda causará problemas en las relaciones internacionales y podría tener efectos negativos en la colaboración tecnológica entre los gigantes de la industria.

Pero también podría aportar algo bueno a los consumidores. Android es de lejos el sistema operativo dominante, y obligar a otra importante empresa tecnológica a desarrollar y construir su propio sistema operativo para desafiarlo podría ser positivo.

En China, el mayor mercado de Huawei, los celulares funcionan usando un sistema Android muy modificado y no disponen de aplicaciones de Google.

No es difícil imaginar a la compañía invirtiendo sus considerables fondos y experiencia en crear un sistema operativo capaz de superar a Android.

Competir con la enorme biblioteca de aplicaciones en Google Play, en cambio, será un reto mayor.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=chAeHyV7aSA

https://www.youtube.com/watch?v=uYILcPTz17E&t=11s

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.