El Complot Mongol: la nueva película que busca ganarse “a codazos” un espacio en cartelera
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Manu Ureste

El Complot Mongol: la nueva película que busca ganarse “a codazos” un espacio en cartelera

Llega a la cartelera El Complot Mongol, la nueva película del director de Cantinflas.
Manu Ureste
19 de abril, 2019
Comparte

En un cantina de la calle Dolores, en el corazón del barrio chino de la Ciudad de México, donde los letreros de neón todavía anuncian entre dragones y coloridas sombrillas de papel los nombres exóticos de restaurantes y mercados, Sebastián del Amo, director de la película Cantinflas que fue nominada en 2015 al Oscar como mejor cinta extranjera, toma asiento en una mesa, y pide al mesero que le sirva un agua mineral.

Se trata de una cantina añeja. De esas de películas del cine de oro mexicano. Con su larga barra de madera con forma de ‘L’, una caja registradora del siglo pasado, anuncios de marcas de coñac que dejaron de existir, y un cantinero que ríe con desgana cuando responde que en ese lugar no sirven café.

En definitiva, una cantina de barrio. Popular. Que Sebastián eligió para rodar aquí varias de las escenas de su última película: El Complot Mongol. Una “pinche intriga internacional”, como la cinta se autodefine en el tráiler, basada en la novela del mismo nombre que Rafael Bernal publicó en 1969, y con la que Del Amo, después del éxito de Cantinflas, busca abrirse de nuevo un espacio en la cartelera compitiendo “a codazos” contra los Avengers de la todopoderosa industria Marvel.

O como el propio Del Amo los define con sorna: “los superhéroes en mallitas y mamados de gimnasio, que avasallan todas las salas de cine”.

Para ello, el también director de El fantástico mundo de Juan Orol asegura que cuenta con dos armas potentes.

La primera, una trama delirante y vertiginosa situada en los años 60 en la Ciudad de México, en la que, en plena Guerra Fría, estadounidenses y soviéticos están convencidos de que China trata de aprovechar una inminente visita del presidente estadounidense a México para asesinarlo.

Para impedirlo, la policía judicial tiene al hombre indicado: Filiberto García, detective de la vieja guardia, que, apoyado por un tándem imposible de agentes de la CIA y el KGB, aprovechará sus contactos en el misterioso barrio chino de la capital mexicana para frustrar el atentado.

Y la otra, un gran elenco actoral, en el que figuran Bárbara Mori -en el papel de ‘Martita’-, Eugenio Derbez -como el villano-, Roberto Sosa -como ‘El Licenciado’-, Xavier López ‘Chabelo’ -como El Coronel-, y Damián Alcázar dando vida a Filiberto García, el clásico anti-héroe del género de gabardina y sombrero de ala ancha, cuya imagen de tipo duro y gatillero con charola contrasta con  su sentido del humor, y con una visión ácida la sociedad mexicana, de la que se expresa con frases tan vigentes hoy como: “En México no importan las leyes, importan los cuates que tienes”.

A lo House of Cards

Ya es mediodía, y las mesas de la cantina están aún vacías. El mesero, un tipo que lleva 30 años de oficio, trae con desgana una bandeja y deja el agua mineral sobre la mesa de madera vieja por el paso de las décadas.

-¿Por qué hacer una película basada en una novela de los años 60? 

-Porque es un clásico de la novela negra mexicana -responde Del Amo, mientras se acomoda los lentes redondos sobre la nariz, y luego se atusa ligeramente la playera negra que viste-. Mi madre me regaló el libro cuando tenía 13 años, y me cambió la vida porque me descubrió el placer de la lectura. Además, el ambiente que recrea es mucho mi historia personal. Porque a toda esta zona no solo llegó el exilio chino, sino también el exilio español de la Guerra Civil, en el que está incluido mi familia.

-Pero a largo de los 50 años que va a cumplir la primera edición de El Complot Mongol, ya salieron películas, obras de teatro, cómics, e incluso radio novelas. ¿Qué va a aportar ahora tu película?

-A diferencia de otras adaptaciones, como la del 78 protagonizada por Pedro Armendáriz, esta película busca rescatar el espíritu tragicómico del personaje central, Filiberto García. Para quien aún no conozca la novela, hay que decir que tiene todos los rasgos típicos de la literatura negra, como el antihéroe otoñal, la mujer fatal, la intriga, y un desenlace trágico. Pero lo que la hace una gran historia es que te partes de la risa leyéndola, porque lo que el personaje piensa de muchas cosas no coincide con su apariencia dura y áspera. Te das cuenta de que, en realidad, es un ñoño cursi. Y ese carácter tragicómico es parte fundamental en esta nueva adaptación.

Para lograr lo anterior, Del Amo explica que hizo “una apuesta en cámara más lúdica”, a partir de la cual buscó crear una “intimidad” con el público, para que el espectador camine por la trama de la mano del detective García.

-Para tener esa intimidad tenía dos caminos -plantea el cineasta-. Uno, recurrir a la voz en off, que es un recurso clásico del cine negro, pero también recontravisto, y que, además, sentía que le daba mucha solemnidad al personaje. Ya sabes: “la noche fría caía lentamente sobre la ciudad -dice entre risas imitando una voz en off grave-”. Pero, claramente influenciado por la serie House of Cards, me pareció mucho más interesante que el personaje central le hablara al espectador sin nada de por medio. Y elegí esa opción.

-Es decir, que es un thriller de espías, pero también una película para reír…

-Es para un público muy amplio -recalca Del Amo-. La gente que quiera ir al cine a divertirse, comer palomitas, y ver a los actores más populares en papeles muy diferentes a los que están acostumbrados, se va a divertir. Y la que quiera ir al cine para hacer una análisis más profundo de la adaptación al cine de este clásico de la novela negra, de las decisiones estéticas, y de la actuación, también van a tener mucha tela de donde cortar.

Pero, además de pasar un buen rato, la película también busca otros objetivos, añade Del Amo. Por ejemplo, “revitalizar la novela” de Bernal, y que los jóvenes se acerquen a ella, como lo hizo él cuando tenía 13 años.

-Y claro, la gran esperanza es que le vaya bien a la película -dice y encoge los hombros-. Porque si le va bien, lo que puede suceder es que se abra el thriller como género a los señores del negocio del cine en México.

-¿Por qué? -se le inquiere para cambiar ligeramente el tema de la entrevista-. ¿Cree que no se está apostando lo suficiente en este tipo de películas?

-Está claro que la apuesta es a la comedia romántica, y un poco al terror, que puede ser más barato y chapucero, aunque hay gente que le gusta eso.

Sobre este punto, se plantea a Del Amo que, tal vez, es complicado que los productores en México le apuesten a películas arriesgadas, o a géneros que no venden tanto, por la competencia que existe en la industria con la llegada cada semana de producciones faraónicas de Hollywood.

El director escucha el comentario. Se mesa el bigote y la barba de chivo y cruza las manos sobre la mesa, mientras rechaza amablemente al enésimo vendedor de lotería que atraviesa la puerta de la cantina, que está franqueada por dos leones chinos, en busca de unos pesos.

-A mí lo que me molesta es el discurso victimista de: ‘es que no nos ponen en cartelera’. Pues sí, wey, el espacio en los cines se gana a codazos. Porque siempre vas a tener un pinche blockbuster gringo en la cartelera. Entonces, ¡claro que vas a salir a cartelera en una situación de desventaja! Pero ese espacio, insisto, hay que ganárselo a codazos.

-Sí, ¿pero cómo se hace eso? 

-En mi modesta opinión, debe haber un balance en el cine mexicano. Lo que no es sustentable es tener este cine mal llamado de autor, que, vale, gana festivales en Tombuctú, pero que no tiene ningún impacto en su mercado natural, que es México. Porque muchas de esas películas no tienen casi distribución. Y por mucho que el gobierno apoye con fondos, pues no es sostenible que una película que, en promedio cuesta 26 millones de pesos en México, regrese cero pesos, o casi nada, a la inversión.

Del Amo toma del vaso y se ajusta la gorra negra sobre la cabeza.

-Y por otro lado -continúa-, en cuanto al cine comercial, pues hay que hacer apuestas un poco más arriesgadas en lo estético, lo visual, y en lo temático, para ir haciendo cada vez películas más inteligentes, y no quedarnos con el pastelazo fácil, tipo La boda del perico. Porque, si no, acabará pasando lo que ya sucedió con géneros que fueron muy exitosos, como el melodrama ranchero, que a base de abusar una y otra vez de él se terminó agotando.

Y añade más.

-Te pongo un ejemplo: yo celebro el éxito en taquilla de No manches Frida. Pero este mismo año va a salir otra película donde, otra vez Omar Chaparro, se enamora de nuevo de Martita Higareda. Por eso digo que no está habiendo apuestas arriesgadas en el cine mexicano. Todas son: la boda de mi amigo, del primo, o de la secretaria de la oficina -suelta un carcajada-.

Pero, claro, matiza el cineasta, tampoco se trata de irse a los extremos con eso de arriesgar. Porque si no se hace ninguna concesión con el público, recalca, y la película se filma muy bonita en blanco y negro, pero la historia es “una diarrea mental”, pues nadie irá al cine a verla.

-Es cosa de encontrar un balance -redondea la argumentación-. Porque ahí es donde va a estar el crecimiento del cine mexicano.

-¿A pesar del éxito de Cantinflas, ha tenido que seguir abriéndose paso a ‘codazos’?

-Cantinflas fue un éxito de taquilla en todo el mundo. Pero después de eso no es que vengan corriendo a buscarme. Lo que me permitió es que, si voy a una productora, por lo menos me escuchan, aunque luego me batean igual -ríe-. El éxito de Cantinflas estuvo muy bien, pero la lucha por sacar adelante cualquier proyecto continúa igual.  

Un golpe de suerte

Bien, volvamos a El Complot Mongol. Una obra a la que Sebastián Del Amo introdujo algunos cambios de la original. Como, por ejemplo, cambiar el año de la trama de 1969 a 1962, cuando el presidente Kennedy visitó en la realidad México, donde, muchos años después, varios medios publicaron que sí hubo un intento de conspiración para matar al presidente estadounidense que, trágicamente,  fraguó meses después en Texas.

-Damián Alcázar, Eugenio Derbez, Bárbara Mori, Chabelo… ¿Qué les ofreció para convencerlos a todos de estar en El Complot Mongol?

-Creo que el éxito que tuve en la convocatoria con los actores fue ofrecerles papeles muy distintos a lo que suelen hacer, ya que eso les supuso un reto que los obligó a implicarse de manera muy personal en este proyecto.

Por ejemplo, Del Amo cuenta que cuando buscó a Chabelo para ofrecerle el papel de El Coronel, lo primero que le dijo fue que quería que fuera Xavier López y no Chabelo. Propuesta que éste aceptó encantado y hasta aliviado por la oportunidad de interpretar un papel distinto al de niño eterno.

Aunque si alguien le sorprendió, dice el cineasta, es la actriz urguaya-mexicana, y de origen japonés, Bárbara Mori, quien interpretó a ‘Martita’.

-La puse seis meses a hacer taichí, para que agarrar el rollo gestual chino. Incluso, tomó clases de chino, y también de español pero con una maestra china, para agarrarle la onda a cómo hablaría español una china. Y el trabajo que hizo fue exquisito, de aplauso de pie.

-¿Y cómo convenció a Eugenio Derbez, uno de los actores mexicanos más cotizados del momento?

Del Amo confiesa que fue gracias a un “golpe de suerte”.

-Yo estaba en los Premios Latino en Marbella, España, por la película Cantinflas. Al día siguiente estaba en el hotel, en la tumbona descansando, cuando volteo y veo que junto a mí está Eugenio, y, literal, me le aviento desde la tercera cuerda -ríe a carcajadas-. Le propuse ser el villano de El Complot y le gustó la idea, aunque me dijo que estaba ocupadísimo con una producción de Disney. Pero me dijo: mira, te doy tres días de rodaje… dentro de ocho meses. Inmediatamente le dije que sí.

Luego pasó el tiempo y la producción tenía que empezar a rodar. Y una de las tareas de Del Amo como productor fue repartir los salarios del elenco.

-Cuando estaba en eso, me dije: Uta… Eugenio. Le escribí un mail y le dije que solo le podía ofrecer tanto. Y de pronto, no me contestaba. Pasaron semanas, y nada. Y claro, pensé: pues ya valió madres, ya lo ofendí. Debe pensar, este pinche director qué se cree, si yo cobro diez veces eso. Así que le escribí otro mail lloriqueando, diciéndole Eugenio disculpa si te ofendí.

-¿Y qué pasó entonces?

Sebastián Del Amo se apoya de nuevo en el respaldo de la silla de la cantina y concluye la anécdota entre carcajadas.

-Pasó que me llamó cagado de la risa, diciéndome que estaba cazando cocodrilos en Australia, y que, por supuesto, le entraba a la película. Es más, hasta pagó su boleto de avión, porque me dijo que sabía lo difícil que es hacer una película con poco presupuesto en México. La verdad es que es un tipo increíble. Antes yo era su fan. Pero ahora lo quiero.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

El país que rechaza la vacuna contra la COVID-19 y dice que "no hay coronavirus"

El gobierno de Tanzania lleva meses insistiendo en que el país está libre de covid-19, por lo que no hay planes de vacunación. La BBC habló con una familia que lamenta la muerte de un hombre que pudo haber tenido la enfermedad.
8 de febrero, 2021
Comparte

Una semana después de que Peter (no es su verdadero nombre) llegara a casa del trabajo con tos seca y sin sentido del gusto, lo llevaron al hospital. Murió en cuestión de horas.

No le habían hecho la prueba de COVID. Y según el gobierno de Tanzania, que lleva meses sin publicar datos sobre el coronavirus, el país está “libre de COVID-19″.

En este país de África Oriental hay pocas pruebas y tampoco hay planes para un programa de vacunación.

Es casi imposible calcular el verdadero alcance del virus y solo una pequeña cantidad de personas pueden hablar oficialmente sobre el tema.

Pero declaraciones públicas recientes insinúan una realidad diferente a la presentada por el gobierno, en un momento en que algunos ciudadanos, como la esposa de Peter, lamentan en silencio la muerte de miembros de la familia sospechosos de haber tenido el virus.

funcionarios de Tanzania

BBC
La ministra de Salud, Dorothy Gwajima (centro), dio una conferencia de prensa para demostrar cómo hacer un batido de verduras que, según dijo, sin proporcionar pruebas, protegería contra el coronavirus.

Varias familias de Tanzania han tenido experiencias similares pero han optado por no hablar, por temor a represalias del gobierno.

Mientras tanto, el gobierno británico ha prohibido la entrada en el país a todos los viajeros que lleguen desde Tanzania, y Estados Unidos advirtió que no se viaje al país debido al coronavirus.

Una campaña negacionista

Desde junio del año pasado, cuando el presidente John Magufuli declaró el país “libre de COVID-19”, él y otros altos funcionarios del gobierno se han burlado de la eficacia de las mascarillas, cuestionado que las pruebas de detección funcionen y se han reído de países vecinos, que han impuesto medidas sanitarias para frenar el virus.

Magufuli también advirtió, sin proporcionar ninguna evidencia, que las vacunas contra el coronavirus podrían ser dañinas y, en cambio, instó a los tanzanos a usar la inhalación de vapor y medicamentos a base de hierbas, ninguno de los cuales ha sido aprobado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como tratamiento.

El presidente Magufuli

Reuters
El presidente Magufuli es un escéptico del coronavirus y las vacunas.

No está claro por qué el presidente ha expresado tanto escepticismo sobre las vacunas, pero recientemente dijo que los tanzanos no deberían ser utilizados como “conejillos de indias”.

“Si el hombre blanco pudo inventar las vacunas, ya debería haber encontrado una vacuna para el sida, el cáncer y la tuberculosis“, dijo Magufuli, quien a menudo se presenta a sí mismo como un oponente al imperialismo occidental.

La OMS no está de acuerdo

“Las vacunas funcionan y animo al gobierno a prepararse para una campaña de vacunación contra la COVID”, dijo el Doctor Matshidiso Moeti, director para África de la OMS.

El médico agregó que la organización está lista para apoyar al país.

Cabina de inhalación de vapor

AFP
Las autoridades dicen a los tanzanos, sin proporcionar pruebas, que el vapor les ayuda a protegerse contra el coronavirus.

Pero la ministra de Salud, Dorothy Gwajima, reiteró la postura de Magufuli sobre las vacunas, y agregó que el ministerio tenía “su propio procedimiento sobre cómo recibir los medicamentos, y lo hacemos tras estar satisfechos con el producto”.

Hizo esos comentarios en una rueda de prensa esta semana en la que un funcionario demostró cómo hacer un batido con jengibre, cebollas, limones y pimienta; una bebida que ayudaría a prevenir la contagio del coronavirus, dijeron sin proporcionar pruebas.

“Debemos mejorar nuestra higiene personal, lavarnos las manos con agua corriente y jabón, usar pañuelos, vapor de hierbas, hacer ejercicio, comer alimentos nutritivos, beber mucha agua y remedios naturales con los que está dotada nuestra nación“, insistió Gwajima.

Pero esto, dijo, no porque el virus esté en el país. Los tanzanos deben estar preparados porque el virus está “asolando” a los países vecinos, acotó.

Escepticismo

Algunos médicos del país se muestran escépticos sobre la postura del gobierno.

“El problema aquí es que el gobierno les está diciendo a los tanzanos que la mezcla de vegetales, que tiene beneficios nutricionales, es todo lo que necesitan para mantener a raya al coronavirus, pero no es el caso”, le dijo a la BBC un médico local que habló de forma anónima, y agregó que la gente debe tomar precauciones contra el virus.

Pero la doctora Gwajima, el presidente y otros tres altos funcionarios son los únicos que pueden dar información sobre la COVID-19 en el país, según una directiva de Magufuli.

En una medida sin precedentes, sin embargo, los líderes de la Iglesia católica en el país rompieron su silencio recientemente y advirtieron al público que cumpla las medidas de salud para frenar la propagación del virus.

“La COVID no ha terminado, está aquí. No seamos imprudentes, tenemos que protegernos, lavarnos las manos con agua y jabón. También tenemos que volver a usar mascarillas”, dijo Yuda Thadei Ruwaichi, obispo de Dar es Salaam, la ciudad más poblada de Tanzania.

El secretario de la Conferencia Episcopal de Tanzania, Charles Kitima, le dijo a BBC que la iglesia ha observado un aumento en los servicios funerarios en las áreas urbanas.

Un oficial de seguridad dispensa agua clorada a un pasajero en el Hospital Nacional Muhimbili en Dar es Salaam.

AFP
Los funcionarios fomentan el lavado de manos y un estilo de vida saludable para prevenir las infecciones por coronavirus, pero niegan que haya infecciones en el país.

“Estábamos acostumbrados a tener una o dos misas de réquiem por semana en parroquias urbanas, pero ahora tenemos ceremonias diarias. Definitivamente, algo anda mal“, dijo.

La ministro de Salud dijo que ese tipo de declaraciones son alarmistas. La falta de datos oficiales hace que sea difícil que haya una discusión pública informada.

“Usen mascarillas – y no solo por el coronavirus”

No obstante, el gobierno de Tanzania no niega por completo el coronavirus. Hubo momentos en los que incluso pareció reconocer que el virus podría existir en el país.

En enero, días después de que Dinamarca informara que dos de sus ciudadanos que visitaron Tanzania dieron positivo por la variante sudafricana más transmisible del virus, Magufuli culpó a los tanzanos que viajan al extranjero por “importar un nuevo y extraño coronavirus.

Mchembe visitando pacientes

Ministerio de Salud de Tanzania/ Twitter
Mabula Mchembe (dcha.), del Ministerio de Salud, dijo que los pacientes del país con problemas respiratorios no tienen covid-19.

Después de visitar dos hospitales, Mabula Mchembe, secretario permanente del Ministerio de Salud, dijo que los pacientes con problemas respiratorios padecían hipertensión, insuficiencia renal o asma, en lugar de coronavirus.

Pero una declaración posterior en la cuenta de Twitter del Ministerio de Salud de que “no todos los pacientes ingresados en el hospital tienen coronavirus”, dio a entender que había algunos entonces que sí tenían el virus.

El viernes se informó en el sitio de noticias Mwananchi que Mchembe alentó a la gente a usar mascarillas “no por el coronavirus, como algunos piensan, sino para prevenir enfermedades respiratorias”.

Pero un hecho que ha complicado la posición del gobierno es el anuncio público del partido de la oposición ACT Wazalendo de que uno de sus altos funcionarios, Seif Sharif Hamad, y su esposa, dieron positivo del virus.

El gobierno no ha hecho declaraciones públicas sobre la condición de Hamad, ni ha respondido a las repetidas solicitudes de comentarios de la BBC para este artículo.

El líder opositor tanzano Maalim Seif Sharif Hamad (izq.) tomando precauciones en su saludo para evitar la dispersión del virus en Zanzíbar, Tanzania, el 3 de marzo de 2020.

AFP
El líder opositor tanzano Maalim Seif Sharif Hamad (izq.) saludando con el pie en Zanzíbar, Tanzania, el 3 de marzo de 2020.

El 21 de enero, el día en que Peter comenzó a sentirse mal, una noticia local cobró mucha repercusión en todo el país.

Los administradores de una conocida escuela internacional se retractaron de un comunicado en el que anunciaron que no ofrecerían más clases físicas a uno de sus grupos porque un estudiante dio positivo en coronavirus.

La retractación se produjo después de que la dirección se reuniera con las autoridades gubernamentales de la región, informó el sitio de noticias The Citizen.

La escuela dijo que lamentaba la “circulación de información falsa” y que continuaría con las operaciones con normalidad.

Esta sensación de seguir adelante como si nada hubiera ocurrido es lo que el gobierno ha estado alentando, pero la esposa de Peter se lamenta de que, como tanto otros tanzanos, ella y su difunto esposo no tomaran precauciones para protegerse.

Su falta de cautela no sorprende, dado que el presidente y otros altos funcionarios del gobierno han enfatizado continuamente que “no hay coronavirus en el país.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=9eUoEbUOy80

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.