close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro Archivo

Sufren mareos, alergias: Esta es la lucha legal de ciudadanos afectados por la contaminación de CDMX

Ciudadanos con afectaciones en su salud por la mala calidad del aire en la capital exigen que se modifiquen de nuevo las reglas de verificación, para que haya menos vehículos circulando y por lo tanto menos contaminación.
Cuartoscuro Archivo
Por Siboney Flores
29 de abril, 2019
Comparte

Comenzó a escupir flemas con sangre, tenía ardor en la garganta y le sangraba la nariz. Era enero de 2019 cuando Ximena Galicia acababa de volver a México y se preguntaba el porqué de esos síntomas. En revisión médica, el doctor le dijo que no tenía ningún cuadro de infección, “seguramente la contaminación te esté afectando”, le explicó.

Un año antes, Ximena había sido diagnosticada con esclerosis múltiple y lupus; lo que coincidió con el tiempo que vivió en el extranjero, y ahora que volvió a México notó que sus síntomas neurológicos empeoran: “Allá me sentía bien, pero aquí me siento cansada, cualquier actividad me agota, tengo que ir varias veces a urgencias por los síntomas neurológicos… como la epilepsia, se agrava”.

Pese a ello, Ximena no ve como una posibilidad mudarse a otra parte del país para escapar de la mala calidad del aire de la Ciudad de México. “Mi enfermedad (esclerosis múltiple y lupus) la atiendo en el Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán, tendría que ver la calidad hospitalaria para mi tratamiento en otro sitio y es algo complicado”.

Leer: No solo en CDMX hay mala calidad del aire; en un año murieron 14 mil 288 personas por esta causa en 20 ciudades

Con 27 años, Ximena es una de las 12 partícipes en el amparo presentado el pasado 24 de abril en contra de la jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, y la Secretaría local del Medio Ambiente (Sedema), por afectaciones a la salud debido la mala condición del aire de la ciudad.

Otra de las afectadas es Elisa Blengio, una estudiante del Posgrado en Ciencias Políticas de la UNAM. “Hay días que amanezco con mucho mareo, me es difícil el equilibrio… el problema no es mi cuerpo, es el ambiente en el que me desarrollo”.

A inicios de 2016, Elisa comenzó a tener alergias y problemas respiratorios. “Los médicos me daban antihistamínicos, me decían que era una alergia al ambiente”. Para mediados de año, se mudó al centro de la ciudad y encontró un punto más agudo de la rinitis. “Comencé a dejar de salir, dejé de hacer ejercicio, no podía seguir con el mismo ritmo, me inyectaba cortisona y fui librando el cuadro pero no me he recuperado”.

Un año después, los médicos le indicaron que continuara con la toma de antihistamínicos, el uso de un spray, y comenzaron a realizar un sin fin de estudios pero no se encontró ninguna enfermedad.

En 2018, dejó de escuchar del lado derecho debido a los efectos secundarios que producen los antihistamínicos. Este año los doctores del Instituto Nacional de Rehabilitación le han informado que la molestia se ha convertido en una disfunción vestibular en el oído medio, que puede ser incapacitante, y que le puede generar mareo y dolor de cabeza de manera constante.

En una estimación, Elisa calcula que ha gastado 60 mil pesos en los últimos 3 años entre medicamentos y consultas médicas. Elisa es derechohabiente del ISSSTE pero cuando acudió le dieron una cita dentro de 3 meses y por ello decidió tratarse de manera particular, y más tarde integrarse al servicio del Instituto Nacional de Rehabilitación.

Ambas participan en la solicitud de amparo, tras ver un tuit del 10 de abril, donde el profesor de derecho ambiental por la UAM, Bernardo Bolaños, y el abogado litigante, Gunnar Hellmund, dijeron que ayudarían legal y gratuitamente a ciudadanos afectados por la mala calidad del aire en la capital del país.

Los siete amparos se emitieron ante el Poder Judicial de la Ciudad de México y buscan que la jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, modifique el actual reglamento de verificación de vehículos. Aunque no descartan comenzar otro juicio por responsabilidad por daño, y exigir indemnización para algunos enfermos.

Desde el 1 de julio de 2016, el Gobierno de la Ciudad de México y la Sedema implementaron un sistema de verificación vehicular que incluía la medición de las emisiones de partículas finas, la revisión de los condiciones físico-mecánicas de los automóviles y la verificación de diagnóstico a bordo (OBD), que mide a través de la computadora del automóvil los contaminantes críticos.

Sin embargo, tras la llegada del nuevo gobierno de Claudia Sheinbaum, solo se aplica la prueba OBD. Bernardo Bolaños explica que con esta modificación al reglamento de verificación vehícular “se pusieron miles de automóviles a circular, porque los que tenían holograma 1 ahora tienen 0, y pueden conducir cuando quieran”.

Sobre el tema, el Gobierno de la Ciudad de México explicó que pese a los cambios se está aplicando lo que dice la ley mexicana, pues se establece el uso de la prueba OBD para automóviles posteriores a 2006 y el examen de emisiones de gases para autos más antiguos.

Claudia Sheinbaum apoyó esa versión. El viernes 26 de abril dijo en conferencia de prensa que “se está cumpliendo exactamente con lo que dice la norma” y que se está trabajando para mejorar los verificentros y en distintas medidas para mejorar la calidad del aire.

“Estamos trabajando Secretaría del Medio Ambiente, Movilidad, incluso Central de Abasto, distintas áreas del Gobierno en un programa de mejora de Calidad del Aire, en un programa integral de mejora del medio ambiente en la Ciudad de México. Estamos trabajando en esto, ha habido una serie de contingencias ambientales, hoy vimos un análisis de cómo está asociado a temperatura, velocidad del aire, etcétera, etcétera.

(…) al siguiente semestre vamos a hacer una serie de medidas que nos ayuden a mejorar la calidad del aire sin que sean ocurrencias, sino realmente en un esquema de planeación”, explicó la jefa de Gobierno.

Los ciudadanos se ampararon bajo dos artículos. El artículo primero que dicta que toda persona gozará de los derechos humanos establecidos en la Constitución y en los tratados internacionales de los que México sea parte, así como garantías de su protección, cuyo ejercicio no podrá restringirse ni suspenderse.

Y el artículo cuarto, que establece el derecho a que toda persona goce de un medio ambiente sano para su desarrollo y bienestar.

Bolaños explica que “cuando uno tiene un derecho adquirido no se vale privar de nuevo a la ciudadanía. En 2018 teníamos un derecho adquirido al medio ambiente sano, los automóviles tenían que pasar tres pruebas, quitar esas medidas aumenta partículas suspendidas y ozono de la ciudad”.

En Twitter, cientos de personas contactaron a Bolaños y Hellmund para ampararse, pero solo participaron 12 personas en los 7 amparos porque contaban con un diagnóstico médico y estaban dispuestos a firmar. Entre los partícipes se encuentran ciclistas enfermos, personas con enfermedades crónicas o niños afectados por las últimas contingencias ambientales.

Los demandantes aspiran a que un juez de distrito ratifique a favor, y exija al gobierno anular la nueva reglamentación de verificación vehicular.

En 2019, 109 días con mala calidad del aire

En los 117 días que han transcurrido del año (con corte al 27 de abril), 109 días han presentado emisiones mayores a los 100 puntos en alguno de los 5 contaminantes utilizados como criterio, lo cual indica un riesgo a la salud para personas con enfermedades crónicas, enfermedades respiratorias, niños y personas de la tercera edad.

Según la Dirección de Monitoreo del Aire en la Ciudad de México, el índice de calidad del aire queda establecido en seis clasificaciones: buena, donde se emiten 0 a 50 puntos; regular, donde se emiten de 50 a 100 puntos; mala, con un valor de 101 a 150 puntos; muy mala, mayor a 150 puntos, extremadamente mala mayor a 200 puntos, y peligrosa por arriba de los 300 puntos. A partir de los 101 puntos, implica un riesgo para la salud.

En lo que va de 2019, estos son los días con mala calidad del aire:

Enero, 27 días presentaron  mala calidad del aire y 2 días muy mala calidad.

Febrero, 26 días presentaron mala calidad.

Marzo, 28 días presentaron mala calidad y 1 día muy mala calidad.

Abril (con corte al 27 de abril), 23 días han presentado mala calidad del aire y 3 días muy mala calidad.

La Ciudad de México ha tenido cuatro contingencias ambientales en el primer cuatrimestre del año, cifra mayor a las dos contingencias presentadas en 2018 e igual al número de contingencias presentadas en 2017.

Las contingencias se presentaron:

1 de enero, en la estación de monitoreo Villa de las Flores por un valor de 157 puntos de partículas suspendidas.

30 de marzo, en la estación de monitoreo Pedregal por un valor de 155 puntos del contaminante ozono.

10 de abril, en la estación de monitoreo Pedregal por un valor de 152 puntos del contaminante ozono.

16 de abril, en la estación de monitoreo Camarones por un valor de 154 puntos del contaminante ozono.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

¿Por qué mujeres de todo el mundo están compartiendo historias sobre la menstruación en internet?

Desde historias sobre cómo ayudaron a una amiga a ponerse su primer tampón hasta confidencias sobre la regla en la primera cita. Mujeres comparten sus experiencias en torno a la regla para combatir el estigma que rodea a esta función corporal.
4 de octubre, 2019
Comparte

Desde consejos sobre cómo ponerse un tampón hasta relatos inconfesables de una primera cita, mujeres de distintas partes del mundo han empezado a compartir historias personales sobre la menstruación en las redes sociales.

Estas confidencias son parte de una iniciativa que, utilizando la etiqueta #freeperiodstories, quiere abordar el estigma que hay alrededor de la regla.

¿Pero qué cosas comparte exactamente la gente y por qué es importante?

Algunas mujeres, comparten historias de momentos extraños con amigas.

“Ese momento en que ayudas a una amiga a ponerse su primer tampón, dirigiéndola verbalmente desde fuera del baño y luego salen, preocupadas de que algo no está bien, y tú miras y te das cuenta de que está muy atrás… sí, eso #freeperiodstories”, escribió Emma en un tuit.

Otras, como Natasha, relatan historias sobre cómo tocar el tema con un hombre.

“Una vez, durante una cita, se me cayó la cartera y como siete tampones se desparramaron por el suelo. Cuando él se agachó para ayudarme a juntar mis pertenencias, entré en pánico: ‘¡NO SON MÍOS!’ ¿Cuáles son tus historias #freeperiodstories?”.

Pero además de los cuentos graciosos, algunas historias resaltan cómo esa incomodidad puede llevar a algo más serio.

Alice escribió un tuit sobre su experiencia con la endometriosis y, como resultado, otras mujeres respondieron con historias similares: “Yo tenía 12, estaba en el cine, y no entendía qué estaba pasando. Después de desmayarme constantemente, perder litros de sangre y esperar nueve años, me diagnosticaron con endometriosis en estadio 4”.

“Lo resolvemos solas”

La etiqueta fue creada por Amika George, una activista británica cuya campaña se centra en el tema de la menstruación

Este año, George ayudó a lanzar otra campaña en Reino Unido para que haya tampones y toallas femeninas gratuitas en las escuelas primarias y secundarias.

George dice que lanzó esta propuesta para mantener viva la conversación sobre la regla después del éxito que tuvo su campaña.

“Desde que somos pequeñas, nos han venido diciendo que hablemos en susurros sobre la regla, que digamos lo menos posible sobre el tema, incluso a nuestros amigos. Lidiamos con ellos solas”, afirma George.

“Necesitamos cambiar esa narrativa que dice que es repugnante y que la menstruación no es algo que se discuta en un espacio público”.

El estigma generalizado que rodea la regla ha hecho que muchas veces la hayan querido escuchar en el pasado.

“Hay gente que me dio muchas excusas y se fue apenas empecé a hablar sobre la pobreza menstrual“, dice aludiendo a una expresión que se utiliza para describir la falta de acceso a productos sanitarios y un espacio seguro e higiénico para usarlos que afecta a mujeres en todo el mundo.

“Necesitamos compartir información desde temprano”

Celia Hodson

Celia Hodson
Celia Hodson cree que conversar sobre el período ayudará a desarticular los tabúes.

Para Celia Hodson, fundadora de la iniciativa escocesa Hey Girls para acabar con la pobreza menstrual, compartir historias puede ayudar a combatir el estigma.

“Una niña nos dijo que su novio le preguntó por qué no podía esperar hasta llegar a su casa para tener la regla”, dice.

Investigaciones llevadas a cabo por Hey Girls, que ofrece un modelo de “compra uno, da uno” para los productos sanitarios para la regla, señala que al 48% de las niñas y mujeres les da vergüenza hablar de la menstruación.

Hodson cree que eso puede cambiarse a través de la educación.

“Solo teniendo esta conversación y compartiendo información desde una edad temprana podemos empezar a desarticular tabúes”, dice.

Catarsis

Gabby Edlin, fundadora del proyecto para combatir la pobreza menstrual llamado Bloody Good Period, dice que reírse sobre la regla puede contribuir a que la gente se relaje, y estimula una conversación sana sobre el tema.

Según Edlin, no tener dinero para comprar tampones y toallas femeninas no es el único problema: la falta de discusión también puede ser dañina.

Y da el ejemplo de alguien que no se puede concentrar en clase porque la maestra dice que no se puede ir al baño y no se siente cómoda diciendo que tiene que ir porque necesita cambiarse la toalla sanitaria.

Chella Quint, una activista menstrual que hace campaña para mejorar la educación sobre la regla, dice que hablar sobre esto le permite a la gente “comparar notas” y afirma que compartir su propia “historia de horror sobre una pérdida” le resultó una experiencia catártica.

Chella Quint

Chella Quint
Quint cree que es importante cambiar la terminología que usamos para hablar de la menstruación.

Quint cree que el mismo lenguaje puede perpetuar el estigma sobre la regla y por ello ha creado una guía para ayudar a instituciones y comunidades a cambiar la forma en que se habla de la menstruación.

“Sanitaria implica que estamos sucias sin ellas y protección que no estamos seguras sin ellas”, explica en relación a las toallas sanitarias.

Privados pero no secretos

Affi Parvizi-Wayne, activista y fundadora de la empresa de productos para la regla orgánicos Freda, tampoco está de acuerdo con la terminología asociada a la menstruación.

Affi Parvizi-Wayne

Affi Parvizi-Wayne
Los tampones y toallas sanitarias deberían estar en todos los baños, dice Affi Parvizi-Wayne

“La regla, como cualquier otra función corporal, es privada, no secreta”, dice.

Parvizi-Wayne explica algunos inversores potenciales en su compañía mostraron una “falta de conocimiento básico” y le preguntaron por qué su empresa hacía predicciones de negocios tomando en cuenta feriados y fines de semana.

“¡Les tuve que explicar que a la regla no le importan las vacaciones!”, exclama.

“La conversación tiene que cambiar para que los productos relacionados con la menstruación se consideren tan esenciales como el papel higiénico”.

El cambio verdadero, dice, vendrá cuando estén en “cada baño fuera de la casa”.

Do not delete Digihub tracker


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la última versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=LG4RsHXcmws&t=13s

https://www.youtube.com/watch?v=StKur7oONyw

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.