close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Legalización de la tala en el Nevado de Toluca coincide con la reducción de la mariposa monarca

Luego de que entre 2013 y 2014 se autorizara la tala comercial en una zona del Nevado de Toluca, se registró el nivel más bajo de mariposas monarca que llegaron a hibernar al lugar.
Cuartoscuro
Comparte

El pasado 31 de enero de 2019, el gobierno federal encabezado por el presidente Andrés Manuel López Obrador informó que en diciembre de 2018 se registró un aumento de 144% en las colonias de esta variedad de mariposa que hibernan en los bosques de México y a través de un boletín de prensa se subrayó que, derivado de este incremento, “¡la mariposa monarca llega por primera vez al Nevado de Toluca!” (así, con signos de admiración incluidos).

Este incremento de las mariposas monarca que llegan a México fue calificado (según el boletín oficial) como “una noticia muy positiva” por el titular de la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas, Andrew Rhodes, “ya que es el mayor número de hectáreas ocupadas por esta especie desde el periodo 2006-2007”.

Lee: La pobreza que mata a la mariposa monarca

Lo que no informaron las nuevas autoridades federales, sin embargo, fue que entre 2014 y 2018, en el Nevado de Toluca se registró el más grave descenso en las colonias de mariposa que hibernan en sus bosques.

Además, el gobierno federal omitió informar que este descenso en las colonias de mariposa monarca que llegan al Nevado de Toluca coincide con el inicio de operaciones de tala comercial en esta reserva natural, luego de que el expresidente Enrique Peña Nieto eliminara las disposiciones legales que la protegían desde 1936.

Tal como revelan informes oficiales elaborados por la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales, y por la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (órgano desconcentrado denominado de la primera), para el año 2012 se tenían identificados dos puntos de hibernación de mariposas monarca dentro de la reserva natural Nevado de Toluca, denominados “Cerro del Amparo” y “Palomas”.

Eso revela, de entrada, que es falso que en 2018 la mariposa monarca llegara “por primera vez” al Nevado de Toluca, tal como informó el gobierno federal en enero pasado, ya que desde 2004 se tienen detectadas dos colonias en dicha reserva natural.

Según estos reportes oficiales, en 2012, las colonias de monarca en el Nevado de Toluca abarcaban en conjunto mil 300 metros cuadrados de bosque.

Lee: Las mariposas monarca que ayudan a prisioneros en su encierro

Sin embargo, para el periodo diciembre 2013-enero 2014, cuando se autorizó la tala comercial de los primeros 12 mil 428 metros cúbicos de madera en el Nevado de Toluca, el área de hibernación de mariposas monarca dentro de esta reserva natural disminuyó hasta llegar a 200 metros cuadrados (una reducción de 85% de un periodo para otro).

Según los registros oficiales, ese fue el nivel más bajo de mariposas monarca del que se tenga registro en los bosques del Nevado de Toluca, desde que comenzó su medición.

La relación entre la tala y la amplitud de las colonias de monarca en el Nevado de Toluca, de hecho, puede verse también en los años siguientes.

Para 2015, por ejemplo, el volumen de tala comercial autorizada por el gobierno federal se redujo notablemente respecto del año anterior, al disminuir a sólo 1,908 metros cúbicos de madera extraída.

Ese año en que la tala en el Nevado de Toluca se redujo, las colonias de mariposa monarca mostraron signos de recuperación, al pasar de 200 metros cuadadros ocupados, a 900 metros cuadrados, un aumento de 77%.

Lee: El muro de Trump amenaza la supervivencia de la mariposa monarca

Para 2016, sin embargo, la Semarnat (con Rafael Pacchiano como su titular) autorizó elevar la tala comercial hasta 154 mil 897 metros cúbicos de madera en el Nevado de Toluca, y nuevamente las colonias de mariposa monarca en los bosques de esta reserva natural cayeron a 440 metros cuadrados ocupados (una reducción de las mariposas de 48% de un año para otro).

Efecto mariposa

En el año 2017, el volumen de tala en el Nevado de Toluca aumentó nuevamente, hasta llegar a 181 mil 631 metros cúbicos de madera extraída.

No obstante, en ese año, los registros oficiales indican que el área ocupada por las mariposas monarca en esta reserva natural aumentó también y, de hecho, alcanzó su nivel más alto desde que comenzaron los registros, hasta ocupar una hectárea completa.

¿Qué pasó en ese año? ¿Se recuperaron las colonias de mariposas?

En 2017, en la Reserva de la Biósfera Mariposa Monarca se puso en marcha un operativo policiaco contra la tala clandestina, lo que implicó la presencia permanente de elementos de la Gendarmería en estos bosques.

Lee también: La bonanza del aguacate mexicano amenaza a la mariposa monarca

Sin embargo, los puntos de hibernación que se ubican dentro del Nevado de Toluca no forman parte de la Reserva de la Biósfera Mariposa Monarca, sino que son adyacentes y, por ello mismo, los únicos puntos de hibernación que ese año no enfrentaron la presencia permanente de la policía fueron los del Nevado de Toluca.

De hecho, aunque en 2017 la concentración de monarcas fue mayor en el Nevado de Toluca, los registros oficiales indican que la población total de mariposas (que incluye las colonias de la Reserva de la Biósfera, y las del Nevado) en realidad disminuyó 14.7%.

Cabe destacar que llas autoridades atribuyeron esta reducción a tormentas y nevadas en Estados Unidos y Canadá, no al operativo permanente de la policía en el principal santuario de estos insectos.

Para la temporada diciembre 2018-enero 2019, efectivamente, la población total de mariposas monarcas mostró una recuperación de 144%, al pasar de 2.4 hectareas a 6 hectáreas, en un sólo año. Ese aumento coincide con la declaratoria de erradicación de la tala clandestina en la Reserva de la Biósfera Mariposa Monarca, y por lo tanto el éxito del operativo realizado en esa zona.

Es decir, para 2018, la tala se suspendió en la Reserva de la Biósfera, pero en los bosques adyacentes, los del Nevado de Toluca, ese año se autorizó talar 147 mil metros cúbicos de madera.

Ahí, donde la tala continuó, las poblaciones de monarca disminuyeron 25%, según los reportes de Conanp.

Epílogo: un enorme cubo de madera

Desde que el expresidente Enrique Peña Nieto eliminó las disposiciones legales que protegían el Nevado de Toluca, las autoridades federales han autorizado la extracción de 497 mil 893 metros cúbicos de madera de esta reserva natural.

Los árboles talados durante los últimos cuatro años en el Nevado de Toluca equivalen a un bloque de madera de medio kilómetro de altura, medio kilómetro de ancho, y medio kilómetro de profundidad.

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Getty Images

Más dióxido de carbono: la paradójica propuesta contra el cambio climático

Investigadores de la Universidad de Stanford, en Estados Unidos, quieren transformar un gas dañino en otro menos dañino para mejorar las actuales condiciones climáticas.
Getty Images
28 de mayo, 2019
Comparte

Suena como una teoría ilógica: la idea de lanzar intencionalmente más dióxido de carbono a la atmósfera para mejorar las actuales condiciones climáticas que tantos científicos advierten que amenazan la vida en la tierra tal cual la conocemos.

Pero eso es lo que plantean los investigadores de la Universidad de Stanford, en Estados Unidos, con una propuesta de convertir un gas invernadero dañino en otro menos dañino y así ayudar a reducir el cambio climático.

Los investigadores añaden que la estrategia también podría generar ingresos económicos para quienes la adopten.

El estudio, publicado en Nature Sustainability -un sitio especializado en políticas y soluciones de sostenibilidad- describe un potencial proceso mediante el cual el metano, un extremadamente potente gas invernadero, se convierte en dióxido de carbono, un gas que tiene menos impacto en el cambio climático.

En 2018, el metano -generado en su mayoría por actividad humana- alcanzó concentraciones atmosféricas dos veces y media mas grandes que en los niveles preindustriales.

Aunque la cantidad de dióxido de carbono en la atmósfera es mucho mayor, el metano es 84 veces más potente en términos de su efecto sobre el calentamiento global a través de los primeros 20 años desde cuando es despedido al aire.

Además, sostienen los científicos, las fuentes de emisiones de metano -resultado de los cultivos de arroz y crianza de ganado, por ejemplo- pueden ser muy difíciles y costosas de eliminar.

Beneficio neto

Por eso arguyen que el intercambio de un gas por el otro representa un beneficio neto significativo para el clima.

“Si se perfecciona, esta tecnología podría revertir las concentraciones de metano y otros gases en la atmósfera a niveles preindustriales”, indicó Rob Jackson, profesor de Ciencia del Sistema Tierra de la Universidad de Stanford y líder del proyecto.

Chimeneas de fábrica emiten dióxido de carbono

Getty Images
Habría que retirar cientos de miles de millones de toneladas de dióxido de carbono de la atmósfera para regresar a los niveles preindustriales.

La mayoría de las propuestas para estabilizar la temperatura global a 2° centígrados por encima de los niveles preindustriales dependen de las estrategias que combinan tanto la reducción de más dióxido de carbono entrando en la atmósfera como la eliminación de las cantidades ya existentes a través de la siembra de más árboles y otras técnicas de captura de carbono.

Pero estas reducciones de dióxido de carbono típicamente contemplan el retiro de cientos de miles de millones de toneladas y, sin embargo, no restauran la atmósfera a sus niveles preindustriales.

En contraste, dicen los investigadores, las concentraciones de metano podrían reducirse a niveles preindustriales con sólo remover 3.200 millones de toneladas de ese gas de la atmósfera y convirtiéndolos en cantidades de dióxido de carbono equivalente a las emisiones de unos cuantos meses de actividad industrial.

Según alegan los científicos de Stanford, su estrategia podría eliminar aproximadamente una sexta parte de todas las causas actuales del calentamiento global.

“Es una alternativa para compensar estas emisiones vía la eliminación del gas metano para que no haya un efecto neto en el calentamiento de la atmósfera”, explicó Chris Field, coautor de la propuesta y director del Instituto Stanford Woods para el Medio Ambiente.

¿Cómo se haría la conversión?

A nivel molecular el metano tiene mucha energía atrapada. Es un combustible que usamos para la calefacción o para cocinar.

Moléculas de metano

Getty Images
El metano está muy diluido en la atmósfera para ser atrapado fácilmente.

Pero está en concentraciones tan pequeñas en la atmósfera, que atraparlo presenta complicaciones, y tan diluido, que no se puede quemar.

Los investigadores proponen un escenario de enormes estructuras de abanicos que succionen el aire y lo pasen por cámaras giratorias que contienen unos químicos llamados zeolitas que actúan como catalizadores.

Los zeolitas son minerales con amplias superficies microporosas que pueden retener moléculas como cobre y hierro y servirían como un filtro para atrapar el metano y convertirlo en dióxido de carbono.

Ese dióxido de carbono se despediría otra vez a la atmósfera a través del calentamiento de las moléculas atrapadas.

Aunque hay otra opción de almacenar el metano y convertirlo en otros productos, esta sería demasiado costosa y añadiría complejidad al proceso.

Zeolita

Getty Images
Los zeolitas actúan como esponjas que atrapan el metano.

Negocio rentable

Según el profesor Rob Jackson hay un mercado que se puede crear para esta tecnología, que vendría de gente, compañías o países dispuestos a pagar para retirar los gases de la atmósfera.

“Ya hay un precio que pagar para la emisión de gases invernadero. Ya está en práctica en varios lugares del mundo y se expandirán en las próximas décadas”, declaró en un video de la Universidad de Stanford emitido por las redes sociales.

El proceso de convertir metano en dióxido de carbono podría ser rentable con un precio impuesto a las emisiones de carbono mediante una política apropiada, sostiene el estudio.

Si en este siglo los precios para compensar por esas emisiones de carbono suben a US$500 o más por tonelada, como la mayoría de los modelos proyectan, cada tonelada de metano retirada podría valer más de US$12.000.

Un complejo de filtros de zeolita del tamaño de una cancha de fútbol podría genera millones de dólares al año en ingresos, mientras que retira metano dañino de la atmósfera, aseguran.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=UtuieuqZq7M&t=11s

https://www.youtube.com/watch?v=azQhsNWpbU4&t=12s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

¡Muchas gracias!


Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.