close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Reglas de operación de la pensión para adultos mayores no condicionan a tener cuenta con un banco específico

De acuerdo a lo publicado este jueves, los beneficiarios podrán tramitar una cuenta bancaria en la institución de su preferencia.
Cuartoscuro
1 de marzo, 2019
Comparte

En las Reglas de Operación del programa Pensión para el Bienestar de las Personas Adultas Mayores para el ejercicio fiscal 2019, publicadas este jueves en el Diario Oficial de la Federación (DOF), quedó asentado que los beneficiarios no están obligados a tener una tarjeta de un determinado banco.

Entre las obligaciones estipuladas para quienes recibirán el apoyo está la de tramitar ante la institución financiera de su preferencia una cuenta Básica y proporcionar la información de ésta a la oficina de representación correspondiente.  

De acuerdo a información proporcionada en enero por la Secretaría del Bienestar a Animal Político, Banco Azteca sería la institución encargada de emitir las llamadas Tarjetas del Bienestar para los beneficiarios de los programas sociales del gobierno federal, entre los que está el de pensión para adultos mayores.

La Secretaría afirmó entonces que solo se depositarían los apoyos en plásticos de otros bancos en el caso de las personas que ya contaban con uno de alguna otra institución. Pero las reglas de operación del programa no contemplan que las personas no bancarizadas estén obligadas a aceptar la de algún banco en particular.

En lo publicado este jueves en el DOF se asienta que el mecanismo de entrega se realizará por medio de las Delegaciones de Programas para el Desarrollo, en coordinación con la unidad responsable (la Subsecretaría de Desarrollo Social y Humano, a través de la Dirección General de Atención a Grupos Prioritarios), y que éste será mediante tarjeta bancaria.

Pero a los beneficiarios que no cuenten con ese medio de cobro se les realizará el pago en efectivo, a través de las oficinas de representación o de algún medio idóneo. Lo que sí se estipula es que la unidad responsable podrá realizar las acciones tendientes para lograr la bancarización de los beneficiarios.

Ni lo uno ni lo otro

En enero, durante la presentación del programa Pensión para el Bienestar de las Personas Adultas Mayores en el municipio de Valle de Chalco, en el Estado de México y en Iztapalapa, en la CDMX, el presidente Andrés Manuel López Obrador prometió que para mediados de febrero se tendrían que haber entregado ya las 8 millones 500 mil tarjetas bancarias en las que todos los potenciales beneficiarios del programa recibirían su apoyo.

Animal Político llamó este jueves a tres adultos mayores que se encontraban en la presentación del programa, en Valle de Chalco, en el Estado de México, y en Iztapalapa, en la CDMX, y confirmaron que aún no han recibido ni la tarjeta bancaria ni la pensión.

“A mi papá no le ha llegado nada. Ya hemos ido a preguntar hasta la oficina de Morena y no nos saben decir para cuándo llegará. Solo nos dicen que no nos desesperemos. Pero tampoco nos han pedido ya ningún trámite de sacar alguna tarjeta ni nada. Nos dijeron que llegará la tarjeta acá al domicilio”, aseguró Cristina Armas, hija de Casimiro Armas, adulto mayor de 71 años, quién reside en Valle de Chalco y ya está en espera de su pensión desde diciembre.

En la misma situación está Gregoria Estrada Pérez, de 71 años, habitante de la colonia San Antonio Culhuacán, en la alcaldía de Iztapalapa. “No me han pedido que haga ningún trámite en ningún banco. Me dijeron que la tarjeta llegaría aquí a mi casa, pero no me ha llegado, ni tampoco la pensión, yo sigo en la espera”.

Quiénes serán beneficiarios

De acuerdo a las reglas de operación del programa publicadas este jueves, los beneficiarios serán las personas indígenas (que habiten en un municipio catalogado así) adultas mayores de 65 años o más. Para el resto de la población el beneficio se les entregará hasta cumplir los 68 años.

Aunque las personas de 65 a 67 años que ya estén inscritas en el Padrón Activo de beneficiarios del Programa a diciembre del 2018 seguirán recibiendo la pensión, siempre y cuando hayan recibido antes ya algún pago. Los beneficiarios recibirán 1,275 pesos mensuales mismos que se entregarán en forma bimestral. La pensión tendrá cobertura en territorio nacional, por lo que no se entregarán a personas que residan en el extranjero.

La instancia ejecutora y responsable de la pensión es la Secretaría de Bienestar, a través de la Subsecretaría de Desarrollo Social y Humano, la Dirección General de Atención a Grupos Prioritarios (DGAGP) y las Delegaciones de los Programas para el Desarrollo, así como las oficinas que se establezcan para esto.

Las Delegaciones de Programas para el Desarrollo serán las responsables de incorporar a los nuevos beneficiarios al padrón, atender a quienes reciben el apoyo, hacer las visitas domiciliarias y del mecanismo de entrega del subsidio, mediante tarjeta bancaria.

La pensión se suspenderá en caso de que se identifique a personas duplicadas en el Programa, en caso de cobro de apoyos simultáneos o cuando se hayan realizado dos visitas al domicilio del beneficiario y no sea posible ubicarlo, y no se presente él o su representante en la oficina de la representación. Entre las bajas definitivas se considera la renuncia voluntaria, que se debe solicitar mediante escrito.  

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Lisa Marie Shillito Cambridge University

El fascinante hallazgo en unas heces de 8 mil años de antigüedad (y qué revela de nuestros antepasados)

Los coprolitos o excrementos fosilizados fueron encontrados en una aldea neolítica en Turquía. Sus pobladores vivieron 3 mil años antes de que se inventara el retrete o inodoro.
Lisa Marie Shillito Cambridge University
5 de junio, 2019
Comparte

Donde otros ven solamente excrementos, Piers Mitchel ve pistas sobre la historia de la humanidad.

Mitchel es investigador de la Universidad de Cambridge en Inglaterra y uno de los mayores expertos en coprolitos, excrementos humanos fosilizados.

El científico y sus colegas realizaron un extraordinario hallazgo: deposiciones humanas de 8.000 años de antigüedad encontradas en una aldea neolítica llamada Çatalhöyük, en Turquía.

El análisis de las heces no solo mostró aspectos clave sobre la alimentación en una época en la que la humanidad hizo la transición entre la caza y la recolección hacia la agricultura sedentaria.

El estudio también reveló la presencia de parásitos que afectaron a los habitantes de Çatalhöyük.

“Se ha sugerido que el cambio en el estilo de vida resultó en un cambio similar en los tipos de enfermedades”, señaló Mitchel.

“Como el lugar era uno de los más grandes y densamente poblados de su tiempo, este estudio en Çatalhöyük nos ayuda a entender mejor ese proceso”.

Huevos de lombriz

Los científicos analizaron varios coprolitos así como el suelo contaminado con heces en los sitios de entierro. Los coprolitos datan de entre 7.100 y 6.150 a.C.

Entre restos de una dieta omnívora rica en vegetales, los investigadores encontraron huevos de lombriz.

Excavaciones arqueológicos en Çatalhöyük

Scott Haddow University of Cambridge
Çatalhöyük es uno de los sitios mejor preservados del Neolítico.

“Fue un momento especial identificar los huevos del parásito con más de 8.000 años de antigüedad”, señalo Evelena Anastasiou, coautora del estudio publicado en la revista Antiquity.

Los investigadores hallaron huevos de parásitos intestinales llamados tricocéfalos o gusanos látigo (Trichuris trichiura).

Se trata de la evidencia arqueológica más antigua de infección por parásitos intestinales en el Cercano Oriente.

Los gusanos látigo pueden alcanzar entre 30 y 50 milímetros de longitud.

Viven adheridos al intestino grueso donde pueden llegar a poner más de 5.000 huevos al día.

La infección puede causar anemia, enfermedades intestinales y dolor, además de defecaciones con sangre.

Antes del retrete

La aldea de Çatalhöyük es famosa por ser uno de los sitios arqueológicos mejor preservados de su época.

La población de la aldea estaba compuesta por agricultores que cultivaban trigo o centeno, y tenían además ovejas y cabras.

El retrete o inodoro fue inventado en Mesopotamia unos 3.000 años después del florecimiento de Çatalhöyük.

Los investigadores creen que los habitantes de la aldea defecaban en montones de basura colectiva.

“Como la escritura se inventó 3.000 años después de la época de Çatalhöyük, los habitantes del lugar no pudieron registrar lo que les sucedió durante sus vidas”, afirmó Marissa Ledger, otra de las investigadoras.

“Este trabajo nos permite por primera vez imaginar los síntomas sentidos por algunos colonos prehistóricos que vivían en Çatalhöyük y fueron infectados por este parásito”.

Los científicos quieren ahora hallar y analizar restos similares de los primeros cazadores recolectores, para determinar cómo el cambio en la alimentación y la forma de vida afectó sus infecciones intestinales.


https://www.facebook.com/BBCnewsMundo/posts/10157613595709665


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=fCqNpL9Nbs0

https://www.youtube.com/watch?v=kw3FYvWT-Po

https://www.youtube.com/watch?v=7Uq1Ahy1828

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

¡Muchas gracias!


Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.