¡Muchas gracias!


Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.

close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Pixabay
Gobiernos locales no han explicado qué pasó con 302 mil millones que les dio la federación
Veracruz, Michoacán y El estado de México concentran casi la mitad del dinero cuyo ejercicio y destino no ha sido esclarecido, según la ASF.
Pixabay
27 de marzo, 2019
Comparte

La Auditoría Superior de la Federación (ASF) tiene identificados más de 302 mil millones de pesos provenientes de fondos federales y transferidos a los estados, cuyo ejercicio y destino no ha sido esclarecido por los gobiernos locales.

Es dinero que, en los hechos, está desaparecido. Tres entidades: Veracruz, Michoacán y el Estado de México concentran casi la mitad de este dinero mal manejado.

Datos de la ASF obtenidos por Animal Político a través de su Sistema Público de Auditorías muestran que las entidades federativas solo han devuelto o acreditado el destino de 1 de cada 2 pesos que los auditores han observado con posibles irregularidades tras más de 5 mil 700 auditorías practicadas.

Lee: Auditoría Superior de Sinaloa indaga contratos otorgados por exsecretario de Salud

Por varios de estos casos la ASF ha presentado ya 343 denuncias penales ante la Fiscalía General de la República (FGR) en contra de los funcionarios que resulten responsables.

La información a nivel nacional arroja que como consecuencia de las auditorías practicadas a las cuentas públicas de los ejercicios 2004 a 2017 se observaron posibles irregularidades en el manejo de 620 mil 36 millones de pesos provenientes de 18 fondos, subsidios y convenios federales entregados a los estados.

Del total de lo observado, las entidades federativas han logrado esclarecer el uso de 317 mil 59 millones de pesos, ya sea porque aclararon su uso y destino legal, o porque devolvieron el dinero. Es apenas el 52% por ciento el total.

Lo anterior significa que existen 302 mil 977 millones de pesos que aún están pendientes de “recuperarse o aclarase” en los 32 estados, según arroja el sistema de auditorías.

Los recursos observados por la ASF  son resultado de 10 mil 200 hechos irregulares en los cuales los auditores detectan un presunto quebranto al erario público (técnicamente denominados pliegos de observaciones). Las irregularidades van desde subejercicios, hasta intereses no devueltos, inversiones no acreditadas o simuladas, pagos a empresas fantasma, entre otros.

Lee también: Fiscalía investiga a 64 funcionarios por desvíos revelados en La Estafa Maestra

Dichos casos a su vez han dado paso a la interposición de 8 mil 717 promociones de responsabilidad administrativa. Estas promociones son acciones en donde la Auditoría pide a las contralorías y órganos de control locales que inicien procesos de sanción en contra de exfuncionarios estatales por las irregularidades detectadas.

Y, como ya se dijo, la Auditoría ha decidido actuar en varios casos por la vía penal interponiendo hasta la fecha 343 denuncias de hechos ante el Ministerio Público Federal como producto de las irregularidades advertidas en el manejo de los fondos federales en las entidades.

De acuerdo con autoridades ministeriales cerca de una veintena de averiguaciones previas y carpetas de investigación ya han sido consignadas y judicializadas, sin embargo, todavía no se ha logrado cerrar con una sentencia condenatoria algún caso.

No todos los estados son iguales

Si bien en todas las entidades federativas se han detectado recursos de fondos federales cuyo uso o destino legal se desconocen, hay diferencias importantes en la proporción.

Por ejemplo, hay tres estados que concentran – solo entre ellos- casi la mitad de los más de 300 mil millones desaparecidos, y son 15 las entidades que concentran el 80% del monto total de malos manejos, mientras que las 17 entidades restantes acumulan el otro 20%.

Veracruz lidera esta lista negra con 62 mil 39 millones que hasta la fecha, 20.5% del monto total observado y que no se ha esclarecido. Lo anterior equivale a que 1 de cada 5 pesos de recursos federales desaparecidos fueron entregados a dicho estado.

Lee: Los desvíos de Javier Duarte imponen récord histórico para la Auditoría Superior

Casi todas las irregularidades detectadas en Veracruz corresponden al gobierno de Javier Duarte. Veracruz también es la entidad con la mayor cantidad de denuncias penales con 85, que equivalen al 25% de todas las que ha presentado la ASF ante el Ministerio Público.

En segundo lugar se ubica Michoacán con un monto de 41 mil 587 millones de pesos no esclarecidos hasta la fecha. El caso de esta entidad es grave ya que no ha conseguido aclarar el 69% del monto total observado por los auditores, porcentaje aún mayor al de Veracruz que no ha aclarado un 65% de sus recursos observados.

En el caso de este estado, las irregularidades detectadas se han concentrado en los periodos de los gobernadores Fausto Vallejo, Salvador Jara y el actual Silvano Aureoles.

La tercera entidad con el mayor monto de recursos federales sin comprobar es el Estado de México con 24 mil 288 millones de pesos. A diferencia de Michoacán y Veracruz, este monto corresponde solo al 30% de los recursos observados, lo que significa que el gobierno mexiquense ha logrado acreditar 2 de cada 3 pesos que los auditores han señalado.

En este caso las irregularidades se concentran en la administración de exgobernador Eruviel Ávila, y continuaron en 2017 con el gobierno de Alfredo del Mazo.

Guerrero es la cuarta entidad con mayor cantidad de dinero cuyo destino no se ha esclarecido con 15 mil 457 millones de pesos, que es el 57% del monto total que la ASF le ha pedido esclarecer. Y le sigue en quinto sitio Jalisco con 15 mil 8 millones de pesos pendientes de devolución o de acreditar su uso.

Las otras 10 entidades que junto con las ya mencionadas concentran el 80% del dinero federal que no aparece son Oaxaca con 13 mil 903 millones, Chihuahua con 13 mil 775 millones, Chiapas con 10 mil 482 millones, Nuevo León con 9 mil 796 millones, Baja California con 9 mil 198 millones, Quintana Roo con 7 mil 546 millones, Puebla con 7 mil 65 millones, Tabasco con 6 mil 966 millones y Morelos con 5 mil 783 millones de pesos.

Por el contrario hay 8 estados cuyo dinero mal manejado aun sumado entre todos, equivale a menos del 5% del monto total. De todos ellos el que tiene el menos monto de recursos pendientes por aclarar es Querétaro con 870 millones de pesos, que es el 0.28% del total nacional; le sigue Campeche con 928 millones de pesos, que equivale al 0.3 por ciento y después Colima con 1 mul 462 millones, el 0.48%.

Los otros cinco estados que completan esta relación de los que menos dinero tienen por aclarar son Aguascalientes, Tlaxcala, Nayarit, Yucatán y Durango.

Los más denunciados

El gobierno de Veracruz es el que acumula la mayor cantidad de denuncias de hechos presentadas por la ASF con 85. Equivalen a la cuarta parte de las 343 presentadas en total. Como Animal Político dio a conocer por lo menos cinco casos ya llegaron a instancias judiciales luego de que la FGR concluyera la primera parte de las investigaciones.

El de Veracruz es el único estado en donde las denuncias iniciales presentadas por la ASF ya derivaron en procesos penales contra exfuncionarios.

La segunda entidad con más denuncias penales es Michoacán con 29, en concordancia con que se trata de la entidad que presenta el mayor monto de recursos faltantes después de Veracruz.

La tercera entidad más denunciada es Jalisco con 26, pese a que se ubica en quinto sitio en cuanto a monto no comprobado. Luego se encuentra Morelos con 21 denuncias penales presentadas, seguida de Chihuahua con 18, así como Sonora y Chiapas con 16.

Lee: Señalan posibles desvíos de recursos para damnificados por sismos en Sedatu, Bansefi y CONAVI

Solo hay dos entidades del país que registran cero denuncias penales presentadas por la ASF y son San Luis Potosí y Aguascalientes.

En tanto las cinco entidades en las cuales la ASF ha promovido el mayor número de promociones de responsabilidad administrativa en contra de servidores públicos son Michoacán con 569, Zacatecas con 450, Jalisco con 392, Estado de México con 391, y Nuevo León con 387.

Origen y causas del dinero perdido

La ASF tiene identificados 18 fondos y subsidios federales desde los cuales se han transferidos recursos a las entidades federativas que ahora están perdidos. Se trata de fondos que, entre otras cosas, deberían emplearse para el apoyo de obras de infraestructura y de servicios como educación, salud y seguridad.

Entre ellos se encuentra el Fondo para la Infraestructura Social; el Fondo de Aportaciones para la Seguridad Pública; el Fondo de Aportaciones Múltiples; el Fondo de Pavimentación, Espacios Deportivos y Alumbramiento; el Fondo de Aportaciones para los Servicios de Salud; el Fondo Metropolitano; y el Fondo de Aportaciones para la Educación Tecnológica y de Adultos.

En el último informe general sobre la cuenta pública 2017 la ASF advirtió varios situaciones y riesgos que facilitan o permiten el mal uso de los recursos federales en los estados.

Entre esas circunstancias destaca, por ejemplo, el que hay normas y reglas ambiguas en el uso de recursos federales; preminencia de criterios políticos y no técnicos en el manejo del dinero; falta de autonomía de auditorías y órganos de control locales; la carencia de un proceso efectivo de rendición de cuentas y de sanciones a malos manejos; y la debilidad de las finanzas y generación de ingresos locales lo que convierte al dinero federal en la caja de la cual se toma dinero para muchos conceptos no autorizados.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo independiente.

#YoSoyAnimal
El conmovedor reencuentro entre un niño robado y la familia que llevaba buscándolo casi 40 años
Javier Matías Darroux Mijalchuk se convirtió en el "nieto 130", el más reciente caso de un argentino al que las Abuelas de Plaza de Mayo ayudaron a descubrir su identidad.
14 de junio, 2019
Comparte

Durante casi 40 años, Roberto Mijalchuk dejó activa una línea de teléfono, con la esperanza de que algún día sonara el aparato y pudiera reencontrarse con su hermana desaparecida.

Pero cuando sonó, no fue su hermana la que apareció, sino su sobrino, que en el momento de la desaparición estaba con su madre y entonces tan solo tenía pocos meses de vida.

“Gracias, tío, por no dejar de buscarnos”, manifestó Javier Matías Darroux Mijalchuk esta semana ante la prensa, tras descubrir que es hijo de desaparecidos durante el último régimen militar en Argentina, entre 1976 y 1983.

Darroux Mijalchuk, de 41 años, fue presentado esta semana como “el nieto 130”, el más reciente argentino al que las Abuelas de Plaza de Mayo ayudaron a descubrir su identidad.

El joven protagonizó un emotivo reencuentro público con su tío en una multitudinaria presentación, con el objetivo de llegar a conocer más detalles de su pasado y animar a otros a dar un paso al frente, “juntar coraje” y descubrir la verdad.

“Muchos en situación similar”

Javier Matías Darroux Mijalchuk siempre supo que los padres que le criaron no eran su familia biológica, pero no se interesó por su pasado hasta hace unos años.

“Para mí, desde un convencimiento muy interno, tenía la certeza de que mis padres podrían haber sido desaparecidos por la dictadura militar, pero yo estaba bien con quien era y no me interesaba en una búsqueda con resultado incierto que desgastaría mis energías vanamente”, recordó en la comparecencia pública celebrada en la sede de Abuelas en Buenos Aires.

Pero algo cambió en 2006. Fue entonces “cuando entendí el egoísmo de mi postura”, dijo.

“Si no era importante para mí —o eso creía—, tenía que ser consciente de que en el otro lado podía estar buscándome un hermano, un tío, una abuela”.

Animado por su pareja y dos amigos, Javier se acercó a la organización de Abuelas de Plaza de Mayo, que lleva más de cuatro décadas buscando a desaparecidos y sus hijos.

Ello activó el proceso para poder encontrar sus raíces y descubrir que era hijo de Elena Mijalchuk y Juan Manuel Darroux, desaparecidos en diciembre de 1977.

“Creo que hay muchos a quienes les pasa una sensación similar, así que los invito a juntar coraje y a acercarse” a Abuelas, instó.

La organización, presidida por Estela De Carlotto, estima que cerca de 500 bebés fueron robados por el gobierno militar, y calcula que el régimen hizo desaparecer a cerca de 30.000 personas de todas las edades y condiciones sociales.

La búsqueda y las dudas

Según explica Abuelas en su página web, los “secuestros” de la familia del “nieto 130” empezaron con su padre, Juan Manuel Mijalchuk, quien trabajaba en tareas administrativas en la Universidad de Morón, en la provincia de Buenos Aires, y desapareció a principios de diciembre de 1977.

La última vez que un familiar lo vio fue discutiendo “acaloradamente con cuatro hombres que lo subieron a una Chevy azul metalizada”.

Tras ello, su mujer, Elena, quien por entonces estaba embarazada por segunda vez, recibió una carta firmada por su marido en la que le indicó un lugar y una fecha para encontrarse. Sus padres le llevaron a ese enclave, junto a su bebé de pocos meses, y esa fue la última vez que los vieron.

Javier Matías fue encontrado abandonado en una calle que se encontraba a tres calles de la Escuela de Mecánica de la Armada (ESMA), donde funcionaba el mayor centro clandestino de detención del régimen militar, que apresó allí a cerca de 5.000 personas secuestradas, recoge la Agencia Efe.

Lo dieron en adopción legal a una familia que lo crió bien, que nunca le ocultó que era adoptado pero que no sabía su procedencia real, según esa misma fuente.

Desde entonces, el hermano de su madre, su tío Roberto, “nunca bajó los brazos ni perdió la esperanza”, destacó Javier Matías ante los medios.

El joven agradeció en numerosas ocasiones la persistencia de su tío, quien denunció a finales de los 90 la desaparición de su hermana, su cuñado y su sobrino, y acabó recibiendo la famosa llamada de Javier Matías hace unos años.

No obstante, el “nieto 130” matizó que la “alegría siempre es parcial”. El hecho de encontrarme implica que él nunca va a volver a ver a su hermana”, explicó.

Y es que las dudas persisten sobre el paradero de sus progenitores y qué ocurrió con el embarazo de su madre, una de las razones por las que Javier decidió contar su historia ahora e intentar conseguir así mayor información, según recogen los medios argentinos.

“La convicción de lucha y búsqueda no termina”, señaló.

“Yo necesito saber la verdad de qué sucedió con ellos. Y necesito saber si tengo un hermano o una hermana”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=_G0B2CRj58Y

https://www.youtube.com/watch?v=hku5Xj6pr-M

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo independiente.

#YoSoyAnimal