Gobierno federal ofreció disculpa por asesinato de estudiantes del Tec, pero no hay sentenciados ni justicia
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Gobierno federal ofreció disculpa por asesinato de estudiantes del Tec, pero no hay sentenciados ni justicia

De los seis militares implicados en los hechos, solo tres han sido presentados a juicio (sin que hasta la fecha se alcanzara una sentencia) y los otros tres están prófugos.
Cuartoscuro
Comparte

Aun cuando el Estado mexicano ofreció un disculpa pública por el asesinato a manos de militares de Jorge Antonio Mercado Alonso y Javier Francisco Arredondo, dos alumnos de excelencia del Tecnológico de Monterrey, no ha llegado la justicia para las víctimas, pues nueve años después, no hay ningún sentenciado en el caso.

El 19 de marzo de 2010, elementos del Ejército mexicano abrieron fuego contra los dos estudiantes en la capital de Nuevo León cuando salían de las instalaciones de esta casa de estudios.

Aún vivos, los estudiantes fueron golpeados por los militares y, una vez que perdieron la vida, a ambos les fueron colocadas armas, y en su contra las autoridades estatales y federales inventaron una historia totalmente ficticia: que ambos descendieron de una camioneta que era perseguida por el Ejército, y que dispararon contra los soldados, obligándolos a emplear fuerza letal.

El Ejército esconde el número de civiles muertos a manos de militares

En el intento de ocultar este doble asesinato, los militares destruyeron una de las cámaras de vigilancia del campus universitario, y luego las autoridades estatales requisaron los videos captados por todas las cámaras de seguridad, encubriendo su contenido.

Cinco meses después de los hechos, sin embargo, las investigaciones realizadas por la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) permitieron conocer todas las irregularidades cometidas por las autoridades, orientadas a brindar impunidad a los militares implicados, así como librar de responsabilidad institucional al Ejército, y en agosto de 2010, el ombudsman nacional exigió emprender investigaciones penales en contra de los homicidas, así como ofrecer una disculpa pública a las familias de los estudiantes, por haber atentado contra su honorabilidad.

Esa disculpa fue exigida por la CNDH al gobierno federal encabezado por el entonces presidente Felipe Calderón, cosa que no ocurrió, y en esa omisión fue secundado por su sucesor, Enrique Peña Nieto.

Dos estudiantes muertos, la guerra contra el narco y un Estado fallido en 108 minutos

EPU2018: A 9 años del primer examen de México sobre Derechos Humanos, ONG señalan que ha incumplido

Ambas administraciones federales, no obstante, concluyeron sin que cumplieran la obligación de ofrecer una disculpa por el asesinato de los dos estudiantes, y por haber ensuciado su nombre, lo cual fue cumplido hasta este 19 de marzo de 2019, por el gobierno encabezado por Andrés Manuel López Obrador.

Sin embargo, aún queda pendiente la aplicación de la justicia en contra de los militares que participaron en el asesinato de Javier Francisco y Jorge Antonio.

A nueve años de los hechos, explicó Rosy Mercado, mamá de Jorge, de los seis militares implicados en los hechos, solo tres han sido presentados a juicio (sin que hasta la fecha se alcanzara una sentencia) y los otros tres están prófugos, uno de ellos en calidad de “víctima de desaparición”.

Aun cuando desde 2010 se pudo establecer la existencia de claros indicios de que los militares hirieron con arma de fuego a estos estudiantes cuando salían de su casa de estudios, luego los mataron a golpes, y finalmente alteraron la escena de los hechos para hacerlos pasar como supuestos sicarios, fue hasta 2016 que se consignó la causa penal con seis presuntos involucrados, tres de ellos prófugos.

Así, el proceso los tres militares que sí están detenidos (los tres de rango menor: un cabo, un sargento y un teniente) se ha prolongado por más de dos años, y no existe una perspectiva de próxima sentencia.

“Con las autoridades, desde que empezamos hemos batallado muchísimo –explica la señora Mercado–, y no fue hasta que entró este gobierno (el de López Obrador) que llegó gente con voluntad de hacer las cosas y de que realmente se dé un cambio.”

Solo así, subrayó, “se pudo lograr esta disculpa pública, que desde un principio habíamos nosotros exigido, desde hace nueve años, porque al principio nosotros solo pedíamos que se limpiara el nombre de los muchachos, aunque no hubiera una sentencia, pero eso era cuando todavía no sabíamos cómo los habían asesinado los soldados.”

Porque #TodosSomosJorgeyJavier

Hasta que “descubrimos cómo los asesinaron fue que cambió nuestra perspectiva –afirmó–, y ahí dijimos que también queríamos justicia, conforme a derecho”, y esa exigencia de justicia, subrayó, aún está pendiente de atenderse.

Para nosotros era muy importante que esta disculpa se diera, y se difundiera ampliamente, tal como hace nueve años se dijo que los muchachos eran sicarios, y que iban armados hasta los dientes”, lo cual era mentira.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Por qué algunas personas contraen COVID entre la primera y segunda dosis de la vacuna

Aunque varios países vayan avanzados en la vacunación, el virus sigue avanzando. Los expertos recomiendan seguir protegiéndose incluso después de ser inoculado.
10 de marzo, 2021
Comparte

La enfermera Maria Angélica Sobrinho, de 53 años, fue la primera en ser vacunada contra la covid-19 en la ciudad de Bahía en Brasil. Unos días después, empezó a mostrar síntomas y se le diagnosticó una infección por coronavirus.

Sobrinho no es la única persona que ha pasado por esto. En varios países del mundo se han reportado casos de otros pacientes que durante el intervalo de al menos 21 días entre la primera y la segunda dosis han contraído la enfermedad.

Es algo han aprovechado quienes difunden noticias falsas y bulos en las redes sociales para afirmar que los productos base de las vacunas podrían llegar hasta a matar.

Por ello, antes de alarmarse o compartir este tipo de informaciones, es preciso tener mucho cuidado y entender lo que está pasando.

Entonces ¿cómo es posible dar positivo por covid-19 entre la primera y segunda dosis de la vacuna?

Protección incompleta

Varias de las vacunas que ya se administran en distintos países requieren dos dosis para asegurar la protección completa, como la de Pfizer, Oxford/AstraZeneca, Coronavac, Moderna o Sputnik V.

El tiempo entre una dosis y otra varía según el fabricante. Pfizer recomienda dejar pasar 21 días y la Universidad de Oxford unos tres meses, por ejemplo.

Personal médico preparando una dosis de SinoVac.

Getty Images
Muchas de las vacunas que ya se administran requieren dos dosis para conseguir la protección máxima.

Ninguna vacuna disponible es capaz de proteger antes de que hayan pasado 14 días desde que se aplicó primera dosis, ya sea contra la covid-19 u otra enfermedad”, aclara la doctora Isabella Ballalai, vicepresidenta de la Sociedad Brasileña de Inmunizaciones.

Con independencia de la tecnología, las vacunas suelen contener antígenos, unas sustancias que interactúan con el sistema inmune y crean los anticuerpos necesarios para combatir una futura invasión vírica.

La cuestión es que este proceso tarda un tiempo en completarse: las células inmunitarias necesitan reconocer los antígenos, “interactuar” con ellos y crear una reacción satisfactoria. Este trabajo suele tomar unas dos semanas.

Por ello es necesario que el paciente que reciba una primera dosis siga protegiéndose con el uso de mascarillas, el distanciamiento social y el lavado frecuente de manos entre otras medidas.

“Recibir las dos dosis tampoco implica estar liberado para tener una ‘vida normal’. Por lo que sabemos, la vacuna protege contra las consecuencias más graves de la covid-19, pero las personas inmunizas podrían seguir transmitiendo el virus a otros”, complementa Ballalai.

Si la vacunación también ralentizará la propagación del virus se está investigando en los estudios preliminares de los primeros meses de campaña.

Por lo tanto, mientras el virus continúe circulando a niveles altos y no haya una gran parte de la población vacunada, la recomendación es seguir las medidas de control y respetar las restricciones.

Panel informativo sobre el uso correcto de mascarillas en un aeropuerto.

Getty Images
A pesar de ir vacunados, es preciso seguir respetando las restricciones y medidas que impongan las autoridades.

Imposibilidad científica

Otro bulo que circuló recientemente señalaba la posibilidad de que la propia vacuna cause covid-19.

Pero eso, dice Ballalai, es absolutamente imposible.

“Los inmunizadores están hechos con virus inactivados y ni siquiera de milagro podrían causar la enfermedad“, dice la especialista.

Este, por cierto, es un mito que aparece cada año durante las campañas contra el virus de la influenza, que suele circular en otoño e invierno.

“El sujeto recibe la vacuna y unos días después presenta síntomas de gripe. Entonces llega a creer que la culpa es de la dosis aplicada”, apunta Ballalai.

De nuevo, la explicación está en el tiempo que se necesita para que proteja: mientras el sistema inmunológico no cese la producción de anticuerpos, el riesgo de infectarse con influenza (o coronavirus, en el ejemplo actual) es alto.

CoronaVac, la vacuna china, está hecha con virus inactivos, un modelo utilizado en la ciencia durante muchas décadas.

Como su nombre lo indica, los coronavirus presentes en ampollas se someten a un proceso con sustancias químicas y cambios de temperatura que lo inactivan y eliminan cualquier posibilidad de que invadan las células y se repliquen en nuestro organismo.

Ampollas de CoronaVac.

Getty Images
La vacuna CoronaVac se basa en virus inactivos y es imposible que produzcan la enfermedad en el organismo.

Cuidados y recomendaciones

También es importante saber que los efectos adversos de las vacunas son poco frecuentes, pero posibles.

“El individuo puede tener fiebre, malestar y un poco de dolor”, ejemplifica Ballalai.

Si el malestar no desaparece después de unos días o se vuelve más intenso, es importante buscar consejo médico.

Se debe al hecho de que estos síntomas incluso pueden ser causados ​​por el efecto de las vacunas, pero también son característicos del propio covid-19 y sería importante descartarlos.

Con más de 200 millones de dosis de vacunas contra la covid-19 administradas por el mundo y la rapidez con que se sigue inoculando en ya varios países, de momento no hay noticias sobre efectos colaterales preocupantes que justifiquen la paralización de las campañas.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=PdtPAfO8A2o

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.