La Malinche: la desafiante vida de la mujer más despreciada de la historia de México
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

La Malinche: la desafiante vida de la mujer más despreciada de la historia de México

"La Malinche" es considerada como la que tiene la culpa de todas las desgracias nacionales y de todas las batallas perdidas en la historia de México.
9 de marzo, 2019
Comparte

 

Su nombre es sinónimo de traición y de toda una manera de pensar en México.

Ser un “malinchista” suele encender los ánimos en una discusión entre los mexicanos que a lo largo de cinco siglos han aprendido que eso es ser traidor a la patria.

La Real Academia Española lo define como tener “apego a lo extranjero con menosprecio a lo propio”.

Pero el Diccionario de Mexicanismos de la Academia Mexicana de la Lengua va más allá y lo define como un “complejo”: “Que tiene complejo de apego a lo extranjero”.

Y es que el malinchismo es algo que ha estado fijado en la mente de los mexicanos desde la llegada de los conquistadores españoles en 1519, hace ya 500 años.

La idea del malinchismo tiene como figura originaria a una mujer conocida como “la Malinche”, quien pasó de ser heredera de un padre poderoso a esclava y al final traductora, consejera y amante del conquistador Hernán Cortés.

La Malinche junto a Hernán Cortes en un códice

Getty Images
Tanto las crónicas hispanas como los códices indígenas ponen a la Malinche como figura clave de la conquista.

Sin embargo, durante generaciones ha sido reducida a una traidora no solo en el imaginario colectivo, sino también en la narración de la historia predominante.

“La Malinche es considerada como la que tiene la culpa de todas las desgracias nacionales y de todas las batallas perdidas en la historia de México”, dice a BBC Mundo el historiador José Antonio Flores Farfán.

Pero advierte: “Esta idea del malinchismo, de atribuírselo a una sola mujer, es un gesto muy machista, muy misógino”.

Y es que la reducción de la vida de la Malinche a un papel traidor para los pueblos originarios de México resulta cada vez más insostenible a la luz de las investigaciones históricas modernas.

“Esa es una ideología que no quiere ver la complejidad de la historia“, rebate Flores Farfán.

La princesa desechada

Los historiadores han debatido durante mucho tiempo cuáles fueron los orígenes exactos de la Malinche, pero estudios indican que nació al final del siglo XV.

Su nombre en la lengua náhuatl, la hablada por los aztecas, era Malintzin o Malinalli. Pasó sus primeros años de vida en la zona sureste del estado de Veracruz, cerca de Coatzacoalcos.

La Malinche

Getty Images
Malintzin nació en el seno de una familia poderosa, pero pronto cayó en desgracia.

El cronista Bernal Díaz del Castillo, quien acompañó a Hernán Cortés en sus travesías, relató en una de sus obras que a Malintizn le correspondía ser heredera de los dominios de su padre.

Era hija de un cacique local que falleció cuando ella era una niña, por lo que su madre, Cimatl, contrajo matrimonio con otro jefe indígena de la zona con quien concibió un varón.

El conflicto de quién era el heredero del cacicazgo fue solucionado cruelmente para Malintzin.

“Para que en ello no hubiese estorbo, dieron de noche a la niña a unos indios de Xicalango, porque no fuese vista, y echaron fama que se había muerto“, explica Díaz del Castillo.

En el mercado de Xicalango, la niña fue comerciada como esclava y finalmente cayó bajo el dominio del cacique de Tabasco.

Entregada a Cortés

Hernán Cortés había emprendido su campaña por la conquista de México cuando se enfrenó al pueblo maya de Tabasco en la batalla de Cintla en la que resultaron victoriosos los europeos.

El cacique del lugar, para “apaciguar” al español, le hizo varios regalos como una veintena de esclavas entre las que estaba Malintzin.

Hernán Cortés

Getty Images
Hernán Cortés consiguió la conquista de México para la corona española en 1521.

Como en ese tiempo era aceptado el concubinato (barraganía) pero solo con mujeres bautizadas, Malintzin recibió la purificación de la fe católica y el nombre de Marina.

Entonces fue entregada por Cortés a su capitán Alfonso Hernández, pero el conquistador pronto descubrió el gran valor que tenía la mujer que sabía náhuatl y maya, así como sus variantes.

Y más allá de eso, pronto Cortés la hizo su propia amante cuando ella tenía 15 años.

“De una condición noble a la de esclava, abandonada y negada por su padres, pasa a muy temprana edad a manos de desconocidos, violada por los invasores castellanos en la pubertad”, describe Flores Farfán.

En su travesía hacia la toma del Imperio azteca, entre 1519 y 1521, la mujer dejó de ser Malintzin y Marina, y se encumbró en lo más alto de la avanzada conquistadora como Doña Marina.

La Malinche en una ilustración de una caravana conquistadora

Getty Images
Los documentos gráficos de la época mostraron en un lugar dominante a la Malinche en la expedición de Cortés.

Doña Marina

Tanto los documentos de los cronistas de la época como los códices indígenas muestran cuál era la alta posición que alcanzó la joven indígena apenas salida de la adolescencia entre los conquistadores.

“Doña Marina tenía mucho ser y mandaba absolutamente entre los indios en toda la Nueva España (…). Sin doña Marina no podíamos entender la lengua de Nueva España y México”, decía el cronista Díaz del Castillo, quien la veía como una mujer “entrometida y desenvuelta”.

Sin embargo, su posición iba más allá de ser una simple traductora con los emisarios de los pueblos, incluidos los del imperio azteca.

Como han comprobado varios expertos el revisar los documentos históricos, logró el entendimiento entre culturas sin el cual la conquista pudo haber sido mucho más violenta.

La Malinche en un códice prehispánico

Getty Images
Varios son los códices prehispánicos que muestran a la Malinche en su labor de mensajera y consejera.

“El multilingüismo la puso en un lugar muy privilegiado. Pero también se le consideró la cara visible de Cortés en el sentido de la interpolación que podía tener con pueblos originarios”, explica Flores Farfán.

“Era una mujer que tenía mucho poder”, añade.

¿Traidora de su sangre?

El pueblo al que pertenecía la Malinche también era súbdito de los aztecas, cuyos gobernantes imponían duros tributos por los cuales no generaban simpatías, sino lo contrario.

Cortés supo de la enemistad de los pueblos indígenas y le sacó ventaja al buscar aliados locales para enfrentar a los aztecas, entre ellos los totonacas y los tlaxcaltecas.

A la Malinche se le atribuye haber usado su conocimiento de la lengua, cultura e idiosincrasia indígena para poner el tablero cargado a favor de los conquistadores.

En particular se le culpa de una de las más grandes masacres de la conquista en Cholula, de la que las crónicas españolas le atribuyeron el descubrimiento de una conspiración para matar a Cortés.

Unos 6.000 cholutecas murieron a consecuencias de la venganza de los conquistadores. Y muchas muertes más hasta la caída del Imperio azteca son vinculadas a la Malinche, quien “traicionó” a su propia sangre.

Dibujo de la conquista

Getty Images
La matanza de Cholula fue una de las mayores masacres de la conquista de México.

Pero una revisión de la información disponible del caso de Cholula y otras batallas no da evidencias de que Marina haya sido la responsable, opina Flores Farfán.

“La historiografía hispana crea un hada madrina, que, locamente enamorada de Cortés, defiende fielmente los intereses castellanos”, sostiene el historiador.

Que fuera traidora es un lugar común. Se le transfieren responsabilidades que le corresponden a otros, y en particular a los mercenarios que masacraron a la población originaria”, añade.

La “chingada”

Desde la década de 1960, movimientos de feministas comenzaron a hacer una revisión de quién fue realmente la Malinche y qué papel jugó en la conquista española.

A partir de entonces, se empezó a desentrañar que no fue solo la traductora que se unió a los españoles sino una mujer desechada por su familia por su género, esclavizada, violada y pasada “de mano en mano” hasta ser entregada a los españoles.

Cortés y Catlina Juárez

Getty Images
Tras la conquista, Cortés se reunió con su esposa, Catalina Juárez, y la Malinche quedó de lado para él.

Doña Marina no solo estuvo al servicio de Cortés como mensajera y consejera, sino también como amante con quien procreó a Martín Cortés, quien es el primer mexicano mestizo conocido con nombre y apellido.

El poeta Octavio Paz en “El laberinto de la soledad” incluso la ejemplifica como epíteto de la “chingada”, una de las expresiones con más carga peyorativa del español mexicano.

“Si la chingada es una representación de la madre violada, no me parece forzado asociarla a la conquista, que fue también una violación, no solamente en el sentido histórico, sino en la carne misma de las indias”, escribe Paz.

El símbolo de la entrega es doña Malinche, la amante de Cortés. Es verdad que ella se da voluntariamente al conquistador, pero éste, apenas deja de serle útil, la olvida”, añade.

Y esa es la suerte que corrió la Malinche, a quien en sus textos y memorias Cortés la deja en el olvido.

No así en el imaginario de los mexicanos, donde hasta la actualidad queda bien fijada como la traidora.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=_cDXqCfnycM

https://www.youtube.com/watch?v=cqGT5wh5REw

https://www.youtube.com/watch?v=rUrDvYJtKPU&t=16s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Cuartoscuro

La exigencia de vacuna contra la viruela símica suma voces; personas que viven con VIH preparan amparo

Colectivos y activistas reclaman que el gobierno federal sigue sin responder a sus demandas para adquirir el fármaco como medida para proteger a poblaciones vulnerables. Ante la situación, ya preparan un recurso legal.
Cuartoscuro
Por Marcela Nochebuena 
26 de octubre, 2022
Comparte

“Me siento especial, pero no de la mejor manera”, dice Adrián Andrés al iniciar el relato de su experiencia tras haber contraído el virus de la viruela símica, “una infección que no tiene muchos antecedentes y que se convierte en un proceso en el que quizá ni siquiera el doctor está seguro de qué puede recomendarte”.

Contra todo lo indicado en el caso de cualquier enfermedad o alteración a la salud, dice que esta vez Google fue su mejor amigo. Al momento del “rush”, recuerda, cuando se acude a la prueba de una enfermedad “tan exótica, desatendida y desinformada”, lo que diga el médico es bien recibido, pero cuando la consulta acaba y se digiere, solo queda la certeza de que falta más información, detalles, recomendaciones. 

Aún dentro de su periodo de recuperación, Adrián difundió una carta abierta a las autoridades mexicanas para la adquisición de la vacuna contra la viruela del mono. En tanto, el Grupo de Apoyo Colibrí, las asociaciones Di Ramona y Fomento Educativo Quauhnahuac y la Red VIHchotxs echaron a andar el proyecto “Red de activismo para garantizar el suministro y aplicación de la vacuna contra la viruela del mono a personas que viven con VIH o sida en México”.

Su estrategia consiste en llevar a cabo actividades sociales y jurídicas para garantizar la adquisición de la vacuna para personas con VIH, así como difundir información de prevención, acompañamiento, contención y difusión. Además de entregar peticiones específicas a diputados y senadores para solicitar su intervención, una de las acciones centrales será la presentación de un amparo el 4 de noviembre, para el que siguen recabando firmas.

“La idea surgió a raíz de que, desde que se dio en el país el primer caso de viruela del mono, las respuestas de las autoridades en México, de la Secretaría de Salud concretamente, hacia el mismo, fue dejarlo pasar. En los últimos meses el crecimiento ha sido muy rápido y desde agosto, tomamos la decisión de iniciar lo del amparo”, señala Iván Villamil, de Red VIHchotxs.

Lee: Viruela del mono: casos en México llegan a dos mil 654, un alza semanal de 7.5%

Un proceso de desconocimiento

Adrián recuerda que, después de visitar la Clínica Condesa en la CDMX —y aun con el reconocimiento de que es uno de los mejores servicios de atención para quien contrae el virus—, llegó a su casa a investigar más datos sobre el contagio, precisiones como la duración de las llagas en la piel o cuáles son los fluidos más susceptibles para la transmisión. 

“Cuando quieres aprender de una enfermedad, hay muchos factores. Salí de la consulta parcialmente satisfecho; entonces, empecé a preguntar a amigos médicos, a buscar en internet qué más podía encontrar para aclarar mis dudas, porque lo más fuerte es el proceso de desconocimiento”, asegura.

Aun así, se siente afortunado de haber estado en la capital. Recuerda que, por ejemplo, Yucatán es uno de los estados con más casos y se pregunta a qué atención especializada puede recurrirse ahí. Efectivamente, de los 2 mil 654 casos confirmados que México ha alcanzado en cuatro meses y que ya se han expandido a todas las entidades, Yucatán ocupa el segundo lugar en incidencia: número de contagios por cada 100 mil habitantes.

Además, Adrián tiene la ventaja de tener enlace con comunicólogos y activistas. Ahora que ha permanecido en aislamiento y haciendo cuentas, calcula que se dio cuenta del contagio casi dos semanas después de que ocurrió. El periodo de incubación —remarca— es de tres a cinco días, en los que ya se adquirió el virus aunque aún no sea contagioso, pero pasan aproximadamente otros 10 para que aparezcan las lesiones en caso de no ser asintomático. 

De este modo, sumado a la falta de accesibilidad de pruebas, es difícil enterarse con rapidez, por lo que puede existir un periodo de contagio a otros sin que la persona lo sepa. “Solamente te hacen la prueba si tienes lesiones; porque si tienes fiebre o dolor de cabeza, nadie va a una clínica a menos de que sea crónico”, relata.

En su caso, una fiebre de 41 grados no fue el único síntoma, sino también el dolor de cabeza, náuseas y vómito, pero si no hubiera tenido lesiones, no habría contemplado la posibilidad de que fuera viruela símica. “La piel toma tiempo en sanarse; la fiebre y el dolor de cabeza me duró cinco días, pero de ahí en fuera, las ronchas hasta que se te alivie la piel, porque es contagioso hasta que no sana toda”, explica. 

Recuerda que al principio parecían “granitos” o “piquetes”, como una espinilla que no parece alarmante, pero ya con la evolución, ahora ha cumplido casi tres semanas con las lesiones: “Sigo encerrado, en periodo de contagio, a pesar de que ya voy de salida, pero es molesto y tedioso porque una llaga en la piel se puede infectar; depende de la humedad, de cómo te cuides y de tu sistema inmune; entonces, a mí me está tomando tiempo”.

En su caso, está por cumplir el mes y —subraya— buena parte de las personas que pertenecen a poblaciones LGBT enfrentan otras complicaciones como no contar con salarios fijos, seguro médico y prestaciones. Además, la actuación del gobierno  —lamenta— ha sido lenta y tropezada, con muchas respuestas ambiguas. Admite que algunas veces no ha estado muy familiarizado con algunos movimientos, como ahora, que se acercó hasta que la enfermedad lo alcanzó. 

Viruela del mono

FOTO: Cuartoscuro

Adrián asegura que es una persona muy consciente de su salud: en tratamiento de PrEP, con vacunas contra COVID y contra VPH. Sin embargo, para él fue igualmente alarmante por tratarse de un virus que afecta a una población específica. El 98% de los contagios se presenta en hombres, principalmente de 30 a 39 años. La mayor parte se da por contacto sexual. Adrián dice sentirse discriminado. 

“Todas las gráficas indican que esta es la población más afectada, ¿por qué no nos están atendiendo? Si fueran mujeres embarazadas, ya hubieran puesto las vacunas, o si fueran niños, pero como son hombres que cogen con hombres, caso omiso. Se vuelve un poco desesperante, y no por compararnos, sino porque todos somos poblaciones de la misma sociedad y debemos ser tratados de la misma manera”, asegura.     

“El pasar inadvertido es un mecanismo de defensa que la comunidad LGBT+ domina, sin embargo, hoy me rehúso a no ser visto. La gran mayoría de quienes han dado positivo a VS enfrentan este virus desde el silencio, desde el miedo a que se enteren en su trabajo y los despidan, que sus amistades se enteren y les hagan chistes ridiculizadores, o hasta pedir un medicamento en la farmacia; por primera vez chequé a ver si mi receta decía cuál era la enfermedad porque me daba vergüenza”, dice la carta que hizo pública el 17 de octubre.

Personas con VIH, población prioritaria

Además del amparo y las peticiones a legisladores, los colectivos que organizan la “Red de activismo para garantizar el suministro y aplicación de la vacuna contra la viruela del mono a personas que viven con VIH o sida en México” buscarán también el apoyo de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH). 

“Afortunadamente, ahorita, hasta donde llevamos recorrido, hemos tenido respuesta. También entregamos ya nuestras peticiones en Presidencia de la República y nos contestó la directora del área de prevención y promoción de la salud. Están checando ya la petición, y estamos ahí en la lista”, señala Iván Villamil, de Red VIHchotxs. 

Las personas con VIH están más expuestas a adquirir la viruela del mono, remarca. De acuerdo con un reciente estudio de la revista médica The Lancet, el 44% de las personas contagiadas de las que se recolectaron muestras vivía con VIH. 

En sus peticiones, detalla Villamil, la Red especifica que no solamente habría que considerar a las poblaciones LGBT+ que viven con VIH, sino también a las infancias, a las mujeres que podrían transmitirlo durante el embarazo y a otras poblaciones con vulnerabilidades. Hasta ahora, más de 400 personas se han sumado al amparo.

Los principales puntos de su pliego petitorio son la adquisición de la vacuna, la aplicación prioritaria a personas que viven con VIH, crear programas reales de prevención e información en torno a la viruela del mono, que existan las medidas adecuadas para un estudio más ágil de la enfermedad y campañas de concientización mediante trabajo conjunto con asociaciones civiles.

“Sinceramente, estamos más confiados en que a principios del año que viene o en el mes de febrero, lamentablemente no este año, podrían estar disponibles las vacunas, ya que también hemos estado checando el proceso de elaboración y la empresa que las está gestionando; estaríamos en lista de espera y sería por mediados de enero o principios de febrero que pudiese estar llegando”, añade Villamil. 

“Hay una homofobia implícita absoluta” 

El viernes, durante la más reciente protesta de diversas organizaciones en las instalaciones del Centro Nacional de Programas Preventivos y Control de Enfermedades (Cenaprece) para exigir al gobierno la adquisición de vacunas, Alain Pinzón, de VIHve Libre, aseguró que organizaciones y activistas están perdiendo la paciencia ante la falta de respuestas.

“No han dado la cara. El silencio es enorme, del Cenaprece, la Secretaría de Salud, de todos los organismos. Los únicos que han salido a dar la cara son el Censida, y estamos ya hartas de que el silencio prevalezca ante una situación de salud que está poniendo en riesgo la seguridad, el trabajo, la salud mental y nuestro desarrollo como personas en general, porque el aislamiento está siendo muy largo, nos están corriendo de nuestras chambas, la discriminación y el estigma está bien cabrón”, acusó.

Después de varias reuniones con Censida y a pesar de sus esfuerzos de impulsar el tema, ha quedado fuera de su alcance, pues la autorización debe provenir del subsecretario Hugo López-Gatell. Sin embargo, de su parte no ha habido respuesta, lamentó. El activista recordó que desde agosto ha dicho que se está estudiando la eficacia de una vacuna que ya se está utilizando en otros países de Norteamérica y América Latina.

En tanto, las organizaciones como VIHve Libre reciben cada vez más casos: quienes adquieren el virus no saben de primera instancia qué hacer, entran en pánico, deben aislarse y pedir permiso en sus trabajos; en el caso de trabajadores informales o sexuales, dejan de hacerlo, y existen muchas otras consecuencias indirectas que pudieron ser prevenibles. Mientras los contagios aumentan de manera dramática, dice Pinzón, el único lugar con atención directa es la Clínica Condesa. 

Tras la protesta, el Cenaprece recibió un pliego petitorio donde se solicita información y avances del Grupo de Vacunación respecto del análisis que López-Gatell aseguró que se está realizando desde agosto, definición de grupos prioritarios y poblaciones mayormente afectadas para el acceso a vacuna, así como el estatus de la autorización de la Cofepris de la vacuna disponible para América Latina.

También se incluyó la petición de una explicación del subsecretario sobre sus declaraciones en torno a la eficacia de la vacuna, un informe de las acciones del Cenaprece en conjunto con el Grupo de Vacunación y la Secretaría de Salud, así como una reunión urgente y abierta con el funcionario y un reporte sobre el avance de la descentralización de las pruebas diagnósticas. 

“Nos están afectando a todos los hombres que tenemos sexo con hombres, a la población LGBT; están dejando una homofobia implícita absoluta. El que este gobierno no quiera hacer nada habla mucho de cómo trata a las poblaciones LGBT; todo mundo oficialmente evade el tema, no existimos… Vamos a seguir protestando; parecería que están jugando con nuestra paciencia y se nos está acabando. Las próximas protestas no prometemos ni que sean silenciosas ni nada más cerrar calles. Vamos a hacer absolutamente todo lo posible y lo imposible para obtener vacunas”, advirtió Pinzón.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.