Por qué El Marro es uno de los hombres más buscados por el gobierno de AMLO
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Por qué El Marro es uno de los hombres más buscados por el gobierno de AMLO

La búsqueda del líder del Cártel de Santa Rosa de Lima ha generado una respuesta violenta del grupo criminal. La confrontación entre su grupo y las fuerzas federales ha ido en aumento desde que inició la estrategia del gobierno de AMLO contra huachicoleo.
16 de marzo, 2019
Comparte

“El Marro” es uno de los hombres más buscados por el gobierno de México encabezado por el presidente Andrés Manuel López Obrador.

Desde hace semanas, fuerzas militares y policiales han estado fortaleciendo un “cerco” para lograr su detención en el estado de Guanajuato.

Su nombre es José Antonio Yépez, “El Marro”, y es señalado como la cabeza del cartel de Santa Rosa de Lima, una de las más grandes organizaciones delincuenciales del robo de combustibles en México.

La confrontación entre su grupo y las fuerzas federales ha ido en aumento desde que inició la estrategia del gobierno de AMLO contra “huachicoleo”, como se le dice en el país al robo de gasolina y diésel.

Y en los últimos días los operativos de búsqueda y captura han generado violencia en los alrededores de la ciudad de Salamanca, donde “El Marro” y su grupo tienen una fuerte presencia.

José Antonio Yépez

Twitter
José Antonio Yépez fue detenido en 2008 por robo y delincuencia organizada, pero fue libertado posteriormente.

El fin de semana pasado un ataque en un bar en la ciudad de Salamanca (Guanajuato), dejó al menos 15 personas asesinadas y varias heridas, según informes oficiales.

En Salamanca se ubica una de las refinerías más importantes del país y, según datos de Petróleos Mexicanos (Pemex), allí se encuentra en una de las regiones con mayor índice de robo de combustible.

El bar donde ocurrió el ataque se encuentra a unos 50 kilómetros del sitio donde se realiza el operativo militar, el municipio de Santa Rosa de Lima.

Los uniformados han confiscado varias mansiones y casas de descanso de “El Marro”, y en una de ellas se localizó un artefacto explosivo controlado a distancia.

La quema de vehículos y bloqueos de carreteras ha sido la respuesta más frecuente del grupo a los operativos federales para detener a “El Marro”.

Pero el grupo también ha lanzado amenazas de usar explosivos en contra de “gente inocente” en el pasado.

Las fuerzas militares de México realizan en Guanajuato una intensa operación en contra del "huachicoleo".

Getty Images
Las fuerzas militares de México realizan en Guanajuato una intensa operación en contra del “huachicoleo”.

Amenazas de muerte

El pasado mes de febrero se conoció de un mensaje dirigido al presidente de México: “Ahí te dejo un regalito en mi refinería”.

Un artefacto explosivo fue colocado el 31 de enero en el interior de una vieja camioneta frente a la refinería de Petróleos Mexicanos (Pemex) en la ciudad de Salamanca, estado de Guanajuato, en el centro del país.

Cerca del vehículo, un mensaje del autodenominado “cartel de Santa Rosa de Lima” daba un ultimátum al presidente para que detuviera los operativos contra el “huachicoleo”.

“López Obrador, te exijo que saques a la Marina, Sedena (ejército) y fuerzas federales del estado (Guanajuato), si no te voy a empezar a matar gente inocente“, decía el mensaje en una manta.

“Atente a las consecuencias”, remataba, con un “atentamente” de su líder, Antonio Yépez, “El Marro”.

La amenaza del grupo, uno de los dos que se disputa el control del robo de combustibles en Guanajuato, fue la primera que recibió López Obrador desde que asumió la presidencia en diciembre.

Su gobierno sostiene un plan de combate al “huachicoleo” en el que participan elementos de la Marina, el Ejército y la Policía Federal.

Uno fue el de San Salvador Torrecillas el 29 de enero en el que la Marina decomisó cerca de 8.000 litros de gasolina robados y 40 camiones tanque que usaba el cartel de Santa Rosa de Lima.

Luego de eso vino la amenaza y el explosivo en la refinería de Salamanca a la que el grupo le dice “mi refinería”.

Refinería Antonio M. Amor

Reuters
La refinería Ing. Antonio M. Amor es la segunda de mayor producción actualmente en México.

La Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) informó a la prensa el 1 de febrero que el artefacto “fue destruido con todas las medidas de seguridad por personal militar”.

El grupo de Santa Rosa de Lima

Desde hace un par de años, el grupo de Santa Rosa de Lima mantiene una disputa con el cartel Jalisco Nueva Generación (CJNG) por el robo de combustibles en Guanajuato.

Por ese estado pasan ductos de transporte de combustibles procedentes de la refinería de Salamanca, la segunda con más producción de las seis que tiene México.

“Santa Rosa de Lima es una de las organizaciones más rentables de la extracción y robo de combustibles”, le explica el analista de seguridad Víctor Sánchez a BBC Mundo.

“No se trata de una organización gigantesca, pero sí en el plano de lo local es una organización poderosa, con control de la zona gracias a redes de corrupción y raigambre con las comunidades que los protegen”, señala el investigador.

A pesar de que se hace llamar “cartel”, no lo es propiamente, indica Sánchez, pues se trata de una sola banda criminal cuyo poder no se equipara a los grandes “huachicoleros” como el CJNG, Los Zetas o el cartel de Sinaloa.

Pero sí se trata de una de las dos bandas del robo de combustible más grandes del país, junto a la de Sangre Nueva Zeta que opera en el llamado “triángulo rojo” del estado de Puebla.

El nombre de Santa Rosa de Lima fue adoptado por una pequeña localidad del territorio que domina el grupo, el cual incluye los alrededores de las ciudades de Salamanca, Celaya, León y Guanajuato.

Patrullaje en Salamanca

Reuters
Luego de la amenaza, fuerzas federales se desplegaron en el perímetro de la refinería de Salamanca.

“Se lo está disputando con el CJNG. Y esa disputa entre esas dos organizaciones y el propio gobierno ha hecho que Guanajuato haya crecido los homicidios en 120% de 2017 a 2018”, apunta Vázquez.

¿Quién es “El Marro”?

José Antonio “El Marro” Yépez es el líder de la banda Santa Rosa de Lima.

Se sabe que perteneció al cartel de Los Zetas, el cual al haberse fragmentado por la captura de líderes en la última década se convirtió en una “célula” que optó por el robo de combustibles.

“La ventaja de esta célula es que encontró una fuente de ingresos estable y que le permitía financiar su expansión”, explica Vázquez, quien ha publicado diversos artículos sobre la situación de Guanajuato.

En 2008 fue detenido por los delitos de robo y delincuencia organizada, este último considerado delito federal, pero logró su libertad al poco tiempo por faltas al debido proceso.

Ahora es uno de los hombres más buscados por las autoridades.

Amenaza a López Obrador

Luego de conocerse el mensaje amenazante hacia López Obrador, el presidente de México descartó reforzar su seguridad personal, a pesar de las recomendaciones de sus partidarios y de la oposición.

Desde que asumió el gobierno, AMLO disolvió el cuerpo de guardias presidenciales y en sus actos públicos solo se auxilia por un grupo de civiles.

López Obrador en una conferencia de prensa

Getty Images
Legisladores de oposición han pedido a López Obrador que fortalezca su círculo de seguridad.

“Vamos a continuar de la misma manera. El que lucha por la justicia no tiene nada que temer”, dijo al ser preguntado por la prensa sobre el mensaje del grupo Santa Rosa de Lima.

“No vamos nosotros a caer en ninguna provocación. No vamos a hacer caso a ningún acto de intimidación. Tenemos nuestra conciencia tranquila”, se defendió.

Aunque los mensajes intimidantes por parte de grupos criminales -conocidos como “narcomantas”- han sido frecuentes en México, no se habían acompañado con explosivos.

Esta es una amenaza diferente y la primera contra López Obrador.

“Es un grupo que tiene una amplia capacidad operativa en este corredor. Puede hacer daño a la sociedad y a las autoridades y trabajadores de Pemex”, opina Víctor Sánchez.

“Que ello se pueda traducir en un ataque al presidente, lo dudo mucho“.


*Este artículo fue publicado originalmente el 2 de febrero y actualizado a propósito del operativo para detener a José Antonio Yépez.

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívala para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=rUrDvYJtKPU&t=2s

https://www.youtube.com/watch?v=nEPT5vqGDic

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Cuartoscuro

Trabajadores del ISSSTE denuncian despidos injustificados, tras cambio de directivo

Trabajadores de la Dirección de Administración del ISSSTE cuentan cómo los han forzado a renunciar tras el cambio administrativo.
Cuartoscuro
12 de septiembre, 2020
Comparte

Rolando ha trabajado 12 años en la Jefatura de Servicios de Sistemas de Salud del ISSSTE, pero este miércoles 9 de septiembre fue sacado por guardias de seguridad de su lugar de trabajo por haberse negado a firmar su renuncia. Los guardias lo acompañaron a su auto, le quitaron sus credenciales de acceso y lo echaron, sin haber terminado formalmente su relación laboral con la institución.

El trabajador, cuyo nombre fue cambiado por seguridad, conoció así a los nuevos jefes que llegaron con el general de división Jens Pedro Lohmann Iturburu a la Dirección de Administración y Finanzas del ISSSTE. El militar tomó el cargo desde el 1 de septiembre en sustitución de Pedro Zenteno Santaella, quien, a su vez, fue designado titular de la empresa estatal de distribución de medicamentos, Birmex.

Rolando relató que el nuevo jefe de Servicios de Sistemas de Salud, Luis Fernando Hernández Rodríguez, requirió que él y otros seis compañeros de trabajo firmaran su renuncia con fecha del 31 de agosto, lo que implicaría no pagarles liquidación ni los días extra que ya laboraron en lo que va de septiembre.

“Luis Fernando Hernández Rodríguez nos dijo que le hicieron la encomienda de que él limpiara el ISSSTE desde arriba hasta abajo. Con esa excusa él me requirió mi renuncia, pero yo le comenté que no, porque mi contrato acaba hasta el 31 de diciembre”, explicó el trabajador.

Lo que vino después, conforme a su relato, fue quitarle sus credenciales de acceso al inmueble de San Fernando 547 para que no pueda presentarse a laborar y despedirlo, ahora sí “justificadamente”, por abandono del trabajo.

“Hoy me puse a hacer unos oficios que tenía pendientes, y en ese momento llegan los de seguridad y me dicen: ‘Necesitamos que nos entregue su credencial, lo vamos a acompañar a su auto para que nos entregue el tarjetón’, y les dije: ‘¿yo por qué me tengo que retirar, si estoy trabajando?’, y dicen: ‘Porque el licenciado Luis Fernando nos comentó que usted ya no tiene ningún lazo laboral aquí en el ISSSTE, necesitamos que se retire de la oficina’; acompañé a los de seguridad a mi vehículo y entregué mi tarjetón”, contó Rolando.

Te puede interesar: Pese a despidos injustificados en pandemia, Gobierno recorta fondos para defensa de trabajadores

Su caso se replica en otras áreas de la Dirección de Administración en las que también han forzado las renuncias de trabajadores contratados por honorarios, de acuerdo con denuncias documentadas por Animal Político

Consultada al respecto, el área de comunicación social del ISSSTE minimizó los señalamientos con el argumento de que normalmente los trabajadores de confianza son reemplazados cuando cambian las cabezas de las áreas.

“En toda la administración pública de todo el país, federal, estatal o municipal, hay cambios; todos entramos (a trabajar) de esa forma. La administración pública así funciona en todos los niveles”, señaló personal de comunicación.

Otras dos trabajadoras señalaron al nuevo titular de la Jefatura de Servicios del Sistema de Control y Regulación de Abasto (Sicora), Mario Alberto Morales Ruiz.

Este último fue quien le dijo a Carmen, subjefa de departamento en Sicora desde hace casi tres años, que por “órdenes del general” debía renunciar a su puesto de trabajo, también con fecha del 31 de agosto.

“El licenciado Mario Alberto nos dijo que, por el cambio de administración, la Jefetura de Servicios (del Sicora) prescindía de nuestro trabajo”, relató. 

“Es la mecánica de cada cambio de administración, que, a costillas de la demás gente, te corren y, como eres de confianza, agarran tu plaza nada más así. (…) Y quieren que tú presentes tu renuncia, voluntariamente a fuerzas, y al momento que tú renuncias, pierdes todos tus derechos”.

Carmen, a quien también se le cambió el nombre, dijo que el pasado miércoles la citaron para insistirle en la firma de su renuncia, pero ella no aceptó, lo que la introdujo en una dinámica de hostigamiento laboral.

“Yo les ofrecí que me bajen el sueldo, pero que me dieran la oportunidad de no perder mi trabajo, a lo cual ellos se negaron y no dieron pauta a nada. No solo en mi piso se ha estado despidiendo a la gente, también en otros pisos. Ellos dijeron que, si yo no les firmaba, iban a proceder de otra forma, ya sabemos cuáles son sus ‘formas’: cancelar mi plaza y yo quedarme sin trabajo; para mí sí es muy importante que se sepa qué está pasando, porque se había dado la instrucción de que, por la pandemia, no podían correr a nadie, y es lo que están haciendo”, criticó.

Carmen dijo que perder su fuente de ingresos en medio de la pandemia es un golpe duro porque su esposo no tiene empleo, por lo que ella debe mantener a sus hijos.

“Yo les dije que no iba a firmar mi renuncia y que, sinceramente, yo no me podía quedar sin trabajo. Tú sabes en qué situación estamos. Mi esposo es comerciante y no los están dejando ponerse (para vender), así que dependen de mí tres niños”, comentó.

Una compañera suya, que es jefa de departamento en Sicora, reveló que Morales Ruiz también le solicitó renunciar con el mismo argumento de que eran órdenes del nuevo titular de la Dirección de Administración.

“Nos dijo a tres personas: ‘Lamentablemente, por órdenes de más arriba, necesito que ustedes me den su lugar, porque me están pidiendo sus plazas y necesito que me firmen su renuncia con fecha del 31 de agosto”, aseguró. 

“Me empezaron a atosigar de una manera muy insistente y grosera para pedirme que firmara; yo insistí en que no iba a firmar, porque yo no estaba renunciando y porque yo tengo un contrato que termina en diciembre”.

A pesar de que no ha aceptado renunciar, a esta trabajadora del ISSSTE, que solicitó el anonimato, la han obligado a capacitar a la persona que, según le indicaron, ocupará su cargo cuando ella se vaya.

“No nos quieren liquidar, yo entiendo que es porque en la pandemia está prohibido despedir a las personas, y por eso nos quieren obligar a firmar nuestra renuncia”, comentó. 

“Me pesa mucho, porque yo tengo a una persona enferma que depende completamente de mí, esto me está pegando de una manera muy brusca”, dijo.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.