close
Suscríbete a nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro Archivo
Sufren mareos, alergias: Esta es la lucha legal de ciudadanos afectados por la contaminación de CDMX
Ciudadanos con afectaciones en su salud por la mala calidad del aire en la capital exigen que se modifiquen de nuevo las reglas de verificación, para que haya menos vehículos circulando y por lo tanto menos contaminación.
Cuartoscuro Archivo
Por Siboney Flores
29 de abril, 2019
Comparte

Comenzó a escupir flemas con sangre, tenía ardor en la garganta y le sangraba la nariz. Era enero de 2019 cuando Ximena Galicia acababa de volver a México y se preguntaba el porqué de esos síntomas. En revisión médica, el doctor le dijo que no tenía ningún cuadro de infección, “seguramente la contaminación te esté afectando”, le explicó.

Un año antes, Ximena había sido diagnosticada con esclerosis múltiple y lupus; lo que coincidió con el tiempo que vivió en el extranjero, y ahora que volvió a México notó que sus síntomas neurológicos empeoran: “Allá me sentía bien, pero aquí me siento cansada, cualquier actividad me agota, tengo que ir varias veces a urgencias por los síntomas neurológicos… como la epilepsia, se agrava”.

Pese a ello, Ximena no ve como una posibilidad mudarse a otra parte del país para escapar de la mala calidad del aire de la Ciudad de México. “Mi enfermedad (esclerosis múltiple y lupus) la atiendo en el Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán, tendría que ver la calidad hospitalaria para mi tratamiento en otro sitio y es algo complicado”.

Leer: No solo en CDMX hay mala calidad del aire; en un año murieron 14 mil 288 personas por esta causa en 20 ciudades

Con 27 años, Ximena es una de las 12 partícipes en el amparo presentado el pasado 24 de abril en contra de la jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, y la Secretaría local del Medio Ambiente (Sedema), por afectaciones a la salud debido la mala condición del aire de la ciudad.

Otra de las afectadas es Elisa Blengio, una estudiante del Posgrado en Ciencias Políticas de la UNAM. “Hay días que amanezco con mucho mareo, me es difícil el equilibrio… el problema no es mi cuerpo, es el ambiente en el que me desarrollo”.

A inicios de 2016, Elisa comenzó a tener alergias y problemas respiratorios. “Los médicos me daban antihistamínicos, me decían que era una alergia al ambiente”. Para mediados de año, se mudó al centro de la ciudad y encontró un punto más agudo de la rinitis. “Comencé a dejar de salir, dejé de hacer ejercicio, no podía seguir con el mismo ritmo, me inyectaba cortisona y fui librando el cuadro pero no me he recuperado”.

Un año después, los médicos le indicaron que continuara con la toma de antihistamínicos, el uso de un spray, y comenzaron a realizar un sin fin de estudios pero no se encontró ninguna enfermedad.

En 2018, dejó de escuchar del lado derecho debido a los efectos secundarios que producen los antihistamínicos. Este año los doctores del Instituto Nacional de Rehabilitación le han informado que la molestia se ha convertido en una disfunción vestibular en el oído medio, que puede ser incapacitante, y que le puede generar mareo y dolor de cabeza de manera constante.

En una estimación, Elisa calcula que ha gastado 60 mil pesos en los últimos 3 años entre medicamentos y consultas médicas. Elisa es derechohabiente del ISSSTE pero cuando acudió le dieron una cita dentro de 3 meses y por ello decidió tratarse de manera particular, y más tarde integrarse al servicio del Instituto Nacional de Rehabilitación.

Ambas participan en la solicitud de amparo, tras ver un tuit del 10 de abril, donde el profesor de derecho ambiental por la UAM, Bernardo Bolaños, y el abogado litigante, Gunnar Hellmund, dijeron que ayudarían legal y gratuitamente a ciudadanos afectados por la mala calidad del aire en la capital del país.

Los siete amparos se emitieron ante el Poder Judicial de la Ciudad de México y buscan que la jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, modifique el actual reglamento de verificación de vehículos. Aunque no descartan comenzar otro juicio por responsabilidad por daño, y exigir indemnización para algunos enfermos.

Desde el 1 de julio de 2016, el Gobierno de la Ciudad de México y la Sedema implementaron un sistema de verificación vehicular que incluía la medición de las emisiones de partículas finas, la revisión de los condiciones físico-mecánicas de los automóviles y la verificación de diagnóstico a bordo (OBD), que mide a través de la computadora del automóvil los contaminantes críticos.

Sin embargo, tras la llegada del nuevo gobierno de Claudia Sheinbaum, solo se aplica la prueba OBD. Bernardo Bolaños explica que con esta modificación al reglamento de verificación vehícular “se pusieron miles de automóviles a circular, porque los que tenían holograma 1 ahora tienen 0, y pueden conducir cuando quieran”.

Sobre el tema, el Gobierno de la Ciudad de México explicó que pese a los cambios se está aplicando lo que dice la ley mexicana, pues se establece el uso de la prueba OBD para automóviles posteriores a 2006 y el examen de emisiones de gases para autos más antiguos.

Claudia Sheinbaum apoyó esa versión. El viernes 26 de abril dijo en conferencia de prensa que “se está cumpliendo exactamente con lo que dice la norma” y que se está trabajando para mejorar los verificentros y en distintas medidas para mejorar la calidad del aire.

“Estamos trabajando Secretaría del Medio Ambiente, Movilidad, incluso Central de Abasto, distintas áreas del Gobierno en un programa de mejora de Calidad del Aire, en un programa integral de mejora del medio ambiente en la Ciudad de México. Estamos trabajando en esto, ha habido una serie de contingencias ambientales, hoy vimos un análisis de cómo está asociado a temperatura, velocidad del aire, etcétera, etcétera.

(…) al siguiente semestre vamos a hacer una serie de medidas que nos ayuden a mejorar la calidad del aire sin que sean ocurrencias, sino realmente en un esquema de planeación”, explicó la jefa de Gobierno.

Los ciudadanos se ampararon bajo dos artículos. El artículo primero que dicta que toda persona gozará de los derechos humanos establecidos en la Constitución y en los tratados internacionales de los que México sea parte, así como garantías de su protección, cuyo ejercicio no podrá restringirse ni suspenderse.

Y el artículo cuarto, que establece el derecho a que toda persona goce de un medio ambiente sano para su desarrollo y bienestar.

Bolaños explica que “cuando uno tiene un derecho adquirido no se vale privar de nuevo a la ciudadanía. En 2018 teníamos un derecho adquirido al medio ambiente sano, los automóviles tenían que pasar tres pruebas, quitar esas medidas aumenta partículas suspendidas y ozono de la ciudad”.

En Twitter, cientos de personas contactaron a Bolaños y Hellmund para ampararse, pero solo participaron 12 personas en los 7 amparos porque contaban con un diagnóstico médico y estaban dispuestos a firmar. Entre los partícipes se encuentran ciclistas enfermos, personas con enfermedades crónicas o niños afectados por las últimas contingencias ambientales.

Los demandantes aspiran a que un juez de distrito ratifique a favor, y exija al gobierno anular la nueva reglamentación de verificación vehicular.

En 2019, 109 días con mala calidad del aire

En los 117 días que han transcurrido del año (con corte al 27 de abril), 109 días han presentado emisiones mayores a los 100 puntos en alguno de los 5 contaminantes utilizados como criterio, lo cual indica un riesgo a la salud para personas con enfermedades crónicas, enfermedades respiratorias, niños y personas de la tercera edad.

Según la Dirección de Monitoreo del Aire en la Ciudad de México, el índice de calidad del aire queda establecido en seis clasificaciones: buena, donde se emiten 0 a 50 puntos; regular, donde se emiten de 50 a 100 puntos; mala, con un valor de 101 a 150 puntos; muy mala, mayor a 150 puntos, extremadamente mala mayor a 200 puntos, y peligrosa por arriba de los 300 puntos. A partir de los 101 puntos, implica un riesgo para la salud.

En lo que va de 2019, estos son los días con mala calidad del aire:

Enero, 27 días presentaron  mala calidad del aire y 2 días muy mala calidad.

Febrero, 26 días presentaron mala calidad.

Marzo, 28 días presentaron mala calidad y 1 día muy mala calidad.

Abril (con corte al 27 de abril), 23 días han presentado mala calidad del aire y 3 días muy mala calidad.

La Ciudad de México ha tenido cuatro contingencias ambientales en el primer cuatrimestre del año, cifra mayor a las dos contingencias presentadas en 2018 e igual al número de contingencias presentadas en 2017.

Las contingencias se presentaron:

1 de enero, en la estación de monitoreo Villa de las Flores por un valor de 157 puntos de partículas suspendidas.

30 de marzo, en la estación de monitoreo Pedregal por un valor de 155 puntos del contaminante ozono.

10 de abril, en la estación de monitoreo Pedregal por un valor de 152 puntos del contaminante ozono.

16 de abril, en la estación de monitoreo Camarones por un valor de 154 puntos del contaminante ozono.

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.
HBO
Game of Thrones: ¿arruinó su final una de las series de televisión más exitosas de la historia?
El último episodio (el tercero de seis) sorprendió a los fanáticos al mostrar su batalla culminante y deshacerse del mítico enemigo del mundo. ¿Puede ser que los creadores del programa arruinaran el final de la historia?
HBO
3 de mayo, 2019
Comparte

“Winter is coming” o “El invierno está llegando”. Esta ha sido una frase repetida entre los fanáticos de “Juego de Tronos”. Y en ella se les recuerda la amenaza de un norte congelado desde que comenzó la exitosa serie de televisión en 2011.

Ese fue el punto central de los libros que inspiró la serie de televisión: “Una canción de hielo y fuego”, una lucha titánica entre los vivos y los muertos, la luz y la oscuridad.

*Advertencia: este artículo contiene “spoilers” sobre la temporada 8 de “Juego de Tronos”.

Ese momento llega por fin en el episodio 3 de la última temporada, en la forma de una épica batalla con el mal encarnado en el Rey de la Noche y su ejército de Caminantes Blancos (White Walkers).

Y resultó ser… bueno, no tan malo en realidad.

John Snow de "Juego de Tronos".

HBO/SKY
Se acerca el invierno, pero puede que no sea tan malo.

Pudo ser capaz de levantar a los muertos, convertir a un dragón que escupe fuego para que pueda correr sobre hielo y derribar una pared de 200 metros de altura que había existido durante milenios, pero no pudo superar las habilidades con la daga de una única (aunque muy bien entrenada) persona.

Y a la temporada aún le quedan tres episodios.

Al mostrar demasiado pronto la batalla clave entre el bien y el mal y matar al villano principal a un precio tan bajo, ¿puede ser que los dos hombres detrás del proyecto, David Benioff y D. B. Weiss, arruinaran el final de una de las series más vistas de la historia de la televisión?

El hielo se encuentra con el fuego y se derrite

El último episodio, titulado “La larga noche”, muestra a las asediadas fuerzas de la humanidad enfrentarse a la extinción cuando están rodeadas en su castillo por las fuerzas mágicas del Rey de la Noche.

Justo cuando parecía que todo estaba perdido, aparece de la penumbra la heroína Arya Stark para asesinar al Rey, que se había convertido en la mayor amenaza desde la cuarta temporada.

Un actor vestido como un Caminante Blanco de "Juego de Tronos"

Getty Images
Los temibles Caminantes Blancos ni siquiera pudieron pelear en la batalla épica.

El golpe mortal de Arya nos robó a un personaje principal. Y para muchos fanáticos, eliminó toda la razón de ser de la serie de televisión y de los libros: la lucha catastrófica entre el hielo y el fuego.

Ni siquiera pudimos ver al Rey de la Noche desenfundar su temible arma, una espada atada a su espalda.

¿Por qué es esto tan sorprendente?

“Juego de Tronos” es famosa por matar a sus personajes principales. Al final de la primera temporada, nuestro héroe, el parangón de la virtud (y fatalmente estúpido) Ned Stark, fue ejecutado por un verdugo.

Pero el Rey de la Noche era el mejor malo. Nos habían enseñado a tenerle miedo y a temer la llegada del largo invierno que él representaba.

Un actor vestido como el Rey de la Noche de "Juego de Tronos".

Getty Images
El Rey de la Noche no esperaba que tras miles de años de planear el fin de la humanidad desapareciera de la serie con todavía tres episodios por delante.

Una y otra vez, los personajes más sabios nos recordaron que las insignificantes cosas de la humanidad no eran importantes en comparación con la lucha por la supervivencia.

Numerosas tramas giraban a su alrededor: todo lo que había en el Muro hacia el Norte, la vida entera de Bran, todo lo que Melisandre, la Sacerdotisa Roja del Señor de la Luz, dijo alguna vez… todo estaba diseñado para recordarnos qué malvado era este tipo.

Desde la primera escena en el primer episodio, cuando un Caminante Blanco corta la cabeza de un débil adversario humano, se nos enseña que el enemigo es mucho más grande y malvado y que viene por nosotros.

Ahora el Rey de la Noche está muerto, su ejército se ha desintegrado y aún nos quedan tres episodios completos.

Todo lo que queda por decidir es quién se sentará en un trono mal diseñado por al menos cinco años, hasta que el próximo Kingslayer (Matarreyes) lo elimine.

Puntos por resolver

John Snow de "Juego de Tronos".

HBO/Sky
La estupidez de Jon Snow ya lo ha matado una vez en la serie.

Pero aún quedan muchos puntos por resolver, y todavía tenemos una villana mucho más humana en la reina Cersei Lannister, en gran medida la Lady Macbeth de la saga.

Ella y su incestuoso amante y hermano Jaime seguramente deberán tener un ajuste de cuentas, después de que él la abandonó y reveló sus planes a sus enemigos en Invernalia. Y que se puede convertir en un trío si se incluye a su hermano Tyrion Lannister. Cersei quiere vengarse de él por haber matado a su padre con una ballesta.

Tyrion está siendo perseguido por su antiguo ejecutor Bronn, armado con la misma ballesta. Esto sale directamente del manual de Chéjov: el dramaturgo ruso dijo que si dices en el primer acto que hay un rifle colgado en la pared, en el segundo o tercer acto debería desaparecer si no va a dispararse, y la ballesta la vimos muchas veces.

“Juego de Tronos” aún no ha disparado esa ballesta.

Y hay otras peleas personales para atormentarnos. Podría esperarse que el renegado de “El Perro” se encuentre con su hermano no-muerto, “La Montaña”, quien le quemó la mitad de su cara en una infancia bastante difícil.

Y, en última instancia, el heroico Jon Snow y su amante -y posiblemente tía- Daenerys Targaryen deben decidir si van a intentarlo como pareja (los Targaryan no tienen ningún tabú con el incesto) o descartar quién es el verdadero heredero del Trono de Hierro.

La “Canción de Hielo y Fuego” puede haber terminado, pero “Juego de Tronos” todavía está pie y muy encendido.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=uhKyBpghvRk

https://www.youtube.com/watch?v=BmR2nHqIzTI

https://www.youtube.com/watch?v=0V3g2-HfkNY

DO NOT DELETE OR TRANSLATE! Digihub tracker for

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.