close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro Archivo

Pasaron 12 años en prisión siendo inocentes: así ha sido la vuelta a casa de defensores del agua en Edomex

“Cuando te meten así a prisión, siendo inocente, la familia también lo padece mucho. No solo yo viví la cárcel, mis familiares la vivieron mucho más que yo", relata uno de los defensores del agua que estuvo preso.
Cuartoscuro Archivo
15 de marzo, 2019
Comparte

Dominga González, Lorenzo Sánchez y Marco Antonio Pérez están aprendiendo a usar el celular. Por ahora no tienen uno. Ese objeto que no era parte de la vida cuando ellos entraron en prisión les es todavía ajeno, propio de otros, de los que se quedaron libres.

Muchas personas de su alrededor también les son extrañas: vecinos con años demás a quienes no reconocen; sobrinos y nietos nuevos en la familia, a quienes apenas están conociendo. Sus propios hijos les son extraños, no los han visto crecer.

Cuando se regresa a casa después de 12 años de estar preso en Almoloya de Juárez cada despertar es raro. A todo hay que volver a adaptarse. “Muchas mañanas abro los ojos y me quedo pensando dónde estoy. Si solo soñé que estoy de nuevo en casa o es cierto que ya estoy aquí”, dice Lorenzo Sánchez.

A los tres los detuvieron en 2007. Estuvieron huyendo durante tres años, después de que, en 2003, los acusaron del asesinato de un empresario floricultor del municipio vecino al suyo. Los tres estaban dando la batalla porque no le quitaran a su pueblo, San Pedro Tlanixco, en Tenango Del Valle, Estado de México, el derecho de usar el agua del río Texcaltenco.

Para la comunidad de Tlanixco ese río era suyo. Habían crecido alrededor de él y usaban su agua para las actividades cotidianas; hasta 1989 cuando el gobierno mexicano la concesionó a los floricultores de Villa Guerrero, el municipio líder en todo el país en cultivo y exportación de flores.

Los de Tlanixco se quedaron solo con la opción de usar el agua de un pozo artesanal. Y en 2002 iniciaron la resistencia, bajo la guía de líderes visibles de la comunidad. Uno de ellos era Dominga, quien había interpuesto varios amparos contra las concesiones otorgadas a Villa Guerrero, a través de la Conagua.

Lorenzo es hermano y era el principal apoyo de otro de los líderes de la resistencia, Pedro Sánchez, todavía preso en Almoloya de Juárez, y quien en ese entonces acababa de terminar sus funciones en el Comité de Agua de Tlanixco. Marco, es primo hermano y era también el apoyo principal de Teófilo Pérez, uno más de los líderes que todavía están encarcelados. Ambos son, a su vez, sobrinos de Dominga.

Antes de prisión

En 2003, en plena resistencia, Dominga trabajaba limpiando casas. El que era su esposo se fue a buscar empleo a Estados Unidos y cortó toda comunicación con ella. Cuando se fue sus dos hijas mayores ya estaban casadas y vivían a parte. Pero Dominga tenía que sostener a los menores, Fredy de 17, Raquel de 15 y José Francisco de 5 años. Los tres estaban estudiando. Su madre quería que todos fueran a la universidad. Pero los tres tuvieron que dejar la escuela cuando ella tuvo que huir para no entrar a prisión.

De Marco dependían siete personas. Su esposa, su hijo de dos años y medio, su hermana, sus padres y dos sobrinos. Él era obrero de la construcción. Tenía 27 años cuando lo detuvieron. Estaba empezando la vida con su familia propia y apoyando a la extendida. Haciendo planes junto con sus hermanos para construir cada quien su casa, y planeando el futuro de su hijo.

“Cuando te meten así a prisión, siendo inocente, la familia también lo padece mucho. No solo yo viví la cárcel, mis familiares la vivieron mucho más que yo. Mi esposa se dedicaba al hogar y a cuidar a mi hijo antes de que me encarcelaran, después de eso tuvo que entrar a trabajar, descuidó al niño. Mis hermanos ya ni levantaron sus casas. Se nos fue todo en abogados y en recursos para sacarme”.

Lorenzo tenia un pequeño negocio de materiales para la construcción antes de huir. Tenía 42 años y un hijo de 13, que estaba estudiando. Su esposa le ayudaba en el negocio y cuidaba al adolescente. “Era mi mejor momento. El negocito iba bien. Yo sentía que iba para arriba, estaba en mi auge. Todo se truncó. Mi esposa se dividió entre el negocio y la lucha por sacarme. A mi hijo lo descuidamos y hoy estoy en cero”.

El primero de abril de 2003, seis empresarios floricultores del municipio de Villa Guerrero llegaron a Tlanixco. Querían averiguar por qué el agua del río Texcaltenco estaba llegando con espuma. La comunidad lo consideró una provocación. Decidieron llevar a los intrusos ante sus autoridades tradicionales, con el delegado del pueblo. Pero para llegar con él había que bajar una pendiente que da a un desfiladero de 300 metros.

Unas 150 personas, con los seis de Villa Guerrero incluidos, descendieron por una ladera donde solo se puede caminar de uno a la vez. Casi hasta atrás venía el empresario español Alejandro Isaak Basso. Él no llegó con el delegado del pueblo. Cuando sus cinco compañeros lo buscaron entre la gente, lo hallaron muerto en el fondo del barranco. Los de Tlanixco alegaron siempre que seguro el hombre resbaló. Los de Villa Guerrero y las autoridades aprovecharon para culpar a los lideres de la resistencia y encarcelarlos.

Así lo denunciaron instancias internacionales. Después de revisar el caso, la ONU-DH consideró que la justicia mexicana no había observado el derecho al debido proceso, y que la secuencia de violaciones durante la investigación, como basarse en testigos que no estuvieron en el lugar de los hechos y no considerar la condición de indígenas de los acusados, podía entenderse como una criminalización a los defensores del agua de San Pedro Tlanixco.

Vivir en Almoloya

Durante los primeros años de Dominga en la cárcel su familia tenía que pagarle protección. Su compañera de celda era muy agresiva, la hostigaba, hasta que un día la golpeó. Ni así la movieron a otra. Sus familiares empezaron a darle dinero cada semana a una de las internas para que la defendiera, hasta que trasladaron a su violenta compañera a otro penal.

Dominga nunca supo moverse en ese ambiente. “Había muchas personas muy agresivas. Muchas peleas. Yo siempre trataba de aislarme. Pasaba mucho tiempo en mi celda. Tomaba un gancho y me ponía a tejer. Si salía al patio, trataba de mantenerme al margen de las conversaciones, porque luego platicaba algo y les molestaba. Nunca estaba en su tono”.

Algo muy similar vivían Lorenzo y Marco. “Es muy feo estar ahí adentro, conviviendo con delincuentes. Uno nunca ha cometido un delito y lo juntan con secuestradores, violadores, homicidas. Hasta las platicas que tienen son muy duras: hablaban de cómo hacían un secuestro. A escuchar esas cosas uno no se acostumbra, da mucho rabia oírlos y estar ahí con ellos, yo decía: estos son crimínales, yo no”, cuenta Marco.

Diversas organizaciones de derechos humanos han estado denunciando que el Estado mexicano usa como estrategia criminalizar a defensores para evitar que sigan en el activismo y desalentar las resistencias que encabezan.

En su Informe anual sobre la situación de personas defensoras de los derechos humanos ambientales en México, 2017, el Centro Mexicano de Derecho Ambiental (CEMDA) denunció el incremento de las agresiones a estos representantes por parte del Estado mexicano. La organización reportó que de 2010 a 2017 se han registrado 391 casos de agresiones. En el periodo de julio de 2016 a diciembre de 2017 se produjeron 88 ataques, 16 por ciento de esos corresponden a criminalización.

Volver a casa

Dominga quiere volver a trabajar, aunque sea limpiando casas. Hoy tiene 60 años y el hijo que dejó de 5 para huir cumplió ya 20. “Quiero darme tiempo para estar con él. Para darle todo el amor que no le di mientras creció. Ahorita lo estoy animando para que entre a la universidad. Mi hermano le dio hasta prepa y ahora yo quiero que vuelva a la escuela”.

Ella solo está esperando un tiempo para volver a trabajar, “para que él tenga su carrera. Los otros dos que dejé adolescentes ya se casaron. Ya no les pude dar estudios. Trataré con José Francisco. Solo me estoy dando unos días para recuperarme, ahora todavía me estoy adaptando, hay veces que todavía escucho el portón de la cárcel cuando se cerraba”.

Lorenzo dice que su plan es ponerse a trabajar junto con su hijo para levantar el negocio de material de construcción. “Pero no sé qué me pasa. Antes de ir a la cárcel todo se me hacía fácil, como que lo podía todo. Ahora me siento cansado, como perdido. Quiero hacer lo que hacía antes y siento cansancio moral y físico. Pero tengo ánimo de que me iré adaptando de a poco y podré ayudar a mi hijo”.

Marco también quiere volver al trabajo, aunque tiene un dolor en la cintura que le empezó en la prisión y no lo deja. Su mayor plan es acercarse más a su hijo, que hoy tiene ya 16 años. “No lo vi crecer. Ahora que estamos conviviendo, nos llevamos más como amigos. Estamos construyendo la relación padre-hijo que no habíamos podido tener”.

Para los tres hay todavía un pendiente enorme. Tres de sus compañeros defensores del agua siguen en Almoloya. “Para fines de la justicia –explica Antonio Lara, director del Centro de Derechos Humanos Zeferino Ladrillero, quien ha llevado la defensa de los acusados en el último tramo– el grupo de seis se partió en dos. A tres, Teófilo Pérez González, Pedro Sánchez Berriozábal y Rómulo Arias Mireles, los detuvieron desde 2003 y en 2007 les confirmaron sentencia; es decir, para el Estado quedó comprobado que eran culpables”.

A Dominga, Marco y Lorenzo los detuvieron en 2007 y hasta 10 años después, en 2017, les dictaron sentencia, pero ya no la confirmaron. Por eso fue más fácil obtener su libertad cuando el Estado se desistió de la acción penal en contra del grupo de defensores, después de la presión por las denuncias de que el gobierno los había criminalizado.

“Ahora estamos trabajando para que liberen a Pedro, Teófilo y Rómulo, algo que debería suceder en los próximos días”, asegura Lara. 

“No vamos a estar tranquilos, no vamos a poder seguir la vida mientras nuestros compañeros sigan en la cárcel. Ellos son inocentes también. Y el tipo de investigación fue el mismo, con las mismas deficiencias. Los tiene que dejar en libertad”, advierte Dominga.

“Parte de nuestra familia sigue en la cárcel –dice Lorenzo– ellos son nuestra familia. Y es desesperante que estén allá. Para uno que sabe el infierno que es estar un día ahí, es desesperante que no salgan. El gobierno no debería permitir que estas cosas pasen. No se debería criminalizar a quienes buscan defender sus derechos. Hay todavía una deuda grande del Estado para con los defensores que continúan en prisión. No solo nuestros compañeros, muchos otros”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Getty Images

¿Cuánto ha cambiado AMLO a México? 3 éxitos y 3 reveses a 6 meses del inicio de su administración

Andrés Manuel López Obrador cumple 6 meses como presidente de México. Un periodo de controversias con aciertos y reveses pero que perfilan el modelo que pretende aplicar en el país.
Getty Images
30 de mayo, 2019
Comparte

El primer gobierno de izquierda en México cumple, este 1 de junio, sus primeros seis meses. Y en este medio año el saldo es “de claroscuros” coinciden especialistas:

Por un lado empezaron a atenderse problemas que tenían muchos años sin resolverse, como la corrupción y el robo de combustible.

Pero al mismo tiempo algunas decisiones del presidente Andrés Manuel López Obrador tuvieron resultados y crisis inesperadas.

Dos de los ejes principales en su estrategia son el combate a la corrupción y una severa política de austeridad en todo el gobierno federal.

Aplicar el plan tuvo consecuencias. Fue el caso de cancelar el Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM), o los recortes en el presupuesto que desataron una crisis en el sistema de hospitales públicos.

Así, el balance del primer semestre es mixto explica Carlos Heredia Zubieta, profesor en el Centro de Investigaciones y Docencia Económicas (CIDE).

AMLO, como se le conoce en México, es el primer presidente en 80 años que privilegia la atención a grupos históricamente olvidados o poco atendidos.

Es algo que no se había visto en el país, dice a BBC Mundo el investigador.

“Millones de mexicanos ven que por primera vez en muchos años el presidente de la República los voltea a ver, se refiere a ellos y les habla en términos que entienden”.

Sin embargo con sus discursos, donde con frecuencia descalifica a sus adversarios, AMLO profundiza la división social que hay en el país explica Roy Campos, director de la empresa de opinión pública Consulta Mitofsky.

“Él no inició el debate” sobre las acusaciones, dice a BBC Mundo. “Pero motiva a la polarización política. Genera violencia verbal en redes”.

“Existe la polarización del país, pero debe tranquilizarla antes que motivarla”.

Así, López Obrador acumula aciertos pero también algunos problemas.

BBC Mundo te presenta tres casos de éxito y tres reveses en el primer medio año del primer presidente de izquierda de México.

Los éxitos

1. Becas, créditos, pensiones…

Una de las estrategias principales en el gobierno de López Obrador es su política de bienestar social.

El plan se enfoca en atender a grupos vulnerables como jóvenes, ancianos, madres solteras y personas con discapacidad, entre otros.

Para ello se establecieron programas de becas, pensiones y subsidios, así como proyectos de empleo temporal, créditos financieros y precios de garantía para campesinos.

Andrés Manuel López Obrador lanza su proyecto de bienestar social, enero de 2019

Getty Images
El bienestar social es uno de los principales proyectos de López Obrador.

En lo que va del gobierno virtualmente se duplicó el monto de pensiones para ancianos, y se estableció un programa para capacitar jóvenes en su primer empleo.

López Obrador creó algunos de estos programas cuando fue jefe de Gobierno del entonces Distrito Federal (2000-2005). Ahora como presidente se convirtieron en estrategia nacional.

La diferencia es que los recursos se entregan directamente a los beneficiarios, y no a través de gobiernos locales u organizaciones sociales, como antes.

La estrategia es uno de los pilares en la popularidad del mandatario, dice Roy Campos. Pero algunos la critican.

“Es una transferencia económica directa a personas que forman parte de su población objetivo”, asegura Gerardo Franco Parrillat, experto en política social y director del Centro Latinoamericano para el Desarrollo Rural.

“Hay que preguntarse si esa transferencia permite solucionar problemas específicos. Simplemente soluciona problemas y el gobierno se retira y listo” dice a BBC Mundo.

2. ¿Cuáles tormentas financieras?

Cuando en octubre de 2018 el entonces presidente electo anunció la cancelación del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM), varios analistas y consultoras internacionales advirtieron de una tormenta económica para México.

Organismos como la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), que agrupa a una parte de los empresarios del país, aseguró que la decisión de AMLO ahuyentaría inversiones extranjeras.

Impresión de billetes de 500 pesos mexicanos

Getty Images
La inflación se comporta similar a años anteriores.

Advertencias similares se hicieron cuando el gobierno canceló licitaciones de la Reforma Energética para explotar yacimientos de hidrocarburos.

Seis meses después, las predicciones no se cumplieron. La inflación se comporta de forma similar a los años anteriores, señala la Secretaría de Hacienda.

El valor del peso se mantiene estable y, de acuerdo con la Secretaría de Economía, en el primer trimestre del año la inversión extranjera directa fue superior a US$10.000 millones, 7% más que el mismo período de 2018.

Va bien la economía porque está creciendo la inversión, se está apreciando el peso, hay confianza” asegura López Obrador.

Pero algunos tienen otra percepción. Según el gubernamental Instituto Nacional de Estadísticas y Geografía (Inegi), el valor del Producto Interno Bruto bajó 0,2% entre enero y marzo de este año.

Algo que inquieta a los capitalistas dice el investigador Heredia Zubieta.

“Es positiva la estabilidad macroeconómica, pero es preocupante que no se dan las señales para un fuerte impulso al crecimiento económico como se esperaría”.

3. La “victoria” sobre el huachicol

La estrategia contra el robo de combustible causó desabasto en una docena de países.

AFP
La estrategia contra el robo de combustible causó desabasto en una docena de países.

Hace seis meses, al iniciar la presidencia de AMLO, Petróleos Mexicanos (Pemex) perdía un promedio de 15.000 barriles de gasolina al día por robo de combustible.

El “huachicoleo”, como se conoce al delito, representaba pérdidas por 60.000 millones de pesos anuales (unos US$3.000 millones) según datos oficiales.

A partir del 21 de diciembre el gobierno cerró las válvulas en algunos ductos de Pemex para evitar el robo de hidrocarburos.

También desplegó a 4.000 soldados, marinos y policías federales para vigilar los ductos, almacenes y refinerías.

Cerrar las válvulas provocó una severa crisis de abastecimiento de gasolina y diésel en al menos 12 estados del país.

La estrategia fue cuestionada, sobre todo después del 19 de enero cuando estalló un ducto perforado en Tlahuelilpan, Hidalgo, donde se extraía combustible.

Por el accidente murieron 135 personas, y decenas más resultaron heridas.

Sin embargo el plan contra el “huachicoleo” pareció dar resultados. A finales de abril el robo de combustible fue de 2.000 barriles diarios según el director de Pemex, Octavio Romero Oropeza.

López Obrador lo considera una victoria. “Si se pudo con el ‘huachicol’ se puede hacer con todo”, asegura.

Los reveses

1. La inesperada crisis en hospitales públicos

Por su plan anticorrupción el nuevo gobierno revisó todos los contratos de servicios y abastecimiento firmados durante la administración del expresidente Enrique Peña Nieto.

Y en esta evaluación se detectaron supuestas compras a sobreprecio de medicamentos y servicios para el sistema público de salud.

Ventana del Hospital General de Guadalajara

Getty Images
La suspensión de contratos con los proveedores de medicamentos provocó una escasez en los hospitales públicos.

López Obrador suspendió los contratos a tres de los principales proveedores, a quienes acusa de vender más del 70% de los medicamentos que compra el gobierno.

Una de las consecuencias de esta decisión fue la escasez de medicinas en hospitales públicos, especialmente para atender padecimientos específicos como VIH o algunas modalidades de cáncer.

Ante la crisis la Secretaría de Salud realizó compras de emergencia de algunos medicamentos como retrovirales, vacunas y material de curación.

El presidente dice que existe resistencia de los empresarios afectados por el plan anticorrupción.

Tenemos fuertes presiones pero vamos a resistir, no se va a permitir el huachicoleo en nada”, asegura.

“Puede que falten algunos medicamentos pero se resolverá el problema”.

2. La creciente inseguridad

2018 fue año el más violento desde la Guerra Cristera que terminó en 1932.

Hasta diciembre pasado se cometieron más de 34.000 homicidios violentos de acuerdo con el Sistema Nacional de Seguridad Pública.

Soldados patrullan la ciudad de Acapulco en el estado Guerrero

Getty Images
En febrero se aprobó la creación de la Guardia Nacional, que incluye a las Fuerzas Armadas para controlar la creciente violencia en el país.

Pero este 2019 la tendencia sigue y de acuerdo con especialistas en seguridad como Alejandro Hope, el año puede terminar con cifras mayores de inseguridad.

Y aunque el problema empezó hace más de una década, en la percepción de muchos la crisis de violencia se asocia cada vez al gobierno de AMLO.

“El tema de la inseguridad sí le puede afectar” en su imagen dice Roy Campos. “Ya no le puede echar la culpa a los otros gobiernos, ya tiene su estrategia y consiguió crear la Guardia Nacional”.

Se trata de una nueva corporación formada por militares y algunos policías federales, que se encargarán de la seguridad pública en el país en los meses siguientes.

En todo caso resolver o no el problema es un tema que le corresponde por completo a López Obrador, insiste el analista.

3. Migración imparable

En lo que va de este año han cruzado irregularmente la frontera sur de México un promedio de 100.000 personas cada mes, según datos de la Secretaría de Gobernación.

Migrantes centroamericanos cruzan el río Suchiate en la frontera entre Guatemala y México

Getty Images
Uno de los cruces utilizados por los migrantes es el río Suchiate en la frontera entre Guatemala y México.

Es el mayor número de migrantes en las últimas décadas, que representan uno de los mayores desafíos para López Obrador.

Para contener el éxodo, la estrategia el gobierno ofreció permisos de estancia temporal y empleo en los megaproyectos que pretende desarrollar en el sureste, como la construcción del Tren Maya.

Pero la estrategia no contuvo el río de migrantes, que cada mes cruzan el país con rumbo a Estados Unidos.

“La idea no está mal pero no es algo que se pueda implementar en cinco o seis meses”, dice a BBC Mundo Gretchen Kuhner, directora del Instituto para las Mujeres en la Migración (IMUMI).

“Hay una contradicción entre la retórica del gobierno con lo que pasa ahorita”, explica.

“Sabemos que debe fortalecerse la protección a los solicitantes de asilo en México. Son temas que van más lentos que la coyuntura y violación de derechos humanos que ocurre en la frontera sur”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=gFkihTytGRU&t=32s

https://www.youtube.com/watch?v=rUrDvYJtKPU&t=3s

https://www.youtube.com/watch?v=86OzIzT-yAY&t=188s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

¡Muchas gracias!


Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.