¡Muchas gracias!


Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.

close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro Archivo
Ejército iniciará el reclutamiento para la Guardia sin la ley que define los requisitos
La Sedena buscará 21 mil nuevos elementos este año; expertos dudan de meta de reclutamiento y de capacidad de aplicar controles de confianza.
Cuartoscuro Archivo
29 de marzo, 2019
Comparte

La Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) tiene listos centros de reclutamiento en al menos 12 entidades de México para comenzar con la recepción y preparación de aspirantes a la Guardia Nacional, aunque la ley que definirá qué requisitos deberán cumplir sus integrantes así como sus prestaciones aún está por definirse.

El proceso de integración de la Guardia Nacional, confirmaron autoridades y legisladores consultados, se llevará a cabo al amparo de la Ley de Policía Federal, como permite la reforma aprobada mientras la Guardia no cuente con su ley propia. No obstante, el procedimiento estará a cargo exclusivamente de las fuerzas armadas.

Para ello la Sedena ya cuenta con 2 mil millones de pesos de arranque para ello. La meta es reunir 21 mil nuevos reclutas antes de que concluya el año.

Lee: ¿Cómo se regulará el uso de la fuerza de la Guardia Nacional? Esto dice la primera iniciativa

Legisladores que participaron en el diseño y aprobación de la reforma así como expertos advirtieron dudas en cuanto a la meta de reclutamiento, sobretodo porque estos deberán someterse a procesos de control de confianza para realizar trabajo policial.

Confirmaron – como anunció el presidente Andrés Manuel López Obrador – que la Guardia Nacional si podrá contar con un comandante en jefe militar, aunque este tendría que pedir licencia para incorporarse a la nueva fuerza, pues técnicamente no puede ser un militar en activo. El Colectivo Seguridad Sin Guerra advirtió que esta posibilidad, así como el reclutamiento militar, desnaturaliza el carácter civil de la Guardia.

A partir de los datos proporcionados por la Defensa Nacional a Animal Político, de las entrevistas con legisladores y del anuncio dado a conocer el miércoles pasado, se presentan a continuación puntos clave sobre la construcción de la Guardia Nacional y su puesta en marcha.

La meta al finalizar el año: 80 mil guardias

El secretario de Seguridad Ciudadana y Protección Civil, Alfonso Durazo, comentó que la meta es que al finalizar el año, la Guardia Nacional cuente con aproximadamente 80 mil efectivos desplegados en el terreno.

Por su parte el secretario de la Defensa Nacional, Luis Cresencio Sandoval González, detalló que buscarán que 21 mil elementos sean civiles captados a través de la campaña de reclutamiento. El resto serán efectivos transferidos desde las policías Militar, Naval y Federal.

Lee también: ¿Qué delitos va a combatir? ¿Qué pasará con los soldados? Las claves de la Guardia Nacional

Reclutamiento sin ley y militar

La reforma constitucional de la Guardia Nacional publicada el 26 de marzo en el Diario Oficial de la Federación, señala en su artículo cuarto transitorio que deberá expedirse una Ley de la Guardia Nacional que, entre otras cosas, deberá definir “los requisitos que deberán cumplir sus integrantes” así como “los criterios de evaluación de desempeño”, y todo lo relativo a “ingreso”.

Dicha Ley aún no existe. El Congreso tiene un plazo de 60 días, que comenzó a correr a partir de la publicación de la reforma, para expedirla. Se prevé que el proyecto de iniciativa de la misma se presente la próxima semana.

En ese contexto ¿es posible arrancar el reclutamiento sin la ley que se necesita para ello?

Tres legisladores distintos que participaron en el proceso de revisión y aprobación de la reforma confirmaron que sí se puede. El senador Julen Rementería del PAN, la diputada Martha Tagle de Movimiento Ciudadano, y el senador Miguel Ángel Mancera del PRD, indicaron que los artículos transitorios permiten llevar esta tarea al amparo provisional de la Ley de la Policía Federal.

El reclutamiento estará a cargo de las fuerzas armadas y centralmente de la Secretaría de la Defensa Nacional como lo confirmaron a través de solicitudes de transparencia tanto Policía Federal como Secretaría de Gobernación, al sugerir presentar cualquier duda sobre el tema a la Sedena.

 

De hecho, en la conferencia de prensa de ayer fue el titular de la Sedena el que dio a conocer el anuncio sobre el reclutamiento y preparación de los elementos.

Por su parte Alfredo Lecona, integrante del colectivo Seguridad Sin Guerra – que participó activamente en la discusión y análisis de la reforma – lamentó que exista lo que calificó como un “vacío legal” que posibilita el reclutamiento sin que exista la ley orgánica de la Guardia, situación que no es la ideal.

Dinero de arranque: 2 mil millones en 2019

El secretario de Seguridad Alfonso Durazo dio a conocer que requerirán un presupuesto global de 15 a 20 mil millones de pesos para la puesta en marcha de la Guardia Nacional.

La Sedena informó a Animal Político que para 2019 ya están autorizados, a través de la Secretaría de Hacienda, recursos por 2 mil millones de pesos para cubrir de forma inmediata los gastos correspondientes.

Preparación de ocho meses

El secretario de la Defensa detalló en el anuncio oficial que en aproximadamente ocho meses completarán la preparación de nuevos elementos de la Guardia Nacional. El tiempo se divide entre tres meses de “adiestramiento básico” en disciplina y valores, y otros cinco meses de preparación en seguridad pública para la función policial.

Alfredo Lecona del colectivo Seguridad Sin Guerra consideró insuficiente esta preparación. Dijo que temas tan sensibles como es el respeto a los derechos humanos no pueden limitarse solo a una materia o una clase sobre el tema.

Campaña y sitios de reclutamiento

La Secretaría de la Defensa Nacional detalló vía transparencia que tiene listos doce “centros regionales de reclutamientos” en igual número de regiones militares para llevar a cabo este procedimiento.

Las localidades donde se ubican estos centros de reclutamiento son: Ciudad de México; Mexicali, Baja California; Mazatlán, Sinaloa; Monterrey, Nuevo León; Guadalajara, Jalisco; Puebla, Puebla; Tuxtla Gutiérrez, Chiapas; Oaxaca; Oaxaca; Acapulco, Guerrero; Mérida, Yucatán; Torreón, Coahuila; e Irapuato, Guanajuato.

La Sedena dijo a este medio que no puede dar detalles de los requisitos que deben cumplir los aspirantes pues están bajo análisis, pero anunció una campaña mediática para ello.

“Actualmente aún se está definiendo el procedimiento para que personal civil se integre a la Guardia Nacional, por lo que en su oportunidad se realizará una campaña de difusión en diversos medios de comunicación, mediante el cual se hará saber al público en general los requisitos”, dijo la Sedena vía transparencia.

Lee: La Guardia Nacional será como el Ejército de Paz de la ONU, asegura AMLO

Los primeros 760 uniformes listos

El secretario de la Defensa presentó este miércoles dos modelos del uniforme que portarán los elementos de la Guardia Nacional, fabricados en su totalidad por el propio Ejército Mexicano.

Vía transparencia, la Defensa Nacional confirmó a Animal Político que ya se tiene listo un lote piloto de 767 uniformes fabricados por la Dirección General de Fábricas de Vestuario y Equipo de la institución.

Cada lote consta de un uniforme, una playera, un cinturón negro, una gorra de campo, botas negras, un chaleco antibalas de color negro, y un brazalete con las siglas GN.

¿Comandante del Ejército? Sí pero…

El presidente Andrés Manuel López Obrador dijo el pasado miércoles que en un plazo de 10 días como máximo dará a conocer el nombre de la persona que nombrará como jefe o comandante de la Guardia Nacional (técnicamente llamado titular del órgano de mando superior), y de los tres integrantes de lo que llamó “Estado Mayor” (que en realidad se denomina junta de coordinación operativa interinstitucional).

Cuestionado sobre si nombrará a un militar en activo como jefe de la nueva fuerza que es de carácter civil, el presidente dijo que es una opción que se está valorando.

Animal Político cuestionó a los legisladores mencionados previamente sobre si es posible nombrar a un militar en la nueva fuerza y coincidieron que sí, con la única condición de que pida previamente licencia a su cargo en el Ejército Mexicano.

“Efectivamente cualquier militar con licencia aun cuando esté separado del uso de las armas se le sigue considerando en activo. Ahí es donde está el truco en la respuesta del presidente. Está separado del cargo por una licencia pero las fuerzas armadas lo siguen considerando activo”, dijo el senador Rementería.

La diputada Martha Tagle dijo que los artículos transitorios abren la posibilidad de que un militar esté al frente de la nueva fuerza previa licencia.

Alfredo Lecona advirtió que un mando militar “desnaturaliza el carácter civil” de la nueva fuerza, aunque dijo que en la justificación de la reforma se advirtió que la fórmula es factible si se pide licencia al puesto en el Ejército, como de hecho debe ocurrir con los policías militares y navales que sean transferidos a la nueva fuerza.

Expertos dudan de control de confianza y reclutamiento

Expertos y legisladores expresaron dudas sobre la meta de reclutamiento anunciadas por el gobierno para el tema de la Guardia Nacional.

El senador Julen Rementería dijo que si bien en la configuración inicial de la Guardia será de gran ayuda la transferencia de policías federales, militares y navales, el objetivo de reclutamiento adicional (21 mil nuevos elementos al finalizar el año) es complicado, sobretodo por las evaluaciones de control de confianza que obligatoriamente tienen que cumplir los elementos.

“No veo cómo van a poder reclutar en ese corto tiempo todo el personal adicional que requieren. No veo forma de cómo se podrá cumplir sobretodo si requieren que pasen con los requisitos mínimos por pocos que les pongan. Tiene que haber el control de confianza que obligatoriamente tiene que estar acreditado y el porcentaje de quien lo pasa es demasiado bajo”, advirtió.

El consultor y experto en tema de seguridad Alejandro Hope dijo a Animal Político que la experiencia marca que se necesita de 10 a 12 candidatos para obtener a uno que pase el control de confianza. Lo anterior significaría que se requerirían más de 250 mil aspirantes para conseguir los 21 mil efectivos necesarios este año.

Pero además está el problema de la capacidad instalada, pues dijo que ni la Fiscalía General, ni la Policía Federal ni lo que era antes el CISEN cuentan con suficientes centros de control de confianza para procesar tantas evaluaciones en tan poco tiempo, motivo por el cual se requeriría una inversión importante.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo independiente.

#YoSoyAnimal
Televisión Cubana
Por qué México ha deportado a más cubanos en 5 meses que en todo 2018
Según cifras oficiales, en lo que va del año más de 500 cubanos fueron deportados desde México, una cifra tres veces mayor a la reportada durante todo 2018.
Televisión Cubana
Por Lioman Lima @liomanlima (BBC Mundo)
10 de mayo, 2019
Comparte

Más de 500 cubanos han sido deportados de México en lo que va del año.

El cubano Raudel González llegó a México en marzo pasado y, dos meses después, teme que la odisea que lo llevó a cruzar siete países pueda terminar donde mismo comenzó: en un avión en La Habana.

“A muchos de los que vinieron conmigo los detuvieron y creo que ya los deportaron. Yo no sé qué me voy a hacer si me deportan, vendí mi casa en Cuba, mis cosas, todo”, cuenta vía telefónica a BBC Mundo.

Como González, cientos de cubanos que intentan llegar a EE.UU. viven desde hace meses en un limbo migratorio en México, que para muchos ha terminado con su deportación.

“Lo que están haciendo es que nos meten en estaciones migratorias, no nos dan papeles para pasar y luego están deportando a todo el mundo”, asegura.

Según cifras oficiales, en lo que va del año, más de 500 cubanos fueron detenidos en México y retornados a su país de origen, una cifra tres veces mayor a la reportada durante todo 2018.

Es, al decir de expertos consultados por BBC Mundo, la mayor oleada migratoria de cubanos desde que el expresidente Barack Obama derogara a inicios de 2017 la ley “pies secos, pies mojados”, que garantizaba a los residentes de la isla asilo político en los puestos fronterizos de EE.UU.

Pero incluso cuando ley estaba vigente, como en 2015, de los casi 5,000 cubanos que se presentaron ante las autoridades migratorias mexicanas solo 243 fueron devueltos a la isla.

En un comunicado enviado a BBC Mundo, el Instituto Nacional de Migración (INM) consideró que el aumento en las deportaciones reportadas en los últimos meses responde “al incremento en el flujo irregular de personas de nacionalidad cubana” que llegan a México.

El gobierno de Cuba, por su parte, no se ha pronunciado oficialmente al respecto; pero, por primera vez en décadas, los medios oficiales de la isla han dado una extensa cobertura a la llegada de los deportados.

Los reportajes -en los que los recién llegados prometen que no lo volverán a hacer y cuentan los riesgos de la travesía, aunque no los motivos que tuvieron para abandonar la isla– han sido vistos como una forma de desmotivar a la población para que no siga intentando salir del país.

Por años, La Habana acusó a la ley “pies secos, pies mojados” y a los beneficios que daba a los cubanos que tocaban suelo de Estados Unidos de ser el principal motivo para las sucesivas oleadas migratorias que ha sufrido la isla.

Ahora, las autoridades llaman a “una emigración regular, ordenada y segura” y presenta a la mayoría de los deportados como “víctimas de los grupos criminales vinculados al tráfico humano en la región”.

¿Cuándo empezaron las deportaciones?

Según explica a BBC Mundo Rachel Schmidtke, experta en temas de migración del Wilson Center, las deportaciones de migrantes indocumentados han sido una práctica “consistente” e “ininterrumpida” de México desde que el gobierno de Enrique Peña Nieto implementó el Programa Frontera Sur en 2014, que fue visto por sus críticos como una “cacería de migrantes”.

Sin embargo, aunque los cubanos eran parte de los cientos de indocumentados que llegaban cada día al país, el gobierno de la isla se negó por años a recibirlos de vuelta.

De ahí que las autoridades migratorias mexicanas les expidieran en muchos casos un permiso que les permitía cruzar legalmente hasta la frontera de EE.UU. o hicieran de la vista gorda con ellos.

La situación cambió desde mayo de 2016, cuando entró en vigencia un memorando de entendimiento entre los dos países en el que La Habana se comprometía a recibir de vuelta a sus ciudadanos con una situación migratoria irregular en México.

Desde entonces, el gobierno mexicano opta por detener en “estaciones migratorias” a los cubanos que llegan sin visa al país, como a muchos otros inmigrantes indocumentados.

En ellas esperan un par de semanas hasta que la embajada o los consulados de la isla los reconozcan como sus ciudadanos.

Si esto ocurre, son enviados a la isla, un proceso que el INM llama “retorno asistido”.

Ya en 2016, según cifras oficiales, de los alrededor de 4,000 cubanos que se presentaron en distintos puestos fronterizos, fueron retornados unos 3,617.

En 2017, cuando se derogó la ley que les daba beneficios en EE.UU., la cifra de devueltos se redujo drásticamente a 608, mientras el año pasado apenas llegó a los 156.

¿Por qué AMLO optó por más deportaciones de cubanos?

Rodolfo Cruz Piñeiro, experto en temas de migración de El Colegio de la Frontera, considera que el aumento en las deportaciones de cubanos debe entenderse como parte de un fenómeno más complejo, asociado con el creciente número de migrantes que llegaron a México tras las caravanas de octubre de 2018.

“López Obrador comenzó su gobierno en diciembre de 2018 y su discurso fue tener una política basada en los derechos humanos de los migrantes, abrirles las puertas a estas personas que tenían problemas en sus lugares de origen”, explica a BBC Mundo.

Como parte de esta política, comenta, a partir de enero las autoridades mexicanas entregaban con cierta facilidad una especie de visas por “razones humanitarias” en la frontera sur del país, que permitía a los migrantes transitar por territorio mexicano o incluso permanecer en él por un periodo determinado de tiempo.

Esta situación y ese mensaje de respeto a los migrantes lo que hizo fue generar expectativas en muchos países sobre la posibilidad que tendrían de emigrar hacia Estados Unidos a través de México y comenzaron a llegar personas de todos lados, no solo cubanos, sino de países que no formaban parte de los patrones migratorios tradicionales como el Congo o Bangladesh”, comenta Cruz Piñero.

Sin embargo, en febrero, las autoridades dejaron de emitir los permisos de forma súbita.

Un mes después, la Secretaría de Gobernación anunció un “plan de contención” ante el elevado número de migrantes que llegaban a la frontera sur.

¿A qué obedeció ese cambio abrupto?

Según Schmidtke, una serie de factores conllevaron al gobierno de AMLO a dar un giro solapado en su “mensaje humanitario” hacia los migrantes.

“Por una parte, ante el creciente número de personas que llegaba, quedó claro que las capacidades de México para recibirlas ya estaban al límite y por otra parte, estuvieron las fuertes presiones del gobierno de Estados Unidos”, afirma.

En los últimos meses, las autoridades de México reconocieron que muchas de las “estaciones migratorias” en el sur del país estaban desbordadas en su capacidad, lo que conllevó a disímiles denuncias sobre las condiciones humanitarias de estos centros.

Mientras, el presidente Donald Trump lanzó varios tuits en los exigía al gobierno mexicano contener el flujo de migrantes y amenazó incluso con cerrar la frontera sur si México no actuaba.

“Yo creo que ese fue el factor fundamental: existieron presiones muy fuertes por parte del gobierno de Trump para que México parara ese flujo irregular y a partir de entonces, comenzaron a darse cambios en esa supuesta apertura hacia los migrantes”, comenta Piñeiro Cruz.

¿Qué pasó con los cubanos?

González asegura que muchos, como él, decidieron lanzarse tras rumores de que Estados Unidos estaba dando asilo nuevamente a cubanos y al escuchar sobre el tema de las caravanas y las “visas humanitarias” para cruzar México.

“La situación en Cuba cada vez está más difícil y uno arriesgaría hasta la vida, lo que sea, con tal de salir de allí”, afirma.

De acuerdo con Schmidtke, pese a que ya no existe la ley “pies secos, pies mojados”, los nacionales de la isla siguen siendo candidatos aptos para solicitudes de asilo en Estados Unidos dada la situación en Cuba.

Sin embargo, muchos, como González, tropezaron con el mayor obstáculo al presentarse en la frontera sur de México.

La oficina de regulación migratoria de Tapachula dejó de emitir en febrero las tarjetas que permitían el paso y muchos de los que se presentaban ante las autoridades eran enviados a centros migratorios para, en muchos casos, ser deportados.

Desde entonces, los nacionales de la isla han protagonizado diversos intentos de escape de los centros migratrios que han ocupado titulares en medios mexicanos.

Y si en enero solo fueron devueltos siete cubanos y solo 1 febrero, ya para marzo el número creció hasta 143 y en abril se duplicó, según cifras del INM.

Finalmente, la oficina reabrió el pasado lunes, pero las autoridades migratorias aclararon en un comunicado que los cubanos, según las leyes mexicanas, no son elegibles para obtener el permiso que les permita cruzar México.

Datos ofrecidos por el INM a BBC Mundo indican, sin embargo, que de las casi 1,500 personas que se presentaron el lunes ante la oficina para solicitar la regulación de su paso por México, un 70% era cubanos.

¿Por qué están llegando más cubanos a México?

Los expertos consultados por BBC Mundo coinciden que durante los últimos meses tres factores han influido para contribuir a la “crisis migratoria” que viven cientos de cubanos en México.

  • Desde hace casi dos años, el gobierno de Trump cerró el consulado de EE.UU. en La Habana y suspendió el programa de reunificación familiar, que beneficiaría a 30,000 cubanos, lo que ha llevado a muchos a optar por una vía “alternativa”.
  • Tras la crisis en Venezuela, las condiciones económicas de Cuba han empeorado, lo que ha llevado a muchos cubanos a buscar una salida desesperada de la isla.
  • Algunos países centroamericanos, como Panamá o Nicaragua, han ofrecido ciertas facilidades de visas a cubano, lo que, al decir de los expertos, ha convertido a estos países en un trampolín hacia Estados Unidos.

Sin embargo, Willie Allen, un abogado de migración que ha atendido por décadas a cubanos que tramitan sus solicitudes de asilo en Estados Unidos, cree que las propias políticas hacia la migración del presidente de Estados Unidos han dejado a México “entre la espada y la pared” y lo han llevado a optar por las deportaciones como un mensaje simbólico para frenar la llegada de cubanos.

“La política de Trump ha incrementado los problemas en la frontera y los ha convertido en una crisis mucho más grande de lo que debería ser”, sostiene.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=kw3FYvWT-Po

https://www.youtube.com/watch?v=QCh6w30ZQiE&t=4s

https://www.youtube.com/watch?v=6AMWU9EbdCU

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo independiente.

#YoSoyAnimal