close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Tren Maya costaría hasta 10 veces más y traería riesgos ambientales si no se planea bien: IMCO

Si el gobierno no hace una evaluación correcta de los costos y competencia del Tren Maya, el proyecto podría no proporcionar desarrollo a las comunidades por donde pasará, advirtió el IMCO en un diagnóstico de la obra.
Cuartoscuro
19 de marzo, 2019
Comparte

El Tren Maya, considerado por el gobierno federal como el principal proyecto de infraestructura, podría traer riesgos económicos, ambientales y sociales en la región sureste del país, de acuerdo con un diagnóstico elaborado por el Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO).

En un comunicado, la organización señaló que, en caso de que el gobierno no haga una evaluación correcta de los costos estimados, el aforo, densidad poblacional, conectividad y competencia del Tren Maya con otros medios existentes de transporte, este proyecto podría no cumplir con sus objetivos de proporcionar crecimiento y desarrollo a las comunidades por donde pasará.

Lee: En riesgo, la mitad de la población nacional de jaguares si el Tren Maya no cumple ley ambiental

Esto, explicó el IMCO, ocasionaría que el gobierno federal acabe subsidiándolo con recursos de los contribuyentes, lo que no generaría beneficios para nadie.

“El costo estimado de construcción del Tren Maya derivado de este ejercicio asciende entre los 479 mil 920 millones de pesos y 1,599 millones 767 pesos, un rango que es entre 4 y 10 veces mayor que los 120 a 150 mil millones de pesos estimados por el Gobierno federal”, indicó.

En materia ambiental, el Instituto destacó que especialistas han manifestado su preocupación en torno a la ruta del Tren Maya, la cual atraviesa una región con diversidad biológica y cultural única, así como en la evaluación económica del impacto ambiental que deberá retroalimentar la factibilidad y el análisis costo-beneficio del proyecto.

Como preocupaciones sociales, el IMCO señaló que en los estados de Campeche, Yucatán y Quintana Roo, por donde correrá el tren, el 56% de la superficie está compuesta por más de mil 406 núcleos agrarios, de los cuales casi el 100% corresponde a ejidos.

Te puede interesar: Tren Maya: el beneficio social compensa el impacto ambiental, justifica FONATUR

Por ello, explicó que el gobierno tendrá que cumplir con su obligación de realizar una consulta libre, previa, culturalmente adecuada, pública e informada en esta región, con un alto número de población indígena.

Además, la planeación tendrá que asegurar el trazo y los derechos de vía deberán estar listos antes de iniciar la obra.

Lee también: Empresas financiarán 90% del Tren Maya y serán responsables de su mantenimiento por 30 años: Fonatur

Para aumentar la rentabilidad del proyecto, el IMCO propone al gobierno incluir a la población en mecanismos de consulta regulares desde la etapa de planeación del proyecto para gestionar mejor los diversos riesgos sociales, e incorporar actividades distintas al turismo en el proyecto.

También deberá asegurar que las líneas que se construyan en tramos urbanos, densamente poblados y cortos; obtener la totalidad de los derechos de vía de los tres tramos antes de iniciar la obra y evaluar el costo de oportunidad de otros proyectos que puedan generar un mayor beneficio a la sociedad, como el Ferrocarril Transístmico.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Super El Niño, la peligrosa versión del fenómeno climático que se hace más frecuente en el Pacífico

En los últimos 40 años, esta oscilación atmosférica ha mostrado su lado más trágico: el llamado "Super El Niño", una versión más intensa del fenómeno con consecuencias aún más devastadoras.
25 de octubre, 2019
Comparte

Desde el Pacífico, cerca del Ecuador, un patrón climático rige periódicamente las lluvias, las sequías, las inundaciones y las tormentas en toda la Tierra.

Es el llamado El Niño-Oscilación del Sur (ENOS), un fenómeno meteorológico que se genera por el calentamiento de las aguas oceánicas y que trastoca periódicamente el clima del planeta.

“El ENOS cambia la los patrones de circulación de la atmósfera por lo que puede causar eventos muy extremos a lo largo de todo el mundo. Desde inundaciones en India o Australia hasta diluvios en la costa oeste de Sudamérica”, explica a BBC Mundo Bin Wang, jefe del Departamento de Meteorología de la Universidad de Hawái.

Pero según el experto, esta oscilación atmosférica mostró en los últimos 40 años su lado más trágico: el llamado “Super El Niño”, una versión más intensa del fenómeno con consecuencias aún más devastadoras.

“Los ‘Super El Niño’ son una forma muy extrema del ENOS en las que la intensidad puede hacer que las aguas del Pacifico se calienten hasta 3 o 4ºC más en comparación con la temperatura normal del océano”, indica Bin.

Sin embargo, según el experto, solo se reportaron tres “Super El Niño” desde que se llevan registros en los últimos 130 años: la primera, en 1982, después en 1998 y, la última, en 2015.

Todos después de 1970.

El Niño estuvo activo entre 1997 y 1998 y entre 2015 y 2016.

BBC
El Niño estuvo especialmente activo entre 1997 y 1998 y entre 2015 y 2016.

Sin embargo, una investigación realizada por Bin y otro grupo de expertos y publicada esta semana en la prestigiosa revista estadounidense Proceedings of the National Academy of Sciences indica que el fenómeno extremo podría ser cada vez más frecuente… y más destructor.

Y, de acuerdo con Bin, hay un responsable detrás de esto: el calentamiento global producido por la acción humana.

“Si tenemos más “Super El Niño” o no, depende de cómo las fuerzas antropogénicas inducen el calentamiento global”, indica el meteorólogo.

Un informe de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de Estados Unidos publicado también esta semana indica que actualmente existen las condiciones para un “El Niño” neutral, es decir, que no manifieste sus efectos en los próximos meses.

Sin embargo, Bin recuerda que la activación del fenómeno es periódica y esto no descarta que en los próximos años pueda volver con toda su fuerza.

¿Qué halló la investigación?

El estudio, que se extendió por más de dos años, analizó por primera vez los registros climáticos sobre El Niño desde 1901 hasta 2017.

“Durante ese periodo hubo 33 eventos El Niño y analizamos cuándo comenzaron, cómo se desarrollaron, qué causó su desarrollo y cuál fue su impacto”, recuerda Bin.

Tierra

Getty Images
La temperatura del planeta ya aumentó en promedio 1 ºC desde la era preindustrial.

“El principal descubrimiento fue que el lugar donde se origina el ENOS ha cambiado del este del Pacífico al oeste desde la década de 1970 y eso coincide con los eventos más extremos“, agrega el académico.

De acuerdo con el estudio, antes de 1970, el fenómeno se originaba en el lejano este del Pacífico, pero en el último medio siglo su foco se desplazó hacia una región más cálida: el oeste de ese océano.

¿A qué se debe ese cambio?

El estudio, explica Bin, indica que las aguas del oeste del Pacífico se han calentado desproporcionadamente más rápido que las del Pacífico central por la acción humana.

El calentamiento en esa región ha sido el responsable de los eventos más fuertes de El Niño que se han reportado en las últimas décadas y de los que podrían manifestarse en un futuro cercano, según el experto.

“Si el oeste del Pacífico se continúa calentando más rápido que el Pacífico central, entonces El Niño será más frecuente y su intensidad se incrementará”, señala.

En su criterio, la investigación evidencia cómo la acción humana puede conducir a mayores eventos extremos de El Niño en el futuro.

¿Cuáles son los efectos del “Super El Niño”?

De acuerdo con el experto, los “Super El Niño”, como los que ocurrieron en 1982, 1998 y 2015, pueden subir de forma alarmante la temperatura global, generar más huracanes y tifones e incluso afectar ciclos naturales del planeta.

Sus daños pueden ir desde matar los arrecifes de coral hasta generar inundaciones, deslaves o grandes sequías.

El Niño

NOAA/SCIENCE PHOTO LIBRARY
El último gran episodio de inundaciones en América del Sur y sequías en África y Asia causadas por El Niño se registró en 2015-2016.

“Genera eventos climáticos extremos duraderos que afectan a cientos de millones de personas y dejan miles de millones de dólares en daños”, comenta Bin.

“Si las causas que han generado este calentamiento en el Pacífico continúan con motivo de la acción humana, los eventos extremos de El Niño no solo serán más frecuentes, sino que dejarán profundas consecuencias socioeconómicas”, concluye.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=QN3TGUy8GZI

https://www.youtube.com/watch?v=uYILcPTz17E

https://www.youtube.com/watch?v=0tymIOx-Fv8

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.