close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro Archivo

El gobierno gastará casi 120 mil millones en programas prioritarios sin reglas de operación

Programas como Jóvenes Construyendo el Futuro y Sembrando Vida operarán sin tener metodología, manuales o criterios de selección de beneficiarios.
Cuartoscuro Archivo
Por México Evalúa y Animal Político
6 de marzo, 2019
Comparte

Este año fueron asignados 119 mil 500 millones de pesos a subsidios de 11 programas considerados prioritarios, pero que funcionarán sin Reglas de Operación, es decir, sin establecer metodología, manuales o criterios de selección de beneficiarios.

Entre éstos, se encuentran principalmente el de inclusión laboral Jóvenes Construyendo el Futuro, por el que se paga 3 mil 600 pesos mensuales a los beneficiarios; la Pensión para el Bienestar de las Personas con Discapacidad Permanente, que reparte 2 mil 550 pesos bimestrales, o las 100 Universidades que se pretende crear.

Leer: Adultos mayores y becas a jóvenes se llevan 57 % de recursos de programas prioritarios de AMLO

Estas 11 acciones emblema, que están en el Anexo 26 “principales programas” del Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) 2019, concentran el 33% del presupuesto etiquetado como “otros subsidios”, que son los que no cuentan con Reglas de Operación y que en total suman 358 mil 689 millones de pesos, de acuerdo con un análisis del PEF elaborado por México Evalúa.

El gobierno ha justificado que funcionarán con Lineamientos de Operación en lugar de Reglas. Sin embargo, no tienen los mismos estándares para garantizar la correcta distribución de apoyos y vigilar la calidad del programa.

“Los lineamientos y las reglas de operación persiguen los mismos objetivos, sin embargo, las reglas de operación tienen una regulación más estricta que los lineamientos. Las reglas de operación están reguladas en la Ley Federal de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria (LFPRH), así como en la Ley General de Mejora Regulatoria y además año con año su regulación se plasma en el Decreto de Presupuestos de Egresos de la Federación (DPEF)”, detalló México Evalúa.

Los Lineamientos no son sometidos a la aprobación de la Comisión Nacional de Mejora Regulatoria (Cofemer), no cuentan con metodología, procedimientos, manuales, formatos, convenios, convocatorias ni criterios de selección de beneficiarios.

Programas emblema sin Reglas

En el decreto de PEF se estableció una excepción a qué programas debían tener reglas y cuáles no, sin mayor justificación de por qué:

“Quedan exceptuados los programas dirigidos a incrementar la oferta educativa a nivel superior y los programas de reconstrucción”, señaló el artículo 10 transitorio.

Sin embargo, el propio documento contradijo esa excepción, ya que incluyó programas de producción agropecuaria y ganadera, de alimentación, la pensión para personas con discapacidad y el de siembra de árboles, entre otros.

El subsidio que más recursos tendrá sin reglas para gastar es el de Jóvenes Construyendo el Futuro, distribuido entre dos secretarías. La de Trabajo y Previsión Social (STPS) dispondrá de 40 mil millones para este programa, y Educación Pública (SEP) de otros 4 mil 320 millones.

Le sigue la Beca Universal para Estudiantes de Educación Media Superior Benito Juárez, a cargo de la SEP, con 17 mil 280 millones. En este caso no se publicaron ni siquiera Lineamientos de Operación, aunque las Reglas de Prospera indican que ese programa se convertirá paulatinamente en el de Becas Benito Juárez para todos los niveles educativos.

Después están Sembrando Vida, de la Secretaría del Bienestar (antes de Desarrollo Social, Sedesol), con 15 mil millones; el programa de Producción Para el Bienestar, de Agricultura y Desarrollo Rural (Sader, antes Sagarpa) con 9 mil millones; y la pensión para Personas con Discapacidad, de 8 mil 500 millones, administrados por Bienestar.

Para el Programa Nacional de Reconstrucción Nacional hay 8 mil millones, que serán ejercidos en su mayoría por la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu), y en menor medida por la SEP, Salud y Cultura.

El resto de la lista lo conforman el programa de Precios de Garantía a Productos Alimentarios Básicos, con 6 mil millones distribuibles sin Reglas de Operación; el de Agromercados Sociales y Sustentables, de 5 mil 408 millones; los Créditos Ganaderos a la Palabra, que distribuyen 4 mil millones; el programa de Fertilizantes y las Universidades para el Bienestar Benito Juárez, con mil millones asignados cada uno.

Cada vez más programas sin Reglas de Operación

México Evalúa detectó que desde 2014 ha ido a la baja el presupuesto asignado a programas con Reglas de Operación, y han ejercido todavía menos de lo presupuestado. Por el contrario, el gasto real de los programas sin Reglas se disparó en 2015 por encima de lo presupuestado para estos subsidios, y fue aún más alto que lo de programas regulados.

Justo en 2018, el último año del sexenio de Enrique Peña Nieto, se dio una de las diferencias más significativas: se habían etiquetado 301 mil millones con Reglas y 275 mil sin; pero al final del año, se ejercieron 275 mil con y 384 mil sin. Es decir, se gastó sin regulación un 40% más de lo programado.

El nuevo gobierno de Andrés Manuel López Obrador cambió la distribución de lo presupuestado: se asignó a programas con Reglas de Operación 260 mil millones, la cantidad más baja en los últimos 7 años, y a subsidios sin reglas 358 mil, que pese al incremento, se queda por debajo de lo que realmente se gastaba de esta manera con Peña Nieto.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Thanksgiving: el poco conocido origen mexicano del pavo que se come en Acción de Gracias en EU

En el centro de la mesa en la cena de Acción de Gracias de Estados Unidos no puede faltar un pavo horneado. Pero quizás no muchos saben que la variedad domesticada de esa ave tiene sus orígenes en la región central de México, donde se conocía y criaba desde épocas prehispánicas.
27 de noviembre, 2019
Comparte
Un pavo o guajolote

Getty Images
En Estados Unidos se producen más de 2,400 millones de kilos de productos de pavo cada año, según la Federación Nacional del Pavo de EE.UU.

Nueve de cada 10 estadounidenses se sentarán a la mesa este jueves para comer pavo en la celebración de Acción de Gracias (Thanksgiving), la fiesta más tradicional de ese país.

Las familias se reúnen, así tengan que viajar miles de kilómetros, para comer pavo horneado, puré de papas, salsa gravy y salsa de arándanos, pan de maíz, entre otros acompañantes.

Pero lo que pocos saben es que el plato del centro de mesa, el pavo, tuvo su origen hace siglos en el centro de lo que hoy es México.

La Meleagris gallopavo mexicana (su nombre científico) es la especie de la cual derivó el pavo moderno y se crió desde hace más de 2,000 años en Mesoamérica, la región que abarca desde el centro de México hasta el norte de Costa Rica.

“El pavo es de origen mesoamericano absolutamente”, le dice a BBC Mundo el doctor Andrés Medina, etnólogo del Instituto de Investigaciones Antropológicas de la Universidad Nacional Autónoma de México y coautor de “Huexolotl: presente y pasado”, una amplia investigación sobre esta ave.

Una ilustración de caza de guajolotes silvestres en México

Getty Images
El pavo o guajolote, como se le llama en México, ya era criado domésticamente durante la época prehispánica y colonial.

Los arqueólogos han encontrado evidencias de que es en la región del centro de México, en particular en la zona de influencia de la cultura teotihuacana en el periodo clásico del año 300 al 900 d.C., donde el ave estaba más establecida.

“Aparece desde la época clásica de Teotihuacán y ahí se difunde a otras partes del centro, y en el área maya (sur de México) muy tardíamente. Fue un regalo del centro hacia las rutas comerciales de Centroamérica”, dice Medina.

Se le nombróhuexolotl en la lengua náhuatl, la cual era hablada por los mexicas (el pueblo que desciende de los aztecas).

Esa palabra viene de huey, que significa grande o gigante, y Xólotl, que era una deidad de la cultura mexica.

Un plato de mole con guajolote

Getty Images
La forma tradicional de comer guajolote en México es en un plato con mole, una salsa de origen prehispánico-colonial.

En La leyenda de los Soles” de la cosmología prehispánica se dice que Xólotl “es un dios que se transformó en guajolote al huir de un sacrificio”, apunta Medina.

“Era un animal importante en los sacrificios que se hacían en los rituales agrícolas. Y posteriormente se consumió de muchas maneras”, abunda.

En México hasta la actualidad el pavo o guajolote es un plato que se acostumbra en celebraciones muy variadas, cocinado al horno en las cenas navideñas, principalmente en las ciudades, o en salsa de mole en bodas de pueblos más tradicionales.

Su viaje por el mundo

A pesar de ser un ave criada durante siglos en el centro de México y algunas partes de Centroamérica, el pavo o guajolote fue conocido en el resto del mundo a partir de la época colonial de la Nueva España (1521).

Los españoles lo llevaron a Europa y desde ahí comenzó a extenderse por el resto de ese continente y más allá, lo que llevó al ave a ser conocida de formas diferentes a la castellanización de “huaxolotl“.

Un criadero de pavos en Estados Unidos

Getty Images
En Estados Unidos es más común la crianza del pavo de plumaje blanco, una variante del pavo domesticado.

Una de las más curiosas es el nombre que se le dio en Inglaterra, donde comerciantes lo llevaron desde la región turca de lo que hoy es Estambul y por ello fue nombradoturkey coq, o gallina turca.

Al ser llevados desde el lejano este, otros productos también eran conocidos como “turcos”, como las alfombras persas que fueron llamadas “turkey rugs“, e incluso solo por el hecho de ser comerciados por turcos adquirían ese nombre, como la harina de India llamada “turkey flour“.

¿Y cómo se llama el pavo en Turquía? Se le llama “hindi”, de India, posiblemente porque Cristóbal Colón buscaba llegar a India en su viaje que terminó en América.

“Como muchos productos mesoamericanos, no se sabía de dónde venían y entonces se crearon diversas fantasías que daban cuenta del origen de elementos nuevos que llegaban, como también el chocolate, el tomate, la papa, etcétera”, dice Medina.

¿Cómo llegó a EE.UU.?

Los peregrinos que emigraron de Inglaterra llevaron el pavo de regreso a América en el siglo XVII.

Aunque no fue fiesta nacional hasta 1863, la tradición de Acción de Gracias se remonta a 1621, año en que los primeros colonizadores en el noreste del país ofrecieron una cena conjunta con los indígenas locales para celebrar su primera cosecha en América.

En Estados Unidos se conocen otras variedades de Meleagris gallopavo, pero esas son silvestres.

Una mesa de Acción de Gracias

Getty Images
El pavo es el plato central de las cenas de Acción de Gracias en la tradición estadounidense.

Y ya en el siglo XX comenzaron a añadirse más rituales relacionados a Acción de Gracias.

Cuando el presidente de Estados Unidos Harry S. Truman recibió un ejemplar de la Federación Nacional del Pavo de EE.UU. para celebrar Acción de Gracias en 1947, inició la tradición del pavo presidencial que continuaría año tras año.

“Más antigua que nuestra nación es la costumbre sagrada de descansar de nuestras labores por un día en el momento de la cosecha y de dedicar ese día a las expresiones de gratitud al Dios Todopoderoso por las muchas bendiciones que nos ha colmado”, dijo Truman al recibir el pavo en 1947.

A partir de 1989, el presidente George H. W. Bush agregó un ritual: el perdón presidencial al pavo.

Trump da el perdón presidencial a un pavo

EPA
Como sus predecesores, el presidente Donald Trump ha ofrecido el perdón al llamado “Pavo Nacional de Acción de Gracias”.

Los mandatarios desde entonces han salvado a las aves de ser sacrificadas para ser el centro de mesa de la cena. Y también los pavos han sido bautizados cada año con un nombre.

“Parece que nuestro invitado especial está comprensiblemente nervioso, pero déjenme asegurarles, este buen pavo Tom no terminará en la mesa de nadie, no este chico. Se le ha otorgado un perdón presidencial en este momento”, dijo Bush aquella vez.

Millones de otros “Tom” sí terminan en la mesa para deleite de los estadounidenses.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la última versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=YPmLtudnWbo

https://www.youtube.com/watch?v=NphJULxY5ng

https://www.youtube.com/watch?v=iKOxDhRdnj4&t=13s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.