Familiares de desaparecidos en Guerrero recurren a niños en busca de pistas
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
AFP

Familiares de desaparecidos en Guerrero recurren a niños en busca de pistas

El espectáculo interactivo con payasos dirigido a niños de primaria fue uno de los nuevos ejes de la última brigada de búsqueda de desaparecidos hecha por familiares, activistas y voluntarios en Guerrero.
AFP
Por AFP
16 de marzo, 2019
Comparte

Una tirolesa y vivaces payasos han convertido en un circo la gris cancha de básquetbol de Escuchapa, en el estado de Guerrero.

Hay un objetivo sombrío detrás de la diversión de este circo: con un lenguaje lúdico, sus participantes -familiares de desaparecidos- recurren desesperados a los más pequeños en busca de pistas para dar con sus seres queridos.

Lee: En 2018, ningún estado usó recursos para buscar desaparecidos; Comisión Nacional gastó 1.4% de presupuesto

Escuchapa, una localidad de unos 600 habitantes, forma parte de la larga lista de lugares en México devastados por la espiral de violencia y desapariciones detonadas en 2006, cuando el gobierno militarizó la guerra contra el narcotráfico.

De acuerdo con cifras oficiales, el país actualmente cuenta con más de 40 mil personas desaparecidas. Una multitud de fosas clandestinas han sido descubiertas en esta región sureña.

En medio de esta violencia, los narcotraficantes han reclutado, a veces por la fuerza, a un sinfín de niños como halcones (colaboradores) y sicarios.

“Son personitas que entienden” 

El espectáculo interactivo dirigido a niños de primaria fue uno de los nuevos ejes de la última brigada de búsqueda de desaparecidos hecha por sus familiares, activistas y voluntarios en Guerrero.

Buscar fosas clandestinas con picos y palas entre matorrales y suplicar a feligreses durante misas que digan en privado si saben algo sobre el destino de sus seres queridos son otras de las herramientas que usan.

En Escuchapa, el acercamiento con los niños comenzó con casi una hora de chistes de los payasos.

Leer: Expertos de la ONU exhiben fallas y contradicciones del Estado mexicano en la búsqueda de miles de desaparecidos

Enseguida el contraste amargo e ineludible: los guasones mostraron grandes fotografías de rastreos en pozos de agua, barrancas, que los niños observaron con asombro y entusiasmo por los hallazgos narrados.

Los menores en estas regiones crecen rodeados de rumores sobre secuestros y masacres. En Escuchapa, hay un sitio conocido como el Pozo de las Guacamayas donde los lugareños dicen que hay cadáveres.

“Son personitas que tienen que estar informadas. Están tan receptivos y tienen la información… porque ven las camionetas pasando con armas y a esta gente mala paseándose como si nada”, explica a la AFP María Herrera, una mujer de 70 años que sufre la desaparición de cuatro de sus ocho hijos.

Ella ha intentado ya varias veces transmitirles a niños cómo se siente que desaparezca un hijo.

“Se siente como cuando un compañerito te toma sin preguntarte un lápiz o un color que tú necesitas y quieres mucho. Da mucha tristeza ¿verdad?”, les dice.

Airam López, una joven de 29 años que busca a su esposo desaparecido en 2011, ocultó su permanente tristeza para vestirse de payasa.

“Les explicamos cómo excavamos y que nosotros buscamos también pistas anónimas”, comentó.

Los improvisados cómicos se dividieron para enseñarles a los pequeños algo de danza aérea, ayudarlos a deslizarse en una tirolesa y acompañarlos mientras dibujaban lo que querían.

Te puede interesar: Búsqueda inmediata, mecanismos especiales: Lo que propone el gobierno para resolver la crisis de desaparecidos

La “infantería” del narco

Además de ser expuestos a la violencia de la “guerra del narco”, los niños son cada vez más participantes en ella.

Los pequeños se han convertido “en la nueva infantería del narcotráfico”, expuso a la AFP Alejandro Almanzán, experto sobre los poderosos cárteles y sus vínculos con autoridades corruptas.

“Hace poco fui a Tijuana y vi a niños de 12, de 15, de 17 años armados hasta los dientes. Mi guía me contó que los narcos… están reclutando a los niños porque los jóvenes ya no quieren ser sicarios, al fin entendieron que los matan, que solo los capos sobreviven”, prosiguió.

Pero los más chicos, concluyó, “son reclutados con droga. Su edad ayuda porque no van a la cárcel. Los que siguen en el negocio creen que más valen cinco años como rey que 50 como buey, o son jóvenes reclutados a la fuerza”.

Lee: Hay más de 40 mil desaparecidos y 36 mil muertos sin identificar en México, reconoce Gobernación

 Buzón de la paz

Al final del circo, todos los niños fueron invitados a escribir alguna pista y a depositarla anónimamente en el “Buzón de la Paz”.

“Les entregamos a todas hojitas en blanco para que, si alguien sabía de algún punto, alguna fosa, anónimamente pusieran datos (…) Nos dieron varios puntos”, añadió López.

La seguridad de los niños y de cualquier informante es cuidada con extremo celo por los organizadores. Además de que jamás revelan a nadie su identidad, la información nunca llega a las autoridades de las escuelas, iglesias o gobierno.

Ante la falta de resultados en las investigaciones, los brigadistas buscan “a los seres humanos que puedan activarse en la búsqueda de desaparecidos, información también, reconstruir el tejido social, fomentar procesos de construcción de paz”, comentó a la AFP Andrés Hircsh, del colectivo ReverdeSer.

Durante el tiempo que duró la brigada, se localizaron siete cadáveres y más de 100 restos humanos.

Según el gobierno, se han descubierto 1,100 fosas clandestinas en la última década en México.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Black Friday 2020: por qué el Viernes Negro se llama así y otras 4 curiosidades sobre el famoso día de compras

El Black Friday se celebra tradicionalmente en Estados Unidos al día siguiente del feriado de Acción de Gracias. Pero, en los últimos años, otros países también lo adoptaron y sus ofertas se prolongan por más de un día.
27 de noviembre, 2020
Comparte

En medio de la pandemia de coronavirus, Estados Unidos y otras naciones del mundo celebran el llamado Black Friday o Viernes Negro, la jornada de descuentos y compras en las que millones de personas desbordan tiendas y centros comerciales.

Este año, sin embargo, será diferente: según encuestas de varias firmas de EE.UU., más del 65% de los consumidores optaron por realizar compras por internet, ante los temores de contagio de covid-19.

Es un contexto sin precedentes para una fecha que generalmente provoca grandes desplazamientos de personas y enormes gastos, y en la que las tiendas físicas y sus portales de internet se llenan de ofertas y promociones especiales.

Celebrado un día después de Acción de Gracias, el Black Friday es sinónimo de consumo.

Pero ¿de dónde viene el nombre de fecha? ¿Por qué se celebra en noviembre?

Aquí te desvelamos algunas de las curiosidades que rodean esta jornada.

1. Su nombre

Black Friday

Getty Images
Hay consumidores que esperan durante meses y estudian meticulosamente los descuentos ofrecidos en el Black Friday.

En realidad “el adjetivo ‘negro’ fue usado durante muchos siglos para retratar diversos tipos de calamidades”, afirma el lingüista estadounidense Benjamin Zimmer, exeditor ejecutivo del sitio Vocabulary.com.

Pero el concepto que representa hoy el Black Friday dista bastante de ese significado.

En Estados Unidos, la primera vez que se usó “Black Friday” fue el 24 de septiembre de 1869, cuando dos financistas, Jay Gould y James Fisk, intentaron tomar el mercado del oro en la Bolsa de Valores de Nueva York.

Cuando el gobierno fue obligado a intervenir para corregir la distorsión mediante el aumento de la oferta de la materia prima en el mercado, se produjo una crisis: los precios cayeron y muchos inversores perdieron grandes fortunas.

2. La fecha

Mujer hace compras en internet.

Getty Images
No siempre las ofertas en internet del Black Friday son lo que parecen…

Desde mediados del siglo XIX hasta principios del XX, Acción de Gracias se celebró en EE.UU. el último jueves de noviembre, en una costumbre iniciada por el presidente Abraham Lincoln (1809-1865).

Pero en 1939 ocurrió algo inusual: el último jueves coincidió con el 30 de noviembre.

Los comerciantes, preocupados por el corto período de compras que quedaba entre ese día y las fiestas de Navidad y fin de año, enviaron una solicitud a Franklin Roosevelt para que el presidente declarara el inicio de las fiestas una semana antes, lo que fue autorizado.

Los siguientes tres años, Acción de Gracias, que recibió el sobrenombre de “Franksgiving” (una mezcla de Franklin con Thanksgiving, como se conoce este día festivo en inglés), fue celebrado en días distintos en diferentes partes del país.

Finalmente, a finales de 1941, una resolución conjunta del Congreso solucionó el problema.

De ahí en adelante, el día de Acción de Gracias sería conmemorado el cuarto jueves de noviembre, garantizando así una semana adicional de compras hasta Navidad.

3. Síndrome de Acción de Gracias

Papa Noel en un local de Estados Unidos.

Reuters
El Black Friday comenzó en Estados Unidos, pero fue adoptado por otros países con el paso de los años.

En 1951, una circular llamó la atención sobre la cantidad de trabajadores que no iban a trabajar el día después de Acción de Gracias.

Según Bonnie Taylor-Blake, investigadora de la Universidad de Carolina del Norte, EE.UU., el boletín del mercado laboral Factory Management and Maintenance reivindica la autoría del término “Síndrome del viernes después de Acción de Gracias” asociado con el período de fiestas.

Según publicó el boletín, este síndrome “es una dolencia cuyos efectos adversos sólo son superados por los de la peste bubónica. Por lo menos, así se sienten aquellos que tienen que trabajar cuando llega el Viernes Negro. El almacén o establecimiento estaba medio vacío y los que estaban ausentes era por baja médica”.

4. Su ‘boom’ de popularidad

Loja com cartaz da Black Friday

PAulo Pinto/Fotos Públicas
Black Friday chega à sua nona edição no Brasil

El término Black Friday permaneció limitado a Filadelfia, Estados Unidos, durante un largo tiempo .

“Podías ver que se usaba de manera moderada en Trenton, Nueva Jersey, pero no traspasó las fronteras de Filadelfia hasta los años 80”, dice el lingüista Zimmer.

Aunque el Viernes Negro es considerado el mayor día de compras del año, la fecha no ganó esa reputación hasta los 2000.

Eso fue porque, por muchos años, los estadounidenses no tenían devoción por este día de rebajas sino que más bien optaban por retrasar el momento de ir a las tiendas.

Así, el momento en que sus billeteras se quedaban vacías solía ser el fin de semana: esperaban hasta el sábado (y no el viernes) para inaugurar la temporada de compras navideñas.

5. Influencia en otros países

Macy's

AFP
La influencia del Black Friday traspasó las fronteras estadounidenses.

Por mucho tiempo, los comerciantes canadienses se morían de la envidia ante sus colegas estadounidenses, especialmente cuando sus fieles clientes decidían viajar al sur en busca de buenas ofertas.

Por ese motivo, también en Canadá comenzaron a ofrecer sus propias promociones, pese a que el día de Acción de Gracias se celebra en ese país un mes antes.

En México, el Viernes Negro recibió otro nombre: el “Buen Fin”.

Se asocia al aniversario del inicio de la revolución, el 20 de noviembre de 1910, que a veces coincide con el día de Acción de Gracias en Estados Unidos.

Y como el nombre indica, el evento Buen Fin dura todo el fin de semana.

Black Friday

Getty Images
Además del Black Friday, está el “Gray Thursday ” y el “Cyber Monday”.

En Brasil, donde el feriado de Acción de Gracias no existe, el Viernes Negro pasó a incluirse en el calendario comercial del país cuando los comerciantes se dieron cuenta del potencial de ventas del día.

Y en los últimos años, países como España, Bolivia, Argentina o Perú entre muchos otros, también se sumaron a la fiebre comercial de ofertas del Black Friday o el Cyber Monday, que se celebra el lunes siguiente.

Y en los últimos años, al calendario de eventos de rebajas se le sumó una jornada más.

Wal-Mart, una de las mayores cadenas de tiendas minoristas del mundo, rompió en 2011 la tradición del Viernes Negro cuando abrió sus establecimientos en la noche del feriado de Acción de Gracias.

Esta práctica comenzó a expandirse por buena parte del mundo y a ese día adicional de compras se le bautizó como “Jueves Gris”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

¿Ya conoces nuestro canal de YouTube? ¡Suscríbete!

https://www.youtube.com/watch?v=_G0B2CRj58Y&t=13s

https://www.youtube.com/watch?v=3rcExl9PeFo

https://www.youtube.com/watch?v=9W9ZxcmNdj0

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.