close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

FGR tiene 26 casos pendientes por desvíos de Javier Duarte y están perdidos más de 60 mil mdp

Las investigaciones surgieron a partir de las denuncias de la ASF; hay más de 60 mil millones de pesos desaparecidos provenientes de 14 fondos federales.
Cuartoscuro
26 de marzo, 2019
Comparte

La Fiscalía General de la República (FGR) abrió 31 averiguaciones previas y carpetas de investigación por las múltiples denuncias de la Auditoría Superior de la Federación (ASF) derivadas del desvío de recursos federales en el sexenio del exgobernador de Veracruz, Javier Duarte. Hasta la fecha solo cinco de esos casos ya se integraron y mandaron a un juez, mientras el resto siguen pendientes de resolver.

Como resultado seis exfuncionarios veracruzanos están bajo proceso, mientras que uno más está prófugo. No hay todavía personas sentenciadas por estos hechos.

Las denuncias penales interpuestas que dieron pie a la apertura de estas investigaciones son por un posible quebranto al erario público superior a los 18 mil millones de pesos. No obstante, el monto total de recursos cuyo destino y uso está pendiente por aclarar en Veracruz supera los 62 mil millones de pesos. Era dinero proveniente de 14 fondos federales, y que estaba destinado a diversos rubros, entre ellos salud, seguridad y educación.

Lee: Juez federal exonera a Flavino Ríos, el exfuncionario que ayudó a Javier Duarte a escapar

Esta información fue obtenida por Animal Político gracias a la interposición de un recurso de revisión en contra de la FGR – antes PGR – luego de que, en un primero momento, no proporcionó la información solicitada vía transparencia.

De acuerdo con los datos proporcionados, la dependencia a través de la Subprocuraduría Especializada de Investigación en Delitos Federales (SEIDF) ha iniciado 31 averiguaciones previas y carpetas de investigación relacionadas con el mal manejo de recursos federales en Veracruz.

Esta cifra contrasta con los datos de la Auditoría que sostiene que ha presentado 85 distintas denuncias de hechos contra el gobierno de Veracruz producto de las irregularidades detectadas en las cuentas públicas de 2011 a 2016, que corresponde al periodo de la administración de Javier Duarte.

Lee también: Liberan a exsecretario de Salud de Javier Duarte, acusado de peculado y abuso de autoridad

Cuestionada sobre el número de casos consignados o judicializados ante un juez exitosamente (la diferencia en el término obedece a lo casos del viejo y nuevo sistema penal), la FGR respondió que consignó una averiguación previa y judicializó otras cuatro carpetas de investigación ante jueces penales federales.

Los casos enviados ante el juez ya derivaron en procesos abiertos en contra de seis exfuncionarios del gobierno de Veracruz quienes cumplen con dichos juicios en libertad. Además hay una orden de aprehensión girada en contra de un exservidor público que no se ha cumplimentado pues sigue en calidad de prófugo.

La Fiscalía no reveló ni los delitos imputados a los responsables ni sus nombres. Se le solicitó que proporcionara los cargos de los exfuncionarios procesados pero no dio detalle alguno de esa información.

Lo que sí confirmó la FGR es que hasta la fecha no hay sentencias condenatorias por alguno de estos casos.

El principal responsable: inmune e impune

Los dictámenes técnicos que la Auditoría ha presentado para sustentar las denuncias presentadas ante el Ministerio Público Federal, identifican al extesorero del estado de Veracruz y exdiputado federal del PRI, Antonio Tarek Abdalá, como el principal responsable en el manejo de los recursos federales y, por ende, de las irregularidades detectadas.

Te puede interesar: Jueces ordenan aprehensión de 12 exfuncionarios de Javier Duarte por peculado

Funcionarios con conocimiento del caso señalaron a Animal Político que fue la oficina de Tarek Abdalá la responsable de ejecutar las transferencias de partidas federales a cuentas concentradoras que no estaban autorizadas para recibir esos fondos, o hacia otros destinos en algunos casos desconocidos.

“En el caso específico de Veracruz era el tesorero Abdalá el que realmente tenia las facultades para operar el movimiento de los recursos. En varias ocasiones la Auditoría le requirió directamente aclaraciones sobre las operaciones detectadas sin que hubiera resultados. Legalmente es el principal involucrado” dijo uno de los funcionarios cuyo nombre se reserva por no haber autorización para dar declaraciones públicas.

Pese a los anteriores señalamientos Tarek Abdalá no ha sido procesado y tampoco se prevé que ocurra por el momento.

Un primer obstáculo para proceder en su contra  fue el fuero federal que Abdalá consiguió por un periodo de tres años luego de convertirse en diputado federal en 2016, inmediatamente después de dejar el cargo como tesorero de la entidad.

Y después, a unos meses de perder dicha protección – el 23 de mayo de 2018 –  Tarek Abdalá rindió de manera voluntaria una amplia declaración ministerial ante la entonces PGR en la que confesó que ejecutó múltiples transferencias de recursos públicos irregulares, pero dijo lo hizo siguiendo las órdenes del exgobernador Duarte, y de su esposa Karime Macías.

Este testimonio fue utilizado por los fiscales en el juicio contra Javier Duarte, quien a la postre terminó declarándose culpable y fue condenado a 9 años de cárcel. A cambio de esta declaración Tarek Abdalá consiguió que la Procuraduría no procediera en su contra por los malos manejos reportados por la Auditoría.

El acuerdo de inmunidad, técnicamente denominado “criterio de oportunidad”, quedó formalizado el pasado 30 de noviembre, dos días antes de que concluyera el sexenio del presidente Enrique Peña Nieto.

Multimillonario desvío desde 14 fondos federales

La ASF practicó más de 300 auditorías de distinta índole al gobierno de Javier Duarte. Como resultado de las mismas se detectaron posibles malos manejos por 96 mil millones de pesos. De ese total las autoridades estatales consiguieron esclarecer (o en su defecto reponer) 34 mil millones de pesos. Apenas la tercera parte del monto total observado.

Lee: La falsa beneficencia de Javier Duarte: Presumió donativos millonarios a Teletón que nunca hizo

Lo anterior significa que hay 62 mil 38 millones de pesos cuyo destino y correcta utilización se desconoce hasta la fecha. De ese total 18 mil 314 millones corresponden a la cuenta pública de 2016 (año en que hubo elecciones locales), y 15 mil 682 millones son de 2014. Se trata de los años con mayores desfalcos reportados.

Como resultado de las revisiones practicadas, los auditores identificaron por lo menos 412 movimientos o hechos posiblemente fraudulentos en la administración de Duarte, desde subejercicios y pagos no autorizados hasta transferencias ilegales de los recursos federales.

Además de las denuncias penales también promovieron 212 procedimientos de responsabilidades administrativas en contra de los funcionarios que resultaran responsables.

El dinero presuntamente desviado por la administración de Duarte provenía de 14 distintos fondos, convenios y subsidios federales. Entre esos fondos se encontraba dinero para infraestructura social, educación, seguridad, apoyo a los municipios e incluso para servicios de salud.

Cabe señalar que el estado de Veracruz es la entidad con el mayor monto de recursos federales desviados o mal manejados. Incluso triplica el monto observado en el estado de México que es la entidad con mayor población del país y la que mayor transferencia de recursos federales recibe cada año.

Casos complicados: Veracruz y Estafa Maestra

Animal Político publicó en julio del año pasado que la FGR (entonces PGR) tenía casi 500 averiguaciones y carpetas de investigación abiertas por denuncias de la ASF sin que en ese momento hubiera una sola persona procesada penalmente ni sentenciada.

En el segundo semestre de 2018 y principios de este año la Fiscalía consiguió sacar adelante los primeros casos relacionados con los desvíos en el gobierno de Javier Duarte, así como varias carpetas de investigación iniciadas por el mecanismo de corrupción conocido como “La Estafa Maestra”.

Lo anterior fue posible luego de que la PGR y la ASF integraron un equipo especial compuesto por fiscales, peritos y auditores para agilizar denuncias relacionadas con los casos de mayor impacto. Incluso en el caso de Veracruz el equipo se trasladó a la entidad en donde por varios días llevaron a cabo verificaciones de campo.

¿Por qué los casos no avanzaron? En una reunión con periodistas realizada en noviembre pasado el subprocurador de la SEIDF Felipe Muñoz aseguró que los fiscales que trabajaron los casos en años anteriores integraron de forma deficiente las carpetas e incluso incurrieron en negligencias premeditadas, como cuando un agente del MP se declaró incompetente para revisar varios casos  los transfirió a la Fiscalía de Veracruz.

Un funcionario que tuvo conocimiento de estos casos señaló, no obstante, que el avance de varias investigaciones era complicado debido a que las denuncias de la ASF en la mayoría de los casos presentaban fallas o deficiencias documentales, por lo que el Ministerio Público prácticamente tenía que iniciar de cero.

En tanto, la ASF ha señalado en diversos momentos que coadyuva con las autoridades en las denuncias que presenta y que las complicaciones obedecen, en parte, a la falta de fiscales y policías para investigar estos y otros casos, y a las altas cargas de trabajo.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
EPA

La familia LeBarón: una historia de fe, poligamia y violencia de los cárteles de la droga

La historia de los LeBarón en México se remonta a finales del siglo XIX, cuando Alma Dayer LeBarón fundó en Chihuahua su propia colonia mormona con libertades muy particulares, como la poligamia.
EPA
9 de noviembre, 2019
Comparte

Nueve miembros de una prominente familia mormona en el norte de México, todas mujeres y niños, fueron asesinados a tiros el 4 de noviembre en un territorio cuyo control es disputado por el Cartel de Sinaloa y la banda La Línea.

México, que ha experimentado un alto índice de criminalidad durante más de una década, ha visto aumentar la violencia en las últimas semanas.

El 17 de octubre, un tiroteo en la ciudad de Culiacán que involucró al Cártel de Sinaloa llevó a las autoridades a liberar a Ovidio Guzmán, hijo del capo de la droga convicto Joaquín “El Chapo” Guzmán.

En el contexto de tanto derramamiento de sangre, los asesinatos de los LeBarón son altamente inusuales y trágicamente cotidianos.

A diferencia de la mayoría de las víctimas de asesinato en México, los LeBarón son ciudadanos estadounidenses y mormones, parte de una comunidad religiosa que se separó de la Iglesia de los Santos de los Últimos Días del estado de Utah (EE.UU.) hace años.

Una de las camionetas de los LeBarón

EPA
Una de las camionetas en las que viajaba una mujer y cuatro niños fue atacada a tiros e incendiada.

Pero, como han escrito muchos periodistas mexicanos, el activismo por la paz de Julián LeBarón también podría haber convertido a su comunidad en un objetivo.

Y los LeBarón tienen una historia de encuentros violentos con el crimen organizado.

Mormones en la historia mexicana

En mi libro de 2018 sobre enclaves religiosos en México procedentes de Estados Unidos y Canadá, investigué la comunidad de los Santos de los Últimos Días y los mormones LeBarón del estado de Chihuahua, asentados cerca de la frontera con Estados Unidos.

Por lo general, los miembros de estas comunidades son algo reacios a hablar con extraños, más allá del proselitismo.

Pero como persona de origen menonita con parientes en colonias menonitas en México, pude entrevistar a miembros de la rama mexicana de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, el nombre oficial de la iglesia mormona dominante.

Un funeral de la familia LeBarón

Reuters
Las raíces de la familia LeBarón se remontan a finales del siglo XIX.

Junto con los Romney, parientes del senador Mitt Romney, cuyo padre nació en México, los LeBarón se encuentran entre las familias más famosas de la historia mormona.

Los miembros de la comunidad de Santos de los Últimos Días de Utah emigraron a México en la década de 1880 para seguir sus creencias religiosas y vivir en familias polígamas, lo cual era ilegal en los Estados Unidos.

La poligamia también era ilegal en México, pero el gobierno allí ofreció una definición flexible de familia y no hizo cumplir sus leyes contra la poligamia.

Alma Dayer LeBarón, el patriarca, nació en 1886 y creció como Santo de los Últimos Días en Colonia Dublán, Chihuahua.

El rancho de los LeBarón

Getty Images
Los LeBarón actualmente tienen tierras en el estado mexicano de Chihuahua, cerca de la frontera con Estados Unidos.

En 1904, se casó con una mujer de la cercana Colonia Juárez. Ella lo dejó cuando él buscó un matrimonio polígamo.

LeBaron huyó de la Revolución Mexicana hacia Utah en 1912, donde se casó con dos mujeres, Maude McDonald y Onie Jones, y tuvo lo que se ha descrito como “una gran familia de hijos”.

Juntos regresaron al norte de México en 1924 para descubrir que sus vecinos Santos de los Últimos Días no aceptaban su poligamia.

Entonces “Dayer” LeBaron estableció su propia colonia, conocida como su apellido, en Galeana, Chihuahua.

Map

Hoy se extiende aproximadamente 10 kilómetros a lo largo de una carretera municipal y tiene poco más de 6 km de ancho, rodeada de campos de cultivo.

LeBaron también comenzó su propia iglesia mormona.

Pobreza y conflictos

Durante 50 años, los LeBaron fueron y vinieron a través de la frontera México-Estados Unidos, tiempo en que los hijos de “Dayer” sirvieron como misioneros evangelizadores en nombre de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días.

La comunidad tuvo que enfrentar la pobreza y, a partir de la década de 1970, se topó con conflictos de tierras con una comunidad agrícola cercana a la que el gobierno le había otorgado tierras después de la Revolución Mexicana.

La tierra de la colonia LeBaron pudo haber sido comprada ilegalmente y haber despojado a esa concesión de tierra vecina.

Miembros de la familia LeBarón

Reuters
Muchos miembros de la familia LeBarón tienen la doble nacionalidad mexicana-estadounidense. Se reunieron para el funeral de los 9 asesinados.

Los campesinos del área llamaron a los LeBaron “invasores estadounidenses” y destruyeron sus cercas. Esto permitió que el ganado ingresara a los campos de esa familia, lo que dañó los cultivos.

Los jueces en México, sin embargo, se pusieron del lado de los LeBaron, a quienes vieron como miembros productivos de la economía local.

Con el paso del tiempo, los enfrentamientos de tierras entre los ganaderos mormones y mexicanos se habían disipado en buena medida. Pero el año pasado resurgió el conflicto.

Un miembro de la familia LeBarón recolecta fruta

Getty Images
Los LeBarón han tenido conflictos con los agricultores de la región de Chihuahua en donde viven por disputas de tierra y agua.

Después de la muerte de Alma “Dayer” LeBaron en 1951, sus hijos Joel, Ross, Ervil y Verlan, no estuvieron de acuerdo sobre el futuro de la iglesia que su padre había establecido, lo que provocó violencia dentro de la familia y la formación de nuevos grupos fundamentalistas.

Ervil LeBaron fue arrestado y condenado por el asesinato de su hermano en 1972. Ese veredicto fue revocado más tarde, pero en 1981 un tribunal de Utah condenó a Ervil por un asesinato diferente. Murió ese año.

Los miembros de esta comunidad fueron señalados por cometer constantes palizas, matrimonio de menores y otros abusos entre ellos, en el libro de memorias “La hija del polígamo” que escribió una mujer que se fugó del clan, Anna LeBaron.

Los LeBaron también han sido víctimas de la violencia en México.

Julián LeBarón

Reuters
Julián LeBarón se convirtió en activista por la paz en México tras el asesianto de dos miembros de su familia en 2011.

Eric LeBaron, de 16 años, fue secuestrado por narcotraficantes en 2009. Su familia presionó exitosamente al gobierno en busca de ayuda y aseguró su liberación.

Como represalia, en 2011 un cartel mató al hermano de Eric, Benjamín, y a su cuñado Luis Widmaren.

Enfadado por la violencia, Julián LeBaron se unió ese año a un movimiento de paz nacional fundado por el poeta Javier Sicilia.

Según reportó la prensa, LeBaron y Sicilia rompieron en 2012. Pero después del asesinato del primo de Julián y otros miembros de la familia el 4 de noviembre, Sicilia escribió una carta de condolencia alentando a Julián a trabajar para “poner un verdadero alto a tanto dolor”.

Integrados a México

Como muestra su activismo por la paz, los LeBaron están más integrados en la sociedad mexicana que otros grupos minoritarios religiosos que he estudiado.

Los LeBarons han buscado durante mucho tiempo conexiones con otros mexicanos para hacer proselitismo sobre sus creencias.

Julián LeBarón y Javier Sicilia

Getty Images
Julián LeBarón se unió al Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad del poeta Javier Sicilia.

Y Alex LeBaron, de 39 años, de esta comunidad, ha trabajado para el gobierno de Chihuahua.

De 2015 a 2018 , incluso fue un funcionario electo. También se casó con una mujer mexicana, Brenda Ríos, en una ceremonia católica.

Al igual que otros mexicanos del norte, los LeBaron son una comunidad completamente transfronteriza. Gran parte de su poder adquisitivo en México proviene de las remesas enviadas por familiares hombres que trabajan en Estados Unidos.

Al igual que sus vecinos, los LeBaron son vulnerables a la violencia que los rodea.

El número de muertos en México en 2019 está en camino de superar los 33.341 asesinatos registrados en 2018.

A pesar de que la nueva Guardia Nacional fue creada para combatir el crimen, el año pasado fue el año más mortal de México desde que comenzó el recuento moderno hace 20 años.

Una camioneta con impactos de bala

Reuters
El caso de la familia LeBarón asesinada el 4 de noviembre causó repercusión tanto en México como en EE.UU.

La violencia en el estado de Chihuahua, donde la tasa de homicidios ha disminuido notablemente en los últimos años, está repuntando.

Por lo tanto, los LeBaron pueden tener una historia de fondo poco común.

Pero desde los secuestros hasta los horripilantes asesinatos, comparten una familiaridad con la tragedia que muchos mexicanos conocen demasiado bien.

*Rebecca Janzen es profesora asistente de Español y Literatura Comparada en la Universidad de Carolina del Sur (EE.UU.) .Esta nota apareció originalmente en The Conversation y se publica aquí bajo una licencia de Creative Commons.

Puedes leer el artículo original en este enlace.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=Vj_t9HtAFOY

https://www.youtube.com/watch?v=vFY6U5zH1-4

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.