close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Localizan sin vida a tres jóvenes desaparecidos por la policía de Sinaloa; una víctima estaba embarazada

David, Margarita y Alfredo Elías fueron privados de la libertad y desaparecidos por policías municipales de Ahome, Sinaloa, en julio de 2015; sus familiares ubicaron sus cuerpos en una fosa clandestina.

El 21 de julio de 2015, David, Margarita y Alfredo Elías fueron privados de la libertad y desaparecidos por policías municipales de Ahome, Sinaloa, tras ser señalados como “sospechosos”, dada su pertenencia a la comunidad gitana de dicha localidad.

México tiene una crisis forense, las morgues del país están sobrepasadas, dice la titular de la Comisión de Búsqueda

Su delito: ir de puerta en puerta, preguntando a las personas si tenían autos viejos que les interesara vender, ya que se ganaban la vida arreglando esos autos y revendiéndolos.

Tres años después de la desaparición, en agosto de 2018, los jóvenes fueron localizados, pero no por las autoridades, sino por sus mismos familiares, en una fosa clandestina, con dos disparos en la cabeza cada uno.

Las víctimas, sin embargo, fueron cuatro, explica Carola, mamá de David, ya que la cónyuge de su hijo, Margarita, tenía entre dos y tres meses de embarazo.

“Aún así la mataron”, lamenta.

En total, en el estado de Sinaloa se tiene detectada la participación de policías municipales de Ahome en al menos once casos de desaparición forzada, destaca el abogado Guillermo Naranjo, integrante de la asociación civil IDHEAS Litigio Estratégico en Derechos Humanos (que da acompañamiento legal a la familia de estos tres jóvenes) y en todos los casos el común denominador es la impunidad.

En el caso de David, Margarita y Alfredo Elías, por ejemplo, se logró identificar a 10 policías municipales implicados en su rapto y desaparición forzada, sin embargo, sólo contra tres de ellos se emitió una orden de aprehensión, pendiente de cumplimiento hasta la fecha, ya que los agentes fueron alertados por sus superiores sobre el intento de captura, lo que les permitió emprender la fuga.

Búsqueda inmediata, mecanismos especiales: Lo que propone el gobierno para resolver la crisis de desaparecidos

Sinaloa, el mejor peor ejemplo

Aunque Sinaloa es uno de los estados más afectados por la operación del crimen organizado en México, la desaparición forzada de personas es una problemática oculta intencional y sistemáticamente durante más de una década, por todas las administraciones estatales y federales, denunció el representante de IDHEAS.

Dicha estrategia de ocultamiento, de hecho, es evidenciada por las mismas estadísticas oficiales en materia de desaparición, según las cuales, en Sinaloa no existe ninguna persona desaparecida, ni una sola.

Tal como revela el Registro Nacional de Personas Extraviadas y Desaparecidas (base de datos integrada durante los gobiernos federales de Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto), entre 2006 y 2018 se reportaron en Sinaloa un total de 3 mil 912 personas desaparecidas, todas fueron localizadas con vida.

Así, según estas estadísticas gubernamentales, la efectividad en la localización de personas desaparecidas en Sinaloa es absoluta, del 100 %,y y su índice de víctimas muertas es el ideal: 0 %.

Con la renovación de la administración federal (encabezada desde diciembre de 2018 por Andrés Manuel López Obrador) se anunció una revisión a fondo de dicha base de datos, dadas sus evidentes fallas, no obstante, dicho proceso no se ha concluido y, hasta la fecha, el número real de personas desaparecidas en Sinaloa aún es totalmente desconocido.

El caso de David, Margarita y Alfonso Elías, sin embargo, es un ejemplo de que la verdadera situación del problema de desapariciones forzadas en Sinaloa está lejos de las cifras oficiales, que se venían reportando desde el año 2006.

Discriminación y desaparición

En el año 2015, explica el abogado Guillermo Naranjo, el entonces comandante de la Policía Municipal, Gerardo Amarillas Gastélum (asesinado en 2018), convocó a la ciudadanía a que reportara cualquier “alboroto” provocado por “españoles“, como se refieren en dicho municipio a los integrantes de la comunidad gitana, para que dicha corporación se hiciera cargo de ellos.

Este llamado a la ciudadanía, detalla el abogado, se trató de un “acto de criminalización contra la comunidad gitana”, y fue, destaca, el germen de la desaparición forzada que sufrieron los jóvenes David, Margarita y Alfredo Elías.

El mismo día en que ocurrió la desaparición, explica por su parte la señora Carola Marín Yan, “fuimos a todas las unidades donde sabíamos que había policía: fuimos a la Municipal y dijeron que no había reporte; fuimos a la delegación de PGR en Sinaloa, y nos dijeron que no había informes de que hubieran agarrado a los muchachos; fuimos a la Fiscalía del estado, y ahí ni siquiera me quisieron tomar la denuncia”.

Esta actitud omisa de las autoridades motivó a la familias de los tres jóvenes a realizar su propia investigación, a partir de la cual no solo lograron confirmar que David, Margarita y Alfredo Elías habían sido “reportados” por un ciudadano, sino que lograron identificar y contactar a esa persona, quien les contó los hechos.

Según lo narrado por ese ciudadano, explica el abogado Naranjo, “los muchachos llegaron al domicilio (del quejoso), en donde inmediatamente les impiden la entrada y les dicen que se vayan. Pero, además, la persona de ese domicilio llamó a la Policía Municipal de Ahome, para decir que unas personas con apariencia de ‘españoles’ querían entrar a su casa y pidió que los investigaran”.

Según el testimonio de esta persona, la policía efectivamente llegó al lugar, capturó a David, Margarita y Alfredo, a quienes realizaron una revisión física.

Luego, los policías informaron al ciudadano que formuló la queja que los detenidos no tenían ningún elemento que los vinculara a actividades delictivas y por ello, según le informaron los agentes municipales, dejarían ir a los tres jóvenes.

No obstante, luego de eso, David, Margarita y Alfredo Elías fueron desaparecidos.

Gobierno mexicano deberá pagar 1.5 millones de dólares a familia de tres jóvenes desaparecidos por el Ejército

Impunidad

A raíz de las investigaciones realizadas por la misma familia de los jóvenes, no solo logró identificarse la queja ciudadana que originó su privación de la libertad y desaparición. También logró identificarse a los tres policías que realizaron la detención, y a otros siete con los que trabajaban coordinadamente.

Contra esos tres policías directamente involucrados en los hechos, destaca Carola, se emitieron órdenes de aprehensión.

Respecto a esas órdenes de captura, recuerda Carola, el entonces fiscal general del estado, Antonio Higuera, “me dijo que le fuera a informar a cierto comandante, de nombre Jesús Antonio Aguilar Íñiguez, porque no confiaba en él… eso nos dijo, pero luego, cuál fue mi sorpresa cuando me percaté de que fue a ese comandante al que le encargaron ejecutar las órdenes de captura”.

El resultado, explica Carola, fue que ese comandante avisó a la Policía Municipal de Ahome sobre la intención de capturar a sus tres integrantes, y dicha corporación encubrió su fuga.

Inicialmente, detalla, la Policía Municipal explicó que no podía poner a esos elementos a disposición del Ministerio Público, porque los tres habían iniciado su periodo vacacional, “y a partir de ahí ya no se volvió a saber de esas personas”, las cuales “continúan hasta la fecha dadas de alta como policías municipales de Ahome”, a pesar de estar prófugos.

Pese a disculpa pública de Veracruz, familiares exigen justicia por la desaparición de 5 jóvenes en 2016

El hallazgo

En agosto de 2018, tres años después de la desaparición forzada de David, Margarita y Alfredo Elías, una llamada anónima alertó a un colectivo de madres buscadoras sobre la existencia de una fosa clandestina en la región de Los Mochis, Sinaloa, en la cual habían sido sepultados “los tres españoles”.

Las madres buscadoras acudieron al lugar y encontraron siete cadáveres, por lo que dieron parte a las autoridades, para la recuperación de los cuerpos.

A partir de comparaciones de ADN, se pudo confirmar que uno de esos cadáveres era el de Alfredo Elías Bustos, ante lo cual, Carola presionó a las autoridades para que volvieran al lugar, para seguir buscando los restos de su hijo David, y de su nuera Margarita.

“Yo entonces le pedí al Ministerio Público federal que me ayudaran, porque si ahí estaba Alfredo Elías, ahí tenían que estar los otros dos, y me respondió que ya había ido personal a la fosa en dos ocasiones, sin encontrar nada –detalla Carola–. Yo insistí en ir, batallé con la fiscalía, porque no querían darme la ayuda. Llegamos a Mochis, escarbamos ahí donde me dijeron las mamás buscadoras, y ahí encontramos a David y a Marga. Los encontramos, pero sin la ayuda de la autoridad. Ellos nunca hicieron una búsqueda”.

“Lo único que yo pedía era que los buscaran –recuerda Carola–, porque son tres niños los que me desaparecieron. Pero sólo recibí puras promesas, puros papelitos que dicen que sí me atendieron. El gobierno no me ha apoyado. Lo único que hizo el gobierno fue matar a mis tres hijos”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Cambio climático: la razón por la que se prevé migrarán millones de Centroamérica y México

Para 2050 podría haber entre 1.4 y 4 millones de "migrantes climáticos" mexicanos y centroamericanos, según el Banco Mundial. Las cosechas, cada vez más escasas, y los eventos climáticos extremos harán que más gente deje sus lugares de origen.
24 de septiembre, 2019
Comparte

“Tuve que dejar Honduras porque la tierra que mis padres y mis abuelos sembraban ya no da para vivir. Las cosechas disminuyeron a menos de la mitad. Casi no ha llovido”, le dice a BBC Mundo Pedro, un migrante de Honduras en su paso por México rumbo a EE.UU.

La sequía ha sido especialmente dura en Honduras este año.

Hay regiones en las que no ha llovido desde hace 10 meses y en las que se ha perdido más de la mitad de la cosecha de maíz y frijol. Ha muerto mucho ganado.

El presidente Juan Orlando Hernández declaró a principios de este mes “emergencia por sequía” en el país.

Y como Pedro, cada vez más centroamericanos tendrán el cambio climático entre las razones que los hacen dejar su país e intentar buscar una mejor vida en otro lugar, principalmente en Estados Unidos.

Así lo prevén los expertos, quienes también advierten que impulsará la migración interna en la región.

Es la conclusión a la que llegaba el Banco Mundial en su reporte “Groundswell: prepararse para las migraciones internas provocadas por impactos climáticos”, publicado en marzo del año pasado.

2 millones de “migrantes climáticos”

Según las proyecciones del Banco Mundial, si los impactos del cambio climático no son tan fuertes, para 2050 podría haber entre 1,4 y 2,1 millones de “migrantes climáticos internos” en México y Centroamérica.

En un escenario más pesimista, podrían alcanzar los 3,9 millones, lo que representaría el 1,9% de la población de la región.

Aunque el reporte se centra en la migración interna, el organismo reconoce que “los migrantes climáticos internos no necesariamente se detienen en las fronteras“.

El cambio climático puede inhibir o impulsar la migración a través de las fronteras dependiendo una gama de factores, dice.

“El cambio climático está emergiendo como un potente motor para la migración interna. Y cada vez más puede influenciar la migración por el calentamiento y la falta de agua, que afectará la agricultura”, le dice a BBC Mundo Kanta Kumari Rigaud, la principal autora del informe.

“Además, el aumento del nivel del mar podría hacer las áreas costeras inhabitables”, añade.

Emisión de gases de una planta

Getty Images
Las emisiones de CO2 deben caer en 45% para 2030 para evitar los efectos más catastróficos del cambio climático, según el IPCC.

El clima de la región está de por sí caracterizado por los extremos, con sequias y tormentas tropicales, con mucha lluvia y viento.

Pero estos fenómenos están siendo cada vez más intensos.

Las lluvias de verano están empezando tarde y se volvieron más irregulares, dice el estudio del Banco Mundial.

El organismo prevé, además, que la precipitación fluvial disminuirá en México y América Central el próximo siglo, y asegura que habrá cada vez más eventos climatológicos extremos relacionados con el fenómeno conocido como El Niño.

“El cambio y la variabilidad de clima van a afectar significativamente la producción de maíz y frijoles en Honduras, El Salvador, Nicaragua, y en menor grado en Guatemala”, dice.

Como consecuencia, el cambio climático se traducirá en pérdidas económicas para los pequeños campesinos y en aumento de migración.

Campesinos en América Latina.

Getty Images
“La migración interna inducida por el clima afecta desproporcionadamente a los más pobres, quienes se dedican a los sectores más sensibles al clima, como la agricultura y actividades costeras”, dice Kanta Kumari Rigaud, la autora principal del reporte del Banco Mundial.

“La migración en el área fluctúa en respuesta a la variabilidad del clima”, señala.

Los agricultores que dependen de la lluvia son especialmente vulnerables a las sequías y a los impactos de los ciclones, y sus familias son forzadas a buscar formas de vida alternativas en las ciudades y fuera del país”, asegura.

Los pobres, los más afectados

Los migrantes del clima se irán de los lugares con menos disponibilidad de agua y donde han disminuido las cosechas, así como de los sitios afectados por el aumento del nivel del mar y donde empeoraron las tormentas.

“La migración interna inducida por el clima afecta desproporcionadamente a los más pobres, quienes se dedican a los sectores más sensibles al clima, como la agricultura y las actividades costeras“.

“Además, los desastres naturales y los eventos extremos afectan más a los pobres porque sus recursos para confrontar los riesgos son escasos”, le dice a BBC Mundo Kumari, la autora del informe.

“Sus formas de sustento dependen, además,de ecosistemas cada vez más amenazados“, dice a BBC Mundo Kumari, la autora del reporte.

Atardecer en un terreno afectado por sequía

Getty Images
Si el calentamiento supera ciertos niveles, podría no ser posible detenerlo, dicen los expertos, aunque haya recortes drásticos de emisiones.

La migración tendrá también lugar hacia zonas más protegidas dentro de los propios países, por ejemplo a zonas más altas, como las capitales de México y Guatemala.

Acciones a tomar

Recortar la emisión de gases de efecto invernadero es clave para combatir el cambio climático y, como consecuencia, frenar la migración forzada por este fenómeno.

Pero en paralelo, el Banco Mundial recomienda que se diversifique la economía, para que esta dependa de sectores menos sensibles al cambio climático.

Y también propone llevar a cabo una planeación de este tipo de migración.

Esto implica ayudar a que la población que se pueda adaptar a los cambios de clima se quede en sus lugares de origen, asistir en la movilidad a aquellos que estén en riesgo y preparar los lugares que recibirán a los migrantes.

“La buena noticia es que podemos tomar acciones para influenciar la escala, trayectoria y emergencia de los puntos más vulnerables por el cambio climático”, dice la experta del Banco Mundial. “Pero tenemos que actuar ahora”.

Miranda Hallet

Miranda Hallett
La violencia, las dificultades económicas y el cambio climático son las tres principales causas de la migración, según la antropóloga Miranda Hallet.

Un factor difícil de identificar

Pero el cambio de clima ha sido un factor más difícil de identificar entre los motivos de la migración.

“A menudo esta razón está empaquetada junto con otras fuerzas que empujan a la gente de ir de un lugar a otro y cuesta mucho distinguir qué migraciones son el resultado de los cambios medioambientales“, le explica a BBC Mundo Miranda Hallett, profesora de antropología en la Universidad de Dayton, en Ohio, Estados Unidos.

Hallett, quien estudia la migración en El Salvador desde hace más de 20 años, explica que notó hace unos cinco que cada vez más los campesinos le decían que migraban no solo por falta de trabajo, sino que el medio ambiente cambiaba muy rápidamente y que ya no podían vivir de sus cosechas.

Con su trabajo ha documentado a muchosagricultores que han migrado a EE.UU.

Dice que hablan de sequías cada vez más fuertes y de la degradación de los suelos.

Migrante intentando cruzar a EE.UU.

AFP
La violencia, las dificultades económicas y el cambio climático son las tres causas, interrelacionadas, que la antropóloga Hallett ha distinguido entre los migrantes de El Salvador.

“Son fenómenos que recientemente se ha probado científicamente que se deben al cambio climático”.

Los campesinos saben que sus cosechas son cada vez más escasas y que es cada vez más difícil conseguir agua para regarlas.

3 causas de la migración

Hallett enumera tres causas principales que hacen migrar a la gente de Centroamérica: la violencia, las dificultades económicas y el cambio climático.

Y explica que están interrelacionadas.

De acuerdo a la investigadora, el cambio climático aumenta la desesperación de los jóvenes, que se ven si trabajo y obliga a algunos a unirse a las organizaciones criminales.

Esto a su vez desemboca en más violencia, lo que impulsa también la migración.

“Es una situación compleja y es difícil separar un motivo de otro, pero esos tres son los fundamentales”.

Granos de café en Estados Unidos.

Getty Images
Más del 60% de los que cultivan café en Guatemala, Nicaragua, El Salvador y México han denunciado inseguridad alimentaria durante el ciclo de cosecha.

La crisis del café

La producción de café, crucial para miles de agricultores de El Salvador, Guatemala y Honduras, es especialmente vulnerable a las variaciones del clima.

Y es esa una de las razones, además de que cayó su precio a nivel mundial, por la que muchos están dejando de sembrarlo.

En la última década, más del 60% de los agricultores de café en Guatemala, Nicaragua, El Salvador y México han denunciado inseguridad alimentaria durante el ciclo de cosecha, según la Asociación de Especializados en Cafés de América (SCAA, por sus siglas en inglés).

“Trabajaba en una finca de café, pero cada vez había menos cosecha y por la bajada de los precios me despidieron“, le dijo a BBC Mundo un agricultor de El Salvador que viajaba en la primera gran caravana hacia EE.UU.

Rubén, a quien entrevistó la antropóloga Hallett, está ahora en Estados Unidos intentando conseguir el estatus de asilo.

Migrantes en frontera sur

AFP
El Banco Mundial recomienda planificar la migración por cambio climático.

La economía de su familia dependía de sembrar café en El Salvador. Eran parte de una cooperativa a la que cada vez le cuesta más sostenerse.

Según la antropóloga, este caso representa un fenómeno mucho más extenso y global de personas que abandonan sus lugares, directa o indirectamente por el cambio climático y la degradación del ecosistema.

“El gran desafío es crear un ambiente ordenado para la migración internacional, porque con el cambio climático será cada vez más numerosa. Y no vendrá sólo de Centroamérica”, dice la antropóloga.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=Vj_t9HtAFOY

https://www.youtube.com/watch?v=SZ4KLIapfTw

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.