AMLO acusa mala fe de analistas y rechaza que haya recesión; acepta que no ha mejorado seguridad
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

AMLO acusa mala fe de analistas y rechaza que haya recesión; acepta que no ha mejorado seguridad

El presidente Andrés Manuel López Obrador dio un mensaje por sus primeros 100 días de gobierno. Destacó el fortalecimiento económico, la lucha contra la corrupción y las reformas legislativas logradas.
Cuartoscuro
11 de marzo, 2019
Comparte

El presidente Andrés Manuel López Obrador aseguró que la economía está en marcha y que “no hay ni asomo de recesión” como pronostican algunos analistas, sin embargo, aceptó que el crecimiento ha sido poco.

“La economía afortunadamente está en marcha; aún crece poco, pero no hay ni asomo de recesión como quisieran nuestros adversarios conservadores o como pronostican con mala fe sus analistas. Se van a quedar con las ganas”, dijo en su mensaje por sus primeros 100 días al frente del gobierno de México.

En el evento, al asistieron los miembros de su gabinete, legisladores, empresarios e integrantes de las fuerzas armadas, destacó que habrá un manejo responsable de las finanzas públicas, que no habrá nuevos impuestos, ni incrementos en términos reales del precio de los combustibles y la energía eléctrica.

“La gasolina magna, el diésel y la luz han subido por la tardanza en la aplicación del mecanismo de regulación que utilizaremos, pero pronto se resolverá este asunto. Habrá ajustes para cumplir con nuestra palabra de no aumentar en términos reales los precios de los energéticos”.

Destacó que el combate a la corrupción y los privilegios del gobierno permitirán ahorros de hasta 700 mil millones de pesos para este año, lo que ayuda a no gastar más de lo que ingresa ni a solicitar más deuda.

Lee: 78% aprueba a AMLO; combate al huachicol y vender el avión entre acciones más aplaudidas

López Obrador resaltó que en estos 100 días el peso ha ganado un 4% de valor con relación al dólar; la inflación ha bajado de 5.9 a 4.4% en promedio. La confianza del consumidor ha alcanzado máximos históricos de 120 puntos.

Añadió que en el primer bimestre de 2019 la recaudación del gobierno federal sumó 703 mil 900 millones de pesos, cifra ocho mil millones de pesos por encima de lo programado en la Ley de Ingresos de este año y 2.6% mayor en términos reales a lo observado en el mismo periodo de 2018.

El Impuesto Sobre la Renta creció 3.2% en términos reales, destacó que “la confianza de los contribuyentes en el manejo honrado de sus impuestos nos permitirá superar con creces la meta establecida”.

Lee también: Plan de AMLO para personas con discapacidad es insuficiente, dice el consejo de Conapred; piden fortalecer a Conadis

Sobre la cancelación del Nuevo Aeropuerto de México, dijo que se ha avanzado mediante la operación de recompra se liquidaron casi un tercio de los bonos y se regresó el dinero a inversionistas. Explicó que el monto restante seguirá operando en sus condiciones originales y que sólo falta la liquidación a las empresas constructoras.

Aseguró que aún con el costo que implica cancelar esta obra, “estoy convencido, lo puedo probar, que fue la mejor decisión”.

El mandatario dijo que durante el acto del Zócalo el día 1 de diciembre, día en que inició su gobierno, hizo 100 compromisos con el pueblo de México. Al día de hoy, dijo, se han cumplido 62 y 38 están en proceso de cumplirse.

Obras inconclusas

López Obrador dijo que su gobierno tiene un inventario de obras en proceso o inconclusas que dejó la pasada administración. Entre estas hay centros de salud, hospitales, presas, acueductos, canales de riego, carreteras, libramientos, escuelas, trenes, unidades habitacionales, gasoductos, plantas de fertilizantes, centros turísticos, termoeléctricas, puertos y “muchas mal planeadas, abandonadas o sin terminarse”.

Su gabinete ya elaboró un programa multianual para asignar recursos y concluir la infraestructura y estas obras a lo largo del sexenio, aunque advirtió que muchas no podrán terminarse este año ni el año próximo.

Por ello se comprometió a que su gobierno no iniciará ningún proyecto de gran escala que no pueda terminar durante su mandato.

“Es decir, el Tren Maya, la refinería, el Corredor Transísmico, las carreteras, el aeropuerto y todo lo que hagamos deberá concluirse y quedar funcionando en el sexenio”, prometió.

Lee también: Tren Maya: el beneficio social compensa el impacto ambiental, justifica FONATUR

La seguridad y la incidencia delictiva

López Obrador, señaló que se ha logrado contener la incidencia delictiva, pero no reducirla como se desea, debido a que se mantiene el mismo número de homicidios y de robo de vehículos; sin embargo, en el saqueo de combustible sí hay buenos resultados.

Durante su informe por los primeros 100 días de gobierno, afirmó que este ilícito se ha reducido de 81 mil barriles de hidrocarburos diarios extraídos ilegalmente, a sólo 15 mil.

Refirió que la violencia se tiene que enfrentar haciendo el bien, ya que “los seres humanos no somos malos por naturaleza”.

Agregó que con la Guardia Nacional (ya aprobada por el Congreso de la Unión y las entidades federativas), ahora se puede disponer de elementos militares para atender la inseguridad, por lo que reiteró su compromiso de no fallar: “Antes muerto que traidor, vamos a seguir construyendo en armonía la Cuarta Transformación”.

Lee: 17 congresos aprueban la Guardia Nacional; será enviada a AMLO para su promulgación

Las reformas legislativas

El presidente destacó que se concretaron tres importantes reformas legales en el Congreso de la Unión.

Las modificaciones logradas son: la Ley de Extinción de Dominio, para la expropiación de los bienes y recursos producto de la corrupción, la violencia y la delincuencia organizada; la modificación al artículo 19 para tipificar como delitos graves y sin derecho a fianza el fraude electoral, la corrupción y el robo de combustible, y la creación de la Guardia Nacional para combatir al hampa y garantizar la seguridad pública.

Destacó también que se están proponiendo cambios legislativos para que los ciudadanos tengan herramientas como la consulta ciudadana y la revocación de mandato.

Política de no intervención

En política exterior, el Gobierno de México impulsa las relaciones de amistad con todos los pueblos del mundo, para lo cual se usa la diplomacia y la comunicación permanente, señaló el presidente en Palacio Nacional.

“Nos hemos apegado a los principios constitucionales de no intervención y solución pacífica de las controversias”, respeto, protección y promoción de los derechos humanos, así como luchar siempre por la paz y la seguridad internacionales.

Te puede interesar: No puede haber espectadores en la crisis de Venezuela: Pence pide a México y Uruguay reconocer a Guaidó

Expresó que su proyecto va encaminado a no utilizar la fuerza para contener la migración, y contempla convertir este fenómeno en voluntario, “no en un acto forzado por la carencia”.

“Nuestro gobierno busca trabajar para que los centroamericanos y los mexicanos tengan la posibilidad de ser felices en su país de origen… Se trabaja para un acuerdo de cooperación con el gobierno de Estados Unidos a fin de atender las causas”, plan en el que se prevé invertir dos mil 500 millones de pesos y otros cuatro mil 800 millones en proyectos productivos.

Se planea instaurar “cortinas de desarrollo” para evitar que la población centroamericana y del sur de México migren al norte, se trabaja para que todos tengan la posibilidad de ser felices con sus familias en sus lugares de origen.

Información y derechos humanos

El mandatario dijo que entre los acuerdos logrados está la constitución de la Comisión de la Verdad para el caso Ayotzinapa, órgano que espera rinda resultados lo antes posible, y garantizó que velará y mantendrá el Estado de derecho, se actuará siempre apegados a las normas, “nadie por encima de la ley”, reiteró.

Lee: No hay un plan de Estado en materia de derechos humanos, acusan OSC sobre primeros 100 días de AMLO

El primer mandatario enumeró las acciones ya concretadas, como son: el cierre de la Colonia Penal Federal Islas Marías, la apertura de los archivos secretos de la extinta Dirección Federal de Seguridad (DFS), así como la desaparición del Centro de Investigación y Seguridad Nacional (Cisen) y del Estado Mayor Presidencial (EMP).

Aseguró que en su administración se tiene la firme convicción de que el Estado no sea utilizado para fabricar delitos.

También indicó que ha promovido el derecho a la información y al diálogo, por lo que impulsa el hábito del debate y la pluralidad democrática.

Aquí puedes leer el discurso completo del presidente.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Rusia y Ucrania: por qué Biden cruzó una peligrosa línea al comentar que Putin 'no puede seguir en el poder'

Las declaraciones fuera de guion del presidente estadounidense sobre su homólogo ruso han tensado las relaciones entre ambos países.
28 de marzo, 2022
Comparte

El presidente de EU, Joe Biden, hizo la semana pasada una serie de declaraciones fuera de guion que elevaron la temperatura de las relaciones entre su país y Rusia.

Su comentario improvisado el sábado en la parte final de lo que en Polonia consideraron un “gran discurso”, cuando sugirió la destitución del presidente Vladimir Putin, pudo haber tenido graves consecuencias.

En su discurso ante una multitud de funcionarios y dignatarios del gobierno polaco en el Castillo Real de Varsovia, el presidente de EE.UU. advirtió una vez más que el mundo se encuentra en medio de un conflicto decisivo en nuestra era entre democracias y autocracias.

Prometió que la OTAN defenderá “cada centímetro” del territorio de sus estados miembros. También que brindará un apoyo continuo a Ucrania, aunque señaló que el Ejército estadounidense no se enfrentará a las fuerzas rusas allí.

Fue un discurso de confrontación, aunque mesurado, en línea con el que mantienen desde hace meses las autoridades estadounidenses, comenzando por el secretario de Estado, Antony Blinken.

Al final, justo antes de los agradecimientos y la despedida, Biden comentó sobre su homólogo ruso: Por el amor de Dios, este hombre no puede seguir en el poder”.

Ahí estalla la bomba.

“Este discurso, y los comentarios referidos a Rusia, son asombrosos, por usar términos educados”, declaró el portavoz de Moscú, Dmitry Peskov. Biden, afirmó, “no entiende que el mundo no se limita a Estados Unidos y gran parte de Europa”.

Putin y Peskov

Getty Images
Peskov, portavoz del gobierno de Putin, criticó el comentario de Biden.

Y entonces EE.UU. recula.

“El punto del presidente era que no se puede permitir que Putin ejerza el poder sobre sus vecinos o la región”, alegó un funcionario de Washington. “No estaba debatiendo el poder de Putin en Rusia, o un cambio de régimen”.

La línea entre condenar y pedir un cambio de régimen

La rapidez con la que se emitió la “aclaración”, de la que luego se hizo eco Blinken, sugiere que el gobierno de EE.UU. comprende el peligro inherente de las palabras de Biden.

Horas antes el presidente de Estados Unidos había llamado “carnicero” a Putin; y la semana pasada pareció adelantarse al procedimiento diplomático de su propia administración al acusar al líder ruso de crímenes de guerra.

En ambos casos los comentarios de Biden provocaron condenas y advertencias de Moscú de que las relaciones diplomáticas entre Estados Unidos y Rusia se estaban deteriorando hasta el punto de ruptura.

Hay una línea entre condenar al líder de una nación -la retórica a veces sobrecalentada de la diplomacia- y pedir su destitución; una línea que tanto los estadounidenses como los soviéticos respetaban incluso en el apogeo de la Guerra Fría; una línea que Biden, en principio, ha cruzado.

Frecuentemente se acusa a los países poderosos de imponer a los débiles un “cambio de régimen”.

Esto, sin embargo, no suele ser lo que una nación con armas nucleares exige a otra.

El domingo incluso algunos aliados de Estados Unidos intentaban distanciarse de los comentarios de Biden.

El presidente de Francia, Emmanuel Macron, advirtió que el líder estadounidense estaba poniendo en peligro las negociaciones de armisticio entre Rusia y Ucrania.

“Queremos detener la guerra que Rusia ha creado en Ucrania sin una escalada”, afirmó. “Si esto es lo que queremos hacer no debemos agravar las cosas, ni con palabras ni con acciones”.

En Washington, los líderes del Congreso también expresaron su preocupación. El republicano de Idaho Jim Risch, el de mayor rango en su partido en el comité de relaciones exteriores del Senado, calificó los comentarios de Biden como una “horrible metedura de pata”.

“Dios mío, desearía que lo ciñeran al guion”, declaró. “Decir, o incluso como hizo él, sugerir que tu política es de cambio de régimen, causa un gran problema. Esta administración ha hecho todo lo posible para detener la escalada. No hay mucho más que puedas hacer para aumentarla que pedir un cambio de régimen”.

Un historial de comentarios improvisados

Joe Biden y Barack Obama en 2012

Getty Images

Es conocida la tendencia de Biden a hacer comentarios improvisados que pueden ponerlo en situaciones difíciles.

Estos han dañado anteriores candidaturas presidenciales y en ocasiones han sembrado la frustración entre los funcionarios de la administración Obama cuando era vicepresidente. Sin embargo, tales comentarios no son del todo accidentales. Pueden revelar lo que siente Biden aún si su cabeza -y las de quienes lo rodean- preferirían que se callara.

A veces son una fortaleza política, escribe Tom Nichols de la publicación The Atlantic, que permite a Biden conectarse auténticamente con las emociones del pueblo estadounidense.

Pero en este momento actual de crisis diplomática, cuando unas palabras mal elegidas pueden acarrear consecuencias importantes, también se consideran una debilidad.

“Es difícil culpar a Biden por no contener su conocido temperamento después de hablar con las personas que han sufrido la barbarie de Putin”, escribe Nichols. “Pero las palabras de todos los líderes mundiales importan en este momento, y ninguna más que las del presidente de Estados Unidos”.

Es posible que Biden crea que las relaciones entre Estados Unidos y Rusia están tan dañadas que no se repararán mientras Putin esté en el poder. Sin embargo, decirlo explícitamente podría dificultar el objetivo inmediato de Estados Unidos: poner fin a la guerra en Ucrania y preservar la integridad territorial de la nación.

La guerra en Ucrania no transcurre como Putin pretendía. Su ejército está atascado en amargos combates y las bajas van en aumento. Su economía está sufriendo el peso de las sanciones económicas. Rusia está cada vez más aislada del resto del mundo.

La situación tiene potencial para llevar a la desescalada que piden EE.UU. y sus aliados, pero también podría hacer que Putin se desespere más. Y si el líder ruso cree que su poder está en juego, y piensa que EE. UU. persigue ese objetivo de forma abierta, es posible que el giro que tome la crisis a partir de ahora no sea precisamente el de la paz.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=G-DoQmKQ8rU

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.