"EPN nos prometió un abogado y luego nos abandonó": activistas indígenas presos 16 años sin pruebas
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Foto: Segob

"EPN nos prometió un abogado y luego nos abandonó": activistas indígenas presos 16 años sin pruebas

Seis defensores del agua mexiquenses fueron liberados tras pasar en la cárcel 16 años. La fiscalía mexiquense se desistió del caso por falta de pruebas y violaciones al debido proceso.
Foto: Segob
12 de abril, 2019
Comparte

Pedro Sánchez, indígena y defensor del agua de la comunidad mexiquense de Tlanixco, se mira las rayas de colores estridentes que atraviesan de lado a lado el polo blanco que viste con un pantalón tejano, y con una sonrisa nerviosa dice que aún se ve raro al espejo sin el monótono uniforme caqui de la cárcel.

Fueron muchos días con ese uniforme, bromea abrazado a su esposa Marisela. Más de 5 mil 840 días en los que estuvo preso en Almoloya de Juárez, en el Estado de México, acusado junto a otros cinco activistas de un caso de homicidio que, 16 años después, la Fiscalía del Estado de México tuvo que retirar en febrero pasado por falta de pruebas y violaciones al debido proceso.

Te puede interesar: Nestora Salgado entrega a Gobernación lista de 199 presos políticos que buscan amnistía

En concreto, entre 2003 y 2006, él y sus compañeros Teófilo Pérez, Rómulo Arias, Marco Antonio Pérez, Lorenzo Sánchez, y Dominga González, fueron aprehendidos y encarcelados por el homicidio del empresario floricultor español Alejandro Isaak Basso, con quien la comunidad de Tlanixco, en el Estado de México, mantenía una disputa por el agua del río Texcaltenco.

Los seis acusados, hoy liberados, eran representantes del Comité del Agua de Tlanixco y líderes del movimiento para evitar que los empresarios del municipio vecino, Villa Guerrero, se quedaran con las concesiones del río para sus negocios de flores.

“En la cárcel, no había día que no soñara con vivir este momento. Esto es algo histórico para nosotros”, dice Pedro, luego de que terminara la conferencia de prensa de ayer, en la que el subsecretario de Derechos Humanos de Gobernación, Alejandro Encinas, informó que con el caso de los seis activistas de Tlanixco suman ya 25 presos políticos liberados desde que entró el nuevo Gobierno. Y que otros 583 casos ya están siendo analizados, también por posibles irregularidades en los procesos penales.

Ahora, añade Pedro, está saboreando la libertad. Disfrutando, por ejemplo, de lo que es tumbarse de nuevo sobre su propia cama. Y poniéndose al día con las nuevas tecnologías y los smartphones que no existían cuando fue encarcelado en 2003.

“Aún me cuesta asimilar que soy libre -comenta mientras sus compañeros se toman fotos junto al atril de la Segob-. Porque 16 años en una cárcel es mucho tiempo. Por ejemplo, niños que tenían cuatro años cuando yo entré en prisión, ahora tienen 20. Es toda una vida la que pasamos ahí adentro injustamente, porque no cometimos ningún delito, somos inocentes”.

En la lucha por demostrar su inocencia, Pedro explica que tuvieron como aliados incodicionales a sus familiares, al Centro Zeferino Ladrillero, que acompañó legalmente su caso, así como otras organizaciones como Front Line Defenders.

Incluso, hasta la ONU, la cual recriminó al estado mexicano que violentó el derecho al debido proceso de los seis indígenas, y que cometió graves irregularidades durante la investigación del caso, como basarse en testigos que no estuvieron en el lugar de los hechos para encarcelar a los activistas.

“No solo estuvimos presos nosotros seis durante 16 años. También lo estuvieron nuestras parejas, nuestros hijos, y nuestras familias. El daño fue para todos”, lamenta Teófilo Pérez.

Lee: Tribunal ordena que vuelva a comenzar el juicio de 6 defensores indígenas del agua, presos desde hace más de una década

“Peña Nieto nos abandonó”

Mientras que, en el otro lado de la moneda, ninguno de los seis activistas liberados, ni sus familias, pueden olvidarse de un político en particular.

“Enrique Peña Nieto nos abandonó”, sentencia Dominga González, activista que hoy tiene 60 años de edad, y que en sus primeros años en la cárcel su familia tenía que pagarle protección, puesto que su compañera de celda era muy agresiva y la golpeaba.

Marisela Domínguez, esposa de Pedro, contextualiza la frase de Dominga.

Corría el año 2005, y el priista Enrique Peña Nieto se encontraba en ese entonces en plena campaña política para el cargo de gobernador del Estado de México, y visitó el municipio de Tlanixco como parte de su gira por el voto.

Leer: Así encarcela el Estado mexicano a defensores del agua

“Los familiares nos acercamos a Peña Nieto por la necesidad extrema que teníamos -explica Marisela-. Él vino con nosotros y nos prometió que nos iba a ayudar a conseguir la libertad de nuestros presos políticos”.

Al principio, todo marchaba bien. Antes de ser electo como gobernador mexiquense, Peña Nieto cumplió y les ayudó, aunque, según puntualizan los familiares, había una condición que debían cumplir.

“La condición era que teníamos que dejar a nuestros abogados, porque él nos iba a dar uno mejor para nuestra defensa. Y así lo hicimos. Confiamos en él y despedimos a nuestros abogados”, cuenta Pedro Sánchez.

Pero, poco después, ya con Peña Nieto como mandatario mexiquense, Marisela asegura que la puerta del gobierno se cerró, y que el flamante abogado, “así nomás”, dejó de asistir a las audiencias y los abandonó a su suerte.

“La supuesta ayuda de Peña Nieto fue peor para nosotros -remata Pedro-. Porque nos quedamos más desamparados, sin recursos, y sin abogado para defendernos”.

“Exigimos que no haya represalias”

Ahora, los seis activistas indígenas coinciden en señalar que es tiempo de regresar a casa, a Tlanixco. A descansar, a poner en orden sus vidas, o a intentar reiniciarlas con 16 años más de edad.

Aunque todos también coinciden en algo: temen que las autoridades mexiquenses no se queden conformes con su liberación.

“Lo que pedimos ahora es que no haya ninguna represalia contra nosotros, ni en contra de Tlanixco”, plantea Dominga González.

“Para el gobierno del Estado de México, tal vez, no se hizo justicia. Quizá piensen que burlamos a la justicia. Pero nosotros no la burlamos, sino que realmente se hizo justicia”, apunta Pedro, que hace una reflexión acerca del empresario fallecido en la disputa por el agua del río Texcaltenco, Alejandro Isaak Basso.

“Es cierto, hubo una persona muerta. Y seguro que su familia, me pongo en su lugar, querrá que se haga justicia y se aclare lo sucedido. Pero esa familia, si se pone en nuestro lugar, también querría que se hiciera justicia y no se encarcelara a nadie injustamente. Aquí no fallamos nosotros. El que falló fue el poder judicial del Estado de México, en contubernio con el Legislativo y el Ejecutivo”, argumenta el activista. “Porque nos condenaron a la pena máxima, 50 años, solo por ser indígenas y de bajos recursos”, agrega.

Por eso, concluye Teófilo Pérez, esperan que su liberación sirva ahora de ejemplo, para que el nuevo Gobierno “siga volteando a ver a la gente más pobre, que es inocente y no tiene posiblidad de defenderse, y que está injustamente encarcelada”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Qué se sabe de la vacunación masiva que Rusia prepara para octubre y por qué genera dudas

La Organización Mundial de la Salud alertó que, pese a existir diversas vacunas en fase final de pruebas, la efectividad de las mismas estaba por ser demostrada y que, probablemente, nunca habrá una "solución inmediata".
8 de agosto, 2020
Comparte

El desenfreno por encontrar una nueva vacuna contra el coronavirus es quizás “la carrera espacial” del siglo XXI.

Si a mediados del siglo pasado llegar al cosmos y conquistarlo era el desafío de las grandes potencias, ahora lo es encontrar una solución que ponga fin a la pandemia.

Y otra vez, como hace medio siglo, Rusia quiere dejar atrás a sus contendientes: la pasada semana, el Kremlin anunció que iniciaría en octubre un proyecto de vacunación masiva contra el coronavirus con una inyección de la que poco se sabe y cuya eficacia ya ha sido cuestionada por expertos internacionales.

Según informó el ministro de Salud, Mijail Murashko, tras “completar ensayos clínicos”, el país realizará los registros y comenzará la producción de las dosis para iniciar en dos meses la vacunación masiva.

“La primera vacuna contra el coronavirus, desarrollada por el Instituto Gamaleya, ha completado sus ensayos clínicos y ahora se está preparando la documentación para el procedimiento de registro”, indicó Murashko.

De acuerdo con el ministro, el país está a la vez probando otras vacunas que también esperan someter a otros ensayos clínicos en los próximos meses.

Rusia no es la primera nación en probar vacunas contra el coronavirus o en decir que tiene una con resultados alentadores (incluso Corea del Norte lo aseguró este fin de semana), pero sí es el primero que anuncia que se lanzará a vacunar de forma masiva a su población.

Gráfico

BBC

La efectividad de la vacuna, sin embargo, ha sido puesta en tela de juicio.

Rusia no ha publicado ningún estudio o dato científico sobre las pruebas que realizó y tampoco se conocen detalles sobre las fases del proceso que generalmente debe cumplir antes de aprobar y lanzarse al mercado una vacuna.

El viernes, en una audiencia en el Congreso de Estados Unidos, el doctor Anthony Fauci, el principal experto en enfermedades infecciosas de EE.UU, cuestionó si los métodos utilizados en Rusia y China para probar las vacunas fueron correctos por la rapidez con que se completaron.

“Nosotros también podríamos tener una vacuna mañana. No sería segura o efectiva, pero podríamos tener una vacuna mañana”, dijo.

La Organización Mundial de la Salud alertó que, pese a existir diversas vacunas en fase final de pruebas, la efectividad de las mismas estaba por ser demostrada y que, probablemente, nunca habrá una “solución inmediata”.

“Varias vacunas se encuentran ahora en ensayos clínicos de fase tres, y todos esperamos tener varias efectivas que puedan ayudar a prevenir la infección de las personas. Sin embargo, no hay una solución inmediata en este momento y puede que nunca la haya”, dijo el director de la organización, Tedros Adhanom Ghebreyesus.

¿Qué se sabe de la vacuna rusa?

Según explica el servicio ruso de la BBC, la primera vacuna rusa contra el coronavirus fue desarrollada por científicos del Centro Nacional de Investigación de Epidemiología y Microbiología (Gamaleya) junto con el Ministerio de Defensa.

A mediados de junio, este último informó sobre la finalización “exitosa” de las pruebas en voluntarios en el hospital militar Burdenko, aunque no publicó ningún tipo de evidencia científica al respecto.

voluntarios

Reuters
Rusia mostró algunos de los voluntarios que participaron en la prueba.

“En el momento del alta, todos los voluntarios sin excepción que recibieron inmunidad al coronavirus se sintieron bien. Por lo tanto, la primera vacuna doméstica contra la nueva infección por coronavirus está lista”, dijo entonces el primer viceministro de Defensa, Ruslan Tsalikov.

El funcionario indicó entonces que la producción masiva de la vacuna estaba programada para comenzar en agosto, cuando esperaban recibir la aprobación final.

El Ministerio de Defensa enfatizó que los resultados de la prueba mostraban “inequívocamente” el desarrollo de “una respuesta inmune en todos los voluntarios, sin efectos secundarios, complicaciones o reacciones no deseadas”.

No se informó cuántas personas fueron sometidas a la prueba, detalles de las mismas o información sobre cuánto duraría la respuesta inmune o el tipo de inmunidad que produciría la vacuna.

El anuncio de la campaña de vacunación masiva se produjo cuando, según la agencia estatal Itar-Tass, Rusia aún se encuentra en “la etapa final de la segunda fase” de la vacuna, (de tres, la última de las cuales es la más decisiva y ofrece las claves reales sobre su potencial uso extendido).


Las fases de prueba de una vacuna

En una reciente entrevista con BBC Mundo, la doctora Maria Elena Bottazzi, experta en vacunología tropical de la Universidad de Baylor, en Houston, EE.UU., explicó las distintas fases de prueba de una vacuna y la importancia de su cumplimiento.

De acuerdo con la experta, que co-dirige el desarrollo de una de las vacunas contra el covid-19, hay tres fases previas al registro y aprobación de una vacuna.

  • “La fase 1 es la evaluación inicial de seguridad en la que se prueba en un número de individuos muy pequeño y se hace en un rango de edad también muy restringido, entre 18-50 años”.
  • “En la fase 2 se expande a cientos de individuos y ya se empiezan a ver indicios de la potencial eficacia de la vacuna. En esa fase se empieza a dar la idea de cuántas dosis serían necesarias y qué distancia de tiempo debe haber entre estas dosis”.
  • “Ya la fase 3, que es la más importante, es la que se hace multicéntrica, o sea, en varios lugares. Requiere miles de personas y de nuevo es necesario expandir el perfil de seguridad y el número de dosis”.

“Todavía falta mucho por la parte de las evaluaciones clínicas para determinar no solo cuál es el perfil de seguridad de las vacunas que están siendo evaluadas, sino también si son efectivas una vez que sean distribuidas”, señaló Botazzi.


¿Qué se sabe de la campaña de vacunación de Rusia?

Según indicó el Ministerio de Salud, tras el registro y la producción se prevé comenzar una campaña de vacunación en octubre de forma gratuita.

Inicialmente, de acuerdo con la autoridad sanitaria, se vacunará a grupos especiales de la población: médicos, maestros y aquellos que están constantemente en contacto con grandes grupos de personas.

Según la viceprimera ministra rusa, Tatiana Golikova, la vacuna, que es “una de las dos más prometedoras” que se prueban actualmente en el país, será sometida a un ensayo clínico mayor este mes.

“En agosto de 2020, se planea probarla bajo otras condiciones, es decir, después del registro se planea otro ensayo clínico para 1.600 personas. Se espera el lanzamiento a la producción industrial en septiembre de 2020”, dijo.

Inyección

Getty Images
Las vacunas tienen que pasar generalmente por varias fases de prueba hasta que puedan aprobarse para uso masivo.

Este lunes, en una entrevista con la agencia estatal Itar-Tass, el ministro de Industria y Comercio Denis Manturov indicó que el mes próximo tres compañías rusas comenzarán la producción comercial de “la primera vacuna contra el coronavirus”.

¿Por qué genera sospechas y dudas esta vacuna?

El servicio ruso de la BBC señala que tanto dentro como fuera de Rusia varios expertos y analistas han expresado temores de que los ensayos clínicos puedan haber sido insuficientes en el esfuerzo del Kremlin por ganar la carrera de las vacunas contra otros países.

El presidente ruso, Vladimir Putin, instruyó al gobierno en abril a tomar decisiones destinadas a simplificar y acortar el plazo para los ensayos clínicos y preclínicos.

En mayo pasado, la Asociación de Organizaciones de Investigación Clínica criticó a Rusia luego de que se conociera que los científicos del Instituto Gamaleya se habían autoinculado algunas dosis, cuando aún estaban en la etapa de prueba de la vacuna en animales.

Sin embargo, el director del Instituto, Alexander Gintsburg, explicó que el personal del centro se había inyectado un medicamento experimental “para continuar desarrollándolo sin el riesgo de infección durante la pandemia”, y señaló que los científicos no tuvieron efectos secundarios.

Laboratorio

Getty Images
Los avances en la búsqueda de una vacuna se están produciendo a una velocidad extraordinaria, según científicos.

El servicio ruso de la BBC indica que recientemente hubo reportes de que algunos miembros de la élite rusa supuestamente obtuvieron en abril acceso a la vacuna contra el coronavirus producida por el Instituto Gamaleya, aunque el Ministerio de Salud lo negó.

Varios expertos internacionales, incluido Fauci, también han cuestionado la prisa de Rusia, la posible efectividad de la vacuna y el hecho de anunciar una campaña masiva de vacunación sin haber terminado las pruebas a mayor escala.

Cualquiera puede decir que tiene una vacuna y fabricarla, pero hay que demostrar que es segura y efectiva, lo cual dudo que lo hayan demostrado”, dijo Fauci la semana pasada en una entrevista con BlackPressUSA TV.

“Hay que tener cuidado con los que ahora dicen tener una vacuna”, agregó.

La periodista científica rusa Irina Yakutenko también cuestionó el procedimiento por considerar que “inocularán la vacuna y verán lo que sucede, no se esperan análisis y comparaciones normales”, dijo en su canal de Telegram.

De acuerdo con el servicio ruso de la BBC, otra de las preguntas que quedan por resolver también es qué tan efectiva será la vacuna y si el país logrará comenzarán la producción a tiempo a gran escala antes de la fecha prometida, dados los desafíos de infraestructura que esto supone.

Enlaces a más artículos sobre el coronavirus

BBC

Visita nuestra cobertura especial


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=zdkwo02LwCs

https://www.youtube.com/watch?v=FkdL3esx7t0&t=14s

https://www.youtube.com/watch?v=Fq8jbuaUW0M

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.