close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro Archivo

Constellation Brands no ha solicitado permisos de agua para operar su planta cervecera en Mexicali: Conagua

"Ante la Conagua no tenemos ningún trámite de Constellation Brands donde estén solicitando que se les trasmitan derechos", dijo el subdirector General de Administración del Agua, Agustín Félix Villavicencio.
Cuartoscuro Archivo
Comparte

La empresa Constellation Brands, dueña de la marca Modelo en Estados Unidos, no ha solicitado de manera formal los derechos de agua para operar una planta cervecera en Mexicali, Baja California, informó el subdirector General de Administración del Agua de la Comisión Nacional del Agua (Conagua),  Agustín Félix Villavicencio.

“Ante la Conagua no tenemos ningún trámite de Constellation Brands donde estén solicitando que se les trasmitan derechos; si ellos los quieren adquirir lo tienen que ver con alguna gente que tenga su título debidamente inscrito en el Registro Público de Derechos Agua, para que se lo puedan otorgar a ellos. Pero nosotros no tenemos en este caso ninguna solicitud al respecto”, reconoció el funcionario.

En julio de 2017, luego de la cancelación por parte del gobierno de Baja California de un acueducto que llevaría agua a la planta cervecera en el Valle de Mexicali, y tras una serie de protestas de grupos opositores a la instalación de Constellation Brands, la empresa de origen estadounidense reconoció que para garantizar el funcionamiento de su nueva planta estaban tramitando la cesión de derechos de los permisos de agua de dos pozos ubicados en el Valle de Mexicali.

En el manifiesto de impacto ambiental de Constellation Brands se menciona la construcción de un acueducto para garantizar su producción.

– ¿Son permisos de agricultores que ya no siembran? –le preguntó la periodista Mireya Cuellar de La Jornada a Jorge Burgos, gerente general de la Compañía Cervecera Baja California, filial de Constellation Brands, quien textualmente respondió:

–Tú llegas a un acuerdo con los propietarios de esos derechos y después haces un trámite ante los organismos federales, que también es largo, para que ese derecho sea cedido a nombre de la cervecería. Es un proceso largo.

–¿Para 2019 ya habrán obtenido los permisos? –agregó la periodista.

– Sí -respondió Burgos.

No sólo eso. De acuerdo con la Manifestación de Impacto Ambiental de la compañía cervecera, en su página 130, hay un reconocimiento explícito en cuanto a que el predio donde se localizará la planta está “conformado por un conjunto de 44 parcelas con uso agrícola que en conjunto abarcan una superficie de 388.50 hectáreas”.

Acuífero sobreexplotado

Entrevistado por Animal Político, el subdirector General de Administración del Agua de la Conagua, Agustín Félix, reconoció que el acuífero del Valle de Mexicali, donde se construye la planta cervecera de Constellation Brands, “está sobreexplotado”.

“Se le sacan 265 millones de metros cúbicos (Mm3) de agua adicionales a la recarga que tiene y por otro lado el agua que viene del Río Colorado… que son 1,800 Mm3 también ya están comprometidos, tanto para las necesidades de los distritos de riego que tenemos allí en la zona”, dijo el funcionario, quien reconoció que dicha información se encuentra plasmada en un informe de la dependencia publicado el 4 de enero de 2018 en el Diario Oficial de la Federación.

Cuestionado sobre la viabilidad de que una empresa cervecera pueda adquirir los derechos de agua de una zona agrícola, el funcionario reconoció que sí se puede hacer, pero para ello, dijo, “se tendría que negociar los derechos con los usuarios del distrito de riego, y desincorporarse del distrito… (para posteriormente) presentar una solicitud de trámite ante la Conagua, lo cual no han hecho. Eso es necesario cuando se quieren tener los derechos de agua a su nombre”.

El funcionario reconoció que ante el encono social existente en Baja California por la instalación de la planta cervecera, se encuentran preparados para brindar toda la información que sea necesaria, a fin de dar certeza al proyecto y a las personas que se oponen a él, esto luego del anuncio del presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, quien el pasado 26 de marzo se comprometió a investigar el conflicto alrededor de la instalación de la planta cervecera.

Leer: AMLO promete investigar a cervecera Constellation Brands, tras exigencia de pobladores de Baja California

“Vamos a participar como lo prometió el Presidente y nos estamos preparando para eso… Nosotros tenemos toda la información inscrita en el Registro Público de Derechos de Agua acerca de las concesiones que se han otorgado, tanto para uso público, urbano y en los distritos de riego que están en Mexicali, y para los diferentes usos. La indicación que tenemos es hacer uso transparente de esos datos y allí puedes ver con toda claridad todos los estudios de agua que hay… Nosotros estamos a disposición de empresarios y grupos opositores para proporcionar toda la información que se requiera”.

Versiones encontradas

Aunque la Conagua indicó que Constellation no ha solicitado los derechos, en un correo electrónico la empresa dijo que sí cuenta con “sus títulos de derechos, ya existentes”, y que los entregará a la Comisión Estatal de Servicios Públicos de Mexicali (CESPM), dependencia reguladora del agua que a su vez “abastecerá el recurso a la cervecería”.

Aquí puedes leer la respuesta íntegra de Constellation Brands entregada a Animal Político:

El proyecto no implica un riesgo para el abastecimiento o disponibilidad de agua en la región. El volumen anual que existe en el valle de Mexicali y la ciudad equivale a 2.95 mil millones de metros cúbicos; mientras que la compañía sólo utilizaría 1.75 millones de metros cúbicos, es decir el 0.016%.

Está respaldado por un estudio integral de factibilidad que incluyó eficiencias geográficas y de transporte, disponibilidad de recursos y acceso a una fuerza de trabajo altamente calificada y talentosa. El Instituto Mexicano de Tecnología del Agua (IMTA) ha validado que la nueva cervecería en Mexicali usará un porcentaje mínimo de agua del suministro local, evitando con ello cualquier posible riesgo de abastecimiento o disponibilidad de agua en Mexicali.

Para la operación de la cervecería en Mexicali, será CESPM, el operador de agua de la ciudad, quien provea los requerimientos hídricos de 1.75 millones de m3 para producir 5 millones de hectolitros anuales.  Constellation Brands será un usuario más del organismo operador de la ciudad y pagará la misma tarifa industrial por el servicio.

La capacidad de recibir hasta 100 litros por segundo requeridos para los picos máximos de producción de la cervecería a 5 millones de hectolitros anuales, son equivalentes a 241 hectáreas de riego. CBI entregará a CESPM sus títulos de derechos, ya existentes, de agua adquiridos en la compra de los terrenos para la construcción de la Cervecería y títulos adicionales, que son equivalentes a la capacidad de suministro de los 100 litros por segundo que el organismo operador abastecerá a través de la extensión de la red hídrica municipal hacia el sur de la ciudad.

Es decir, el agua propiedad de CBI entregada a CESPM, entrará al sistema hídrico de la ciudad para llevar agua superficial a la red municipal, ser tratada y después abastecida a la cervecería a tarifa industrial sin hacer uso de la cuota de agua de la ciudad.  Los 1.75 millones de metros cúbicos anuales representan el 1.8% del total de agua disponible hoy de la CESPM.

En otras palabras, Constellation Brands tiene los derechos de agua por las 241 hectáreas que le cederá a la CESPM, quien, a través de sus procesos, abastecerá el recurso a la cervecería por la expansión de la red hídrica en el sur de la ciudad, la cual fue construida y entregada por la empresa debido a que el operador no contaba con la infraestructura necesaria para traer agua a esta zona, que fungirá como un polo industrial para diversas compañías que se establecerán en un futuro.

Como conclusión, la operación de Constellation Brands no tendrá una afectación en el uso de recursos hídricos disponibles para la ciudad de Mexicali, ya que la empresa entregará sus títulos de agua para incrementar la capacidad de la CESPM.

De acuerdo con el Instituto Mexicano de Tecnología de Agua (IMTA), organismo público descentralizado que se aboca a enfrentar los retos nacionales y regionales asociados con el manejo del agua, los habitantes de la ciudad de Mexicali no sufrirán afectación en la cantidad de agua que hoy reciben, aun cuando la CESPM envíe 100 lps (3.15 hm3/año) a la cervecería.

Esto debido a que existe una disponibilidad de 22.68 hm3/año derivado de los derechos vigentes respecto de lo que Mexicali se abastece, y además hay opciones de reducir la dotación actual de agua a lo establecido en la normatividad de la Conagua.

  De acuerdo con la Comisión, la demanda de agua de la empresa Constellation Brands es de 100 lps (3.15 hm3/año), que representarían el 1.8% del agua disponible de CESPM, la cual se abastecerá a la red a través de los derechos de agua de CBI cedidos al organismo operador.

El agua disponible, Mexicali utiliza 124.53 hm3 y Constellation Brands entregará 3.15 hm3 a la red de CESPM (que equivale a 100 lps), cifra exacta que Constellation Brands utilizará de agua.                  

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Islas Marshall, donde los niveles de radiación son más altos que en Chernóbil y Fukushima

Estados Unidos condujo en el país insular más de 60 detonaciones de armas nucleares, una de ellas 1.000 veces más potente que la de bomba de Hiroshima.
20 de julio, 2019
Comparte

“El cielo se volvió rojo como la sangre”. Tony de Brum tenía 9 años en 1954 cuando pescaba con su abuelo en las Islas Marshall, un archipiélago de más de mil islas en el Pacífico, a medio camino entre Hawái y Australia.

A unos 200km de donde estaba su bote, Estados Unidos hizo explotar una bomba de hidrógeno 1.000 veces más potente que la de Hiroshima.

“Varias islas se vaporizaron. Muchas personas murieron, sufrieron defectos de nacimiento y batallan el cáncer como resultado de la contaminación”, afirmó De Brum en un testimonio en 2016.

La explosión a que se refería De Brum tuvo lugar en el atolón Bikini y es conocida como Castle Bravo. Fue la mayor de las 67 explosiones realizadas por Estados Unidos en las Islas Marshall entre 1946 y 1958 para medir el poder de las armas nucleares.

Explosión nuclear en las Islas Marshall

Getty Images
La detonación de Castle Bravo, el 1 de marzo de 1954, fue 1.000 veces más potente que la de la bomba de Hiroshima.

Seis décadas después de las detonaciones, su legado tóxico sigue presente en el archipiélago de cerca de 70.000 habitantes.

Tres nuevos estudios de la Universidad de Columbia en Estados Unidos constataron que los niveles de radiación en algunos puntos de las Islas Marshall siguen siendo más altos que en Chernóbil y Fukushima.

La radiación en algunos sitios de las Islas Marshall es tan alta, que de acuerdo a la Universidad de Columbia, que será imposible durante mucho tiempo el regreso de los pobladores locales a sus hogares ancestrales.

Suelo radioactivo

Las Islas Marshall fueron ocupadas por Japón durante la Segunda Guerra Mundial, y pasaron en 1944 a estar bajo control administrativo de Estados Unidos durante más de 40 años. El archipiélago es actualmente una nación independiente con la categoría de estado asociado de Estados Unidos.

De todos los test nucleares realizados en las islas Marshall, 23 fueron realizados en el atolón Bikini y 44 cerca del atolón Enewetak, pero partículas radiactivas se esparcieron en todo el archipiélago.

Atolón Bikini

Getty Images
Los niveles de radiación en los sitios analizados en el atolón Bikini superan ampliamente los límites que habían sido acordados entre los gobiernos de Estados Unidos y de las Islas Marshall, de acuerdo al estudio.
Explosión nuclear en las Islas Marshall en 1954

Getty Images
Un testigo de la explosión de Castle Bravo señaló que “el cielo se volvió rojo como la sangre”.

Los tres nuevos estudios fueron realizados por un equipo liderado por Emlyn Hughes, Malvin Ruderman e Ivana Nikolic, del Centro de Estudios Nucleares de la Universidad de Columbia.

El primer estudio midió la radiación gama en muestras de suelo tomadas de cuatro atolones entre 2017 and 2018: Bikini, Enewetak, Rongelap, y Utirik.

Los niveles superan ampliamente los límites que habían sido acordados entre los gobiernos de Estados Unidos y de las Islas Marshall, según el estudio.

En Bikini, los niveles llegaban a 648 millirems por año y en Naen a 460 millirems por año. El acuerdo entre ambos gobiernos estipula un nivel seguro de exposición de 100 millirems por año, de acuerdo a los investigadores.

Traslado de la población del atolón Bikini

Getty Images
La población del atolón Bikini fue trasladadas a otros sitios en las Islas Marshall antes de las detonaciones.

Estos niveles son “significativamente más altos que los hallados en áreas afectadas por los accidentes nucleares en Chernóbil y Fukushima”. (El reactor nuclear de Chernóbil, en Ucrania, explotó en 1986, y la central de Fukushima fue destruida tras el terremoto y tsunami que devastó esa zona de Japón en 2011).

Antes de las pruebas nucleares se trasladó forzadamente a los habitantes de Bikini a otras islas en el archipiélago.

El estudio señala que “los niveles de radiación en el atolón de Bikini, que era la principal sede para los pobladores antes de las pruebas, son demasiado altos para que pueda volver a ser habitado“.

Sedimentos oceánicos y frutas

El segundo estudio de la Universidad de Columbia analizó la radiación en el cráter de Castle Bravo, donde la explosión de 15 megatones fue tan potente que vaporizó el suelo y formó un cráter de 15 km de ancho y 75 metros de profundidad.

Trazas de partículas radioactivas fueron detectadas en India, Europa y Estados Unidos.

El material radioactivo producto de Castle Bravo se depositó en los sedimentos oceánicos, donde seis décadas después los niveles de radiación son “varios órdenes de magnitud” por encima de lo normal.

Domo de cemento de un cráter con restos radiactivos

Getty Images
Soldados estadounidenses colocaron restos radiactivos en un cráter que fue sellado con cemento en 1980.

Las pruebas de armas nucleares causaron un cambio dramático en la composición de los sedimentos. “Pruebas adicionales para determinar el impacto en la vida en las lagunas del cráter, especialmente a mayores profundidades, serían muy valiosas”, de acuerdo a los investigadores.

El tercer estudio analizó frutos, especialmente cocos y una fruta local llamada pandano.

En 11 islas las frutas tienen niveles de radiación que exceden tanto los niveles en Chernobil y Fukushima como los límites establecidos por organizaciones internacionales como Médicos Internacionales por la Prevención de una Guerra Nulear, IPPNW por sus siglas en inglés.

Cáncer y defectos de nacimiento

Entre 1977 y 1980 Estados Unidos llevó soldados a las Islas Marshall para limpiar sitios contaminados. Los soldados colocaron suelo contaminado y materiales en un cráter dejado por una de las explosiones, que fue sellado con cemento.

El sitio de este domo es conocido localmente como “La Tumba”.

Doctor examinando un bebé mientras la madre observa

Getty Images
El gobierno estadounidense envió médicos a realizar exámenes en la población local expueta a la radiación. (Foto gentileza del Departamento de Energía de Estados Unidos).

La Comisión Nuclear Nacional de las Islas Marshall, un comité creado con un mandato oficial para obtener justicia para las víctimas de las explosiones, asegura que Washington debe hacer mucho más por los habitantes locales.

Un estudio de la Sociedad Estadounidense del Cáncer de 1998 estableció que los niveles de cáncer en las Islas Marshall eran alarmantes, y atribuyó a la radiación particularmente los casos de leucemia, cáncer de tiroides y de mama”, afirmó la comisión en un comunicado a BBC Mundo.

“Las Islas Marshall tienen el mayor índice en el mundo de cáncer cervical, aunque se reconoce que son necesarios más estudios para determinar las causas y el papel de la radiación en este tipo de cáncer”.

Además de casos de cáncer, “hay enfermedades relacionadas con la radiación que son probablemente intergeneracionales, y la investigación sobre esto continúa”.

Ivana Nikolic, directora del Centro de Estudios Nucleares de la Universidad de Columbia, señaló a BBC Mundo que luego de las detonaciones “hubo índices elevados de cáncer en personas expuestas a la radiación durante las pruebas, especialmente de tiroides y otros tipos. También hubo un alto índice de abortos espontáneos, y de defectos de nacimiento”.

Falta de fondos

El gobierno de Estados Unidos estableció fondos para reubicar a los habitantes de los atolones de Bikini, Rongelap y Enewetak, aunque Bikini y Rongelap permanecen deshabitados por los altos niveles de contaminación.

Un acuerdo entre Estados Unidos y las Islas Marshall estableció un tribunal de arbitraje, el Tribunal Nuclear de Reclamos (Marshall Islands Nuclear Claims Tribunal), para decidir las demandas de indemnización en relación a las detonaciones.

Explosión nuclear en las Islas Marshall

Getty Images
Las Islas Marshall pidieron al Congreso de Estados Unidos fondos adicionales para compensar a la víctimas y para operaciones de limpieza.
La presidenta de las Islas Marshall, Hilda Heine, junto a miembros del Comisión Nuclear Nacional

Gentileza Comisión Nuclear Nacional
La presidenta de las Islas Marshall, Hilda Heine (sentada), junto a miembros del Comisión Nuclear Nacional, revisa la lista de reclamos de víctimas que aún no recibieron pagos.

Si bien el tribunal adjudicó compensaciones, muchas no han sido pagadas porque se agotaron sus fondos aportados por Estados Unidos.

Las Islas Marshall pidieron al Congreso de Estados Unidos fondos adicionales sobre la base de “cambios de circunstancias”, pero el gobierno respondió a la petición de 2005 rechazando la existencia de circunstancias nuevas que ameriten financiación adicional.

Las Islas Marshall siguen exigiendo fondos para compensaciones y nuevas operaciones de limpieza.

“El gobierno de Estados Unidos debe aceptar que no ha cumplido sus obligaciones de restaurar la salud de los habitantes de las Islas Marshall y de nuestro medio ambiente. Los pagos permitirían que la gente pueda tratar enfermedades causadas por la radiación”, afirmó a BBC Mundo la Comisión Nuclear Nacional.

“Raspar el suelo”

Las Islas Marshall no solo lidia con las consecuencias de las explosiones nucleares de Estados Unidos.

“También enfrentamos la amenaza del cambio climático y el aumento en el nivel del mar que tiene consecuencias drásticas para las comunidades de atolones bajos, que también batallan la erosión costera y sequías extremas por el calentamiento global”, afirmó la Comisión Nuclear Nacional.

Niños en las Islas Marshall

Getty Images
Los pobladores de las Islas Marshall enfrentan el doble desafío del legado de las explosiones nucleares y del cambio climático.

La Universidad de Columbia señaló en sus estudios: “Basados en nuestros resultados, concluimos que para permitir la reubicación segura en los atolones de Bikini y Rongelap parece necesario realizar acciones para remediar la situación ambiental, para evitar la potencial exposición dañina a la radiación”.

“Esas acciones para remediar pueden tener muchas formas”, explicó Nikolic a BBC Mundo.

Se puede por ejemplo raspar la capa superior del suelo para retirar isótopos radioactivos y aplicar fertilizantes con potasio para evitar que las plantas absorban cesio137“, señaló la investigadora de la Universidad de Columbia.

“Personalmente, yo tengo esperanza de que será posible limpiar las islas afectadas en los atolones de Bikini y Rongelap. Japón ha hecho un trabajo extraordinario limpiando áreas contaminadas en torno a Fukushima”.


https://www.facebook.com/BBCnewsMundo/posts/10157613595709665


https://www.youtube.com/watch?v=WHVHsbI4oYs&t=

https://www.youtube.com/watch?v=d4L-tZXPhxY

https://www.youtube.com/watch?v=GFJ_N84JzUI&t=


* La BBC no se hace responsable del contenido de páginas externas.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.