close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Google Maps

La Estafa Maestra: Dos derrotas para la Fiscalía en una semana; juez argumenta falta de pruebas contra implicados

Un juez federal determinó que no hay pruebas suficientes para llevar a juicio al excoordinador de delegaciones de la Sedesol, ni al exdirector de presupuesto de Sedatu, por presuntas irregularidades.
Google Maps
Por Nayeli Roldán y Manuel Ureste
4 de abril, 2019
Comparte

En tan solo siete días, un juez federal archivó por falta de pruebas dos de las denuncias que presentó la Fiscalía General de la República (PGR) por el presunto desvío de más de 300 millones de pesos en la Sedesol y en Sedatu, a través del esquema de corrupción conocido como La Estafa Maestra.

El juez federal Fernando Payá desestimó el miércoles vincular a proceso a Pedro Simón León Mojarro, excoordinador de delegaciones de la Sedesol durante la administración de Rosario Robles. Mientras que, el miércoles pasado, determinó lo mismo en el caso de Francisco Báez Álvarez, exdirector de presupuesto de la Sedatu, también cuando Robles estuvo al frente de esta dependencia.

Leer: Otro funcionario de Sedesol implicado en La Estafa Maestra libra juicio; Fiscalía apelará

En ambos casos, el juez dictaminó que el Ministerio Público federal no comprobó la responsabilidad de estos funcionarios en irregularidades en los convenios con universidades públicas, para hacer supuestos servicios.

De momento, estos exfuncionarios ya no serán sometidos a juicio, aunque la Fiscalía señaló que apelará la decisión del juez en el caso de León Mojarro, al considerar que la investigación prueba que el exservidor público imputado autorizó indebidamente una contratación.

Sobrecosto millonario en Cruzada contra el Hambre

El último caso que se le cayó a la FGR fue el de Pedrón Simón León Mojarro, quien compareció el miércoles en la Sala 1 del Tribunal Federal Electoral, con sede en Reclusorio Norte de la Ciudad de México, acusado del delito de ejercicio indebido de la función pública.

León Mojarro firmó en 2015 un convenio por 124 millones de pesos con la Universidad Intercultural del Estado de México, para que ésta realizara en las 32 entidades del país el levantamiento de cuestionarios en un millón de hogares, y así se detectaran posibles beneficiarios de la Cruzada Nacional Contra el Hambre.

El convenio fue firmado al amparo de una exención que prevé el Artículo 1 de la Ley Federal de Adquisiciones, el cual establece que dos dependencias públicas de gobierno, como en este caso la Sedesol y la Universidad, pueden firmar convenios de manera directa y sin pasar por el filtro de una licitación pública.

Sin embargo, tanto la Auditoría Superior de la Federación (ASF), como la Fiscalía, detectaron que esta Universidad pública, a pesar de haber declarado por escrito previo a la firma del convenio que contaba con la capacidad y la infraestructura necesaria, subcontrató a empresas privadas para, supuestamente, realizar dichos cuestionarios.

A partir de lo anterior, los agentes de la Fiscalía expusieron ante el juez cinco argumentos para que vincularan a proceso a Pedro Simón León Mojarro, por el presunto delito de ejercicio indebido de la función pública.

El primero, que hubo un sobrecosto de los servicios: la Universidad cobró 124 millones de pesos de Sedesol para hacer los cuestionarios de la Cruzada Nacional contra el Hambre, pero ésta entregó 61 millones a empresas privadas para que ellas hicieran los servicios, quedándose con los 63 millones restantes por no hacer nada.

El segundo, que hubo una violación al artículo 1 de la Ley de Adquisiciones, puesto que la Universidad subcontrató con empresas más del 49% del dinero que le entregó Sedesol, lo cual está prohibido por dicha Ley.

El tercer argumento es que debido a que la Universidad subcontrató más del 49% permitido, la exención del Artículo 1 de la Ley ya no era aplicable al convenio, por lo que “hubo una contratación indebida” en la que participó el hoy exfuncionario de Sedesol.

El cuarto punto es que Pedro Simón León Mojarro no verificó que, en efecto, la Universidad tuviera la capacidad para dar los servicios contratados.  

La Fiscalía señaló que, a pesar de que en el convenio entre Sedesol y la Universidad quedó constatado que la Universidad declaraba en un oficio, bajo protesta de decir verdad, que sí contaba con la suficiente capacidad y que, además, no subcontrataría ningún servicio, León Mojarro era el responsable directo de verificarlo y no lo hizo, lo que derivó en un presunto daño a las arcas públicas.

“El oficio de la Universidad diciendo que tenía la capacidad no basta. El proveedor debía entregar el oficio y además toda la documentación que así lo pruebe. Y esa documentación, simplemente, no existe en el expediente”, subrayó uno de los cuatro agentes de la Fiscalía que participó el miércoles en la audiencia.

Y el quinto argumento: la Fiscalía expuso que, previo a la firma del convenio, la Sedesol pidió a tres universidades diferentes, de la que resultó más barata la opción de la Intercultural del Edomex, una “cotización de mercado”. Pero esto, subrayó la Fiscalía, es diferente de un estudio de mercado que, tal y como obliga la Ley de Adquisiciones, debió haber hecho un organismo especializado, y que, posteriormente, debió ser publicado en Compranet, el portal oficial de compras de Gobierno. Cosa que no sucedió.

Exfuncionario cumplió con la normativa: juez

A pesar de estos argumentos, el juez federal Fernando Payá determinó que el exfuncionario de Sedesol cumplió con todos los requisitos previstos en la excepción de la Ley de Adquisiciones, por lo que no violó la Ley.

“(La Fiscalía) no aportó datos de prueba suficientes sobre conductas ilícitas en la contratación, ni sobre el uso indebido de la función pública (de Pedro Simón León Mojarro)”, concluyó el juez.

Payá consideró que una de las pruebas más importantes ofrecidas por la defensa fue el Acuerdo del Comité de Adquisiciones de la Sedesol, firmado en 2010 por el entonces titular, Heriberto Félix Guerra. En él se establece que el proveedor debe entregar un escrito, mediante el cual acredite la capacidad para cumplir con los servicios. La Universidad sí entregó dicho documento.

Además, el juez argumentó que, si posteriormente a la firma del convenio, la Universidad subcontrató de manera indebida a empresas privadas, pese a haber declarado por escrito su Rector que tenía la capacidad y que no subcontrataría servicio alguno, esto ya sería materia de otra causa, no imputable al exfuncionario, tal y como expuso también la defensa del acusado.

“El imputado no podía saber, a futuro, que la Universidad subcontrataría”, resaltó el juez. “Y la Fiscalía no acreditó que el imputado sabía, previo a la firma del convenio, que la Universidad iba a subcontratar por arriba del 49% que permite la Ley”.

Sobre si el exfuncionario debía supervisar que la Univesidad tuviera la capacidad suficiente para dar los servicios, el juez también estuvo de acuerdo con el contraargumento de la defensa, la cual señaló que, según la normativa interna de la Sedesol, es prueba suficiente el oficio que le entregó la Universidad.

En cuanto a quién sería el funcionario de Sedesol que debió vigilar entonces que la Universidad no subcontratara de manera indebida, y que los servicios se realizaran sin sobrecosto, la defensa del exfuncionario Pedro Simón Mojarro señaló públicamente a Marcos Salvador Ibarra Infante, exdirector general adjunto en la Unidad de Coordinación de Delegaciones de la Sedesol.

Aunque, de nuevo, el juez dijo que si la verificación estaba o no a cargo de un tercero, en este caso Ibarra Infante, eso “ya sería objeto de otros análisis” y no era motivo de la audiencia pública del miércoles.

Analiza interponer demanda en contra de la Auditoría

León Mojarro fue funcionario de la Sedesol hasta 2015, pero en su paso por la dependencia firmó otros dos convenios denunciados penalmente por la Auditoría Superior de la Federación, en 2017, debido a presuntas irregularidades encontradas respecto a la subcontratación de empresas fantasma por parte de instituciones de educación superior.

Se trata de un convenio con la Universidad Autónoma del Estado de Morelos para “el levantamiento de información que permita conocer la opinión de los beneficaciarios con relación a la atención recibida del personal de los programas de los programas sociales”, por 77 millones de pesos.

El otro fue por 52 millones de pesos con la Universidad Autónoma de Zacatecas, para “implementar las acciones para que se realice el ‘Diseño y desarrollo de una metodología de intervención para el fortalecimiento del padrón de beneficiarios de la Sedesol’”.

Posterior a la decisión del juez de no vincularlo a proceso por el convenio con la Universidad Intercultural del Edomex, Pedro Simón Mojarro dijo que “la justicia prevaleció” y criticó directamente a la Auditoría Superior de la Federación por las observaciones que ésta hizo al convenio que llevó a la Fiscalía a imputarlo.  

“El que nada debe, nada teme -recalcó-. Esta imputación de la Auditoría Superior es tirarle a los patos con un rifle para ver cuántos caen. Es irresponsable, arbitraria, y ahora sostengo y compruebo, que fue fuera de la ley”.

El exfuncionario de Sedesol criticó que durante seis años la Auditoría ha señalado posibles actos de corrupción al amparo del Artículo 1 de la Ley de Adquisiciones, pero ésta no mandó ninguna propuesta a la Cámara de Diputados para suspender ese Artículo.

“La Auditoría se ciñe únicamente a la cuestión punitiva. Es decir, ellos justifican su trabajo imputándote. Mi propuesta sería que, en este nuevo gobierno, se convierta en una Auditoría preventiva, para que no andemos imputando a gente sin ton ni son, y sometiéndonos al escarnio de los medios y de la sociedad”.

“Ya, en Zacatecas (de donde es originario) todo el mundo me vincula a La Estafa Maestra. Y, lamentablemente, ese es el daño que me han hecho. Por eso, me reservo el derecho de poner una demanda por daño moral en contra de la Auditoría, por su imputación irresponsable, arbitraria y fuera de la legalidad”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Getty Images

¿Cómo ven las personas daltónicas? Las apps que te permiten mirar el mundo como si tuvieras ceguera al color

Es casi imposible explicar los colores, pero la tecnología puede ayudar. Te contamos qué aplicaciones puedes usar para ver el mundo como una persona daltónica (y cuáles son los resultados).
Getty Images
25 de junio, 2019
Comparte

La experiencia de cruzar un semáforo, mirar el arcoíris o comprar una camisa puede ser completamente distinta si eres daltónico.

Pero es difícil para quienes no tenemos daltonismo hacernos a la idea de cómo se ve el mundo sin ciertos colores.

La pregunta sobre cómo ven el mundo los daltónicos resurge cada tanto en Google, aunque primero conviene aclarar algo más básico: ¿qué es el daltonismo?

El 8% de los hombres y el 0,5% de las mujeres tienen daltonismo, normalmente de nacimiento, y ocurre por cambios en cómo las células de la retina -la parte posterior del ojo- detectan la luz.

Existen tres tipos principales de daltonismo:

  • deuteranopia: ausencia de color verde
  • protanopia: ausencia de color rojo
  • tritanopia: ausencia de color azul

El tercero es el menos habitual, y dentro de los dos primeros, a su vez, hay grados y variantes. También hay quienes no ven ningún color y solo pueden ver el mundo en blanco y negro.

tipos de datonismoImagen: IRINA KUZNETSOVA/GETTY IMAGES
Image captionLa visión “normal” (izda.) no tiene nada que ver con la de una persona daltónica, pero en este segundo grupo también hay diferencias.

El daltonismo, también llamado ceguera al color, es una condición especial sin tratamiento conocido, aunque hay gafas y lentillas especiales que pueden ayudar.

Pero la tecnología también puede jugar un papel. Existen varias aplicaciones para diferenciar entre tipos de daltonismo y permitir a quienes no tienen al condición que puedan apreciar cómo se ve el mundo desde la mirada de un daltónico.

Tal vez la más conocida es Color Blindness, un simulador gratuito que te permite “hacerte una idea de cómo es tener una discapacidad de la visión del color” y hacer la prueba en su sitio web con varias imágenes y varios tipos de daltonismo.

“Como no es tan fácil describir el daltonismo, es muy útil que algunas personas hayan desarrollado algoritmos para simular cualquier tipo de deficiencia del color. Los algoritmos transforman cualquier foto en la misma, pero vista por personas ciegas al rojo, verde, azul o cualquier color”, dicen sus creadores.

Pero hay varias aplicaciones: Sim Daltonism (una app de código abierto para iOS y Mac), Color Oracle (también de código libre, pero funciona con Windows, un app diseñada por un especialista en visualización inmersiva, Bernie Jenny, de la Monash University de Australia) o ColorBlindness SimulateCorrect (que puedes descargarte en la tienda de Google) son algunos ejemplos.

En BBC Mundo hicimos una prueba: ¿cómo vería un daltónico esta colorida imagen de la ciudad mexicana de Guanajuato?

GuanajuatoDerechos de autor de la imagenGETTY IMAGES

Esto ocurre si tienes protanopia, también llamada dicromacia roja…

ProtanopiaDerechos de autor de la imagenCOLOR-BLINDNESS.COM

En cambio, si lo que no puedes ver es el color verde (deuteranopia), este será el resultado (fíjate bien en el azul de la casa del centro)…

DeuteranopiaDerechos de autor de la imagenCOLOR-BLINDNESS.COM

Y así de diferente verán la escena quienes no capten el color azul (tritanopia)…

TritanopiaDerechos de autor de la imagenCOLOR-BLINDNESS.COM

Puedes hacer la prueba también con tricromatismos, que son versiones de los anteriores (dicromatismos), pero algo más leves.

Y así verás si tienes monocromatismo de conos azules:

Monocromatismo de conos azulesDerechos de autor de la imagenCOLOR-BLINDNESS.COM

El monocromatismo, también llamado acromatopsia, es la forma más grave daltonismo. Si la tienes, ves el mundo en blanco y negro, aunque quienes lo sufren también pueden experimentar mucha molestia con la luz y movimientos oculares extraños.

“La mayoría de los casos de daltonismo se deben a un problema genético”, dice la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos (NLM, por su sigla en inglés).

En total, se estima que 320 millones de personas en el mundo son daltónicas.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=RvYz63RfE8c

https://www.youtube.com/watch?v=xLBMdL-Roq0

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

¡Muchas gracias!


Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.