El gobierno prioriza derechos... pero no los de las mujeres, dicen especialistas
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

El gobierno prioriza derechos... pero no los de las mujeres, dicen especialistas

En sus primeros tres meses, el gobierno ha tenido acciones acertadas como el plan emergente contra la violencia, pero otras han sido anuncios improvisados o se han evitado ciertos temas.
Cuartoscuro
Por Tania Casasola
23 de marzo, 2019
Comparte

Al gobierno de Andrés Manuel López Obrador le ha faltado una estrategia con perspectiva de género: ha mostrado desconocimiento de programas para mujeres víctimas de violencia, ha evitado pronunciarse en temas como la despenalización del aborto e incluso priorizó el combate a la corrupción sobre los derechos de las mujeres.

Especialistas consultadas aseguran que aunque es difícil hacer un balance de estos primeros 100 días de gobierno, los anuncios sobre estancias infantiles y refugios para mujeres, fueron malas señales que dejaron ver la falta de una visión con perspectiva de género.

Prioriza el tema de la corrupción sobre los derechos

Durante su discurso en la conmemoración del Día Internacional de la Mujer en el patio central de Palacio Nacional, el mandatario puso por delante el tema del combate a la corrupción, antes que los derechos de las mujeres.

A las asistentes les pidió unir todas las causas para combatir la corrupción “como asunto prioritario” del país. Se dijo convencido de que sólo así se acabará la desigualdad social y económica, la pobreza, el abandono y la discriminación.

Al respecto, Rebeca Lorea Hernández, abogada en políticas públicas del Grupo de Información en Reproducción Elegida (GIRE), señala que el tema de la corrupción no está peleado con las problemáticas de las mujeres, pues también las afecta. “Es una lucha que tiene que ir en paralelo. A una mujer también le afecta la corrupción, un ejemplo está en la atención obstétrica de emergencia. De pronto nadie sabe qué pasó con los insumos, por qué no llegaron, si se perdieron en el camino, se los robaron, están retenidos en una bodega, por ejemplo. Tenemos que estar incluidas en estos temas”.

“Estos detallitos son focos rojos y hay que voltear a verlos y tener una recomendación al respecto. Las declaraciones y las acciones del gobierno muestran que hace falta perspectiva de género en todas las decisiones de política pública”, destaca Hernández.

AMLO calla sobre despenalizar el aborto

“Soy dueño de mi silencio”, así es como respondió López Obrador al ser cuestionado sobre su postura en torno a la despenalización del aborto. “Me reservo mi opinión, no quiero tomar partido”, apuntó durante una de sus conferencias matutinas.

Propuso que en temas polémicos las decisiones se tomen a partir de consultas ciudadanas. “Siempre cuando hay discrepancias, lo mejor es la democracia”, sostuvo.

Ante este planteamiento, Lorea Hernández, de GIRE, asevera que la interrupción legal y segura del embarazo es un derecho humano, el cual debe garantizarse, no consultar. “El aborto no es un tema que se pueda poner a discusión pública”.

Afortunadamente, dice, no es una decisión que dependa de él, la discusión más bien está en el ámbito legislativo, en los congresos locales.

Uno de los puntos positivos, destaca tanto GIRE como Simone de Beauvoir, es el balance de la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, quien planteó que, mediante un Código Penal nacional único, el gobierno federal podría procurar la protección de mujeres que interrumpen embarazo y evitar que sean revictimizadas.

Ana Joaquina Ruiz, del Instituto Simone de Beauvoir, dice que sería positivo tener un pronunciamiento más claro del mandatario respecto a la despenalización del aborto. “El presidente debería hacer un alto en el camino e incorporar mucho más la perspectiva de género en su discurso como en sus acciones”.

Las especialistas advirtieron también que las iniciativas de Morena, en especial de la senadora Lilly Tellez para defender el derecho a la vida desde la concepción son “intentos regresivos en materia de derechos reproductivos”.

López Obrador prefiere también evadir el tema del matrimonio entre parejas del mismo sexo, pues no quiere polemizar, pero esto manda un mensaje conservador, coinciden las especialistas.

Plan emergente

El gobierno federal anunció el 6 de marzo una serie de acciones de carácter emergente y alcance nacional para enfrentar la violencia en contra de las mujeres y disminuir la incidencia de delitos como feminicidios, desapariciones de mujeres, violencia y abusos sexuales, entre otros.

Las especialistas ven positivo que la finalidad del plan emergente reconozca que la violencia hacia las mujeres, tanto en el ámbito público como en el privado, es un asunto de Estado.

La académica de la UNAM, Verónica López Nájera destacó la propuesta de un Código Penal Único para que las mujeres puedan interrumpir su embarazo y no ser revictimizadas.

De acuerdo Cecile Lachenal, coordinadora del programa de género de Fundar, aunque ya se anunció un plan contra la violencia hacia las mujeres, éste no es suficiente, pues se desconoce qué diagnóstico se está haciendo, qué datos se están usando. Los datos del Sistema Nacional de Seguridad Pública no coinciden con los datos de las Fiscalías, por ejemplo.

Apuntó que es urgente definir una metodología para hablar de feminicidio y determinar cuáles son los grupos en situación de mayor vulnerabilidad. “La violencia no necesariamente es la misma en el Edomex que en Guanajuato, en Baja California o en Guerrero. De esta información se van a derivar las políticas públicas, entonces si tenemos mal la información, pues vamos a enfocar mal la política pública”.

Otra decisión positiva de esta administración, de acuerdo con el Instituto de Liderazgo Simone de Beauvoir, es el programa piloto para trabajadoras del hogar, que implica un salario y la afiliación al IMSS; el aumento al salario mínimo, que, aunque no está atravesado por un discurso de género particularmente, sí beneficia a las mujeres.

A decir de Ivonne Acuña, de la Ibero, el gobierno debe ir más despacio en sus decisiones y confiar más en las organizaciones de la sociedad civil que han hecho muy buen trabajo, y hacer sinergias.

“Entiendo que el presidente quiera centralizar los programas en función de la enorme corrupción que se dio en las administraciones pasadas. Me parece que la política es correcta; sin embargo, creo que El Estado no necesita centralizarlo todo”, destaca.

¿Decisiones improvisadas?

De acuerdo con Ivonne Acuña, académica de la Ibero, hay algo de improvisación en el gobierno y falta de coordinación con los integrantes del gabinete, principalmente porque primero se toma una decisión, y al siguiente día otra.

Un ejemplo de estas decisiones fue dejar en manos de la Secretaría de Gobernación los refugios para mujeres víctimas de violencia extrema. El 22 de febrero, la Secretaría de Salud informó que los refugios ya no recibirían recursos, hasta analizar cuál sería la mejor manera de utilizar el dinero.

Pero un día después, la Secretaría de Salud volvió a subir la misma convocatoria en su web, sin dar mayor explicación. Después, Jesús Ramírez, vocero de la Presidencia, declaró que los apoyos se otorgarían a las mujeres de manera directa. Lo mismo dijo López Obrador, hasta que finalmente aseguró que los refugios seguirían operando.

Cecile Lachenal, coordinadora del programa de género de Fundar, considera que las medidas que se han tomado muestran que no hay un entendimiento de la violencia de género y su gravedad, llegando, incluso, a minimizar la violencia que se da en el ámbito familiar.

Te puede interesar: No queremos dinero, queremos protección: historias de mujeres en refugios de la sociedad civil

A pesar de estos cambios en el discurso, Verónica López Nájera, académica de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM, considera que son los primeros 100 días y se cometen errores, pero de todo esto hay un punto rescatable.

“Hay una crítica que no cae en el vacío, sí hay una respuesta, un intento de estar corrigiendo. Lo que hemos considerado errores sí se han debatido, se han reconsiderado y eso es un elemento muy interesante que no se habían visto en otros gobiernos”.

Asimismo, destaca la importancia del contrapeso y la crítica de activistas y de organizaciones de la sociedad civil, “quienes están cada vez más informadas y dispuestas a decir esto no puede ir por aquí por estas razones”.

Por ejemplo, la Red Nacional de Refugios defendió la necesidad de estos espacios para mujeres ya que las víctimas, en general, no denuncian ni acuden a las instituciones de gobierno porque no les creen y se les revictimiza.

Para Adriana Jiménez Patlán, directora de la Red por los Derechos Sexuales y Reproductivos en México, el cambio del discurso en el tema de refugios habla mucho del desconocimiento que hay en este tipo de programas.

“Me parece que el presidente debe rodearse de personas que sepan cómo funcionan los refugios. Antes de dar una declaración debe analizar, plantear una estrategia, pero no borrarlo todo de golpe y luego salir a dar declaraciones distintas”.

Estancias infantiles y estereotipos de género

Otro anuncio polémico del actual gobierno fue quitar los recursos a las estancias infantiles para dar el apoyo económico de forma directa a la madre, padre o tutor.

De acuerdo con Jiménez Patlán, con el tema de las estancias el Estado se está deslindando de su obligación y transfiriendo la responsabilidad de la seguridad, cuidado y educación de los niños a las familias.

Rebeca Lorea Hernández, de GIRE, asegura que la entrega de recursos directamente a la madre “es una decisión que claramente no toma en cuenta la perspectiva de género bajo el pretexto de una corrupción de la que no se han mostrado datos claros”.

“Entendemos la parte de transparentar recursos y que se acabe la corrupción, pero esto no puede ser a costa de las mujeres, las niñas y los niños”, afirma.

Otro tema central que surgió cuando se dio este anuncio es que las tareas de cuidado siguen viéndose como una tarea exclusiva de mujeres, de madres y abuelas, pues el secretario de Hacienda, Carlos Urzúa, dijo: “Con eso (dinero) se puede ayudar a la abuela que va a cuidar, quizá mejor a los niños que las propias estancias infantiles”.

Lee: Abuelas cuidarían mejor a los niños, dice Urzúa sobre dar dinero directo a familias y no a estancias infantiles

Para Cecile Lachenal, de Fundar, esta declaración reproduce estereotipos de género, pues asigna a las abuelas el rol de cuidadoras.

“El Estado debe proveer otras posibilidades para el cuidado que no reproduzcan los estereotipos de género, que no asigne a las abuelas, a las mujeres, a tener el rol de cuidadoras, sin que haya otra opción. Para algunas familias esa es una opción, pero no puede ser la única, algunas no tienen esta red familiar como apoyo, entonces cuáles son las opciones que les quedan”, dice Lachenal.

Ana Joaquina Ruiz, de Simone de Beauvoir, señala que la discusión de las estancias también lleva a replantear el tema de cuidados.

El acceso a guarderías ha sido una demanda derivada de las condiciones de desigualdad -en acceso y disfrute a múltiples derechos como trabajar- que enfrentan las mujeres al ser, por cultura de género, las principales responsables del cuidado de los y las hijas.

“El tema de cuidado no puede seguir colocándose solo sobre los hombros de las mujeres ya que esto genera una carga de trabajo que aumenta la brecha entre mujeres y hombres, incrementando la desigualdad social y de género, sobre todo en contextos de extrema pobreza”, dice Ana Joaquina.

¿Y el Femsplaining? Del dicho al hecho

Cuando aún era presidente electo, Andrés Manuel López Obrador pasó de decirle a reporteras “corazoncitos”, a besar a una periodista en la mejilla sin su consentimiento durante su gira por Tijuana, Baja California.

López Obrador calificó estas acciones como un “cariño”, pero para defensoras de los derechos de las mujeres refleja “una normalización de expresiones machistas usadas de manera cotidiana y entendidas como cortesía”, que minimizan el trabajo de las periodistas.

En ese contexto, las académicas y especialistas en temas de género, cuestionan lo que se defendía en campaña con el documento llamado Femsplaining, que Morena difundió, y que explica qué es machismo y las propuestas del entonces candidato presidencial a favor de la población femenina.

“Históricamente, a las mujeres nos han relegado al segundo lugar. Nos han dicho que detrás de un gran hombre está una gran mujer. Nos han impuesto el papel de cuidadoras, musas, acompañantes, nunca de protagonistas. Si han existido siempre mujeres destacadas, ¿por qué no las vemos en los libros de Historia?”, es la premisa con la que abre el documento.

El texto aborda los temas más urgentes que afectan a las mexicanas: la elevada tasa de feminicidios, la brecha salarial, la violencia obstétrica, el acoso callejero, el acceso a la educación o la feminización de la pobreza.

Este era un documento bastante light, asegura Jiménez Pantlán, sin embargo, las mujeres en este país esperábamos un cambio, se habló de una agenda en la que se incluirían las problemáticas de las mujeres. Las representantes del gabinete se dijeron dispuestas a ir a una “revolución feminista”, ¿a dónde se fue toda esa propuesta?, cuestiona la directora de la Red por los Derechos Sexuales y Reproductivos en México.

Mujeres en cargos públicos no garantizan igualdad

Durante el periodo de campañas electorales, López Obrador presentó a su gabinete como el primero en tener una conformación paritaria, con ocho mujeres secretarias de Estado, varias subsecretarias y mujeres con cargos directivos en el gobierno.

Ahora, la Cámara de Diputados es la más equitativa en cuanto a igualdad de género, pues la diferencia entre hombres y mujeres que la integran es la menor en toda la historia de México. Está conformada por 241 mujeres y 259 hombres, mientras que, en el Senado de la República, hay 63 mujeres y 65 hombres.

Esto representa un avance para el sector femenino, si se toma en cuenta que en el periodo 2000-2006, el Senado estuvo conformado por 108 hombres y apenas 20 mujeres. Entre el 2006 y el 2012 había 22 mujeres y 106 hombres. Del 2012 al 2018, 42 mujeres y 86 hombres.

De acuerdo con Jiménez Pantlán, un Congreso y un gobierno paritario es muy importante, pero se necesita que las mujeres sean más visibles, “que alcen la voz y tengan un posicionamiento claro frente a la defensa de nuestros derechos, pues las mujeres en cargos públicos no garantizan igualdad”.

Además, dice Lachenal, es importante que tengan una agenda de derechos de mujeres, donde el tema de la despenalización del aborto, por ejemplo, se suba a la arena pública. “Y es que no precisamente la presencia de mujeres es positiva para las mujeres, debe haber un trabajo de defensa de los derechos”, añade.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

La COVID-19 quizás no se vaya nunca: ¿cómo aprendemos a convivir con ella?

Los científicos están convencidos de que el virus llegó para quedarse. Lo que eso significa para nuestra vida diaria aún está por verse. Hablamos con expertos sobre los distintos escenarios posibles para el futuro.
22 de julio, 2021
Comparte

La COVID-19 ha infectado a más de 185 millones de personas y ha causado cuatro millones de muertes en todo el mundo desde que fue clasificada como una pandemia por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Hay grandes esperanzas de que la vacunación pueda llevar al mundo de regreso a algún tipo de normalidad, aliviando las restricciones que han moldeado nuestras vidas durante los últimos 16 meses.

Sin embargo, los científicos están cada vez más convencidos de que el coronavirus llegó para quedarse.

En enero, la revista científica Nature preguntó a más de 100 inmunólogos, virólogos y expertos en salud de todo el mundo si se podía erradicar el Sars-Cov-2.

Casi el 90% de los encuestados dijo “no”: hay evidencia, dijeron, y que es probable que el coronavirus se convierta en endémico y continúe circulando en el mundo.

Esto no es desconocido en la batalla de la humanidad contra las enfermedades, pero este virus presenta algunos desafíos específicos.

Entonces ¿cómo predice la ciencia que tendremos que vivir con la covid-19 en los próximos años?

¿Por qué no podemos deshacernos de la covid-19, en primer lugar?

Foto histórica de un niño con sarampión

Getty Images
El sarampión es un caso raro de una enfermedad viral que logró erradicarse, aunque en años recientes han ocurrido algunos brotes.

Erradicar las enfermedades infecciosas no es algo que ocurra todos los días. En absoluto.

De hecho, hasta la fecha, la OMS ha declarado solo dos enfermedades virales oficialmente erradicadas, la viruela y la peste bovina.

Y solo la viruela, una afección antigua que creó epidemias a lo largo de la historia de la humanidad y causó hasta 500 millones de muertes en el siglo XX hasta su erradicación en la década de 1980, es comparable a la covid-19 en términos de distribución geográfica y alcance.

Un conjunto único de circunstancias ayudó a erradicar la viruela, principalmente mediante el desarrollo de una vacuna que cortó la transmisión del virus.

Desafortunadamente, las vacunas contra la covid-19 desarrolladas hasta ahora no han logrado el mismo efecto.

“Las vacunas que tenemos hoy en día en algunos casos no previenen la infección. Simplemente modifican la infección y hacen que la enfermedad sea menos grave. Las personas vacunadas aún pueden transmitir el virus a otras”, dice David Heymann, profesor de epidemiología de enfermedades infecciosas en la Escuela de Salud y Medicina Tropical de Londres.

Paul Hunter, profesor de medicina de la Universidad de East Anglia (Reino Unido), va más allá. Él cree que las vacunas no evitarán que contraigamos la covid-19 en el futuro.

“La covid nunca desaparecerá”, anticipa. “Es inevitable que nos contagiemos repetidamente por el resto de nuestras vidas, ya sea que nos hayamos vacunado o no”.

Entonces ¿qué pasará con el nuevo coronavirus?

Ilustración de una molécula del virus Sars-CoV-2.

Getty Images
La covid-19 puede convertirse en una enfermedad endémica como la gripe.

El profesor Heymann es uno de los muchos expertos que creen que la covid-19 se convertirá en una enfermedad endémica, lo que significa que seguirá circulando en grupos de la población mundial durante los próximos años.

Esto no es algo nuevo: los virus de la gripe y los cuatro coronavirus que causan los resfriados comunes, por ejemplo, son endémicos.

La OMS calcula que entre 290.000 y 650.000 personas en todo el mundo mueren cada año por causas relacionadas con la gripe.

Pero estas enfermedades se han vuelto manejables, con un número de muertos que puede estimarse.

Los científicos, y los políticos, esperan que este sea el caso con la covid-19: en este escenario, el virus se mantiene, pero las personas desarrollan cierta inmunidad a través de la vacunación y las infecciones naturales.

Por lo tanto, hay menos casos graves de la enfermedad y las hospitalizaciones y muertes no son de la escala que hemos visto hasta ahora.

El problema aquí es que todavía no sabemos si este virus realmente se comportará de esa manera.

El profesor Heymann lo llama “muy inestable”.

“Cuando este virus se replica en células humanas, muta de vez en cuando. Y algunas de esas mutaciones son motivo de preocupación”.

Pero el experto también dice que la covid-19 puede convertirse en una preocupación menor de lo que es hoy por otros medios.

“Los virus también pueden disminuir en virulencia (gravedad), ya sea por mutación o porque la mayoría de la población está vacunada”.

¿Significa que tendremos que vacunarnos una y otra vez, como hacemos con la gripe?

Dosis de vacunas de covid-19

Getty Images
Todavía no está claro cuánto dura la inmunidad contra el covid-19 provista por las vacunas.

Un virus tiene una “misión”: propagarse a la mayor cantidad de personas posible, razón por la cual las mutaciones son comunes.

“Desde un punto de vista evolutivo, el virus necesita mutar para que pueda infectar más personas. Un virus exitoso es el que se propaga más fácilmente”, explica Trudy Lang, profesora de Salud Global en la Universidad de Oxford.

Los cambios en los virus de la influenza son tan comunes que una red de agencias de salud revisa la composición de las vacunas contra la influenza todos los años.

Hay otras enfermedades, como el tétanos, que requieren inyecciones de refuerzo a lo largo de nuestra vida.

Como sabemos, el coronavirus ha desarrollado al menos cuatro variantes principales, incluida la delta, altamente contagiosa, identificada por primera vez en India y actualmente detrás de los picos en casos en Europa, Asia y EE.UU.

Las estadísticas sugieren que la vacunación está funcionando bien contra la delta; por ejemplo, las últimas cifras del organismo de Salud Pública de Inglaterra muestran que el 82% de todas las infecciones con esta variante entre febrero y junio que terminaron en el hospital no eran personas vacunadas o solo habían recibido una dosis.

Sin embargo, el Sistema Nacional de Salud de Reino Unido (NHS) ha comenzado a planificar una tercera vacuna o “refuerzo” antes del invierno, que se administrará a más de 30 millones de personas.

En EE.UU., los Institutos Nacionales de Salud han comenzado un ensayo clínico con personas completamente vacunadas para estudiar si una vacuna de refuerzo aumentará los anticuerpos y prolongará la protección.

La realidad es que los científicos aún no saben cuánto tiempo durará la inmunidad de las vacunas de covid-19.

Esto se debe a que estas vacunas son bastante nuevas y los investigadores aún están analizando la respuesta inmune a los diferentes tipos de inyecciones disponibles.

“Nadie sabe todavía si necesitaremos más vacunas”, dice el profesor Heymann.

“Es un virus diferente al de la gripe y está mal incluso poner eso en la mente de las personas en la actualidad”.

¿Pueden los encierros convertirse en algo habitual?

Dos niños de Bangladesh durante un confinamiento en su país.

Getty Images
Muchos países se vieron forzados a ordenar confinamientos locales o nacionales durante la pandemia.

Varios países y regiones han tenido que volver a introducir restricciones de viaje y circulación a medida que aumentaban las tasas de infecciones y hospitalizaciones.

Si bien estas medidas ayudaron a frenar la propagación de la enfermedad y aliviaron la presión sobre los sistemas de salud, también causaron daños económicos, incluido el aumento del desempleo.

¿Podrían los encierros seguir siendo parte de un escenario endémico?

Eso dependerá del éxito de los programas de vacunación en la reducción de las admisiones hospitalarias en cada país, dicen los expertos.

En los últimos meses hemos visto intervenciones tanto localizadas como nacionales en todo el mundo: mientras que Australia tenía siete ciudades bloqueadas, Bangladesh optó por un conjunto de restricciones para todo el país.

“En la medida de lo posible, los bloqueos se convertirán en parte del conjunto de herramientas esenciales que los gobiernos utilizarán al abordar los brotes”, le dijo Nicholas Thomas, profesor asociado de seguridad sanitaria en la City University de Hong Kong a la agencia de noticias Bloomberg.

¿Aún tendré que usar mascarilla?

Una mujer y un niño paseando en Long Beach, California, mientras se ve una mascarilla en el piso.

Getty Images
Pocas medidas han sido más controversiales que el uso obligatorio de mascarillas en algunas partes del mundo.

Pocas medidas han sido más controvertidas durante la pandemia que el uso obligatorio de cubrirse la boca. Incluso se convirtió en parte de la provocación política en las elecciones presidenciales de Estados Unidos de 2020.

Pero los científicos apoyan abrumadoramente su uso como una forma de contener la propagación de covid-19 incluso en áreas donde las tasas de vacunación son altas.

“Está claro que no podemos seguir teniendo bloqueos cada vez que hay un brote”, dice la científica del comportamiento Christina Gravert, de la Universidad de Copenhague.

“Pero parece razonable seguir recomendando que las personas que se sientan enfermas se mantengan alejadas del transporte público y trabajen desde casa, o al menos usen una mascarilla cuando estén cerca de otras personas”, agrega.

El uso de mascarillas está muy extendido en algunos países asiáticos, pero no en otras partes del mundo.

Las encuestas sobre las intenciones futuras no son nada alentadoras: en EE.UU. por ejemplo, el uso obligatorio de mascarillas al aire libre para quienes están completamente vacunados se eliminó en abril, y la proporción de personas vacunadas que informaron usar una en todo momento ha disminuido desde entonces de 74% a 63%, según el índice de coronavirus Axios-Ipsos.

La encuesta también encontró que el uso de mascarillas disminuyó entre las personas no vacunadas.

Mientras que algunos argumentan que los gobiernos deberían respaldar el uso de mascarillas en interiores como parte de sus campañas de salud pública, otros creen que dependerá del individuo, y algunas personas pueden optar por usar una como señal de cortesía común, particularmente en el transporte público o espacios abarrotados.

¿Qué pasa con los viajes internacionales?

Actualmente, los gobiernos se debaten entre las consecuencias económicas de las fronteras cerradas para viajes no esenciales y las necesidades de proteger a su población del virus.

Los diferentes países tienen reglas diferentes y expertos como el profesor Heymann critican lo que ven como un esfuerzo global mal coordinado.

“Con la distribución desigual de las vacunas, la OMS no recomendará un ‘pasaporte de vacunación’, pero espero que algunos países los utilicen”, dice.

“Ciertamente no es ético tener un certificado de vacunación si las personas no pueden viajar porque no pudieron conseguir la vacuna o tienen una razón para no vacunarse”.

No obstante, la Unión Europea ya ha desplegado su Certificado Covid Digital, que permite a los ciudadanos y residentes moverse dentro del bloque continental sin estar sujetos a restricciones si han sido vacunados, tienen una prueba negativa válida o se han recuperado recientemente de la enfermedad.

El pasaporte de la vacuna está reconocido por los 27 miembros de la UE, así como por Islandia, Noruega y Suiza.

Pero queda por ver cómo el resto del mundo manejará el movimiento de personas de otros países a través de sus fronteras.

Los viajes internacionales se han desplomado desde marzo de 2020 y la Conferencia de Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (Unctad), estimó que la pandemia costará hasta US$1,4 billones de dólares en ingresos por turismo perdidos durante 2021, y los países de bajos ingresos serán los más afectados.

¿Tendremos alguna vez una “democracia de las vacunas”, y eso influye?

Una mujer siendo vacunada en un área rural de Kenia.

Getty Images
Vacunar a los países más pobres no es solo una cuestión humanitaria, sino que también puede potencialmente limitar las probabilidades de que emerjan nuevas variantes del virus.

Hasta el 5 de julio, un poco más de 1.000 millones de personas han quedado completamente vacunadas contra la covid-19 en todo el mundo, menos del 15% de la población mundial.

“Nuestro mundo está fallando, como comunidad global estamos fallando”, dijo recientemente el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, en una conferencia.

Aparte del tema humanitario, la “democracia de las vacunas” también es importante para mantener a raya las variantes de covid-19.

En una carta abierta reciente, los jefes de la OMS, el Fondo Monetario Internacional (FMI), el Banco Mundial y la Organización Mundial del Comercio (OMC) advirtieron que la escasez de vacunas en los países más pobres crea las condiciones para la aparición de nuevas variantes.

“Cada vez más, se está desarrollando una pandemia de dos vías. La distribución desigual de vacunas no solo deja a millones de personas vulnerables al virus, sino que también permite que surjan variantes mortales y reboten en todo el mundo”, escribieron.

“Incluso los países con programas de vacunación avanzados se han visto obligados a volver a introducir medidas de salud pública más estrictas. No tiene por qué ser así”.

Durante la cumbre más reciente del G7, los líderes de las siete economías avanzadas más grandes del mundo (Canadá, Francia, Alemania, Italia, Japón, Reino Unido y Estados Unidos) se comprometieron a enviar 1.000 millones de dosis de vacunas a los países pobres.

Esto está muy por debajo de las 11.000 millones de dosis que según las estimaciones de la OMS son necesarias para cubrir a la población más pobre del mundo. Y llegar a todos será clave para expandir la inmunidad si el virus estará en circulación en el futuro cercano.

“Existe una responsabilidad humanitaria y de salud pública para asegurarnos de que obtengamos una distribución equitativa de las vacunas en todo el mundo”, dice el profesor Heymann.

¿Los animales todavía presentan un riesgo?

Visón en una jaula.

Getty Images
Un estudio en Dinamarca descubrió que los visones podían contagiar la covid-19 a los humanos.

La lucha contra el SARS-CoV-2 también depende de cómo se comporte el virus en los animales. Hasta la fecha, los científicos apoyan la idea de que este coronavirus se originó en los murciélagos y de que puede haber saltado a los humanos a través de un animal intermediario.

Los estudios han demostrado que puede infectar a gatos, conejos y hámsteres y es particularmente infeccioso en visones: científicos en Dinamarca encontraron evidencia de transmisión de visones a humanos.

Los expertos dicen que mientras haya animales en la naturaleza que puedan contraer el virus, existe el riesgo de que también puedan infectar a los humanos.

“Las enfermedades están ahí fuera. Dada la oportunidad, podrían saltar”, le dijo a la BBC Dawn Zimmerman, veterinaria de vida silvestre del Programa de Salud Global del Instituto Smithsonian de Biología de la Conservación.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=XIphRMBUYy0

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.