close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro Archivo

Resolución de juez del Edomex impide a madre tener voz en el juicio por el asesinato de su hijo

"Ahora resulta que yo no tengo derecho a participar en el juicio, ¿qué, yo no soy víctima?", acusó Arcadia, madre de Francisco Iván Serrano, asesinado en 2011.
Cuartoscuro Archivo
Comparte

Arcadia Celia Hernández es mamá de Francisco Iván Serrano, músico trompetista de la Orquesta Sinfónica Nacional y del IPN, así como integrante del grupo de reggae Los Rastrillos, quien desapareció en el año 2011.

Lo último que supo la familia de Iván fue que, el día de su desaparición, el músico tenía pactada una visita al domicilio de su expareja, en el Estado de México, para negociar los términos de su divorcio, reunión a la que Francisco Iván sí llegó, tal como él confirmó a su familia a través de mensajes de celular.

Leer: Negligencia de Procuraduría retrasó la búsqueda de una niña desaparecida en Tlaxcala: CNDH

Después de eso, sin embargo, nada más se supo de él.

Luego de dos años de búsqueda propia, en 2013 Arcadia encontró a su hijo, sin vida, en una fosa común del Estado de México, a donde había sido trasladado en calidad de desconocido.

Francisco Iván fue asesinado el mismo día de su desaparición, con un golpe contundente en el cráneo. Luego, su cuerpo fue despojado de las identificaciones que portaba (para evitar que fuera reconocido) y finalmente fue abandonado en un baldío.

La búsqueda e investigación realizada por Arcadia Celia en los tres años que Francisco Iván permaneció en calidad de desaparecido no sólo permitieron encontrarlo,  sino también identificar y recabar evidencias sobre las personas que presuntamente perpetraron su asesinato y desaparición: la expareja del músico y el concubino de ésta.

Leer: Rosa lleva seis años buscando a su hija desaparecida en San Fernando, Tamaulipas

El primero en ser detenido, gracias a la información recabada por Arcadia y proporcionada al Ministerio Público, fue el concubino, Rodrigo González Tinajero, quien tras ser arrestado declaró que Francisco Iván fue asesinado, para que su aún esposa pudiera deshacerse de él, y cobrar una pensión por viudez.

Según la confesión de Rodrigo González Tinajero, la cónyuge de Francisco Iván lo atrajo al domicilio de sus padres en el Estado de México, y al entrar, el concubino le propinó un golpe en la cabeza con un objeto contundente. Su cuerpo fue ocultado en un baño hasta la medianoche y después trasladado a un baldío lejano. Según esta confesión, ambos perpetradores huyeron luego por separado.

En su intento de ocultarse, Rodrigo González Tinajero se enroló como policía estatal en Nuevo León, donde finalmente las investigaciones de Arcadia Celia permitieron ubicarlo y detenerlo.

Leer: Localizan sin vida a tres jóvenes desaparecidos por la policía de Sinaloa; una víctima estaba embarazada

Estas investigaciones, cabe destacar, fueron realizadas por Arcadia Celia en su calidad de “coadyuvante” del Ministerio Público, calidad que luego se elevó a la de “acusadora coadyuvante”, al iniciar el juicio que concluyó con una sentencia de 55 años de cárcel para Rodrigo González Tinajero.

A partir de la información proporcionada por el sentenciado, fue posible también la captura de Mónica “N”, cónyuge de Francisco Iván, en el año 2016, en cuyo juicio nuevamente fue reconocida la calidad de “acusadora coadyuvante” a la mamá de la víctima, dada su condición de “ofendida”.

No obstante, a más de dos años de iniciado el juicio (aún en marcha), el pasado 28 de febrero de 2019, la juez estatal María del Carmen Sánchez Sánchez declaró “precluido”, es decir, cancelado, el derecho de Arcadia Celia, mamá de Francisco Iván, de actuar como “acusadora” en el proceso contra Mónica “N”.

La razón: que un funcionario de la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas, que ejerce como asesor victimal de Arcadia, no asistió a una audiencia el 18 de febrero pasado.

Leer: En 2018, ningún estado usó recursos para buscar desaparecidos; Comisión Nacional gastó 1.4% de presupuesto

Aún cuando este asesor victimal intentó justificar su inasistencia, explicando que debió acudir a otra audiencia relacionada con un caso distinto, de los diversos que tiene a su cargo, la notificación que le fue dirigida establece que “no se le requirió que justificara el motivo de su inasistencia”, y que, por el contrario, a partir del 18 de febrero de 2019, quedó precluido su “derecho procesal” a dar asistencia a la señora Celia Arcadia, así como el derecho de ésta a “continuar en su carácter de acusador coadyuvante” en el juicio que se sigue contra Mónica “N”.

“Ahora resulta que yo no tengo derecho a participar en el juicio –lamentó Arcadia–, ¿qué, yo no soy víctima? Yo acuso a los responsables, porque mi hijo ya no está aquí para enfrentarlos en un juicio, pero yo sí, yo soy su madre.”

En la queja presentada contra esta resolución ante la Contraloría del Poder Judicial del Estado de México, además, Arcadia explica que esta juez “me refirió que mi derecho de acusadora coadyuvante había precluido” con lo cual “violenta mi derecho al acceso a la justicia, porque no me permite ser escuchada”, ni formular cuestionamientos a los testigos, tal como puede hacer la coadyuvancia del Ministerio Público.

Además, denunció, el derecho a tener un asesor victimal está consagrado en la Ley General de Víctimas “y esta juez no puede simplemente ignorar esta ley, porque eso es violar la ley”.

Por el momento, sin embargo, Arcadia Celia, quien buscó y encontró por sus propios medios a su hijo asesinado y desaparecido, quien fue pieza clave en la investigación que permitió la captura de los homicidas, no tiene voz en el juicio que se lleva contra la segunda acusada.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Getty

El meteorito que acabó con los dinosaurios: así fue el último día de los gigantes que dominaron la Tierra

Un nuevo estudio reconstruye lo que pudo haber ocurrido luego del impacto del asteroide que causó la extinción de los dinosaurios hace 66 millones de años.
Getty
10 de septiembre, 2019
Comparte

Los científicos han logrado una nueva evidencia de cómo fue el peor día en la Tierra.

La prueba es un fragmento de roca de 130 metros que obtuvieron en el fondo del Golfo de México.

Esta roca guarda los sedimentos que se depositaron segundos y horas después de que un gran asteroide se estrellara contra nuestro planeta hace 66 millones de años.

Es fácil adivinar a qué impacto nos referimos: el meteorito que causó la extinción de los dinosaurios y el esplendor de los mamíferos.

Un equipo de investigadores británicos y estadounidenses pasaron semanas perforando el cráter que dejó el impacto. Sus hallazgos se suman a otros estudios que ya habían relatado cómo fue este fenómeno catastrófico.

El cráter, de unos de 200 km de ancho, está ubicado en la península de Yucatán en México. Sus zonas mejor conservadas están cerca de las costas del puerto de Chicxulub.

La roca que analizaron los científicos se convierte en un testimonio de lo que se conoce como la Era Cenozoica, o, como les gusta llamarla a otros: la Era de los Mamíferos.

roca

International Ocean Discovery Program/UT
Los distintos componentes de la roca revelan qué ocurrió el día del impacto del asteroide.

Las pistas que da la roca

La roca que estudiaron es una caótica mezcla de material destrozado pero, según los investigadores, está distribuido de tal manera que permite identificar sus componentes.

Los primeros 20 metros de la parte inferior están formados mayormente por escombros vidriosos, provenientes de roca que se derritió por el calor y la presión del impacto.

La siguiente sección está formada por fragmentos de roca fundida, resultado de explosiones que se produjeron cuando el agua se precipitó sobre el material caliente.

Este agua provenía del mar poco profundo que cubría el área en ese momento.

investigadores

University of Texas at Austin/ Jackson School 
Los investigadores extrajeron una porción de roca del cráter de Chicxulub.

Lo que probablemente ocurrió es que el impactó del meteorito empujó el agua hacia afuera, pero cuando esta volvió y entró en contacto con la roca ardiente, provocó reacciones violentas. Es un proceso similar al que ocurre en los volcanes cuando el magma interactúa con el agua de mar.

Esto sucedió durante la primera hora del impacto, pero luego el agua siguió llegando y llenando el cráter.

La roca, entre los 80 y 90 m, está formada por los residuos que había en esa agua.

Evidencia de un tsunami

Más arriba, en la parte interior de la roca, a 130 m de altura, hay evidencia del tsunami. Todos los sedimentos apuntan en una misma dirección y su organización sugiere que se depositaron en un evento de alta energía.

Los científicos dicen que el impacto habría generado un pulso de onda gigante que se habría estrellado en las costas, a cientos de kilómetros del cráter.

tsunami

Getty
El impacto del asteroide causó un tsunami.

Pero la onda también habría tenido un pulso de retorno y son los escombros transportados en este tsunami los que cubren la parte superior de la roca.

“Todo esto ocurrió en el día uno“, le dice a la BBC Sean Gulick, profesor de la Universidad de Texas en Austin y coautor de la investigación.

“Los tsunamis se mueven a la velocidad de un avión. Veinticuatro horas es una cantidad generosa de tiempo para que las olas se alejen y vuelvan a entrar”, dice.

El equipo del profesor Gulick confía en la interpretación del tsunami porque mezclados con los depósitos hay carbón vegetal, evidencia de los grandes incendios que el calor del impacto habría provocado en las tierras cercanas. Todo ese material habría vuelto al cráter por el pulso de onda de retorno.

Azufre en el aire

Curiosamente, lo que el equipo no ve en ninguna parte de la roca es la presencia de azufre. Eso es sorprendente porque el asteroide habría golpeado un fondo marino formado en parte por minerales que contienen azufre.

Por alguna razón, el azufre pudo haber sido expulsado o se habría evaporado. Esto apoya la teoría de cómo los dinosaurios se extinguieron.

dinosaurios

Getty
Los dinosaurios no sobrevivieron al impacto.

Tanto azufre mezclado con agua e inyectado en el aire habría enfriado dramáticamente el clima, causando un gran problema de supervivencia para todo tipo de plantas y animales.

“La estimación conservadora de la cantidad de azufre liberado es de 325 gigatoneladas. Eso es mucho más de lo que se obtendría de un volcán como el Krakatoa, que también puede enfriar el clima durante un corto período”, dice el profesor Gulick.

Los mamíferos superaron esta calamidad… los dinosaurios no.

Cráter Chicxulub: el impacto que cambió la vida en la Tierra

  • Fue un asteroide de 12 km de ancho que cavó un agujero en la corteza terrestre de 100 km de ancho y 30 km de profundidad
  • Dejó un cráter de 200 km de ancho y unos pocos km de profundidad.
  • Hoy, gran parte del cráter está enterrado en alta mar, debajo de 600 metros de sedimentos.
  • En tierra, está cubierto de piedra caliza, pero su borde está trazado por un arco de sumideros.

https://www.facebook.com/BBCnewsMundo/posts/10157613595709665


https://www.youtube.com/watch?v=SZY7ugs_DvI

https://www.youtube.com/watch?v=oFbgfkh4cj8&t=5s

https://www.youtube.com/watch?v=PRfp4J8710k

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.