La economía mexicana creció 2.0% en 2018, la tasa más baja desde 2013: Semáforo Económico
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

La economía mexicana creció 2.0% en 2018, la tasa más baja desde 2013: Semáforo Económico

El crecimiento económico de México es uno de los retos más importantes a los que la nueva administración se enfrenta.
Cuartoscuro
6 de marzo, 2019
Comparte

Durante 2018, el PIB creció a una tasa promedio de 2.0%; esta es la tasa de crecimiento de todo el año más baja desde 2013, cuando la economía creció 1.6%. El crecimiento observado es menor a la meta establecida por México, ¿cómo vamos? de 4.5% en el año, por lo que el #SemáforoEconómico está en color naranja.

En cuanto a las actividades económicas, las que mostraron mayor dinamismo en 2018 fueron las actividades terciarias: crecieron a una tasa de 2.8%, mientras que las actividades primarias crecieron 2.0% y las secundarias 0.1%.

El crecimiento observado en el 2018 coincide con la trayectoria de los últimos años: las actividades terciarias han crecido 3.3% en los últimos 5 años y 2.8% en los últimos 10, mientras que las primarias han crecido 3.0% en los últimos 5 años y 1.9% en los últimos 10. El desempeño de las actividades secundarias ha sido significativamente más bajo, con crecimiento de 0.8% y 0.5% en los últimos 5 y 10 años, respectivamente.

Lee: Diciembre de 2018, con la mayor caída de empleo observada en ese mes desde 1997

El pasado 25 de febrero se publicó la información del crecimiento económico de México en el 4º trimestre de 2018. En el periodo, el Producto Interno Bruto del país aumentó 0.2% respecto al 3º trimestre de 2018 y 1.7% respecto al 4º trimestre de 2017, una tasa anual menor a la estimada por el INEGI, 1.9%.

El crecimiento económico de México es uno de los retos más importantes a los que la nueva administración se enfrenta, ya que es una condición necesaria, aunque no suficiente, para lidiar con problemas como la pobreza y desigualdad que persisten en el país. Diversas organizaciones han señalado la importancia de impulsar el crecimiento económico y han identificado catalizadores para lograrlo.

El Fondo Monetario Internacional, por ejemplo, señaló en noviembre que la administración entrante recibiría una economía estable que continúa expandiéndose, aunque a un ritmo moderado. El organismo mencionó la necesidad de estimular la economía de manera que el crecimiento beneficie a una mayor proporción de la población.

Lee también: Morelos y Tabasco, los estados donde aumentó más la pobreza laboral en el último año

De acuerdo con el FMI, la economía de México ha mostrado resiliencia ante circunstancias como la incertidumbre ligada a las elecciones recientes, así como al futuro de la relación comercial con Estados Unidos.

Para el organismo, es importante que la deuda como proporción del PIB continúe disminuyendo. Actualmente, la deuda pública federal equivale a 44.2% del PIB, un nivel similar al que se ha observado desde 2016; en años anteriores, la deuda como proporción del PIB había aumentado de manera sostenida. Además, notan la necesidad de aumentar la recaudación tributaria no petrolera.

Ambas medidas fortalecerían el marco fiscal del país. Esto, aunado a moderación y mejoras en la eficiencia del gasto público permitiría invertir en infraestructura necesaria y otras prioridades.

Un elemento en el que los Directores Ejecutivos del FMI hicieron énfasis en el reporte fue la necesidad de impulsar las reformas estructurales, en particular en el sector energético. Señalaron la importancia de continuar con la participación privada en el sector de petróleo y gas, lo cual atraería inversión al país e impulsaría la producción en el sector.

Te puede interesar: Sinaloa, Campeche y Morelos, con los resultados menos favorables en empleo

En 2018 la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) señaló que era importante que el nuevo gobierno de México partiera de la base de las reformas estructurales implementadas, las ajustara, mejorara y complementara con otras reformas en áreas de política pública como el sistema tributario y el mercado laboral.

En el documento de prioridades estratégicas para México publicado por la organización, se menciona también la importancia de fomentar la formalidad con incentivos fiscales y aumentar la participación de las mujeres en la fuerza laboral, entre otras cosas.

Además, se indica que se deben fortalecer las instituciones, aumentar las capacidades gubernamentales a nivel estatal y reformar el sistema tributario de manera que su capacidad de recaudación, eficacia y potencial redistributivo mejoren.

El crecimiento económico observado en el 2018 continúa con la tendencia de los últimos años: en la última década, la tasa de crecimiento promedio ha sido de 2.2%, mientras que la tasa en los últimos cinco años ha sido 2.6%.

Además, en los primeros meses del 2019 las perspectivas económicas para México en los siguientes años han sido revisadas a la baja por diversas organizaciones. Será necesario tomar en cuenta recomendaciones de organismos como los mencionados para diseñar políticas que impulsen la economía y faciliten la solución de los problemas sociales y económicos que afectan a parte de la población mexicana.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Shutterstock

Alimentos para adelgazar y otros mitos sobre lo bien o mal que nos hace lo que comemos

En el mundo circula un gran número de afirmaciones sobre los alimentos que sirven para adelgazar o las bebidas para desintoxicar. La mayoría, sin embargo, son erróneas o son resultado de intereses comerciales.
Shutterstock
15 de octubre, 2020
Comparte

Piña, batidos de verduras o café para adelgazar. Té verde, jengibre o bayas de Goji para desintoxicar. Canela, cúrcuma o linaza para controlar la diabetes.

Internet está lleno de este tipo de afirmaciones. En el mejor de los casos son “erróneas”, y en el peor, el resultado de intereses comerciales.

¿Cuál es la función de los alimentos?

Los alimentos actúan a modo de transportadores de nutrientes. El sistema digestivo se encarga de liberar estos nutrientes de la matriz alimentaria para que el intestino pueda absorberlos.

Una vez en nuestras células, los nutrientes participan en numerosos procesos biológicos que permiten su funcionamiento adecuado.

Por mencionar algunos de ellos, las vitaminas B, el magnesio o el zinc asisten en las reacciones bioquímicas que tienen lugar en nuestras células.

Las vitaminas C y E son antioxidantes que las protegen del daño oxidativo. El hierro es imprescindible para que la hemoglobina pueda transportar oxígeno en la sangre. Y así una lista infinita.

vitaminas

Getty Images
Las vitaminas B, el magnesio o el zinc asisten en las reacciones bioquímicas que tienen lugar en nuestras células.

Si nos centramos en la popular vitamina C, por ejemplo, como consecuencia de sus funciones contribuye al funcionamiento del sistema nervioso, al del sistema inmunitario y al metabolismo energético.

Lo que no hace la vitamina C, por muy antioxidante que sea, es prevenir el envejecimiento o los resfriados.

Relación directa entre alimentos y enfermedades

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), una dieta malsana es un factor de riesgo fundamental para las Enfermedades No Trasmisibles (ENT), responsables del 70% de las muertes en el mundo.

Las cuatro ENT más frecuentes son: enfermedades cardiovasculares, cáncer, diabetes y enfermedades respiratorias.

En 2017, un meta-análisis concluyó que el aumento del consumo de verduras y hortalizas, fruta, frutos secos y pescado disminuye el riesgo de mortalidad.

Otra revisión en 2019 concluyó que el patrón alimentario de la dieta mediterránea puede ser recomendado para la prevención de la diabetes tipo 2 a largo plazo.

Por cierto, que la dieta mediterránea también ha mostrado efectos beneficiosos en la prevención de enfermedades cardiovasculares.

No acaba ahí la cosa. La Fundación Mundial de Investigación en Cáncer (WCRF) reflejó en su informe de 2018 que hay evidencias importantes de que los cereales integrales (grano entero), los alimentos que contienen fibra y los productos lácteos disminuyen el riesgo de cáncer colorrectal.

dieta mediterránea

Getty Images
La dieta mediterránea también ha mostrado efectos beneficiosos en la prevención de enfermedades cardiovasculares.

De la misma manera, relaciona ingestas elevadas de verduras, hortalizas y frutas con menor riesgo de varios tipos de cáncer que afectan el tracto respiratorio y la parte superior del aparato digestivo.

En cuanto al peso corporal, la WCRF nos dice que el “consumo de alimentos con fibra dietética probablemente protege contra la ganancia de peso, el sobrepeso y la obesidad“.

Tras la revisión de la evidencia, llegaron a la misma conclusión con respecto a los patrones dietéticos de “tipo mediterráneo”.

Es muy tentador convertir los cuatro párrafos anteriores en afirmaciones del tipo “la fruta prolonga la vida”, “la fibra previene el cáncer” o “la dieta mediterránea previene la diabetes”.

Pero debemos ser conscientes de que, si lo hiciéramos, estaríamos dotándolas de un cariz categórico que los estudios no sustentan y que, por lo tanto, serían erróneas.

Generalizar es un error

Además de las evidencias ya citadas, existen multitud de trabajos publicados donde se estudian los efectos de alimentos, extractos o principios activos presentes en los alimentos.

Para demostrar efectos beneficiosos no basta con un solo trabajo de investigación, sino que son necesarios varios de ellos cuyos resultados apunten en la misma dirección.

Alimentos ricos en aminoácidos

Getty Images
¿Cuáles de estos alimentos no deberían faltar en tu dieta?

La libre disposición de estos trabajos en internet puede provocar confusión entre la población que los consulta.

Porque para poder interpretar adecuadamente los resultados obtenidos en esos estudios es necesario un cierto bagaje en investigación.

Por ejemplo, la búsqueda de los efectos sobre la salud del jengibre en una base de datos especializada (Pubmed) devuelve más de 800 artículos, de los cuales más de 200 son revisiones.

Las conclusiones de una de ellas, de 2019, nos dice que son necesarios más estudios para determinar los beneficios del jengibre sobre las náuseas y los vómitos, el síndrome metabólico y el dolor.

Para evaluar otros beneficios del jengibre habría que leer el resto de artículos y revisiones. Dudo que todo aquel que habla en internet de las maravillas para la salud de este alimento lo haya hecho.

De hecho, posiblemente no haya leído ninguna.

Por lo tanto, es fundamental interpretar adecuadamente los resultados de la investigación para evitar generalizaciones incorrectas.

Sardinas

Getty Images
Los beneficios de ciertos alimentos pueden ser confusos para los no especialistas.

Además, hay que ser especialmente cuidadosos con el lenguaje, porque un mal uso puede sugerir o dar a entender efectos beneficiosos no sustentados por la evidencia.

Dónde deben buscar información los no especialistas

Si queremos informarnos del uso terapéutico de los alimentos, extractos o principios activos, la Agencia Española del Medicamento y los Productos Sanitarios es la encargada oficialmente de autorizarlos con este fin.

La Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) evalúa los efectos beneficiosos no terapéuticos de los alimentos y la Comisión Europea los publica en el registro de declaraciones de propiedades saludables.

A nivel divulgativo, las páginas institucionales de la OMS, la EFSA, el Ministerio de Sanidad, la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN) son fuentes fiables de información.

También lo son las de universidades o sociedades científicas libres de intereses.

A modo de conclusión, quien suscribe recomienda ignorar cualquier información que indique, sugiera o dé a entender que algún alimento tiene magníficos efectos sobre la salud.

Lo que sí está demostrado es que un patrón alimentario saludable es un factor importante para reducir el riesgo de enfermedades. Aunque aplicarlo al día a día requiere un gran esfuerzo, los resultados hacen que valga la pena.

*Ana Belén Ropero es profesora titular de nutrición y bromatología y directora del proyecto BADALI, web de Nutrición, de la Universidad Miguel Hernández.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=vxsT2rWx1_o&t=50s

https://www.youtube.com/watch?v=_UZGVTV0o1s&t=12s

https://www.youtube.com/watch?v=rej3470RFD4&t=15s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.